funlibre

Ir a FUNLIBRE

 

Ir a La Red Latinoamericana

Centro de Documentación Virtual en Recreación, Tiempo Libre y Ocio

 

Ir a la Red Nacional de Recreación

Servicio de la Fundación Colombiana de Tiempo Libre y Recreación
Fundación Latinoamericana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE Costa Rica

 

 

 

Documento:

RECREACION Y ADULTO MAYOR
La tercera edad en el Plan Nacional de Recreación

Autor:

CARLOS ALBERTO RICO A.
Presidente FUNLIBRE

Origen:

Ponencia presentada en el 1er. Congreso Nacional de atención integral al adulto mayor. Ministerio de Salud de Colombia. Bogotá, 25 de Agosto de 1.999.

 

 

 

 

×  Ir a más Documentos

 

Ú   Uso apropiado
del Documento

 

Ø Ir a Documentos
Similares



 


PONENCIA / carico@funlibre.org

 

 

ABSTRACT

El Plan Nacional de Recreación – RECREACCION: Recreación con un Propósito, tiene específicamente contemplado en sus estrategias al segmento de los adultos mayores, como sujetos de la acción social desde el sector. Lograr la articulación de la recreación a los programas que actualmente se desarrollan en el país para y con este segmento, requiere de una amplia concertación y acuerdos, que más que centrarse en la problemática de los recursos financieros, pretende que desde lo metodológico, la lúdica, el juego y la recreación sean consideradas como herramientas válidas de acción social. En este proceso, la recreación más que protagonismo busca contribuir a que a partir de convenios de cooperación y alianzas estratégicas nos fortalezcamos institucionalmente en la perspectiva de ofrecer más y mejores servicios a las personas de la tercera edad de diferentes regiones, culturas y condiciones. Con esta ponencia se pretende mostrar, como desde cada uno de los componentes del Plan Nacional de Recreación, es posible lograr este propósito.

 

 

 

ANTECEDENTES

 

La validación del Plan Nacional de Recreación a través de los Encuentros Regionales, mostró la necesidad de que todos los sectores unan esfuerzos y recursos de modo que en conjunto las instituciones del Estado alcancen mayores niveles de equidad y eficiencia sociales.

 

Lo anterior requiere por lo tanto una planeación como una acción concertada y que preferiblemente responda a unos parámetros de planeación unificados. El Plan Nacional de Recreación, plantea unas estrategias, objetivos y programas a nivel general y por área de efectividad que es necesario considerar en el momento de pensar en una intervención con los adultos mayores, teniendo siempre en mente evitar caer en el activismo que en la mayoría de los casos no garantiza una acción sostenible y un impacto real en términos de los beneficios individuales, sociales y económicos que la recreación, a través de sus programas y servicios, está en capacidad de ofrecer al sector social.

 

Es necesario superar la concepción usual que orienta el planteamiento de acciones puntuales como son la celebración durante  el año calendario del días especiales: del niño, de la mujer, de la tercera edad, del trabajador, etc., sin que tales celebraciones respondan a un  proceso sistemático de intervención, donde, las celebraciones masificadas son apenas un alto en el camino para el encuentro y el regocijo colectivo y para repensar los avances de un proceso.

 

Desde su concepción el Plan Nacional de Recreación se suma a la relativización de la noción de vejez. Pese a lo inevitable del deterioro de las facultades con la edad, diversos programas desarrollados inspirados en las nuevas tendencias y cambios culturales han servido para comprobar que se puede trabajar para evitar el deterioro intelectual, siendo lo más importante proporcionar experiencias de aprendizaje a las personas mayores y mantener un entorno rico y estimulante. 

 

Se asume por lo tanto que la edad no es necesariamente sinónimo de enfermedad, y que determinados problemas pueden ser superados con la adecuada prevención, tratamiento y aprendizaje. En consecuencia los problemas básicos de la tercera edad se están reorientando y se considera que son más de tipo social que exclusivamente físicos, sin negar su importancia en edades más avanzadas.

 

El avance científico y la nueva distribución ocupacional obligan a una nueva organización del ciclo existencial y a una diversa distribución entre formación, trabajo y tiempo libre, que posibiliten viabiliazar la recuperación para la sociedad del caudal de sabiduría y experiencia que representan las generaciones mayores y cuya actividad solamente decae sino se utiliza; ello exige un adecuado y constante ejercicio adaptando las situaciones a las personas.

 

El enfoque que se asume en esta propuesta es de participación y actualización, que partiendo de una visión positiva del adulto mayor, busca la integración desde la perspectiva de su visión, buscando una vida normal, en un ambiente interrelacional concreto y  determinado.

