funlibre

Ir a FUNLIBRE

 

Ir a La Red Latinoamericana

Centro de Documentación Virtual en Recreación, Tiempo Libre y Ocio

 

Ir a la Red Nacional de Recreación

Servicio de la Fundación Colombiana de Tiempo Libre y Recreación

Fundación Latinoamericana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE Costa Rica

 

 

 

Documento:

LA FORMACIÓN DE PROFESIONALES EN TIEMPO LIBRE Y RECREACIÓN: Una propuesta y una respuesta al Uruguay de hoy

Autor:

Prof. LUIS MACHADO.
Universidad Católica del Uruguay
Instituto Universitario de la Asociación Cristiana de Jóvenes .

Origen:

X Congreso Nacional de Recreación
Coldeportes / FUNLIBRE
10 al 12 de Julio de 2008. Bogotá, D.C., Colombia.

 

 

 

 

×  Ir a más Documentos

 

Ú   Uso apropiado
del Documento

 

Ø Ponencias del Congreso

 


Ponencia

 

Introducción

 

La siguiente presentación describe y analiza la carrera de Técnico en Educación para el Tiempo Libre y la Recreación de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Católica del Uruguay (UCU), que en la actualidad se dicta en forma conjunta con el Instituto Universitario de la Asociación Cristiana de Jóvenes / YMCA (IUACJ). Esta propuesta fue una iniciativa de la UCU en 1999, con una estructura modular en sus orígenes. Y a partir del 2003 se realiza un convenio con el IUACJ donde se amplía su carga horaria, estructurándose como carrera curricular y con el reconocimiento oficial como Diploma terciario.

 

La relación entre educación y recreación se ha dado en nuestro país a partir de diversas influencias. A través de la historia encontramos tres enfoques, desde la influencia de la recreación anglosajona que nos deja un enfoque recreacionista, hasta las influencias europeas de la animación sociocultural y de las pedagogías del ocio y su apropiación en los países latinoamericanos, que nos dejan respectivamente los enfoques sociocultural y educativo. De la fusión de estas corrientes, en la actualidad predomina en nuestro país un enfoque de la recreación que podríamos definir como socioeducativo.

 

Este perfil se ve acentuado por el rol que asumen las instituciones educativas, a partir de la década de los ’80, en la formación de los recreadores que van a sostener sus propias actividades. A  través de cursos de líderes y animadores, desarrollados tanto por instituciones privadas (Colegios,  Asociaciones Scout, clubes deportivos,  organizaciones no gubernamentales), como por instituciones estatales  (Ministerios, Liceos, Intendencias), se  siguen formando  recursos humanos a un nivel técnico básico; animadores en recreación que, por lo general, son absorbidos por las propias instituciones que los capacitan,  aunque períodos muy cortos (2 o 3 años, en general)

 

La inserción de estos líderes y animadores recreativos tiene un impacto muy fuerte en el medio. Se podría decir que existe actualmente una explosión de la cantidad de jóvenes animadores voluntarios, pero los que luego optan por desarrollar esto como una profesión no alcanzan a cubrir la demanda de personal capacitado. 

 

Esta expansión de los animadores voluntarios ha instalado en la sociedad uruguaya un concepto claramente definido de su rol. Hoy ya no es necesario explicar de qué se trata pues, tanto a nivel de los padres, como de  los educadores y de los propios niños y adolescentes beneficiarios de sus prácticas, al hablar de un animador en recreación saben claramente las competencias del mismo.

