funlibre

Ir a FUNLIBRE

 

Ir a La Red Latinoamericana

Centro de Documentación Virtual en Recreación, Tiempo Libre y Ocio

 

Ir a la Red Nacional de Recreación

Servicio de la Fundación Colombiana de Tiempo Libre y Recreación

Fundación Latinoamericana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE Costa Rica

 

 

 

Documento:

ALGUNAS REFLEXIONES EN TORNO A LAS
COMPETENCIAS DEL PROFESIONAL EN RECREACIÓN

Autor:

Prof. Harold Manzano
Universidad del Valle / Instituto de Educación y Pedagogía

Origen:

X Congreso Nacional de Recreación
Coldeportes / FUNLIBRE
10 al 12 de Julio de 2008. Bogotá, D.C., Colombia.

 

 

 

 

×  Ir a más Documentos

 

Ú   Uso apropiado
del Documento

 

Ø Ponencias del Congreso

 


Ponencia


 

 

Si nuestra misión es la formación de profesionales en recreación para que contribuyan a la transformación socio cultural de nuestro país, entonces debemos comprometernos con un seguimiento permanente al proceso de formación que se estamos realizando. El seguimiento al proceso de formación de profesionales debe contemplar una revisión, análisis y actualización periódica de: los contenidos de los cursos, las competencias que están desarrollando los estudiantes, las actuaciones en el medio de los profesionales que egresan, las demandas de los empleadores y por supuesto nutrirse de las investigaciones que se producen en el campo académico con base en la intervención. Este seguimiento supone el enriquecimiento de los planes de mejoramiento de los programas de formación en recreación y en consecuencia una oferta académica más pertinente a las necesidades del país en general y de las regiones en particular.

 

A continuación presento, algunas reflexiones en torno a la formación profesional en recreación, como resultado del seguimiento observacional a un grupo de estudiantes de recreación durante la realización de su práctica profesional[1].

 

El Programa define la práctica profesional -por analogía- como “un puente”, un escenario espacio-temporal en el que se produce una transición compleja entre la formación académica del estudiante y el mundo laboral. La práctica supone para el estudiante haber logrado un muy buen nivel de competencias relacionadas con un saber qué (conocimiento teórico conceptual), habilidades referidas a un saber cómo hacer (conocimiento de métodos, procedimientos y técnicas) y capacidades desarrolladas para un saber Ser y estar (competencias para saber interactuar ética y profesionalmente con otras personas y profesionales en contextos situacionales muy distintos al ámbito académico universitario)[2].

 

 

Desde este enfoque, la práctica profesional es entendida como un ambiente específico de enseñanza-aprendizaje, donde el estudiante y con la ayuda del profesor, por un lado, debe servirse de los conocimientos aprendidos  durante el proceso de su formación profesional y, por otro lado, construir nuevas perspectivas acordes con las características del marco socio-institucional en el que se desarrolla la práctica y atender los distintos aspectos de la problemática social a la que dirige el proyecto de recreación.

 

Este despliegue de conocimientos, habilidades y actitudes por parte del  estudiante durante el proceso de su práctica profesional no es tarea fácil. Sin embargo, cuando el estudiante asume de manera responsable el reto que le presenta este nuevo escenario de aprendizaje y logra comprender el potencial de la recreación como práctica pedagógica, el proceso de práctica es una experiencia rica y gratificante.

 

El primer encuentro de los estudiantes al iniciar su primer nivel de práctica profesional consiste en una autoevaluación participativa sobre el proceso de formación profesional que han realizado hasta ese momento. Con el grupo observado logramos identificar los siguientes aspectos relacionados con su formación:

 

·         Cerca de un 90% de los estudiantes que ingresaron al programa académico de recreación, lo hicieron porque su puntaje no les permitía ingresar a otro programa de la universidad o porque los costos de matrícula son accesibles a su condición socio-económica.

·         En su gran mayoría, continuaron sus estudios en recreación porque se dieron cuenta que a través de esta formación profesional pueden realizar un trabajo muy importante con comunidades diversas.

