Fundación Colombiana de Tiempo Libre y

Recreación

Caja de Compensación Familiar Campesina / COMCAJA RISARALDA

7º CAMPING TALLER NACIONAL RECREACION

Noviembre 12 al 14 de 2005. Viterbo, Caldas, Colombia.

 


Ir a más Documentos:

 

MEMORIAS

 

 

 

DIMENSIÓN SOCIAL DE LA RECREACIÓN¨

José Fernando Tabares Fernández. 

Coordinador acciones Recrear reconciliar y Aprender Jugando del  

Instituto de Deportes y Recreación INDER Medellín

 

Presentación

La recreación, como derecho ciudadano, aparece hoy como elemento visible e importante en la configuración del Desarrollo Humano Integral.  Sin embargo, el avance de este sector, en la perspectiva de alcanzar las adecuadas condiciones para su garantía, apenas empiezan a establecerse, siendo prioritario la articulación de voluntades, el fortalecimiento de las oportunidades hoy existentes, el avance de procesos de cualificación tanto del talento humano que se desempeña en el sector como de la comunidad en general y el compromiso con acciones que permitan evidenciar los beneficios que aporta la recreación al Desarrollo Humano Integral y en general a la construcción de ciudad en sus múltiples proyectos.

El presente documento, pretende hacer un recorrido por algunos aspectos considerados importantes para el proceso de garantía de recreación como derecho.  Aspectos como la presencia de proyectos de esta índole en la ciudad, las características de dichos proyectos y la forma como estas propuestas representan dispositivos que coadyuvan a la formación de los ciudadanos y las ciudadanas hacia una ciudad social e incluyente.

Preámbulos

Un primer elemento para hablar del aporte que fenómenos como la recreación hacen al desarrollo humano integral, tiene que ver con la existencia de dispositivos que en la ciudad funcionan desde este campo de acción.  Poco relevante sería hablar del gran valor de estas prácticas, si su acceso para los ciudadanos fuera restringido en un alto porcentaje.  Tampoco bastaría, en caso de que así fuera, que existiera una gran cantidad de dispositivos que con presencia en todas las comunidades funcionara de manera regular.  Porque al igual que cualquier ámbito de la existencia humana, la recreación se configura a partir de aspectos que potencian o debilitan los procesos.  Así entonces, y como un elemento a ser tenido en cuenta, la característica e intencionalidad del dispositivo marca el rumbo de una actuación que promueve la autonomía y la participación o el asistencialismo y la manipulación.  Es decir, no todos los dispositivos de recreación aportan de igual forma al desarrollo humano integral.  Los dispositivos - de acuerdo a su configuración, por las condiciones que propician, por las oportunidades que generan a las personas y los grupos -, tienen diferentes orientaciones.

Identificarlos, caracterizarlos y socializarlos, es un aporte que se hace al sector y fundamentalmente a la generación de condiciones para que las personas encuentren cada vez más posibilidades de garantizar el derecho a la recreación.

La recreación como necesidad ¿entonces un derecho?

El concepto de necesidad se soporta en la perentoriedad de su satisfacción.  Es decir en su importancia e irrefutabilidad al aporte de una vida humana digna.

Sin embargo, y por múltiples razones, la recreación, al ser abordada desde una perspectiva fundamentalmente jerárquica de las necesidades, ha quedado relegada a un segundo plano.  Aspectos como la salud, la educación y el trabajo, asumen una supremacía casi hegemónica sobre la recreación, teniendo como consecuencia la poca presencia de ésta, como vital para la vida, y por tanto la ausencia de programas y proyectos sostenibles en los diferentes ámbitos.  Lo más preocupante de esta situación es que este imaginario no sólo está presente en los funcionarios y personas que toman decisiones, sino en la ciudadanía en general, lo que conduce a que estos fenómenos sean identificados como elementos marginales y accesorios, cuya ausencia no representa una real amenaza para una vida digna.  La siguiente consecuencia de este hecho, tiene que ver con la no identificación de la recreación como derecho que debe ser exigido, en la misma medida que todos los demás.