 

Por otra parte, en nuestro país, el Profesor o Licenciado de Educación Física  ya dejó de ser el principal  referente profesional en recreación. Esta actividad ya no es patrimonio de estos profesionales. Si bien en la actualidad existe un instituto oficial y uno privado que forman Licenciados en Educación Física, Recreación y Deportes, con asignaturas específicas  vinculadas a la recreación -juego, actividades lúdicas, recreación, campamento, centros de interés, etc.- a la hora de llamar recreadores se buscan técnicos idóneos que dominen el recurso lúdico y recreativo, y que sean capaces de integrarse a equipos interdisciplinarios desde su especialidad. Excepto en programas muy específicos relacionados con el deporte o la actividad física en playas, centros comunales y parques, los empleadores tienden a buscar un perfil más específico. Tampoco los educadores sociales o los técnicos deportivos cumplen con los requisitos esperados para desempeñar este rol.

 

La única opción específica que se ha constituido a nivel universitario, y mantenido desde 1999, es el Técnico en Educación para el Tiempo Libre y la Recreación que se dicta en la Universidad Católica del Uruguay. Ha habido algunos otros tímidos intentos a nivel estatal y privado, que no resultaron sustentables. Esta tecnicatura recoge la tendencia socioeducativa de la recreación en nuestro país  y de alguna manera, luego de casi 10 años de historia formando profesionales, nuestros egresados han colaborado en la consolidación de este enfoque.

 

A continuación presentaremos  y comentaremos, desde la perspectiva actual, algunos fragmentos del documento  descriptivo de la carrera que fuera presentado para su reconocimiento oficial ante el Ministerio de Educación y Cultura de nuestro país, en el año 2003. Entendemos que este documento representan en forma cabal una propuesta de capacitación con plena vigencia y que refleja una experiencia concreta de formación,  en pleno funcionamiento, con historia y perspectiva, coherente con el proceso histórico de la recreación y el tiempo libre en el Uruguay.

 

 

1. Pertinencia de una formación específica

 

La formación de profesionales en el área del tiempo libre y la recreación viene ocupando en el mundo actual un espacio cada vez mayor, debido a las nuevas tendencias que este fenómeno ha producido en determinadas sociedades contemporáneas. También, en nuestro contexto actual, más allá de opiniones muchas veces contradictorias, el denominado “tiempo libre” ha tomado nuevas dimensiones en la sociedad uruguaya.

 

En los últimos años se ha multiplicado, diversificado y sofisticado la oferta de bienes y servicios en esta área, y la tendencia continúa en este sentido. Las inversiones en la “industria del tiempo libre y el entretenimiento”, así como la necesidad de profesionales en el área, se deben en gran parte a las nuevas demandas que caracterizan hoy nuestra realidad.

 

También es de destacar su incidencia en aspectos sociales y culturales, debido en gran parte a la desocupación existente en diferentes grupos etáreos y sus consecuencias a nivel personal y social. Estos hechos están provocando cambios en el estilo y calidad de vida de las personas, donde se re-dimensiona y se re-interpreta (o se recrea) la incidencia de estos “nuevos tiempos” en cada uno de nosotros.

 

El espectro  de acción de la recreación, animación y tiempo libre se ha desarrollado en las últimas décadas, alcanzando hoy un impulso importante. No sólo en el campo educativo y sociocultural, sino también últimamente en el turístico, comunitario, organizacional, etc. Actualmente hay muchos recreadores trabajando en los diferentes ámbitos, aunque sus herramientas no trascienden a las obtenidas en cursos básicos (vinculados a instituciones educativas y sociales), seminarios y a la propia experiencia. El incipiente surgimiento de recreadores en el campo turístico y organizacional se produce luego de un importante crecimiento de la Recreación en las instituciones educativas, que a su vez genera una búsqueda de nuevos horizontes para aquellos recreadores formados en este ámbito.

 

De acuerdo a la realidad uruguaya y a las necesidades que surgen de organismos públicos (Municipios, Instituto Nacional de Juventud, Instituto del Niño y del Adolescente del Uruguay , Liceos , Escuelas), distintas  ONG's  y de instituciones y empresas privadas (turismo, centros educativos, centros recreativos, etc), es necesaria una preparación más amplia en el área de Recreación y Tiempo Libre que profundice la formación y que amplíe el horizonte profesional. Ante esta situación y con el surgimiento de una demanda considerable, se propuso generar  un espacio terciario reconocido oficialmente.