 

Las posibilidades educativas, de salud, y conformación de redes sociales de apoyo que da la recreación son innumerables; la recreación terapéutica y deportiva, la recreación comunitaria, se concretan en programas y servicios que pueden contribuir al mantenimiento y mejoramiento de la calidad de vida de nuestras personas mayores.

 

El reconocimiento de la recreación como necesidad  y como derecho (Constitución Política Colombiana, Declaración de los Derechos Humanos), es incuestionable y como tal  se asume como un deber el Estado, los organismos públicos y privados y sin ánimo de lucro,  facilitar las herramientas y el espacio para que sus programas y servicios sean de acceso equitativo a la población.

 

Sin embargo, una de las principales dificultades a las que se ha enfrentado el Plan Nacional de Recreación es conseguir el que desde los diferentes ámbitos y sectores se tenga claridad acerca de cómo articular la recreación a sus programas. Esto responde por una parte a una concepción errónea desde lo social, lo político y lo técnico acerca de lo que es la recreación y, por otra, a la capacidad y la actitud para hacer una gestión interinstitucional, como estrategia para el desarrollo institucional y social, que solo hasta el último periodo de esta década se esta fortaleciendo en Colombia.

 

Históricamente el concepto de la recreación ha pasado por muchos estados no necesariamente asociados a desarrollos académicos y científicos juiciosos que se han dado alrededor del mismo.  La revisión de la literatura es consistente en mostrar que el ocio y la recreación son actividades humanas, y en su sentido más esencial son democráticas y libertarias.

 

Sin embargo, la aplicación práctica de los conceptos ha conducido a tergiversaciones provenientes del recreacionismo, la industria del entretenimiento y hegemonías culturales que presionan por una validación no ajustada a lo que ha sido su devenir teórico y metodológico y las especificidades regionales y culturales que demandan la calidad de la vivencia.

 

De acuerdo con el artículo 5º. de la Ley 181 de 1.995, la recreación se define como:

 

“... un proceso de acción participativa y dinámica que facilita entender la vida como una vivencia de disfrute, creación y libertad, en el pleno desarrollo de las potencialidades del ser humano para su realización y mejoramiento de la calidad de vida individual y  social, mediante la práctica de actividades físicas, intelectuales o de esparcimiento”

 

Los componentes esenciales de esta definición se inscriben dentro de un concepto integral e integrador de la Recreación en la medida que: a) el hecho de asumirla como un proceso de acción participativa implica que se debe formar al individuo con la autonomía y criterio para decidir el qué, el cómo y el para qué de la actividad; b) el no inscribirlo como una actividad exclusiva del tiempo libre, sino como “una forma de entender la vida como vivencia de disfrute, creación y libertad”, la potencia como un satisfactor en todos los ámbitos de interacción del hombre y no exclusivo de las actividades de ocio; c) el plantearse como un medio para el mejoramiento de la calidad de vida, lo inscribe en la categoría de un servicio esencial para el hombre, puesto que el concepto de calidad abarca todas las áreas de ajuste del hombre: psicológico individual, social, familiar, político y educativo.

 

El concepto moderno de la recreación la define con un sentido más social, en la medida que considera su impacto no únicamente sobre el desarrollo de la personalidad individual sino que busca que este desarrollo trascienda al ámbito local y propicie dinámicas de mejoramiento y autodependencia de las comunidades, a partir de unos indicadores y beneficios que deben ser garantizados en la calidad de vivencia, la cual debe respetar su dimensión humana esencial: la lúdica, las actitudes y la libertad de elección por parte de quien se re-crea.

 

En este sentido se asume el reto de aportar a la construcción de modelos desde la recreación pero recogiendo el conocimiento que aportan las diferentes disciplinas, y tomando una posición frente a él. En esta tarea se ha venido articulando en términos propositivos, y sometidos a discusión, el Modelo de Desarrollo a escala Humana de Max Neef, Elialde y Hopenhayn (1997).

 

La elección de este modelo responde a varias razones: por el mismo argumento de sus autores en cuanto a que no se presenta como una verdad terminada sino como un modelo en construcción, susceptible de adaptar y mejorar a través de su estudio y aplicaciones; es una propuesta nacida del interés latinoamericano y sus problemas, aunque no se abstrae de los aportes científicos de otros continentes; supone como base un modelo de desarrollo que intenta superar propuestas mecanicistas, desarrollistas y monetarias, que han tenido un impacto principalmente negativo sobre Latinoamérica.