No es suficiente desde esta perspectiva, ofrecer actividades para que las personas participen como usuarios, se hace necesario además, la implementación de acciones que apunten a la transformación de imaginarios y prácticas.  Dicho en otras palabras, se requiere de un proyecto que desde la educación potencie el logro de otras condiciones más propicias para el desarrollo humano integral.

LA RECREACIÓN COMO DISPOSITIVO PARA EL DESARROLLO HUMANO INTEGRAL

Quizás una afirmación sea necesaria como encuadre para el desarrollo de este apartado.  La recreación por sí misma, no es necesariamente mediadora para el desarrollo humano integral.  Lo contrario, sería desconocer los múltiples intereses, tendencias y funciones que este fenómeno maneja a su interior, como consecuencia de factores de diferente índole (cultural, social, político, económico, etc.).  En este sentido, sería mucho más pertinente partir de una pregunta como ¿Qué tipo de recreación es el que más favorece las condiciones para el desarrollo humano integral?  Para responder a esta pregunta, se hace necesario hacer algunas precisiones que nos posibilitarán una mayor claridad en torno a su respuesta.

Al referirnos a la recreación como derecho, lo hacemos en referencia a aquellas actividades necesarias para una buena vida.

En la perspectiva de evidenciar la dimensión social de la recreación, se hace necesaria la mirada a aspectos hasta entonces no evidenciados y analizados en profundidad y que sin embargo siempre han estado presentes como grandes beneficios. 

Es necesario un referente a partir del cual sea posible buscar respuestas.  Un referente que permita identificar las regularidades constitutivas de dichas experiencias para de manera clara explicitar su coherencia con la apuesta por la transformación de las condiciones que impiden el acceso a las prácticas y beneficios de la recreación.

Así entonces, la recreación puede ser potenciadora de transformaciones o por el contrario ayudar a mantener el status quo.  Por ello y antes de adentrarnos en su análisis, nos apoyaremos en el planteamiento de Victor Andrade de Melo y Edmundo de Drummod Alves[1], quienes para el análisis el ocio desde la perspectiva de la animación cultural, plantean tres sentidos en dicha intervención.   En primer lugar está el paradigma tecnológico, en el cual el ocio cumple una función algo así como de ambulancia, es decir va de lugar en lugar atendiendo las situaciones más críticas, buscando fundamentalmente la atenuación de la situación problemática, pero sin avanzar en atender las causas de dicha situación.  En este paradigma se inscriben las prácticas de ocio dirigidas, planteadas desde el profesional, de manera masiva y esporádica en la mayoría de las ocasiones.  Bajo este paradigma se busca garantizar las mejores condiciones para que el estado de cosas se mantengan.

Un segundo paradigma, denominado por estos autores como Interpretativo, busca, desde la motivaciones y preferencias, garantizar el acceso a posibilidades que permitan desarrollar las prácticas de ocio a las que se atribuye valor.  Aunque este paradigma es presentado como la superación del tecnológico, se cuestiona su poca capacidad transformadora, pues su objetivo es garantizar el acceso a bienes y servicios sin preguntarse apenas por las condiciones e intencionalidades bajo las cuales se instauran.  Este paradigma corresponde al ofrecimiento de cursos, visitas a lugares y demás tipos de ofrecimientos para la población.

En último lugar, se encuentra el paradigma dialéctico, que entiende la realidad como algo histórico, con intereses de clases, que tiene en cuenta el contexto y las situaciones que son producidas en cada lugar por dichos condicionantes.

En este paradigma, el ocio es orientado hacia el empoderamiento personal y político, la participación y en últimas la búsqueda de mayores niveles de autonomía frente a las prácticas que son elegidas en relación con la potenciación de capacidades humanas.

El referente propuesto es el dispositivo, entendido como el microcosmos en donde confluyen ideas de mundo, de sociedad, de ser humano, de recreación, de educación, etc., que se disponen de una determinada forma para lograr una meta.   Así entonces, el dispositivo nos permite una mirada más integral de los entramados existentes al interior de las propuestas.  Una mirada que avanza hacia la superación de la mirada de tipo instrumental, en donde lo importante deja de ser sólo el dominio de la técnica.  En esta dirección las interacciones recreacionista – participante, participante – participante, recreacionista – padre, dispositivo – comunidad, toman relevancia y hacen visibles otro tipo de elementos claves para la lectura de la recreación en relación con el desarrollo humano integral.