 

En poco tiempo la Universidad Católica se ha convertido en un referente universitario para temas de recreación y tiempo libre. Prueba de ello son las numerosas solicitudes de instituciones educativas, socioculturales y turísticas que demandan algún vínculo con la propuesta, a través de prácticas, pasantías y proyectos de extensión, y el éxito en la presentación de proyectos en el ámbito público y privado.

 

El vínculo con el Instituto Universitario de la Asociación Cristiana de Jóvenes / YMCA, legitimó esta propuesta de formación. La YMCA es, a nivel internacional, un movimiento que tiene una amplia tradición e historia en el área de la recreación, el tiempo libre, la animación socio cultural y la formación de líderes. A la vez, en nuestro país, ha sido una institución influyente en la creación de políticas, planes, programas y en la construcción de instalaciones recreativas.

 

 

2. El Técnico en Educación para el Tiempo Libre y la Recreación.

 

En este contexto es que se planteó la formación del Técnico en Educación para el Tiempo Libre y la Recreación, haciendo énfasis en el perfil educativo de este profesional.  Consideramos que un técnico en recreación a secas, sin ese perfil educativo,  habilitaría desempeños en este campo, sin una reflexión ética y educativa crítica. Por ello el currículo toma elementos de la pedagogía del ocio y de las ciencias sociales y educativas, que orientarán su accionar futuro y su compromiso con la sociedad.

 

Queremos resaltar este perfil  por entenderlo como un diferencial importante, pues no se trata de hacer recreación de cualquier manera y a cualquier costo- grave peligro en la sociedad de consumo que nos toca vivir y para la cual muchas veces son contratados los técnicos en recreación con un objetivo netamente comercial-,  si no que la palabra educación en el titulo de la carrera nos marca una determinada forma de hacer las cosas, brinda un discernimiento ético pues somos ante todo educadores en y para el tiempo libre y la recreación. Desde esta perspectiva, aspiramos a formar profesionales que desarrollen intervenciones en el tiempo libre, entendido este como ámbito, pero que también tomen al tiempo libre como fin, apuntando a colaborar en el desarrollo de la autonomía personal de los sujetos implicados en su accionar.

 

La Tecnicatura en Educación para el Tiempo Libre y la Recreación es una carrera que consta de 29 asignaturas obligatorias y de carácter presencial, distribuidas en cuatro semestres. Estas materias totalizan unas 960 hs, con un importante componente de materias específicas y con casi un 50% de capacitación en técnicas y metodología.

 

Al finalizar la carrera y cumplir con todos los requerimientos académicos el estudiante obtiene el título de Técnico en Educación para el Tiempo Libre y la Recreación. Este es un Técnico capacitado para llevar adelante programas y actividades de tiempo libre a nivel educativo, sociocultural, comunitario, turístico y organizacional, mediante el dominio de ciertos conocimientos y herramientas específicas de la recreación y animación de grupos. A través de una formación transdisciplinaria, pretendemos formar egresados que se caractericen por: sus recursos prácticos y metodológicos para la animación, planificación y dirección de programas de tiempo libre y recreación; su capacidad para diseñar procesos de intervención socioeducativa a través de una metodología recreativa; sus conocimientos y herramientas, provenientes de la teorías social y educativa, que le permiten un análisis particular de la realidad; su manejo de herramientas conceptuales y metodológicas que les permitan comprender los fenómenos del juego, el ocio, el deporte, la cultura y el turismo, en la sociedad contemporánea.

 

La formación se concreta a través de un plan de estudios, cuyos objetivos son:

ž    Brindar al estudiante un sólido marco conceptual específico que permita comprender y resignificar  los fenómenos del juego, la recreación, el ocio, el tiempo libre y el deporte, a la vez de dotar al estudiante de un  importante marco conceptual en el área socio educativa que complemente la teoría específica y permita visualizar el rol del recreador en un espectro más amplio.