·         La formación académica recibida hasta el momento les ha permitido entender la importancia de la recreación para el desarrollo social y cultural de las personas y de los grupos.

·         Reconocen haber tenido una fundamentación teórica y de planificación muy sólida en recreación.

·         Reconocen que el programa les ha permitido tener una disciplina para estudiar. Muchos no se imaginaban que tenían que leer tanto y hacer muchos trabajos de análisis de lecturas.

·         Valoran significativamente las salidas académicas tales como: los trabajos de campo, las visitas a experiencias comunitarias, las visitas a centros recreacionales y turísticos, la participación en simposios y congresos. Estas salidas les han permitido ampliar sus referentes en torno a los aportes que la recreación hace al desarrollo social y cultural.  Reconocen tener un vacío metodológico entre la forma como ellos recibieron los contenidos procedimentales de los cursos y la forma como ellos deben diseñar y realizar su intervención con los recreandos.

·         Algunos estudiantes sienten que no están lo suficientemente preparados para enfrentarse a un proceso de intervención comunitaria mediado por la actividad recreativa.

 

Con base en esta evaluación inicial, con la experiencia de los grupos de practicantes de semestres anteriores y con los resultados de procesos de intervención e investigación en recreación realizados, se hacen ajustes al programa de la práctica profesional, en tres aspectos fundamentales: el primero, realizar un trabajo tanto individual como colectivo que permita a cada estudiante identificar sus fortalezas y debilidades como futuros profesionales de la recreación y en consecuencia diseñar un plan de trabajo personal para mejorar las debilidades detectadas. Segundo, una revisión de los contenidos conceptuales, procedimentales y actitudinales que el Programa Académico de Recreación les ofreció durante los semestres anteriores, para identificar relaciones entre los mismos y su aplicación en el campo de su práctica profesional y, tercero, trabajar en los pequeños grupos de práctica la metodología de la recreación de tal modo que les permita hacer un proceso de intervención acorde con las necesidades de la institución y el grupo de recreandos a su cargo.  Para el Programa Académico de Recreación es muy importante que el estudiante practicante logre identificar durante la planificación y ejecución de su propuesta de intervención, el papel pedagógico que debe cumplir, como guía y como mediador entre los recreandos y los contenidos o tareas de la actividad recreativa[3].

 

Como resultado global del acompañamiento que realicé a este grupo de estudiantes de octavo semestre del Programa Académico de  Recreación, en sus distintos lugares de práctica, presento algunas reflexiones que pueden enriquecer la discusión respecto a la redefinición de competencias del profesional en recreación que se viene adelantando tanto al interior del Programa Académico de Recreación de la Universidad del Valle como en el ámbito nacional.

 

Como punto de partida para la reflexión, me parece pertinente iniciar con dos conceptos orientadores sobre la definición de competencias, el primero corresponde al Libro Blanco de la Educación Social de la Comunidad Europea:

 

“La competencia comporta todo un conjunto de conocimientos, procedimientos, actitudes y capacidades que son personales y se complementan entre sí, de manera que el individuo para actuar con eficacia frente a las situaciones profesionales debe “saber”, “saber hacer” y “saber ser”. Otros autores consideran además otras competencias relativas al “saber aprender” y al “hacer saber”, ofreciendo una visión de conjunto de los “tipos” de competencia al tiempo que la definición operativa de cada una de ellas” (…) [Isus y otros, 2002] [4]

 

El segundo concepto, del documento de discusión “Educación 2019” del Ministerio de Educación Nacional define:

 

Una competencia puede definirse como un saber-hacer flexible que puede actualizarse en distintos contextos, o también como la capacidad de usar los conocimientos en situaciones diferentes de aquellas en las que se aprendieron. Implica la comprensión del sentido de cada actividad, así como de sus implicaciones éticas, sociales, económicas y políticas. Lo que en últimas se busca con el proceso educativo es el desarrollo de un conjunto de competencias cuya complejidad y especialización crece en la medida en que se alcanzan mayores niveles de educación. La noción de competencia, históricamente referida al contexto laboral, ha enriquecido su significado en el mundo de la educación en donde es entendida como saber hacer en situaciones concretas que requieren la aplicación creativa, flexible y responsable de conocimientos, habilidades y actitudes…