Pongámosle algunos atributos a los dispositivos para identificar cuales pueden ser considerados como más orientados al Desarrollo Humano Integral.

En la investigación “Experiencias  Deportivas y/o recreativas que en medio de contextos de violencia a portan a la construcción de tejido social y la convivencia en Medellín”[2] se puede leer: “Los pobladores justifican esta apelación a la satisfacción de necesidades recreativas y deportivas porque encuentran significativo fortalecer los vínculos sociales y garantizar la integración social[3].  Acá se encuentra ya la primera pista sobre la característica de un dispositivo de  recreación orientado al desarrollo humano y es que por las características de su vivencia deben favorecer los vínculos sociales y la integración social, es decir, uno de los beneficios identificables en la presencia de dispositivos de recreación en las comunidades, es que favorecen el encuentro y la interacción entre las personas, lo que se ve ratificado en la siguiente afirmación:

Este contexto de crisis y de violencia que ha vivido la ciudad, ha estado acompañado por una emergencia de múltiples experiencias y prácticas educativas, culturales y recreativas con un papel, en ocasiones, de mediación entre los diferentes actores, de construcción de redes sociales y políticas que han actuado como dispositivos para fortalecer las relaciones sociales[4]. 

Una segunda característica del dispositivo de deporte y recreación orientado al desarrollo humano, es que trasciende en su fundamentación su tradicional mirada como fenómenos marginales con una relación sólo con el descanso y la diversión como elemento revitalizador para volver al trabajo, es decir, una función compensatoria. 

Este contexto ha obligado a que las experiencias recreativas y deportivas trasciendan su connotación originaria de corte con las labores cotidianas de trabajo y estudio, de disfrute del tiempo libre, para ser reclamadas y reivindicadas también como prácticas que contribuyen a la paz, la seguridad, la convivencia y la integración[5]

De esta manera, la recreación es entendida como derecho, cuya garantía aporta indudablemente a la calidad de vida de las personas y las comunidades, trascendiendo la mirada de estos fenómenos como resultado de unas determinadas condiciones para pasar a mirarlos como potenciadores de las condiciones necesarias para el logro de mejores condiciones de vida.

Como tercera característica del dispositivo, se encuentra que como escenario genera condiciones para la identidad, la participación y la creatividad, al representar para las personas oportunidades de interacción y participación mucho más flexibles y horizontales.

En definitiva, estas expresiones constituyen una manera de hacerse públicos y de esgrimir formas de pensar y actuar diversos; son prácticas socioculturales que pueden tener un papel importante en la construcción de cultura política y ciudadanías democráticas desde las cuales dotar al sujeto de una caja de herramientas, de conocimientos, de prácticas y de proceso de constitución de identidad que transformen referentes tradicionales de actuación pública anclados en el clientelismo y en la eliminación de la diferencia, para fortalecer relaciones de reconocimiento democráticas y, por ende, de convivencia[6].

Una cuarta característica del dispositivo, quizás una de las más importantes, es la generación de procesos de formación que persiguen la transformación de una determinada condición de cosas.

La dimensión cultural de la ciudadanía referida a los procesos socioculturales que tiene en cuenta las condiciones históricas, las experiencias cotidianas, así como las dinámicas locales comunitarias y ciudadanas.  Desde esta dimensión cultural, tiene sentido recobrar el significado de la ciudadanía no como estatus jurídico, sino como fuerza simbólica encarnada en las luchas por el reconocimiento social, político y cultural.  Porque es este último significado el que permite, incluso, recobrar la dimensión emancipatoria de los derechos, es decir, nos permite recordar que los derechos han sido una conquista de los sujetos y no una dádiva del estado[7].

El dispositivo orientado a la dimensión social de la recreación, la concibe como práctica que se realiza en el tiempo libre, que son libremente elegidas, satisfactorias en ellas mismas y placenteras, y favorecen adecuados escenarios para el desarrollo humano integral.