 

La propuesta es fundamentalmente asumir que la recreación es un satisfactor que contribuye a que el hombre a diferentes niveles, intensidades y formas pueda realizar necesidades humanas fundamentales. La programación en recreación sustentada en una metodología participativa y democrática, puede y debe generar procesos de empoderamiento y autodependencia local,  impulsar procesos que hagan de la recreación un satisfactor endógeno, donde la comunidad tenga autonomía en el qué y cómo de los programas. 

 

Las diferentes manifestaciones de la recreación pueden constituirse en satisfactores en relación con el individuo, el grupo social y el medio ambiente, y correlativamente pueden adquirir un carácter de singulares o sinérgicos.  El propósito en todo caso es que paralelo al desarrollo económico de las comunidades, los protagonistas de los programas sean partícipes del surgimiento mismo de tales procesos, que la realización de las necesidades sea el motor del desarrollo y estimule la solidaridad social y el crecimiento de las personas.

 

Este valor potencial de la recreación se observa en estudios realizados en otros países donde se han llevado a  cabo investigaciones con el fin de argumentar el impacto de los servicios y programas de recreación en cuanto a los beneficios que aporta a las personas y comunidades.

 

Los beneficios que ofrece la recreación para los adultos mayores se dan en todas las esferas: física, psicológica, biológica, social y cultural (Cuadro 1).

 

Los beneficios de la recreación, son el punto de partida de su denominación RECREACCION – Recreación con un propósito, en la medida que sin perder su carácter lúdico y libertario pretende constituirse como ya lo ha logrado en otros países y aún en algunos espacios locales de nuestra geografía en una estrategia de acción social.

 

LAS AREAS DE EFECTIVIDAD DEL PLAN:

El Plan Nacional desde su concepción, se articula para su crecimiento en cuatro áreas de efectividad: Investigación, Formación, Gestión y Vivencia, los objetivos de cada una de estas áreas en el marco de las necesidades de las personas adultos mayores se muestran en la figura 1.

 

 Cuadro 1: Beneficios que ofrece la recreación a los adultos mayores

OBJETIVO DE DESARROLLO AREA: DINAMIZACION OCUPACIONAL

Propiciar el desarrollo de habilidades como medio para la integración social, el desarrollo psicomotriz,  y la integración y trabajo en equipo

 

©      Potenciar la creatividad y la capacidad artística y estética

©      Favorecer la psicomotricidad y la coordinación mente-manos

©      Fomentar la interrelación humana y la integración social

©      Promover la integración intergeneracional

©      Sostener la capacidad productiva

OBJETIVO DE DESARROLLO AREA: DESARROLLO FISICO  Y MENTAL

Propiciar el desarrollo y mantenimiento físico y psicológico, mediante la enseñanza de rutinas tanto psicológicas como físicas que fomenten el bienestar integral y el mantenimiento/fortalecimiento de estilos de vida saludables

 

©      Hacer frente a las disminuciones y limitaciones físicas

©      Conseguir equilibrio, flexibilidad y expresividad corporal

©      Promover la conciencia de utilidad y autoestima

©      Lograr la  distensión, la relajación y el escape de tensiones frente al estrés y el cansancio de la vida moderna

©      Recuperar saberes y tradiciones que potencien en el adulto mayor su percepción de autoestima.

©      Prevención de problemas físicos o neutralización de las consecuencias del envejecimiento.

OBJETIVO DE DESARROLLO AREA: FORMATIVO-CULTURAL

Contribuir a los procesos de democratización cultural de la localidad mediante la inserción de los ancianos  a la producción local a través de la generación de productos culturales como medio para la integración social y desarrollo humano de las personas adultos mayores

 

©      Fomentar la creatividad  y el uso constructivo de tiempo libre a través de actividades intergeneracionales.

©      Desarrollar la capacidad lúdica, la espontaneidad y la apertura hacia nuevas formas artísticas y artesanales.

©      Transmitir sus saberes y experiencias, contribuyendo a su propia formación personal, estímulo de procesos psicológicos superiores y aporte a nuevas generaciones.

OBJETIVO DE DESARROLLO AREA: DESARROLLO HUMANO Y SOCIAL

Contribuir a los procesos de fortalecimiento del tejido social rescatando el protagonismo de las personas adultos mayores y como un medio para la defensa y protección de sus derechos

 

©      Fomentar la participación social y comunitaria mediante la enseñanza de los mecanismos de participación y características del tejido social local.

©      Favorecer el bienestar y la satisfacción personal.

©      Fomentar la comunicación, la amistad y las relaciones interpersonales.

©      Empoderar a las personas de la tercera edad para defender sus derechos y aportar a la dinámica social local.

