funlibre

Ir a FUNLIBRE

 

Ir a La Red Latinoamericana

Centro de Documentación Virtual en Recreación, Tiempo Libre y Ocio

 

Ir a la Red Nacional de Recreación

Servicio de la Fundación Colombiana de Tiempo Libre y Recreación

Fundación Latinoamericana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE Costa Rica

 

 

 

Documento:

GESTION, RECREACION Y DESARROLLO HUMANO

Autor:

CARLOS ALBERTO RICO A.
Presidente FUNLIBRE

Origen:

V Congreso Nacional de Recreación
Coldeportes Caldas / Universidad de Caldas / FUNLIBRE
3 al 8 de Noviembre de 1998. Manizales, Caldas, Colombia.

 

 

 

 

×  Ir a más Documentos

 

Ú   Uso apropiado
del Documento

 

Ø Ponencias del Congreso

 


Ponencia


 

RESUMEN


 

La consolidación de la recreación y la generación institucional de alternativas sanas y constructivas de utilización del tiempo libre, en sus dimensiones como disciplina y como política de estado, enfrenta continuamente en múltiples instancias la presunción de que siendo sus beneficios fundamentalmente alcanzados por individuos estos deben encontrar y pagar por su propia recreación, y en consecuencia los organismos de gobierno no la equiparan con los otros servicios públicos que proveen.

Si los beneficios son alcanzados por individuos antes que por grupos de individuos, tales como familias, comunidades, y la sociedad en su conjunto, algunos principios de finanzas públicas y de racionalidad empresarial privada, sugieren que ante cantidades limitadas de recursos públicos y privados escasos, estos no deben ser asignados a un servicio social que no provee un “bien” social amplio,

Para que la recreación y el ocio sean reconocidos en todas los escenarios políticos y empresariales como el servicio social valorizable que es, sus bienes sociales necesitan ser mejor articulados, y ello es precisamente el sentido de su gestión.

Tal articulación se propone sea alcanzada abordando tanto la gestión de la recreación como la incorporación de la recreación en la gestión desde una perspectiva de desarrollo humano integral.

Al efecto a partir de la precisión del sentido del concepto de desarrollo humano integral articulado a la recreación, se aborda la noción de la gestión de la recreación como generadora de bienes sociales -tal como está previsto en el marco normativo colombiano- y se presentan las bases para incorporar la recreación dentro de la gestión empresarial consecuentemente con el reto de la misma de coadyuvar al desarrollo integral de los miembros de la organización, responsables finales de adelantarla.

 

 

Si quien se beneficia de la recreación fuese solamente el individuo, la preocupación por la misma no trascendería las consideraciones ética y moral intrínsecas de quien la disfruta. Infortunadamente para quienes de una u otra manera hemos estado involucrados en la lucha por consolidar la recreación y la generación institucional de alternativas sanas y constructivas de utilización del tiempo libre, en sus dimensiones como disciplina y como política de estado, hemos tenido que enfrentarnos a que múltiples instancias no han superado esa presunción y ello se ha traducido en que muchos organismos gubernamentales no la equiparan con los otros servicios públicos que proveen.

 

La creencia errónea de que la mayoría de los beneficios de la recreación y el uso del tiempo libre son alcanzados por individuos antes que por grupos de ellos -tales como familias, comunidades, y la sociedad en su conjunto-, infortunadamente encuentra correspondencia con algunos principios de finanzas públicas y de racionalidad empresarial privada que sugieren que ante cantidades limitadas de recursos públicos y privados,  éstos no deben ser asignados a un servicio social que no provee un “bien” social amplio[1]. O más sencillamente, si los beneficios son fundamentalmente alcanzados por individuos, entonces ellos deben encontrar y pagar por su propia recreación, así como los individuos deben encontrar y pagar por su propia comida.

 

Empeora tal creencia, el supuesto de que ante la gravedad de las situaciones en el mundo real -violencia, desempleo, inseguridad, intolerancia, crisis económica, etc., etc.-, detenerse a pensar en la recreación supone en el mejor de los casos que se tilde de inconsciente o irresponsable a quien reivindica la importancia de la misma, y en el peor de los casos a que se le señale como “embaucador” de la población por intentar actuar como vehículo del “circo” dentro del sentido enajenante del pan y circo romano. Con ello, podríamos afirmar que, paradójicamente, tanto como es substancial el “bien social” de la recreación y el ocio, es igualmente grande el desprecio que se encuentra por él.