ž    Dotar al estudiante de herramientas técnicas y metodológicas  apropiadas que permitan al mismo el abordaje, el diseño, la ejecución y animación de actividades y   programas de  juego, recreación, ocio, tiempo libre, campamento, turismo  y deporte.

ž    Brindar al estudiante  elementos  para el análisis y el discernimiento ético del rol del recreador en la sociedad actual contribuyendo a la toma de una postura educativa frente a los fenómenos de la recreación y el tiempo libre en su futuro accionar  profesional

ž    Formar técnicos con un nuevo perfil en el medio, especializados y con capacidad para integrar equipos de trabajo interdisciplinarios en distintos proyectos y organizaciones con énfasis en el desarrollo de las técnicas y metodologías propias del campo de la recreación.

ž    Capacitar a los estudiantes en  el diseño y el emprendimiento de nuevas y diferentes iniciativas en el campo de la recreación y el tiempo libre, a través de los elementos básicos para el análisis y la gestión de las  organizaciones. Potenciando  a su vez un  pensamiento creativo que permita desarrollar habilidades para construir una visión estratégica y de futuro.

 

La estructura de materias se distribuye en tres ejes curriculares o áreas temáticas:

 

EL ÁREA RECREATIVA TEÓRICA: que reúne a las asignaturas teóricas que contribuyen a formar un sólido  cuerpo conceptual del carácter específico de la carrera, permitiendo analizar en profundidad los fenómenos vinculados al tiempo libre y la recreación y que son consideradas fundamentales en la formación del marco de referencia de un técnico en educación para el tiempo libre y la recreación.

 

EL ÁREA RECREATIVA TÉCNICA: que reúne a todas las asignaturas que le van a dar al estudiante los elementos técnicos y metodológicos para el abordaje, la planificación, la animación y conducción de actividades de campo y de programas de tiempo libre y recreación. Estas asignaturas se han considerado básicas para la formación  de un nivel de  técnico, mostrando parte del amplio menú de posibilidades que el recreador tiene y que debe manejar con propiedad y dejando espacios para la creación, la incorporación y la profundización de las técnicas desarrolladas  durante  la carrera y de nuevas técnicas en otros campos vinculados a nuestra especialidad.

 

EL ÁREA SOCIO EDUCATIVA: que reúne asignaturas derivadas de las ciencias sociales, del campo  educativo  y del campo  de la psicología, consideradas básicas  para la carrera, ya que desde su perfil propio contribuyen a complementar la formación integral del técnico en educación para el tiempo libre y la recreación, visualizando su campo de acción desde una perspectiva globalizadora y estableciendo puentes de interpretación fundamentales  para un futuro accionar en equipos multidisciplinarios

 

 

 

La casi totalidad de  las materias del plan de estudios están basadas en un esquema de 30 horas semestrales, organizado  en dos semestres de 15 semanas, en cada año. Todas las materias son de régimen presencial y con aprobación del curso para tener derecho a examen o exoneración en las asignaturas que así lo estipulen.

 

Además de las horas aula, los estudiantes deberán realizar en su segundo año un mínimo de 90 horas de práctica profesional obligatoria en diversas instituciones que llevan adelante programas de tiempo libre y recreación.

 


En cuanto a la metodología de la carrera, tiene una estructura similar a la formación tradicional universitaria, pero incorpora algunos elementos innovadores.

 

Respecto a la estructura curricular, básicamente se distinguen dos tipos de cursos: teóricos y prácticos. Los cursos teóricos se centran en la reflexión sobre aportes teóricos y conceptuales que consolidan el área recreativa teórica en forma específica y el área socio educativa en forma general,  desarrollándose éstos en espacios de aula tradicionales. Los cursos  prácticos, en cambio, se centran en la formación y ejercitación de técnicas y metodologías, y en la adquisición de herramientas específicas, tanto en aulas tradicionales como en espacios propicios  para su desarrollo (gimnasios, piscinas, campamentos, espacios al aire libre), complementadas por un encuadre teórico sobre su aplicación dentro del área recreativa-técnica. Algunos de los cursos tienen un bloque intensivo en forma de salida taller, como es el caso de Turismo Aventura y Campamento.