 

 

Como se puede observar, lo que se pretende es que la recreación como un todo aporte al desarrollo del conocimiento en la relación recreación – adulto mayor, por ejemplo, avanzando en la medición de los beneficios que ofrece, su relación costo-utilidad, costo.-efectividad y costo-eficiencia a nivel de programas, que forme talento humano capaz de formular, ejecutar y evaluar programas específicos, con base en una gestión interinstitucional que neutralice la lluvia indiscriminada de programas con resultados de bajo impacto.

 

 

PRINCIPIOS Y CARACTERISTICAS DEL PLAN NACIONAL DE RECREACION:

En sus principios, el plan se orienta a ofrecer programas y servicios al adulto mayor, considerando sus condiciones y características y teniendo como eje central de su actuación el ámbito local.

 

Para que el sector como tal pueda cumplir con tales principios es fundamental que las instituciones del sector y de fuera de él logren acuerdos comunes respecto al cómo y para qué de los servicios recreativos que ofrecen. Todos sabemos que existen multiplicidad de entidades e instituciones públicas, privadas, ONGs, que orientan sus objetivos hacia las necesidades de las personas adultas mayores; sin embargo, aún falta avanzar en la construcción de objetivos colectivos que permitan aunar esfuerzos y recursos.

 

 

Figura 1:

Las áreas de efectividad del Plan Nacional de Recreación en relación con los adultos mayores

 

 

 

 

 

 

Esto exige de una mirada horizontal que nos permita hacer invisibles los límites y llegar a acuerdos fundamentales, que pueden ser formalizados a través de convenios de colaboración y otro tipo de relaciones de cooperación.

 

Las instituciones necesitan desarrollar formas de asociación para que los programas y servicios sean vistos como servicios básicos en relación con su contribución a la calidad de vida, además ayudan a responder a las presiones para “hacer más con menos” - económicamente, viables -.

 

Algunos de los aspectos a considerar en una alianza o asociación orientada a brindar beneficios a las personas adultas mayores se presentan en la figura 2. El propósito es supeditar los intereses institucionales verticales y tener en cuenta que el único objetivo que debe orientar las acciones conjuntas son las personas que participaran del servicio.

 

El Plan Nacional de Recreación como mecanismo articulador ha creado el Comité Estatal de Recreación, coordinado por la Vicepresidencia de la República, como instancia para que desde un nivel suprasectorial se canalicen los esfuerzos de las diferentes instituciones.

 

Figura 2:

Elementos a considerar en el establecimientos de acuerdos interinstitucionales para la formulación e implementación de programas

 

 

 

El establecimiento de acuerdos de cooperación, convenios o alianzas estratégicas requiere de una comunicación honesta entre las instituciones participantes; aspectos tales como la imagen corporativa de los programas, flujo en la toma de decisiones, ganancias para cada entidad participante, contribuciones al cumplimiento de los objetivos, entre otras, son aspectos que se deben discutir abiertamente, con miras más a superar los celos institucionales a favor de un segmento poblacional específico. Todos los actores han de estar convencidos que la única meta que convoca es el servicio al público y que intereses más allá de ello deben quedar fuera de la mesa de concertación.

 

 

LAS ESTRATEGIAS DEL PLAN:

 

Las estrategias propuestas en el Plan Nacional de Recreación son: Sectorización, segmentación poblacional y zonificación.

 

 

 

 

 

 

La sectorización se refiere a que la recreación en sus diferentes manifestaciones tiene la posibilidad de estar presente en los diferentes ámbitos de la vida cotidiana del ser humano. Vinculada históricamente al tiempo libre, la propuesta es que la dimensión lúdica del hombre esté presente en el tiempo como un continuo, en su tiempo libre y no libre, en su periodo productivo y no productivo, como preparación para la vejez y durante ella, de ahí que a nivel de segmentación se consideren todos los ciclos de vida del ser humano, en cualquier condición y zona geográfica en la que se desarrolle.

 

a)   Recreación Comunitaria: En este sector los programas actúan como metodología de participación comunitaria  para que a partir de la sensibilización y formación permanente  de la comunidad, ésta se movilice conscientemente en pos de la realización de acciones colectivas que tiendan a afrontar la situación y problemática particular que vive. Para el desarrollo de este sector  son fundamentales los espacios  recreativos y públicos  como elemento integrador de los miembros de la comunidad en su entorno.

 

b)   Recreación Cultural y Artística: posibilita que las artes plásticas y escénicas y las actividades culturales no se les presenten al ciudadano simplemente como espectáculo o actividad exclusivamente de diversión, sino como objeto de participación creadora; así, la recreación cultural y artística contemplará eventos que realizados con base en talleres formativos, didácticos y de manifestación grupal de capacidades creadoras, procuran para el participante en ellos  la vivencia del proceso creativo con la connotación lúdica que le da el ornamentar, construir y reproducir o ejecutar una obra enraizada bien sea en la cultura universal o en los valores y tradiciones autóctonos.