 

Por ello, si bien la mayoría de los beneficios del ocio se acumulan individualmente en la persona que usa las oportunidades de recreación, se debe precisar que y como la mayoría de esos beneficios conducen a otros que tienen mérito e impacto social o colectivo, así como muchos de los beneficios inmediatos del ocio son en realidad sociales por naturaleza. Sin pretender ser exhaustivos ni apologéticos, son múltiples los beneficios de la recreación, y siguiendo los esquemas con los que se han clasificado podríamos resaltar que ellos son del orden económico, fisiológico, ambiental, psicológico y social.

 

Posiblemente será importante profundizar en la distinción entre la recreación y el ocio desde la dimensión de la política social y su articulación con la económica. Se asume que para generar bienestar no se requiere que el bien se transe en algún mercado, o lo que es lo mismo que un consumidor lo compre para que le pueda aportar algún bienestar. Dentro de ellos se pueden ubicar los “bienes meritorios” que son aquellos que generan bienestar (o satisfacción) directamente a los que los consumen o los aprovechan, sin ser transados en ningún mercado. Por lo general son intangibles. Aunque no corresponden a ningún mercado, existe consenso sobre su bondad o “mérito”. Tal sería el caso del disfrute del ocio (en el sentido correcto del término), que puede generar bienestar aunque no se pague nada por este placer.  Las actividades recreativas, por lo contrario, están articuladas a un proceso de oferta y demanda en el mercado, cóbrese o no por ellas, aunque el reto sigue siendo el caracterizarlas claramente como un bien social amplio.

 

Solo algunas autoridades locales de gobierno reconocen y promueven la asignación de recursos públicos para este “bien”, aunque ciertamente en una forma muy débil. Con todo, este “bien” es usualmente reconocido y promovido fuertemente en la asignación de recursos públicos solamente en algunas entidades de gobierno. Cuando se trata de políticas y programas de estado que exalten sus beneficios rara vez reciben más fondos que reconocimientos públicos. Y en la dimensión de la empresa privada los recortes de presupuesto usualmente caen sobre gastos -no inversiones- y allí clasifican la recreación.

 

Para que la recreación y el ocio sean reconocidos en todas las arenas políticas y empresariales como el servicio social valorizable que es, sus bienes sociales necesitan ser mejor articulados, y ello es precisamente el sentido de profundizar en la gestión de los mismos. Compartiendo las palabras del presidente de la Asociación Europea de Recreación y Ocio al instalar en Septiembre de 1.997 su 10º. Congreso en Dubrovnik, Croacia, lo que se debe hacer es identificar claramente el apoyo que podemos brindar para superar la crisis, qué podemos desarrollar y cuáles fuerzas podemos activar para modernizar a las comunidades. La modernización es la palabra clave, y ello equivale a resolver problemas viejos por medios nuevos, mejorando la sociedad, adaptando medidas, normas, formas, “melodías” o estilos nuevos o actuales (W. Nahrstedt, 1.997).

 

El marco para precisar este reto ineludible de la gestión de la recreación lo podemos enunciar bajo dos dimensiones en las que se relacionan gestión – recreación: La gestión de la recreación y la recreación en la gestión, y en ambas estará presente el compromiso del desarrollo humano integral de quien se espera se beneficie con ella.

 

 

RECREACION Y DESARROLLO HUMANO

 

El hombre es un ser en movimiento en la historia, inmerso en un conjunto de acontecimientos que en gran medida determinan su camino e impulsan sus pasos desde el hecho primario de su existencia hasta el acontecimiento último de su muerte. El proyecto personal requiere del hombre su voluntad de transformarse, como una creación permanente en un hacerse sucesivo, enfrentándose a las ansiedades de una creación que le transforma. En consecuencia la acción personal estará condicionada por un pasado que se nos impone (lo creado por otros) y frente al cual se debe crear un futuro, bien sea haciendo una creación continua recurriendo a la capacidad creadora, o recreando las condiciones transmitidas como herencia de generación en generación.

 

Ese crear y recrear a los que permanentemente se ve obligado el ser humano, se da en un mundo que no sólo es el lugar de sus posibilidades (lo que puede transformar) sino que a su vez es transformado con su actividad. Así, el hombre es un ser que se transforma al transformar el mundo con su trabajo, y ese transformarse -ubicándose en una esfera de la vida donde él se sienta "el mismo", donde actúe coherentemente según sus inclinaciones y necesidades, según sus aptitudes y talentos- lo que presupone una opción para recrearse.

