funlibre

Ir a FUNLIBRE

 

Ir a La Red Latinoamericana

Centro de Documentación Virtual en Recreación, Tiempo Libre y Ocio

 

Ir a la Red Nacional de Recreación

Servicio de la Fundación Colombiana de Tiempo Libre y Recreación

Fundación Latinoamericana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE Costa Rica

 

 

 

Documento:

BAILE DE SALÓN Y RELACIONES SOCIALES ENTRE ANCIANOS
LA CULTURA DE LA ANCIANIDAD

Ancianos Asistentes al Programa de Recrearmonia de la ciudad de Manizales

Autor:

PONENTE: Luis Guillermo Jaramillo Echeverri
AUTORES: Luis Guillermo Jaramillo E., Jorge Iván Orozco G. y Carlos Alberto Ortiz J.

Origen:

VII Congreso Nacional de Recreación - II ELAREL
Vicepresidencia de la República / Coldeportes / FUNLIBRE
28 al 30 de Julio de 2002. Cartagena de Indias, COLOMBIA.

 

 

 

 

×  Ir a más Documentos

 

Ú   Uso apropiado
del Documento

 

Ø Ponencias del Congreso

 


Ponencia


 

Resumen

El presente escrito presenta los resultados de una investigación cualitativa desarrollada en una institución de servicio día (RECREARMONIA) y que trató de comprender el sentido que los ancianos le encuentran a las clases de baile; las relaciones que se establecen entre ellos y las razones que los motivan a participar de la clase. De la información recolectada, se comprendió que la forma de relación entre los ancianos hace parte de una cultura propia de ellos; la cual presenta semejanzas con otras culturas como la juvenil.

 

TRASFONDO DEL ESTUDIO

Los ancianos y las Instituciones Sociales

El Envejecimiento es un deterioro progresivo en el organismo que se produce a medida que un individuo avanza en edad; se manifiesta por una disminución de las funciones del cuerpo, lo cual lo hace más susceptible de contraer cualquier tipo de enfermedad. En el envejecimiento también se tiene en cuenta el estilo de vida, el género, las condiciones ambientales, sociales y económicas entre otros; todos estos factores influyen en él, retardándolo o acelerándolo.

Como apoyo a las relaciones sociales, físicas y mentales de los viejos, se encuentran los Modelos de Atención al anciano, que son "el conjunto de servicios ofrecidos y utilizados para responder a las necesidades en salud que demandan los ancianos, influyendo en ellos los factores biológicos, psicológicos y sociales, los cuales se ven reflejados en su capacidad funcional ". (Gómez, Curcio y Gómez, 1995:267.) Para estos factores, existen diferentes redes de apoyo que se relacionan con estos modelos de atención; desde lo familiar, se encuentran sus parientes y vecinos cercanos, y desde lo social se encuentran las instituciones pensiónales de servicio día, que pueden ser de carácter privado o estatal.

Jubilación

Se entiende por jubilación "el hecho de que al alcanzar los 65 años, con algunas variantes según el trabajo realizado; las personas son arbitrariamente apartadas de su colocación laboral y tienen prohibido realizar trabajos remunerados, lo que no impide que se realicen ocasionalmente de forma encubierta" (Fericgla, 1992, 119). Este concepto de jubilación, es el que se maneja por lo general en las sociedades occidentales, ya que el rendimiento físico y mental del jubilado, no corresponde con la producción exigida por una empresa.

Pensión

La pensión se refiere al aspecto de cuantías devengadas por una persona en una empresa laboral, de pensión o de salud; es decir, la remuneración que se recibe por vejez o jubilación (edad y tiempo), por tiempo de servicio (Caso de las fuerzas militares y de policía en Colombia), por invalidez y por muerte. La pensión es una oportunidad que tiene el pensionado, de contar con cierto poder adquisitivo que le da la posibilidad de adaptarse "mejor a la nueva vida".

Baile de salón

Guerrero y Argüelles (2000, 69) reconocen por baile de salón "aquella forma de danza que comprende los bailes sociales y que se ven favorecidos por la mayoría de la gente, que están fuertemente influidos por la música popular, y que reflejan el ánimo y los intereses de una época y de una cultura". El baile de salón o baile social, hace parte de aquel baile que se comparte en un salón donde se reúnen una serie de personas para relacionarse socialmente como fiestas y celebraciones, entre otros. Por lo general, los pasos de esta actividad son sencillos y no se necesita de un vestuario específico para ejecutarlo; tampoco de una preparación rigurosa, ni el compromiso de una presentación oficial como sucede en las danzas clásicas.

 

CONTEXTO

En el año de 1989 el instituto de los seguros sociales (I.S.S) seccional Manizales (Caldas), efectuó un convenio con (Inderportes), con el fin de brindar algunos programas alternativos para personas pensionadas, con el objeto de ser un apoyo a su salud ocupacional. La sección de recreación de Inderportes asume la responsabilidad logística y operativa del convenio que señala, el ofrecimiento en diferentes programas recreativos en áreas como recreación, baile, gimnasia, manualidades, paseos, exposiciones y visitas a sitios de interés, entre otras. Transcurridos dos años este convenio fue disuelto por los Seguros Sociales debido a que este presentaba problemas financieros.