 

c)    Recreación Deportiva: Aquel en que partiendo de la actividad física implícita en el deporte, procura que éste se aborde por el goce y desarrollo que permite su práctica y no por el vencer y establecer marcas; así, la recreación deportiva contempla los programas  y actividades físicas deportes, gimnasia, etc.,  que le posibilitan a quienes participan en ellos divertirse - cambiando de actividad, adquiriendo voluntaria y placenteramente  estilos de vida  saludables -, sociabilizarse - tomando pautas de trabajo en grupo y equipo, solidarizándose en pos de un objetivo general: la salud integral de quienes la vivencian.

 

d)   Recreación Laboral: Agrupa los programas y eventos originados en las políticas de bienestar social de las empresas y procura que sea ésta una forma alternativa de desarrollo integral de los trabajadores tal, que complementaria al proceso de trabajo, genere simultáneamente una mayor integración de los empleados  y sus familiares entre sí y con la empresa y, en consecuencia, un fortalecimiento del sentido de pertenencia y permanencia. Este sector abarca igualmente los programas y actividades que con base a la recreación tienden a la preparación integral - física, social y mental - de los funcionarios próximos a la jubilación.

 

e)   Recreación Pedagógica: En este sector la recreación se incorpora en el proceso de enseñanza, dándole a éste una nueva dimensión, bien por actuar como metodología de  educación no formal o por constituirse en un proceso liberador que simultáneamente educa para el tiempo libre. Si se considera que la base de la demanda por servicios recreativos está dada por el nivel de educación para el ocio que tenga la persona, el campo de acción del sector no se reduce exclusivamente al segmento preescolar sino que, en consistencia con la naturaleza humana que no condiciona el aprendizaje a la edad, abarca todos los niveles  y formas de educación.

 

f)     Recreación Terapéutica: Aquel en que se involucra bien como un medio en el proceso de rehabilitación – sea éste físico, social y/o mental -, o como un complemento en cuanto a alternativa de utilización de tiempo libre ampliado de que disponen las personas sometidas a dicho proceso. Considerando el carácter integral del hombre, el cual como totalidad integrada por sus esferas físicas, social y mental es quien se recrea, la aplicación de la recreación en el proceso terapéutico estará signada no sólo por su contribución a la rehabilitación de la esfera afectada por la patología originaria, sino que prevendrá y solucionará posibles patologías accesorias en otras esferas.

 

g)   Recreación Turística - ambiental: A partir del desplazamiento largo o corto, en el tiempo libre procura al turista la vivencia  y relación de  y con el entorno visitado. Fomenta a través de las actividades recreativas una cultura sostenible y habilidades para la preservación del medioambiente.

 

Avanzar en la conceptualización de cada uno de los sectores y los beneficios específicos que ofrece, es uno de los retos que se tienen planteados dentro del Plan Nacional de Recreación.  Consecuente con ello se propone generar dinámicas orientadas a la producción de modelos y de conocimiento teórico aplicado en el área de la programación y operación de programas en recreación.

 

 

Figura 3:

Aproximación de las estrategias del Plan Nacional de Recreación al segmento poblacional del adulto mayor

 

 

 

 

 

LOS PROGRAMAS DEL PLAN:

 

En la figura No. 4, se presentan los aportes de los programas del plan relacionados directamente con las personas adultas mayores. No sobra recalcar que la posibilidad de tales logros  es directamente proporcional a los esfuerzos que instituciones y profesionales como los asistentes a este evento hagamos para lograr consolidar un propósito común en torno a este segmento poblacional.

 

Figura No. 4:

Programas sectoriales

 

 

 

 

Los programas sectoriales apuntan como un todo al fortalecimiento del sector de la recreación, lo cual requiere del conocimiento y aceptación pública de sus beneficios. La  evidencia sugiere que los beneficios derivados de las oportunidades de ocio son iguales o exceden a los beneficios que producen los servicios públicos como la policía, los bomberos, el transporte, la comunicación, los servicios sanitarios, de salud y educación, sólo que mientras éstos últimos están claramente fundamentados desde las políticas estatales, los servicios de ocio han recibido atención de pocos gobiernos a nivel de políticas y recursos.

 

Esto parece ser consecuencia que en los ámbitos políticos y de planificación no se le da la misma valoración a los servicios de ocio y recreación en relación con otros servicios públicos porque tienen la creencia errónea que la mayoría de los beneficios de ocio son realizados por los individuos más que por los grupos tales como la familia, las comunidades y la sociedad como un todo. Si esto es así se supone que los individuos deben encontrar los recursos para pagar su propia recreación así como pagan su propia comida. 