 

Tal opción, factible cuando el hombre toma conciencia de los determinismos históricos para poner en movimiento las causas sociales en pos de un efecto deseado, es la base de la libertad y de la independencia del ser humano. Como esa libertad comienza cuando comienza la libertad del otro, siendo la libertad de los demás una condición -no un límite- de mi propia libertad, y como la independencia no se alcanza si no se es dueño de sí mismo cuando la existencia se debe a uno mismo -cuando uno se recrea-, la posibilidad de recrearse estará dada por la capacidad de poner en marcha las fuerzas sociales, únicas capaces de eliminar los obstáculos sociales que coartan la posibilidad individual.

 

En consecuencia, crear, recrear y recrearse serán sinónimos de la lucha por conquistar una vida significativa y valiosa, o sea una vida en la que el ser humano halle la felicidad y la consumación en sus aptitudes que transforman la naturaleza y la sociedad. Y la conquista de la felicidad auténtica se dará sólo cuando el hombre asocie su propia felicidad con la de otros hombres.

 

La misma Ley 181, mal llamada Ley del deporte, considera que la Recreación “es un proceso de acción participativa y dinámica, que facilita entender la vida como una vivencia de disfrute, creación y libertad, en el pleno desarrollo de las potencialidades del ser humano para su realización y mejoramiento de la calidad de vida individual y social, mediante la práctica de actividades físicas o intelectuales de esparcimiento”.

 

La significación y valor de esa vida constituyen los ejes del concepto de desarrollo sustentado en la satisfacción de las necesidades humanas fundamentales, en la generación de niveles crecientes de autodependencia y en la articulación orgánica de los seres humanos con la naturaleza y la tecnología, de lo personal con lo social, de la planificación con la autonomía y de la sociedad civil con el Estado.

 

Propuestas como la de Max Neef reivindican el protagonismo real de las personas que privilegie tanto la diversidad como la autonomía de espacios para que aquel sea realmente posible. De esta manera, el protagonismo se constituye en un vehículo esencial de cambio del hombre, de objeto en sujeto de su propia vida y actividad cotidiana, con capacidad de aporte y toma de decisiones.

 

Una propuesta de Desarrollo a Escala Humana, “obliga” a una visión democrática y participativa de los grupos humanos, estimulando soluciones creativas en un engranaje de retroalimentación bidireccional que permita el desarrollo del potencial humano individual y colectivo y viabilice las formas de participación. Implica reconocer que el ser humano está en capacidad de generar alternativas, pensar, tomar decisiones, argumentar, comunicar y que esta opción de participación en lo fundamental retroalimentará a los grupos sobre bases reales acerca de sus necesidades y posibilidades de desarrollo, y ello demanda un tipo específico de gestión institucional.

 

Desde la perspectiva planteada una teoría de las necesidades humana para el desarrollo debe entenderse justamente en esos términos: como una teoría para el desarrollo, donde lo esencial es el crecimiento del hombre no sólo en lo material sino en todo lo que significa ser “ser humano”.  Y uno de los postulados de la propuesta es que el desarrollo se refiere a las personas no a los objetos.

 

Es evidente que ante una definición de desarrollo que va más allá de la satisfacción de las necesidades básicas,  el proceso que el hombre, las organizaciones o la sociedad siguen para lograrlo se vuelve más complejo, pues incluye variables intangibles del comportamiento humano individual y colectivo y un redimensionamiento de lo que en la literatura se ha denominado calidad de vida.

 

El proceso de mejoramiento de la calidad de vida dependerá entonces de lo que se defina como logros y avances en ese desarrollo de las sociedades y de las posibilidades que tengan las personas de acceder a los satisfactores adecuados sus necesidades humanas fundamentales.

 

Como anota Max Neef:

 

Se ha creído tradicionalmente que las necesidades humanas tienden a ser infinitas, que están constantemente cambiando, que varían de una cultura a otra y que son diferentes en cada periodo histórico. Suposiciones que son incorrectas  producto de un error conceptual, que consiste en que no se establece la diferencia fundamental entre los que son propiamente necesidades y satisfactores de esas necesidades. Es indispensable hacer una distinción entre estos dos conceptos por motivos tanto epistemológicos como metodológicos”

 

La persona es un ser de necesidades múltiples e interdependientes. Por ello las necesidades humanas deben entenderse como un sistema donde éstas se interrelacionan e interactúan, pero que reúnen y se engloban en cualquier hombre de acuerdo a dos presupuestos fundamentales:

 

F         Son finitas, pocas y clasificables.