 

…Las competencias laborales son el conjunto de conocimientos, habilidades y actitudes propios de las distintas áreas del conocimiento, que aplicadas o demostradas en las actividades de la producción o de los servicios se traducen en resultados que contribuyen al logro de los objetivos de una organización o un negocio. Son generales cuando se requieren en cualquier sector o actividad económica, y específicas cuando aplican a contextos que requieren conocimientos especializados”[5].

 

A partir de los conceptos descritos anteriormente, me parece importante destacar tres elementos: el primero, el desarrollo de las competencias debe hacerse de manera articulada, es decir deben entenderse como complementarias e interdependientes. El segundo, para que dichas competencias puedan ser utilizadas en situaciones distintas de aquellas en las que se aprendieron, el aprendizaje debe entenderse como una construcción de conocimientos en sus dos dimensiones como producto y como proceso[6]. El tercer elemento corresponde a la comprensión del desarrollo de las competencias como un proceso culturalmente mediado, es decir, necesita de la ayuda de otros en el proceso de representación o de atribución de significados y sentidos[7]. Será necesario realizar un debate más amplio de estos elementos en los espacios de discusión de la formación de profesionales en recreación por competencias.

 

El libro blanco también llama la atención sobre visiones reduccionistas que deben evitarse en los diseños curriculares por competencias: Por ejemplo, A) presentar propuestas formativas consistentes en catálogos de competencias conductuales observables y medibles. B) Pensar la formación como el entrenamiento en un catálogo de competencias estandarizadas y seleccionadas sólo en función de lo que el mercado laboral demanda. Muy a menudo, lo que el mercado exige no es lo mejor, lo deseable, ni tan siquiera lo posible en un momento dado[8].

 

Justamente la interacción entre la academia y el medio laboral es la que permite hacer ajustes a la formación de los futuros profesionales y también hacer actualizaciones en los programas, proyectos y eventos que agencian las instituciones mediante la recreación. Esta articulación no es tarea fácil, puesto que los motivos que se asignan a la recreación tienden a ser diferentes tanto desde la academia como desde las instituciones. Desde la academia se tiende a pensar la recreación como una práctica social y cultural que contribuye a la transformación de los seres humanos y de sus comunidades; en consecuencia planifica la intervención comunitaria desde estos principios orientadores. Desde las instituciones y debido a la presión por generar más ingresos se tiende a promover la recreación desde el entretenimiento y los consumos culturales. Sin embargo, el reto consiste en encontrar puntos de encuentro que contribuyan al cumplimiento de los objetivos misionales institucionales tanto de las instituciones de formación en recreación  como de las instituciones que ofertan programas, proyectos y eventos recreativos.

 

Las investigaciones que el Grupo en Educación Popular ha realizado en la línea de Recreación, subjetividades en intercultrualidad[9], el Plan de Mejoramiento del Programa Académico de Recreación, las experiencias de promociones anteriores de estudiantes en práctica y la experiencia particular de ésta promoción -teniendo en cuenta que es la primera promoción de estudiantes en la jornada nocturna-, nos permiten formular, a manera de ejemplo, algunas competencias que se han venido rediseñando, producto del interés permanente de ajustar la formación a las necesidades de los contextos socio institucionales y a los resultados de las investigaciones:

 

 

Conocer los fundamentos teóricos y metodológicos de la intervención  comunitaria mediante la recreación dirigida

Saber (conocimientos)

Saber Hacer (destrezas)

Saber Ser

(Actitudes)

Saber comunicar

(destrezas)

Conoce los fundamentos teóricos y metodológicos de la Investigación-acción-participativa aplicados a la recreación dirigida

 

Conoce los fundamentos teóricos y metodológicos de la concepción constructivista de la enseñanza y el aprendizaje aplicados a la recreación dirigida.