 

La mayoría de los beneficios del ocio se acumulan individualmente en quien se recrea y usa las oportunidades de ocio. Sin embargo, la mayoría conducen a ganancias de carácter social o mérito colectivo y también muchos de los beneficios inmediatos del ocio son de hecho sociales en el individuo.

 

Los estudios reflejan los altos niveles de beneficios económicos percibidos de los consumidores, lo que muestra que la industria del ocio no es una de las más grandes sino la más grande industria en el mundo en términos de el flujo de efectivo, la generación de ingresos y la creación de oportunidades de empleo. El turismo ahora es el generador más grande del mundo de flujo de efectivo entre las naciones. Todos estos beneficios son acumulativos para colectivos más que para individuos.

 

Por otra parte, los beneficios del ejercicio regular también están documentados científicamente, probablemente mejor que los económicos. La práctica regular de aeróbicos ofrece beneficios cardiovasculares por la reducción de los niveles de colesterol y trigliceridos y el incremento de altas densidades de lípidos en la sangre y ayuda a prevenir y controlar la hipertensión. El ejercicio también reduce los problemas espinales, mejora el funcionamiento neurofisiológico, incrementa la masa muscular y fuerza en los niños y crea mejor tejido conectivo, reduce la incidencia de enfermedades y contribuye a mejorar la percepción de bienestar en las personas; también promueven beneficios psicofisiológicos, incluyendo reducción de la tensión y la ansiedad, relajación mental y física, reducción de las hormonas del estrés en la sangre y en la orina, cambios positivos en el estilo de vida y estimula el mejoramiento del desempeño en el trabajo y de las relaciones sociales.

 

Aunque no está tan bien documentado empíricamente como los anteriormente mencionados, se infiere que también hay beneficios ambientales, pero no es común encontrar evidencia acerca de la contribución del ocio a la protección del ambiente. No obstante, la preservación y creación de oportunidades para la recreación es una de las múltiples vías para proteger no solamente el ambiente natural sino también el urbano, las zonas verdes en las ciudades y también los sitios culturales e históricos. Es lógico asumir que los estudios de la recreación en sitio y fuera de él contribuyen a promover el aprendizaje medioambiental y una ética orientada a la sostenibilidad y aún ayuda a generar conductas ambientalistas tales como el reciclaje. Además los impuestos y algunos equipos en recreación ayudan a mantener sitios dedicados a este fin.

 

Entre los beneficios psicológicos se encuentran algunos que se atribuyen al ocio y la recreación, por ejemplo, la percepción de un sentido de libertad, independencia y autonomía, mejoramiento de la autoestima, autoeficacia, autoconfianza y autoseguridad, mejoramiento de las habilidades de liderazgo, mejor habilidad para relacionarse con los otros, tolerancia y comprensión y mejoramiento de la capacidad para ser miembro de un equipo; clarificación de valores, mayor creatividad, expresión y reflexión espiritual, valores y orientación, incremento de la eficiencia cognitiva, incluyendo mayor capacidad para resolver problemas, mayor adaptabilidad y elasticidad, mayor sentido del humor, mayor disfrute de la vida y mejor percepción de la calidad de vida, mayor aprendizaje de la historia, la cultura, las ciudades, una mirada más positiva, cambio de actitudes negativas y reducción del sentido personal de alienación social.

 

Por último, pero no por eso menos importante, están los beneficios sociales y culturales. Quizá lo mejor documentado es la contribución significativa del  ocio en relación con el sentido de orgullo y satisfacción de las comunidades y la nación, de sus monumentos, equipos deportivos, etc.

 

Además la infraestructura recreativa y las actividades pueden mantener y mejorar la identidad étnica, el encuentro de necesidades de segmentos particulares de la sociedad, que no pueden ser cubiertas de otra manera. El espacio de tiempo recreativo facilita una mayor integración familiar y otros tipos de cohesión social e integración que le adicionan mayor significado a la vida.

 

La evidencia muestra que el sistema social de soporte y la compañía contribuyen a mayores expectativas de vida, menos enfermedades y mayor calidad de vida. Ciertamente muchos de estos sistemas dependen de manera importante de las oportunidades, lugares y conductas recreativas de las personas.

 

Consecuente con lo anterior, los programas de las áreas de formación e investigación buscan contribuir a fortalecer la capacidad de respuesta de las instituciones y personas que ofrecen programas y servicios de recreación y retroalimentar al área de vivencias, para que la calidad y accesibilidad de los mismos sea mejor.