F         Son las mismas en todas las culturas y en todos los periodos históricos. Lo que cambia a través del tiempo y de las culturas es la manera o los medios utilizados para la satisfacción de las necesidades.

 

En consecuencia, lo que está culturalmente determinado no son las necesidades humanas fundamentales sino los satisfactores de esas necesidades. El cambio cultural es consecuencia de abandonar satisfactores tradicionales para remplazarlos por otros nuevos y diferentes.

 

Las necesidades humanas pueden desagregarse de acuerdo a múltiples criterios. Con base en el esquema desarrollado por Max-Neef, se combinan dos criterios posibles de desagregación: según categorías existenciales y según categorías axiológicas. Así, se puede operar con una clasificación que incluye por una parte las necesidades de Ser, Tener, Hacer, y Estar, y por la otra las necesidades de Subsistencia, Protección, Afecto, Entendimiento, Participación, Ocio, Creación, Identidad y Libertad. Ambas categorías de necesidades pueden combinarse en una Matriz de Necesidades y Satisfactores.

 

Cada necesidad puede satisfacerse a niveles diferentes y con intensidades distintas y en tres contextos diferentes: a) en relación con el individuo, b) en relación con el grupo social y c) en relación con el medio ambiente. La calidad e intensidad tanto de los niveles como de los contextos dependerá de tiempo, lugar y circunstancias. Ello necesariamente apunta a cuestionar la tendencia creciente a la estandarización de los programas y actividades recreativas, deportivas, turísticas y de tiempo libre con las que se pretende homogeneizar a los usuarios.

 

Una política de desarrollo orientada hacia la satisfacción de las necesidades humanas, entendidas en el sentido amplio dado anteriormente, trasciende de la racionalidad económica convencional porque compromete al ser humano en su totalidad. Las relaciones que pueden establecerse entre necesidades y satisfactores, hacen posible construir una filosofía y una política de desarrollo auténticamente humanística.

 

Y en ella, la Recreación tiene un lugar preponderante en la medida que es el satisfactor sinérgico[2] por excelencia. No solo puede actuar como satisfactor de las necesidades de ocio (la acepción infortunadamente más común) sino que indudablemente actúa sobre las de afecto, entendimiento, participación, creación, identidad y libertad.

 

Las necesidades revelan de la manera más apremiante el ser de las personas, ya que a través de éstas hace evidente su doble condición existencial: como carencia y como potencialidad. Concebirlas como carencia implica restringir su espectro a lo puramente fisiológico, que es donde la necesidad asume la sensación de “falta algo” y en la medida en que comprometen, motivan y movilizan a las personas, son también potencialidad y más aún pueden llegar a ser recursos. Y una recreación que no se queda en el “circo”, evidentemente actúa sobre las potencialidades, y consecuentemente la modernización en la acepción presentada al inicio del documento.

 

 

LA GESTION DE LA RECREACION

 

Más, a quiénes le cabe la responsabilidad de dinamizar procesos tendientes a la generación y disfrute de satisfactores, tanto en la dimensión de carencia como de potencialidad?. Se podrían diferenciar varios niveles:

 

En primera instancia, es importante considerar que es reconocida como un derecho (Individual Inalienable: Declaración de los Derechos Humanos – Art. 24; Fundamental de los niños: Art. 44 de la Constitución Política; General de la Población: Art. 54 de la Constitución Política; Derecho Social, Art. 4º. De la Ley 181).

 

En segundo instancia, es fundamental resaltar que también se reconoce el carácter de la Recreación como necesidad (básica del ser humano, Asamblea General de la Naciones Unidas, 1980; primaria del ser humano, Conferencia Mundial de Vancouver, 1976; insatisfecha a solucionar por los municipios, Art. 3 de la Ley 136).

 

En consecuencia, si es un derecho y una necesidad, es evidente que cae dentro del ámbito del estado el compromiso (gestión) de la promoción y fomento de los satisfactores pertinentes, y así mismo se reconoce en el ordenamiento jurídico. El mismo marco constitucional y legislativo lo aceptan.