 

Conoce las fases y momentos del proceso de intervención mediante la recreación dirigida

Diseña, desarrolla y evalúa cada una de las fases y momentos del proceso de intervención

 

Diseña, desarrolla y evalúa procesos de intervención comunitaria mediante la recreación para distintos grupos poblaciones

 

Utiliza lenguajes lúdico-creativos para el aprendizaje de la participación

 

 

Capacidad de planificación

 

Capacidad de coordinación

 

Capacidad de tolerancia y respeto

 

Confianza en las personas

 

Capacidad de escucha activa e interlocución

 

Capacidad para resolver problemas creativamente

Comunicar de manera precisa los procesos y los resultados de cada una de las fases del proceso de intervención

 

Aplica las tecnologías de la información y la comunicación, durante el proceso de intervención y  en la presentación de resultados

 

 

 

 

Conocer las políticas y la legislación que sustentan los procesos de intervención mediante la recreación

 

Saber (conocimientos)

Saber Hacer (destrezas)

Saber Ser

(Actitudes)

Saber comunicar

(destrezas)

Conoce la legislación vigente de la recreación y de sus distintos ámbitos

Sabe utilizar la legislación para toma de decisiones y fundamento para los procesos de intervención mediante la recreación

Capacidad de análisis y síntesis

 

Capacidad para argumentar los beneficios de la recreación

Comunica de manera precisa la legislación en recreación

 

 

 

 

Conocer los estadios evolutivos  de la población con la que se trabaja

Saber (conocimientos)

Saber Hacer (destrezas)

Saber Ser

(Actitudes)

Saber comunicar

(destrezas)

Conoce los estadios evolutivos de la niñez, adolescencia, juventud y edad adulta y sus repercusiones bio-psico-sociales

 

Conoce las teorías psicológicas del desarrollo humano

 

Conoce los fundamentos del desarrollo cultural de los seres humanos 

Desarrolla procesos de intervención, atendiendo las características del desarrollo humano en un población en particular

 

Argumenta los programas y proyectos en recreación en función a las necesidades de desarrollo de un grupo humano en particular

Capacidad de análisis y síntesis

 

Capacidad para trabajar en pequeños grupos

 

 

Respeta las diferencias individuales y culturales

 

Respeta los ritmos de aprendizaje individuales y colectivos

Argumenta propuestas o procesos de intervención mediante la recreación dirigida a grupo poblacionales particulares

 

 

Diseñar, utilizar y evaluar los lenguajes lúdico-creativos como mediaciones sociales y culturales en la intervención mediante la recreación dirigida

 

Saber (conocimientos)

Saber Hacer (destrezas)

Saber Ser

(Actitudes)

Saber comunicar

(destrezas)

Conoce los fundamentos psicológicos del desarrollo cultural

 

Conoce los fundamentos de las mediaciones sociales e instrumentales

 

Conoce el soporte lingüístico de los lenguajes lúdico creativos

 

Conoce la clasificación de los lenguajes lúdico creativos

 

Conoce las relaciones y las diferencias entre las producciones culturales de la recreación y las del arte

Analiza y estructura la utilización de los lenguajes lúdico-creativos y su impacto en el desarrollo humano y de los grupos

Sabe utilizar los distintos lenguajes lúdico-creativos en los diversos contextos de enseñanza-aprendizaje

 

Utilizar los lenguajes lúdico creativos como mediaciones para el aprendizaje de la participación, la negociación y la resolución de problemas

Visión sistémica y global

 

Capacidad para resolver problemas creativamente

 

Flexibilidad

 

Capacidad para trabajar en equipo

 

Compromiso con el desarrollo de los recreandos y de su entorno

 

Respeta las diferencias individuales y culturales

 

Respeta los ritmos de aprendizaje individuales y colectivos

Dispone de criterios pedagógicos para la selección de los lenguajes lúdico-creativos

 

Comunica de manera asertiva los procedimientos a seguir en la realización de los lenguajes lúdico creativos

 

 