 

Otra herramienta del plan es el voluntariado. El posicionamiento a partir de los beneficios requiere de agentes educativos y personas solidarias con los problemas sociales por los que pasa la sociedad, esto requerirá de procesos de formación  y de un sistema de incentivos que en conjunto con otras instituciones estimulen la participación del común de las personas, estudiantes, profesionales, líderes comunitarios, para que como colectivo generen acciones sociales en sus barrios y vecindarios.

 

Por último la Red Nacional de Recreación como mecanismo funcional de integración y comunicación del Sistema  Nacional del Deporte, ha logrado convocar a más de 600 instituciones y personas. La red se ha venido convirtiendo gradualmente en un espacio para quienes “creen” en la recreación. Los problemas a superar para su fortalecimiento, se orientan más hacia generar una cultura de la participación y el compromiso, y entender que una red es un intangible donde se unen voluntades e ideas, se crean espacios de diálogo, se construye una sociedad del conocimiento, y donde por encima de intereses y protagonismo se privilegia la premisa ganar-ganar.

 

El área de vivencias en su conjunto busca incrementar las oportunidades para que la población tenga acceso a la recreación; el supuesto metodológico del cual se parte es que, a partir de lineamientos derivados de la teoría y la práctica y de procesos investigativos en cada  localidad, comunidad o municipio, se haga un ajuste de los mismos, con base en  los aportes de la comunidad en relación con lo que les gusta y necesitan. Nuevamente se reitera la necesidad de diagnósticos específicos para la recreación.

 

Figura No. 5:

Programas áreas de investigación y formación

 

 

 

 

 

La propuesta no es sobrediagnosticar, sino acumular datos en una base común a partir de los estudios que se han hecho en los diferentes sectores, de modo que las entidades y profesionales interesados en trabajar con el segmento poblacional que hoy nos ocupa, lo hagan bajo criterios similares, pero flexibles y adaptables a la realidad cercana de cada contexto.

 

Figura No. 6:

Programas área de vivencias

 

 

 

Figura 7:

Areas de desarrollo y acciones globales

 

 

 

 

PROCESO METODOLOGICO PARA LA ARMONIZACION DE LOS PROGRAMAS

 

El proceso de ajuste de los programas de recreación a los sectores de la salud y la educación, entre otros, requiere de unos momentos y procedimientos innovadores y con el respaldo de la actitud, la intención y el compromiso para hacerlo, como se ha reiterado a través de este documento.

 

En términos generales, se consideran los siguientes momentos:

 

Momento de los acuerdos: El Comité Estatal de Recreación coordinado por la Vicepresidencia de la República  - Programas Sociales, es un espacio creado para este momento. Aquí se sugiere la construcción de un plan de trabajo común alrededor de la atención de los adultos mayores, especificando objetivos, estrategias, metas, recursos; los requerimientos de información son los planes y programas de las entidades; la herramienta de análisis, los puntos de convergencia y divergencia para llegar a los acuerdos desde el nivel nacional; el producto, un documento de trabajo técnica y prácticamente viable, formalizado con compromisos institucionales; sistema de mejoramiento, el monitoreo  y la evaluación permanentes; participantes, representantes de las instituciones con capacidad de toma de decisiones.

 

Momento de armonización: Una vez logrado un acuerdo suprainstitucional, se debe generar un verdadero proceso de descentralización. La condición básica sugerida es que se aprovechen los espacios departamentales ya creados para los programas sociales en cada región, y que sea éste el ámbito que informe sobre la pertinencia de los programas o proyectos de acuerdo a sus planes de desarrollo y prioridades. En este espacio se debe replicar el momento de los acuerdos pero con los entes departamentales, asesorados por instancias como la Consejería para la Política Social, Planeación Territorial y demás entes suprasectoriales que está en capacidad de orientar técnicamente el proceso con un conocimiento de la región.

 

 

Momento de municipalización – participación: El proceso de municipalización requiere como condición una concepción de gerencia social flexible desde el ámbito macroinstitucional; en este sentido, los diseños técnicos deberán ser lo suficientemente flexibles y adaptables a la realidad municipal, replicando el  momento de acuerdos pero desde lo local. Experiencias en este sentido son los modelos de servicios integrados que se han aplicado desde la recreación en otros contextos y que vincula a todas las entidades a través de prioridades concretas.

 

El problema de la priorización debe responder a una decantación de los diagnósticos desde lo nacional hasta lo local, de modo que se mantenga coherencia en la relación problemas – recursos y deberá fortalecer los mecanismos de participación de las comunidades para avanzar con ellos, no sólo en la determinación de las necesidades, sino en el compromiso con tales prioridades y una construcción de metodologías que tengan en cuenta las dinámicas y vías de participación ya establecidas.