 

F               Constitución Política, Art. 52. El Estado fomentará las actividades de recreación, práctica del deporte y el aprovechamiento del tiempo libre.

F               Constitución Política, Art. 64. Es deber del Estado promover el acceso de los trabajadores agrarios a los servicios de ... educación, ...recreación, con el fín de mejorar (la) calidad de vida de los campesinos.

F               Constitución Política, Art. 67. La educación es .. un servicio público que tiene una función social; ...

F               Ley 181, Art. 4. El deporte, la recreación y el aprovechamiento del tiempo libre, son elementos fundamentales de la educación y factor básico en la formación integral de la persona. Su fomento, desarrollo y práctica son parte integrante del servicio público educativo y constituyen gasto público social.

F               Ley 181, Art. 6º—Es función obligatoria de todas las instituciones públicas y privadas de carácter social, patrocinar, promover, ejecutar, dirigir y controlar actividades de recreación, para lo cual elaborarán programas de desarrollo y estímulo de esta actividad, de conformidad con el plan nacional de recreación. La mayor responsabilidad en el campo de la recreación le corresponde al Estado y a las cajas de compensación familiar. Igualmente, con el apoyo de Coldeportes impulsarán y desarrollarán la recreación, las organizaciones populares de recreación y las corporaciones de recreación popular.

F               Ley 136, Art. 3. Corresponde al Municipio solucionar las necesidades insatisfechas de ... educación,... y recreación y deporte.

F               Ley 181, Art. 7°—Los entes deportivos departamentales y municipales coordinarán y promoverán la ejecución de programas recreativos para la comunidad, en asocio con entidades públicas o privadas, que adelanten esta clase de programas en su respectiva jurisdicción.

F               Ley 60, Art. 21o. Las participaciones a los municipios de que trata el artículo 357o. de la constitución, se destinará a las siguientes actividades:.... 10. En educación física, recreación y deporte... 11. En cultura

F               Ley 60, Art. 22º. Las participaciones para sectores sociales se asignarán por los municipios a las actividades indicadas.... 4. En educación física, recreación, deporte, cultura y aprovechamiento del tiempo libre, el 5%...5. En libre inversión conforme a los sectores señalados....el 20%.

 

Visto así, podríamos afirmar que ha habido una excelente gestión que ha llevado, a que en nuestro ordenamiento jurídico/político se reconozca formalmente la importancia de la recreación y la responsabilidad del estado frente a ella. Cabría preguntarse, si ello es así, ¿Por qué, irónicamente, quienes estamos involucrados en el sector todavía, de una u otra manera, tenemos que seguir luchando por que se acepte su importancia?.

 

Posiblemente, porque tenemos que pasar a otro nivel de gestión. La situación obliga a repensar el contexto social de las necesidades humanas de una manera radicalmente distinta de como ha sido habitualmente concebida por planificadores sociales y por diseñadores de políticas de Bienestar y Desarrollo humano. Ya no sé trata de relacionar las necesidades solamente con bienes y servicios que presuntamente las satisfacen sino relacionarlas además con practicas sociales, formas de organización, modelos políticos y valores que repercuten sobre las formas en que se expresan las necesidades. Ello igualmente está reconocido en el ordenamiento jurídico: Debemos operacionalizar los principios establecidos en la misma Ley:

 

à        De una parte dinamizar la Participación comunitaria, principio en cual el se establece que la comunidad tiene derecho a participar en los procesos de concertación, control y vigilancia de la gestión estatal en la práctica del deporte, la recreación y el aprovechamiento del tiempo libre.

à        De otra parte sensibilizar sobre la Participación ciudadana, principio en el cual se establece que es deber de todos los ciudadanos propender por la práctica del deporte, la recreación y el aprovechamiento del tiempo libre, de manera individual, familiar y comunitaria.

 

Visto así, los gestores de la recreación deberían enfatizar su actuación simultanea sobre los dos ejes del mercado del sector: Desde el de la oferta, promocionando el cumplimiento de una obligación institucional; y desde la demanda promoviendo el ejercicio de un deber ciudadano. Evidentemente, el sistema nacional de recreación debe equilibrar en su gestión las funciones inherentes de comercialización y de operación. Debemos vender (educar, sensibilizar, difundir, posicionar) la idea del derecho universal y la participación comunitaria en el sector y debemos vender (investigando, formando, facilitando vivencias) el compromiso con el cumplimiento del deber de la participación ciudadana.