Capacidad para comprender la complejidad de los procesos de intervención comunitaria mediante la recreación dirigida

 

Saber (conocimientos)

Saber Hacer (destrezas)

Saber Ser

(Actitudes)

Saber comunicar

(destrezas)

Conoce los conceptos de la multuculturalidad e interculturalidad

 

Conoce los fundamentos teóricos y metodológicos de la intervención comunitaria

 

Conoce las características de los distintos ámbitos de intervención de la recreación dirigida

Trabajo en equipo multidisciplinarios

 

Capacidad para buscar y analizar información en fuentes documentales diversas

 

Capacidad para analizar situaciones y proponer estrategias de intervención

Respeto a la diversidad cultural

 

Serenidad para enfrentar las diferencias culturales

 

Buena disposición para aprender de las experiencias culturales diversas

Visión de futuro

 

Respeta las diferencias individuales y culturales

Utiliza las tecnologías de la comunicación y la información para la comprensión de la realidad colombiana y mundial

 

 

Capacidad de relación y de comunicación, así como de equilibrio emocional en las variadas circunstancias de la actividad profesional

 

Saber (conocimientos)

Saber Hacer (destrezas)

Saber Ser

(Actitudes)

Saber comunicar

(destrezas)

Conocer los perfiles profesionales y ocupacionales del Profesional en Recreación

 

Identificar los vínculos entre la formación personal y la formación profesionales

 

Conocer fundamentos de la inteligencia emocional

 

Conocer fundamentos de la imaginación creadora y los vínculos con la dimensión psicológica de los seres humanos

Capacidad para conocer sus fortalezas y debilidades

 

Capacidad para analizar necesidades

 

Capacidad para proponer acciones personales y grupales de mejoramiento continuo

Actitud crítica frente a las actuaciones personales

 

Visión sistémica y global de sí mismo, de los demás y del entorno

 

Capacidad para resolver problemas creativamente

 

Capacidad para trabajar en equipo

 

Capacidad de escucha

Capacidad para reconocer los estados de ánimo personales

 

Capacidad para comunicar de manera respetuosa y constructiva los estados de ánimo

 

 

 

La visión de estas competencias en su conjunto, el trabajo de las mismas durante el proceso de la formación y no sólo en el periodo de práctica profesional, el acercamiento desde el ciclo tecnológico a procesos de intervención comunitaria mediante la recreación dirigida, el diálogo permanente entre la academia y el mundo laboral, la realización conjunta de procesos de intervención y de investigación, pueden contribuir de manera significativa a la actualización permanente de las competencias en la formación de profesionales en recreación.

 

De esta manera asumimos con responsabilidad y compromiso ético, los retos que nos presenta nuestra realidad colombiana y latinoamericana. Estos retos están relacionados con los aportes que deben hacer los profesionales de la recreación en la transformación de la realidad social, política y económica del país, en el logro de la resolución de los conflictos de manera concertada y argumentada, en la superación de las pobrezas y la exclusión, en la reconstrucción del tejido social y en la formación de ciudadanos libre, solidarios y autónomos[10].

 

 

Bibliografía

 

Agencia Nacional de la Evaluación de la Calidad y Acreditación. (2005) Libro Blanco. Título de grado en pedagogía y educación social. Vol. I. Vol. 2. Madrid. España.

 

Plan Nacional de Educación 2006-2016. Pacto social por la educación.

MESA,  Guillermina (2005) La práctica profesional en el programa de académico de recreación. Documento inédito. Universidad del Valle. Cali.

 

----------------------------- (2004) La Recreación “dirigida”: ¿mediación semiótica y práctica pedagógica? Ponencia Congreso Internacional de Animación Sociocultural. Argentina.

 

ONRUBIA, Javier. (1993) Enseñar: crear Zonas de Desarrollo Próximo e intervenir en ellas En Coll, 1993. El Constructivismo en el aula. Colección biblioteca de Aula. Barcelona. España.

 

PEÑA BORRERO, Margarita (2006) Educación: visión 2019. Documentos para discusión. Ministerio de Educación Nacional. Bogotá.