En todos los casos, la metodología de trabajo propuesta a lo largo del Plan de Estudios es esencialmente participativa y de fomento de la cooperación grupal, a través de la modalidad de cursos, seminarios, talleres y salida taller, según sea el caso. Queremos   reafirmar esta metodología de formación utilizada, pues en estos años se ha consolidado una propuesta metodológica propia que, sin perder el nivel universitario, es altamente vivencial y participativa. Se trata de llegar al aprendizaje desde la vivencia hasta la experiencia, procurando generar teoría desde la práctica y viceversa.

El tipo de alumnado es un valor agregado ya que, gracias a una metodología de laboratorio taller permanente, se potencia la creatividad de los estudiantes y se generan nuevas ideas y propuestas para la acción. Estas ideas tienen un destacado impacto en los ámbitos de aplicación, ya que rápidamente se multiplican e instalan en el medio.

Esta metodología permite también desarrollar un perfil del estudiante altamente humanista y comprometido con el debate educativo, social y cultural que nos toca vivir, elementos que también se recogen de ese movimiento juvenil de animadores que existe en Uruguay y que ha marcado su impronta en muchos de los recreadores referentes y en los docentes en la actualidad en nuestro país.

Los ámbitos de inserción son diversos. En algunas de estas áreas existía una demandan de profesionales anterior a la creación de la carrera, pero otros ámbitos se desarrollaron a partir del impulso e innovación de los propios egresados:

 

- la recreación educativa: existen muchos centros educativos tanto públicos como privados, que  contratan  técnicos en recreación para sus programas de educación no formal -jornadas, convivencias, campamentos, capacitación de animadores, etc-

- la recreación comunitaria:  acción básicamente de las Municipios, Centros  Comunales, Comisiones Vecinales, etc., vinculada al desarrollo local.

- la recreación turística: turismo en playa, rural, ecológico, aventura, social, en hoteles, camping, etc.

- la recreación sociocultural: ONGs, grupos de apoyo social,  voluntariados, tercera edad, discapacitados, etc.

-la recreación organizacional: como complemento laboral -happy hours, programas de vacaciones-, como capacitación de personal -team building, simulacros, juego de roles, desarrollo de capacidades de liderazgo, fortalecimiento de vínculos, etc- y para la realización de eventos y programas  recreativos vinculados a la responsabilidad social empresarial.

-la recreación en los medios: como espacio recreativo / educativo a desarrollar.

 

Por último, consideramos un desafío el proceso de conformación del cuerpo docente. Además de la idoneidad respecto a la disciplina y la necesaria profesionalización, que no siempre se da en algunas de estas asignaturas, consideramos muy importante contemplar el perfil educativo y la variedad de experiencias e instituciones que conforman la tradición de la recreación en el Uruguay.

 

Siendo una carrera nueva, y dada la diversidad y amplitud en la conformación de su currículo, el cuerpo docente necesario para su desarrollo tiene un perfil muy particular y diverso. Tanto en cuanto al área de especialidad, donde se encuentran técnicos con destacada experiencia en muy  diferentes disciplinas, como en el grado de formación, donde confluyen docentes con títulos Licenciatura, Postgrado y Maestría en diferentes carreras. La selección de docentes contempla también el amplio espectro de experiencias y acciones que se dan en la práctica de la recreación y el tiempo libre, todo lo que contribuye a enriquecer y consolidar una amplia y sólida formación.