 

Los campos prioritarios de la gestión recreativa estarán dados entonces en el eje de la articulación de la identificación y priorización de necesidades, el diseño técnico de respuestas y la coordinación interinstitucional. Claro que no vendemos ocio (este es una necesidad, no un satisfactor), ni pretendemos recrear a nadie (lo cual es en sí mismo imposible). Facilitamos alternativas de recreación para que el ser humano pueda realizar sus necesidades de ocio, de afecto, entendimiento, participación, creación, identidad y libertad.

 

Y ello obviamente presupone la claridad meridiana acerca de que nuestro sector, solo, no generará ningún resultado práctico distinto a la enajenación. No es la recreación por la recreación. Su operacionalización  e impacto estarán siempre articulados a otros sectores (salud, educación, comunidad, vivienda, trabajo, cultura, turismo, ambiente).  Así podríamos decir que le regla de oro de los gestores es la del reconocimiento del carácter intersectorial e interinstitucional de la gestión del sector, sin la cual el aporte al desarrollo integral del ser humano es exiguo, y nunca va a tener correspondencia con los recursos que se le asignen.

 

No podemos olvidar que la misma constitución señaló que la  educación formará al colombiano en el respeto a los derechos humanos, a la paz y a la democracia; y en la práctica del trabajo y la recreación, para el mejoramiento cultural, científico, tecnológico y para la protección del ambiente. Que ironía. ¿Será que las dos prácticas se encuentran en escenarios diferentes? ¿Cuál es la proporción horas de clase, horas de recreo, y las dos tienen el mismo eje formativo?; ¿Cuántas facultades en nuestras instituciones de educación superior forman para el trabajo y cuántas para la recreación? ¿Cuántos currículums involucran la cátedra de recreación?. Evidentemente tenemos un gran desfase en la ecuación trabajo-recreación. ¿Quien nos educa para la práctica de la recreación será alguien distinto a la TV, MTV, los centros comerciales y las pandillas?

 

De estar hiladas la creación y la recreación -como actos de crear y recrear- a la lucha por una vida valiosa y significativa, y ésta a su vez al proyecto de "Felicidad Humana" en las propias actividades de transformación de la naturaleza y la sociedad (el trabajo), evidentemente la Recreación y el trabajo necesariamente no están escindidos, ni uno es la negación del otro, y así está implícito en la Constitución Política de Colombia.

 

Su escisión refleja la tradicional “ética del trabajo” que vincula todo valor a la productividad, y que al no tener en cuenta la evidencia acerca de los beneficios de la recreación, promueve en concordancia el concepto erróneo que la recreación permanece opuesta a la productividad social. Este concepto equivocado deja de lado la consideración tanto de la posibilidad que una persona puede tanto recrearse y trabajar duro y como de que la “re-creación” es necesaria para un rendimiento efectivo del trabajo.

 

 

LA RECREACION EN LA GESTION

 

 

Pese a todo, es evidente que recreación y trabajo están positivamente interrelacionados. Viene ahora el reto de cómo incorporar la recreación en la gestión organizacional.

 

Las organizaciones, independientemente de la naturaleza de los servicios o productos que ofrecen, no se pueden abstraer de la responsabilidad social que tienen sobre el desarrollo integral de los seres humanos que las componen y las hacen posibles. Es indudable que en la medida que el ser humano es sujeto y objeto de la gestión organizacional, el sistema empresarial operará con y para él, y específicamente para facilitarle el acceso a satisfactores de sus necesidades (bien actúe como empresario, empleado o cliente).

 

Así, el ser humano se constituye en el elemento fundamental de la organización empresarial, que se articulará activamente a ésta cargando con las necesidades, expectativas e intereses que tiene, y que intenta satisfacer con la vivencia de actividades de y en una organización. Las diferentes disciplinas que abordan el tema del hombre en las organizaciones han arrojado luces sobre el qué y el cómo hacer para propiciar las condiciones que fomenten la capacidad productiva de las empresas, considerando como factor esencial en los procesos de mejoramiento global, el del individuo y el colectivo que las componen.

 

En este proceso el área de recursos humanos y más específicamente la de Bienestar Social, han debido dedicar esfuerzos orientados a la comprensión y estructuración de modos de generar satisfactores de las necesidades humanas. Los planes de carrera ligados a sistemas de ascenso que respondan a los perfiles y motivaciones de la gente, la desrutinización, las actividades extralaborales, los planes de beneficio social y la búsqueda de factores estimulantes en el trabajo per se,  entre otras, son  ahora condiciones necesarias para el desarrollo global de las organizaciones.