 

 

MODELO DIAGNOSTICO EN RECREACION

 

Como se puede observar en la figura 8, es necesario acercarnos a un conocimiento específico de las condiciones de los adultos mayores con el propósito de realizar planes indicativos conjuntos que nos permitan construir indicadores comunes desde todos los ámbitos de ejecución de la política social y valorar su impacto sobre el mejoramiento en la calidad de vida de las personas de la tercera edad, tanto en el municipio y en la región, como en el país.

 

Figura No. 8:

Modelo diagnóstico del Plan Nacional de Recreación

 

 

 

 

La categoría composición de la comunidad nos permitirá determinar cómo se distribuye la población, cuáles son las tendencias en su composición familiar (viudez, soltería, familia nuclear, familia extensa, etc.), raza, etnia, lo que permitirá direccionar los servicios teniendo en cuenta sus condiciones particulares y la cultura en la cual vive; las condiciones de la comunidad se refieren al estado de salud biopsicosocial, educativo, en vivienda y trabajo de los adultos mayores. Una política en recreación desde lo nacional hasta lo local deberá atender a estas necesidades articulada a las instituciones que ofrecen este tipo de servicios.

 

Una valoración de la tecnología permitirá determinar e identificar los recursos en conocimiento y tecnología aplicada que está disponible para la ejecución de los programas, partiendo de la base de un uso social del capital social de las comunidades,

 

En resumen los aspectos relevantes para realizar el ajuste de los programas del Plan Nacional de Recreación a la especificidad de las personas adultos mayores se concreta en:

 

-          Aspectos demográficos: Sexo, edad, residencia, empleo y nivel educativo

-          Situación familiar: Composición familiar y rol del mismo dentro del sistema familiar.

-          Aspectos sociales: Organizaciones a las que pertenece, tiempo libre disponible, actividades de tiempo libre, redes sociales, seguridad social.

-          Estado de salud: Percepción estado de salud

-          Recreación: Conceptos, necesidades y expectativas en recreación

-          Participación: Niveles de participación en las actividades de la localidad, el barrio o el vecindario.

-          Programas: (Objetivos, cobertura, Resultados, debilidades y fortalezas)

- Autogestionados por la comunidad

- Entidades locales

- Contribución de otras organizaciones

-          Contexto social y ambiental: Identificar las características ambientales y humanas de los espacios donde viven (casas geriátricas, hogar, sitios de encuentro -Recreativos y culturales).

 

 

CONCLUSIONES

 

En resumen, el Plan Nacional de Recreación sólo es un medio para que entre todas las instituciones contribuyamos al cumplimiento de la política social. Una gestión del  alcance aquí propuesto se puede constituir en una experiencia modelo de gerencia social en Colombia y Latinoamérica, sin importar quien lo lidere o tenga el protagonismo institucional, sino el avance como sectores, profesionales y ciudadanos en la construcción de una Colombia capaz de superar las diferencias, los celos institucionales y los intereses particulares en torno a las necesidades de la comunidad y particularmente en este caso en torno a las personas adultas mayores que viven en la pobreza y la inequidad.

 

 

Uso apropiado de los documentos:

FUNLIBRE

ü        Los documentos pueden ser bajados o impresos (una sola copia) para uso personal.

ü        Usted esta en libertad de editarlos y usarlos en sus proyectos, dando el crédito al autor del documento.

ü        Está prohibido, moral y legalmente, vender el documento o hacer una reproducción del mismo con ánimo de lucro.

ü        No esta autorizado copiar, extraer, resumir o distribuir el documento fuera de su propia organización y/o de manera que compita o substituya la base de documentos de FUNLIBRE o de las Redes de las que la Fundación es el Nodo Central.

 

FUNLIBRE es una ONG sin ánimo de lucro que desde hace 18 años ha venido impulsando con vocación latinoamericanista el fortalecimiento y desarrollo del sector de la recreación y el tiempo libre en Colombia y la Región mediante la Investigación, la Formación, las Vivencias y la Gestión en Recreación.


Nos interesa conocer sus comentarios sobre los documentos

Envíenos un mensaje

Repórtenos el uso del Documento

IR A DOCUMENTOS SIMILARES

   Fundación Colombiana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE © 1988 - 2006
Fundación Latinoamericana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE Costa Rica



V Ponencia presentada en el 1er. Congreso Nacional de atención integral al adulto mayor. Ministerio de Salud de Colombia. Bogotá, 25 de Agosto de 1.999.