 

 

Algunas reflexiones y perspectivas  a modo de cierre

 

Si bien los egresados de la Tecnicatura en Educación para el Tiempo Libre y la Recreación no tienen una importante presencia cuantitativa, si han logrado una presencia significativa desde lo cualitativo. Los técnicos ya recibidos  que tenemos en la actualidad, dadas las características de nuestro país (territorio pequeño, baja densidad poblacional, fuertes redes de interacción en los ámbitos educativos, etc), comienzan  a tener un fuerte impacto y a ser un importante  referente en el ámbito social y educativo, dando respuestas a la serie demandas planteadas anteriormente.

 

Esto impacta en la necesidad de legislación que se impone como ámbito de desempeño profesional. La regulación del ejercicio profesional y de actividades recreativas que involucran a grupos humanos, es un debe en el Uruguay. Hoy cualquier persona puede salir con un grupo de niños de campamento, o  paseo, o llevarlos a la playa, o de excursión, sin ninguna exigencia de formación ni de garantías de seguridad o pedagógicas. Tampoco hay una regulación para las actividades de turismo aventura que hoy están tan de moda; no se tiene clara la enorme responsabilidad e incluso en algunos casos los riesgos de vida que se corren en algunas de ellas, primando en el mejor de los casos las buenas intenciones.  En síntesis no esta claro quiénes son los profesionales formados y capacitados para estas actividades, existiendo en la actualidad un importante número de gente idónea que hace años que viene trabajando en el área sin una titulación que los avale.

 

Es así que muchos estudiantes de nuestra carrera son profesionales de otras áreas que sienten la necesidad de capacitarse en este campo (profesores y licenciados en educación física, maestros, educadores sociales, psicólogos, docentes en otras disciplinas) Pero también sucede a la inversa, muchos jóvenes hacen primero esta formación y luego otra carrera de grado convencidos del potencial y del valor de una capacitación sólida en  esta temática.

 

Entonces, dado este interés y lo justificada que consideramos a la formación en Educación para el Tiempo Libre y la Recreación, cabria preguntarse por qué no una Licenciatura en esta área. Consideramos que en la actualidad no existe en nuestro país una demanda laboral suficiente para un profesional de nivel de licenciatura. Hoy por hoy creemos, y el análisis del contexto así nos lo indica, que no hay un espacio real para Licenciados en Recreación. Sí se justifica la formación de técnicos terciarios formados especialmente en recreación, por existir un campo de acción específico para los mismos, pero no visualizamos una masa crítica de potenciales estudiantes y un campo laboral amplio para un profesional de nivel de grado.

 

Sin embargo, este convencimiento sobre la necesidad de un perfil de técnico, no existió siempre. A fines de la década del ´80 participamos en el debate sobre la profesionalización de la recreación. Se discutía la necesidad de formar profesionales específicos y cuál debería ser el currículo de formación de los mismos, o si por el contrario se debían conformar equipos interdisciplinarios donde profesores de educación física, animadores juveniles y otros técnicos y profesionales, atendieran las demandas de recreación. En aquel momento la respuesta que primaba era la segunda, sin embargo una década después se vio la necesidad de comenzar con esa formación específica.

 

Si bien consideramos que hoy no cabe en Uruguay la formación de Licenciados en Recreación, quizás esto sea algo que cambie en el futuro. Por el momento, estamos  trabajando en  la creación de una Licenciatura en Educación con diversos énfasis. Esta Licenciatura partiría de las tecnicaturas especificas  -educación para el tiempo libre y la recreación,  educación artística, educación social y educación inicial-, facilitando una formación complementaria a aquellos técnicos que pretendan profundizar su perfil educativo y obtener una formación de grado en educación.

 

Por otro lado existe en la Universidad Católica un proyecto aprobado de Postgrado en Recreación Educativa, a lanzarse en el 2009, el cual apunta más hacia la reconversión de educadores con otros perfiles (maestros, profesores de secundaria, educadores sociales, profesores de educación física) y su capacitación en gestión de programas recreativos en instituciones educativas. Este nivel de formación busca complementarse con los niveles de Técnico y Licenciado, construyendo un marco de formación integrado y a la vez diverso, que abarque las diferentes necesidades del campo laboral.