 

Todos aquellos aspectos que se han constituido dentro del campo de la salud ocupacional como factores de riesgo biopsicosocial en las organizaciones y  el conocimiento de la psicología del ser humano en cuanto a sus necesidades y satisfactores, deben orientar la búsqueda de las estrategias y los medios para propiciar la salud física, social y mental de la gente y en últimas un capital humano dispuesto a aportar al desarrollo de sí mismo, la empresa y la sociedad, un contingente humano enriquecido en lo humano y lo material.

 

Aquí la recreación evidentemente se constituye en una excelente  estrategia. A través de sus dimensiones de diversión descanso y socialización, la recreación puede contribuir en inmensa forma a restarurar el equilibrio bio-psico-social perdido por los trabajadores en virtud de su actividad laboral cotidiana.

 

Y si bién es cierto que el ideal sería un trabajo recreativo o una recreación laboral con y en el mismo trabajo cotidiano, las características mismas de nuestros sistemas sociales y de producción hacen que se privilegie la importancia del tiempo libre. Un avance cuando el Art. 21 del Código Laboral, hace explícita que en empresas con más de 50 trabajadores que laboren 48 horas a la semana, éstos tendrán derecho a que dos (2) horas de dicha jornada, por cuenta del empleador, se dediquen exclusivamente a actividades recreativas culturales, deportivas o de capacitación.

 

Adicionalmente, no en vano, y volviendo a nuestro marco normativo, en la conceptualización que hace la Ley 181 sobre el tiempo libre, concibe que “El aprovechamiento del tiempo libre es el uso constructivo que el ser humano hace de él, en beneficio de su enriquecimiento personal y del disfrute de la vida, en forma individual o colectiva. Tiene como funciones básicas el descanso, la diversión, el complemento de la formación, la socialización, la creatividad, el desarrollo personal, la liberación en el trabajo y la recuperación sicobiológica.”. Claridad meridiana. Operacionalizémosla.

 

Así, se torna en imperativo abordar el estudio del área de Bienestar social por la importancia que tiene en la contribución que la empresa debe hacer para el desarrollo de su personal. Su relativo reciente desarrollo dentro de las estructuras formales de las organizaciones y los vacíos que aún se observan en el proceso de concientización y comprensión por parte de los dirigentes de las mismas acerca de su impacto sobre la calidad de vida de la gente y de la misma organización, hace que sea un momento oportuno para aproximarse a su análisis y contribuir sobre bases empíricas vistas desde un marco conceptual humanista y gerencial, a la ampliación de conocimientos y la generación de nuevas estrategias que enriquezcan y mejoren la gestión y los productos del área.

 

Las empresas deberían concebir su área de bienestar social - y sus servicios subsidiarios de recreación, deporte, turismo y alternativas para el tiempo libre- como agente de cambio y crecimiento de la organización, donde sus objetivos, estrategias y planes se deben articular al sistema empresarial global y debe responder a las necesidades de los usuarios, de acuerdo a sus particularidades y  comportamiento dentro de un contexto laboral específico.

 

La remuneración económica por el desempeño de un cargo no es una condición suficiente para contar con personal productivo y motivado hacia el trabajo; sus potencialidades y necesidades humanas entran en juego en la compleja relación que se da entre el ser humano, su entorno y su capacidad de respuesta para articularse a los también complejos sistemas que son las organizaciones.

 

Se deben identificar los programas actuales de bienestar al interior de las empresas y las necesidades existentes en las mismas, con el fin de contar con un diagnostico que permita a las entidades involucradas en el ámbito de la recreación, el deporte, el turismo y la oferta de alternativas sanas y constructivas de utilización del tiempo libre, proponer planes y programas dentro del ámbito de su objeto social y de su misión, basados en las necesidades reales del talento humano de las empresas.

 

En virtud de un proceso con tales características es de esperarse que la formulación de programas en el área de servicios de recreación, deportes y Bienestar Social para las empresas -incorporación de la recreación en la gestión- , se haga con base en criterios tales como:

F                Modelos conceptuales debidamente soportados en teorías de las ciencias humanas y administrativas renovadas por la práctica y el análisis crítico.

F                Oferta de servicios diseñada con criterios de equilibrio por sectores de actividad empresarial, segmentos poblacionales y  zonas geográficas.