 

 

 

 

 

Uso apropiado de los documentos:

FUNLIBRE

1.       Los documentos pueden ser bajados o impresos (una sola copia) para uso personal.

2.       Usted esta en libertad de editarlos y usarlos en sus proyectos, dando el crédito al autor del documento.

3.       Está prohibido, moral y legalmente, vender el documento o hacer una reproducción del mismo con ánimo de lucro.

4.       No esta autorizado copiar, extraer, resumir o distribuir el documento fuera de su propia organización y/o de manera que compita o substituya la base de documentos de FUNLIBRE o de las Redes de las que la Fundación es el Nodo Central.

 

FUNLIBRE es una ONG sin ánimo de lucro que desde hace más de 20 años ha venido impulsando con vocación latinoamericanista el fortalecimiento y desarrollo del sector de la recreación y el tiempo libre en Colombia y la Región mediante la Investigación, la Formación, las Vivencias y la Gestión en Recreación.

 

Nos interesa conocer sus comentarios sobre los documentos

Envíenos un mensaje

 

Repórtenos el uso del Documento

VOLVER A LA RELACION DE PONENCIAS DEL 10º CONGRESO

   Fundación Colombiana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE © 1988 - 2008

Fundación Latinoamericana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE Costa Rica

 



[1] Estudiantes de octavo semestre del Programa Académico de Recreación de la Universidad del Valle en la ciudad de Cali, que realizaron su práctica profesional durante el periodo Febrero de 2007 a marzo de 2008.

[2] MESA,  Guillermina (2005) pág. 1

 

[3] MESA, G (2004) Pág. 6. Identifica que uno de los roles que cumple el recreador es el de mediador social:   “…A pesar de esta variedad en la procedencia de los recreadores, no se niega el rol que pueden cumplir en una situación de interactividad con los recreandos. Más aún si se considera que cumplen un papel de mediadores cuando contribuyen a que los esquemas  anteriores de los recreandos (conocimientos, valores, actitudes, aptitudes, experiencias, etc.) se articulen con los contenidos (nuevos) que ofrece y emergen de la actividad recreativa orientando la actividad mental de los recreandos.

[4] Libro Blanco. Vol. I. Pág. 155.

[5] Peña Borrero, 2006. Pág. 10.

[6] Onrubia, Javier. 193. Pág. 72-73

[7] Ibíd. Pág. 75. Mesa, G. 2004. Pág. 6.

[8] Libro Blanco. Vol. I. Págs. 154 a 157.

[9] Proyecto de intervención e Investigación “La caja mágica recreada con los adolescentes en riesgo y en situación de calle: hacia un evento festivo. (2007-2008) Financiado por La Comisión Nacional de Televisión-Colciencias-Universidad del Valle.

Proyecto de Intervención: “Organización participativa de un evento festivo con la Red de Tenderos de Aguablanca” (2005).Financiado por la Fundación Carvajal. Proyecto de Investigación: “Construcción de vínculos ciudadanos a través de organización de un evento festivo con la RTA”. (Mesa y Manzano. 2006. (Pendiente la financiación).

Proyecto de Intervención: “Organización participativa de un Museo del Juguete y la Recreación con jóvenes en riesgo social de la Comuna 10 de Santiago de Cali” (2002-2003). Proyecto de Investigación: “Interactividad e influencia educativa de un  programa  de recreación dirigido a jóvenes escolares de media vocacional: riesgos juveniles y violencia” (Mesa y Manzano. 2006). Financiado por la Universidad del Valle.

Proyecto de Intervención “El festival de Recuerdo con los pensionados de  Comfandi”. Proyectos de Investigación: “La recreación como proceso educativo”. (Mesa, G. 1997). “Construcción conjunta de significados y compartidos: una aproximación al estudio de la influencia educativa en un programa de recreación dirigida”. (Manzano y Muñoz 1998).

[10] Estos retos están relacionados con los propósitos del Plan Decenal de Educación 2006- 20016. Pág. 4.