 

Consideramos que esta estrategia de capacitación redundará en una mayor profesionalización del campo laboral y en elevar las expectativas sobre el desempeño profesional, alentando la regulación del desempeño profesional y su necesaria legislación. Un paso futuro y un gran desafío para la Recreación en Uruguay será poder ordenar y regularizar esta situación, dignificando la práctica profesional y logrando programas recreativos que satisfagan de una mejor manera las necesidades educativas de toda la población.

 

 

ANEXO:

Tecnicatura en Educación para el Tiempo Libre y la Recreación

Asignaturas por área y carga horaria

 

 

Área recreativa - teórica

 

Materia

Carga horaria

Ocio tiempo libre y sociedad

30 horas

Teorías del ocio y el tiempo libre

30 horas

Pedagogía del juego

30 horas

Teoría del Turismo

15 horas

Teoría y organización de campamento

30 horas

Teoría del Juego y la Recreación

30 horas

Gestión de la Recreación

30 horas

Interpretación ambiental

30 horas

Total:

225 horas

 

 

Área recreativa - técnica

 

Materia

Carga horaria

Técnicas lúdicas

30 horas

Actividades  lúdicas y recreativas

30 horas

Centros de interés

30 horas

Deportes alternativos

30 horas

Organización deportiva

30 horas

Técnicas y actividades de campamento

60 horas

Expresión plástica

30 horas

Expresión por la música

30 horas

Arte escénico

30 horas

Técnicas de animación y trabajo con grupos

30 horas

Turismo aventura

30 horas

Natación y actividades acuáticas

30 horas

Prevención y primeros auxilios

15 horas

Práctica docente

120 horas

Total:

525 horas

 

Área Socio Educativa

 

Materia

Carga horaria

Corrientes educativas contemporáneas

30 horas

Ética en educación

30 horas

Administración y gestión de proyectos y recursos

30 horas

Psicología del Desarrollo

30 horas

Sociología

30 horas

Metodología de la Intervención Social

30 horas

Psicología de grupos      

30 horas

Total

210 horas

 

 

Carga horaria global de las diferentes   áreas temáticas

 

Los ejes curriculares de la carrera están distribuidos en tres  grandes áreas temáticas:

 

AREA RECREATIVA - TEORICA               225 hrs.

AREA RECREATIVA – TÉCNICA               525 hrs.

AREA SOCIOEDUCATIVA             210 hrs.

TOTAL                                                         960 hrs.

 

 

 

 

Uso apropiado de los documentos:

FUNLIBRE

1.       Los documentos pueden ser bajados o impresos (una sola copia) para uso personal.

2.       Usted esta en libertad de editarlos y usarlos en sus proyectos, dando el crédito al autor del documento.

3.       Está prohibido, moral y legalmente, vender el documento o hacer una reproducción del mismo con ánimo de lucro.

4.       No esta autorizado copiar, extraer, resumir o distribuir el documento fuera de su propia organización y/o de manera que compita o substituya la base de documentos de FUNLIBRE o de las Redes de las que la Fundación es el Nodo Central.

 

FUNLIBRE es una ONG sin ánimo de lucro que desde hace más de 20 años ha venido impulsando con vocación latinoamericanista el fortalecimiento y desarrollo del sector de la recreación y el tiempo libre en Colombia y la Región mediante la Investigación, la Formación, las Vivencias y la Gestión en Recreación.

 

Nos interesa conocer sus comentarios sobre los documentos

Envíenos un mensaje

 

Repórtenos el uso del Documento

VOLVER A LA RELACION DE PONENCIAS DEL 10º CONGRESO

   Fundación Colombiana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE © 1988 - 2008

Fundación Latinoamericana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE Costa Rica