En últimas, lo que busca el dispositivo es hacer visibles otro tipo de aspectos que se dan a través de las prácticas de ocio y recreación: identidad, participación, creatividad. 

Se trata de enfatizar en la dimensión política de las experiencias recreativas y deportivas, de tal suerte que ella pueda pensarse como escenario donde también se llevan cabo procesos de formación de referentes simbólicos, culturales, de significación política y de actuación en la esfera pública[8]

 

REFERENTES BIBLIOGRÁFICOS

1.            ANDRADE DE MELO. V. y  DE DRUMMOND, E., Introducción al ocio.  Editora Menole Ltda., Barueri Brasil, 2003

2.            CARIDE, J., Paradigmas Teóricos en la Animación Sociocultural.  En TRILLA, J. (Coord.) Animación Sociocultural.  Teorías, programas  y  ámbitos.  Editorial Ariel S.A., Barcelona, 1997. Págs.  41 - 60

3.            Experiencias  Deportivas y/o recreativas que en medio de contextos de violencia aportan a la construcción de tejido social y la convivencia en Medellín. Instituto de Deportes y Recreación INDER Medellín – Instituto de Estudios Políticos,  Universidad de Antioquia.  Medellín.  2005.

4.            Memorias Dimensión Social del Deporte y la Recreación Públicos: Un enfoque de derechos.  Instituto de Deportes y Recreación INDER Medellín.  Medellín, 12 y 13 de Mayo.

5.            TABARES, F.,  Ocio, Recreación y Desarrollo Humano.  Memorias VI Congreso Departamental de Recreación.  Medellín mayo 5, 6 y 7 de 2005.

6.            TABARES, F.,  El ocio como dispositivo para la potenciación del desarrollo humano.  XIV Seminario Maestros Gestores de Nuevos Caminos.  Seminario ESCUELA Vs JUVENTUD: ¿Encuentros o Desencuentros?.  Medellín 24 y 25 de agosto de 2005

7.            TABARES, F.  Dimensión social del deporte y la recreación.  Jornadas de trabajo APRENDER JUGANDO.  La lúdica como mediación de la enseñanza y el aprendizaje.  Instituto Deportes y Recreación INDER Medellín – Asociación de Institutores de Antioquia – Escuela del Maestro.  Medellín 26 y 27 de agosto de 2005.

 

 

 

 


Uso apropiado de los documentos:

 

En virtud de nuestro compromiso con la socialización de información y generación de conocimiento sobre recreación, los documentos pueden ser bajados o impresos (una sola copia).
Usted esta en libertad de editarlos y usarlos en sus proyectos, dando el crédito al autor del documento.
Esta prohibido, moral y legalmente, vender el documento o hacer una reproducción del mismo con ánimo de lucro.
No esta autorizado copiar, extraer, resumir o distribuir documentos fuera de su propia organización, de manera que compita o substituya las bases de documentos de la Red Nacional de Recreación y de FUNLIBRE.

 

Nos interesa conocer sus comentarios sobre los documentos

Envíenos un mensaje

VOLVER A LA RELACION DE PONENCIAS DEL 7º CAMPING TALLER NACIONAL DE RECREACION

© FUNLIBRE / 2000 - 2006. Derechos Reservados

 



¨ Este documento tiene como base La dimensión social del deporte y la recreación, que se inscribe dentro del proceso adelantado por el Instituto de deportes y Recreación INDER Medellín, para generar proceso que permitan el posicionamiento del deporte y la recreación como derechos ciudadanos.

[1] ANDRADE DE MELO. V. y  DE DRUMMOND, E., Introducción al ocio.  Editora Menole Ltda., Barueri Brasil, 2003

[2] Experiencias  Deportivas y/o recreativas que en medio de contextos de violencia a portan a la construcción de tejido social y la convivencia en Medellín INDER – Instituto de Estudios Políticos.  Universidad de Antioquia.  Medellín.  2005

[3] Ibid. Pag 2

[4] Idem

[5] Idem

[6] Ibid. Pag 2

[7] Ibid. Pag. 8

[8] Ibid. Pag 9