F                Oferta de servicios sustentada en una proyección de requerimientos con criterios analíticos y técnicos.

F                Contar con información sobre los usuarios que permita identificar hábitos de demanda e índices de satisfacción e insatisfacción con los programas desarrollados al interior de las Empresas y con los servicios prestados por operadores externos.

F                Acercamiento de la oferta de alternativas recreativas al espacio cotidiano de los trabajadores.

 

En síntesis, se requiere un compromiso de elaboración y  análisis conjunto entre academia, empresa y estado, que brinde insumos relevantes para el mejoramiento de los fundamentos, los procesos y servicios de las áreas de Bienestar Social para que efectivamente coadyuven a dinamizar el desarrollo integral de sus trabajadores vía incorporación de la recreación en la gestión empresarial.

 

Los procesos y los recursos internos y externos a la organización se articulan alrededor del objetivo común de beneficiar al personal; su alcance en términos del impacto sobre la calidad de vida de los usuarios, y la incorporación de la recreación irá dando un efecto sumativo: La cadena  a través de generación de satisfactores, la realización de necesidades, la generación de procesos de formación y la experiencia misma, tienen un impacto global sobre los resultados que se revierte en un desarrollo empresarial,  del individuo y del colectivo que conforma la organización.

 

Así, el logro de la misión de la recreación, su gestión y su incorporación en la gestión, presupone la pertinencia de las estrategias para la consolidación del sector dentro de una estrategia de aproximación a una situación futura de desarrollo integral del ser humano que se considera deseable y que por efectos del diagnóstico acertado y de las acciones propuestas con criterio proactivo se puede dimensionar como probable.

 

Debemos actuar de acuerdo con objetivos, estrategias y acciones bien definidas. Por ello, para que la planeación de la recreación sirva realmente a los propósitos de direccionar el sector hacia sus fines de mejoramiento de la calidad de vida y de apoyo el proceso de desarrollo integral de los seres humanos, es importante hacer un llamado sobre la necesidad que los responsables de su planeación y gestión (principales oferentes de servicios institucionales de recreación y de alternativas de tiempo libre) estén en disposición de repensar sus prácticas cotidianas, fundamentalmente en lo atinente al criterio de que no se reconoce la importancia de la recreación, o en el otro extremo que por estar convencidos de su importancia nos consideremos redentores de la humanidad y por ende persuadidos de que la población en general y las organizaciones deberían estar ansiosas de la presencia de los facilitadores de alternativas recreacionales.

 

 

Uso apropiado de los documentos:

FUNLIBRE

ü        Los documentos pueden ser bajados o impresos (una sola copia) para uso personal.

ü        Usted esta en libertad de editarlos y usarlos en sus proyectos, dando el crédito al autor del documento.

ü        Está prohibido, moral y legalmente, vender el documento o hacer una reproducción del mismo con ánimo de lucro.

ü        No esta autorizado copiar, extraer, resumir o distribuir el documento fuera de su propia organización y/o de manera que compita o substituya la base de documentos de FUNLIBRE o de las Redes de las que la Fundación es el Nodo Central.

 

FUNLIBRE es una ONG sin ánimo de lucro que desde hace 18 años ha venido impulsando con vocación latinoamericanista el fortalecimiento y desarrollo del sector de la recreación y el tiempo libre en Colombia y la Región mediante la Investigación, la Formación, las Vivencias y la Gestión en Recreación.

 

Nos interesa conocer sus comentarios sobre los documentos

Envíenos un mensaje

 

Repórtenos el uso del Documento

VOLVER A LA RELACION DE PONENCIAS DEL 5º CONGRESO

   Fundación Colombiana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE © 1988 - 2006

Fundación Latinoamericana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE Costa Rica


[1] Siguiendo a Castro y Mokate (1.998), en el sentido amplio un “bien” se refiere a algún elemento que genera bienestar, puede ser tangible o no tangible, privado, de propiedad común o público, inmediato o futuro, transable o no en mercados.

[2] De acuerdo con Max Neef  (1.997), los satisfactores sinérgicos son aquellos que por la forma en que satisfacen una necesidad determinada, estimulan y contribuyen a la satisfacción simultánea de otras necesidades, en el entendido que la sinergia connota una forma de potenciación, es decir, un proceso en el que la potencia de los elementos asociados es mayor que la potencia sumada de los elementos tomados aisladamente.