En el año de1991, un grupo de ancianos pensionados se reúnen por iniciativa propia con el jefe de la sección de recreación de Coldeportes, manifestando su deseo de continuar con el programa de baile. En este sentido, se conformó un primer grupo de viejos apoyados por Coldeportes hoy Inderportes; y se crea el centro recreativo popular RECREARMONIA. Los beneficiarios de este programa asisten en diferentes horarios a la semana (martes a viernes) bien sea por la mañana o por la tarde. A la clase de baile de salón asisten aproximadamente 40 usuarios en dos grupos. Fuera de las clases de baile, también se orientan clases de gimnasia.

 

ENUNCIADO DEL PROBLEMA

¿Cómo son las relaciones sociales que se establecen entre los ancianos que asisten a las clases de baile de salón del programa de RECREARMONIA, en el área urbana de la ciudad de Manizales?.

 

PREGUNTAS CENTRALES DE INVESTIGACIÓN

  • ¿Qué motiva a los ancianos a asistir a las clases de baile?.
  • ¿Qué clase de vínculos establecen los ancianos a través del baile de salón?.
  • ¿Es el baile de salón un foco que permite la relación social entre los ancianos?.

 

METODOLOGIA

Tipo de Estudio

Para comprender el presente estudio, el grupo de investigación acudió a la Etnografía y como diseño metodológico, se utilizó el "Principio de Complementariedad Etnográfica" propuesto por Murcia y Jaramillo (2000) el cual es un diseño que consta de tres momentos (preconfiguración, configuración y reconfiguración de la realidad) que se presentan en todo el proceso de investigación.

Informantes Claves

Los informantes fueron tres personas: un hombre, considerado como el líder en el grupo y que organiza los bailes que se presentan en público. También se escogió una mujer, la cual no se integraba de las actividades propuestas por el grupo; y otra mujer que asistía regularmente al mismo.

Técnicas e Instrumentos

La observación participante se llevó a cabo en primera instancia de forma pasiva por parte de los observadores, es decir, a una distancia prudente observando lo que los ancianos hacían. Posteriormente, se logró tener una observación participante, permitiendo participar, en muchas ocasiones, de las actividades planeadas por ellos.

La entrevista a profundidad Esta se realizó de manera abierta; es decir, los informantes y los investigadores establecieron un diálogo abierto que permitió la recolección de datos. Las primeras entrevistas no grabaron, pero a medida que aumentaban los encuentros se facilitaba más la confianza y poderlas grabar. Los instrumentos fueron: El diario de campo y la audiograbadora.

 

HALLAZGOS DE LA INVESTIGACIÓN

 

CATEGORIAS ENCONTRADAS

Influencia del pasado

  • Amistades sólo en lo laboral.
  • Rechazo a los demás por experiencias anteriores.
  • Desengaños en el pasado.

Adaptación a una nueva vida social

  • Hacer parte de un núcleo social.
  • Aceptación del nuevo rol.
  • Mujeres se adaptan mejor.

Cultura de la ancianidad similar a la cultura de la juventud

  • Ocupar su tiempo para no aburrirse.
  • Juntos en las buenas y en las malas.
  • Reuniones periódicas, generalmente terminan bailando.

Sueños y temores

  • No quieren sentirse solos.
  • Buscar siempre hacer algo.
  • Miedo a la desilusión.

 

CONSTRUCCIÓN DE SENTIDO

 

INFLUENCIA DEL PASADO

Lo ocurrido en el pasado, bueno o malo, forma parte de muchas actitudes en el presente; Fericgla considera el pasado de cada individuo como "la variable que actúa sobre las relaciones sociales" (1992:165). El pasado es uno de los condicionantes relevantes que intervienen en el establecimiento de relaciones sociales entre los ancianos.

"Yo creo que ninguno de ellos vivió lo que yo viví en el pasado y por eso se muestran tan alegres. En ocasiones lo que me da rabia es que no saben lo que me pasa y me piden que me integre sin saber lo que le pasa a uno cuando trata de vivir en un núcleo social que no sea el familiar. En esto hay desengaños, traiciones, envidias y tantas otras cosas que es mejor estar solos, por eso no busco estar muy apegada al grupo o a alguna persona en particular ya que al final resultan pagándole mal a uno". Mujer integrante del grupo de baile. RECREARMONÍA

El pasado no sólo condiciona el comportamiento del anciano, sino que también hace que el viejo se relacione con cierta confianza o desconfianza ante sus compañeros de grupo. Por ejemplo, si el anciano tuvo una experiencia de desengaño en el pasado, puede ser que este se comporte ante los demás con cierta desconfianza por lo ocurrido anteriormente. Esta clase de situaciones ocasiona en los ancianos, a permanecer en un estado de alerta en su relación con los demás.

La red de relaciones está muy determinada por la vida anterior de cada individuo, al margen de factores socioculturales de indiscutible importancia antropológica. Muchas veces, los problemas manifestados en el reajuste de las relaciones sociales de las personas mayores no son más que variaciones agravadas de sus dificultades durante la vida pasada Fericgla (1992).

Por tanto, el éxito o fracaso de la nueva red de relaciones está condicionada, en gran parte, por lo vivido en la vida anterior de cada individuo; el anciano vive un presente condicionado por su pasado. "Sí alguien se me acercaba yo trataba de rechazarlo, tal vez porque crecí sola y además viví una experiencia muy amarga y entonces soy muy desconfiada y a raíz de esto, de muy mal genio; los del grupo dicen que hasta antipática soy". Mujer integrante del grupo.

La informante considera que es ella la razón por la cual no posee unas buenas relaciones con sus compañeros del grupo; por tanto, es importante el pasado de los ancianos cuando se encuentran en un grupo, lo cual se convierte en algo importante en el momento de establecer nuevas relaciones sociales con otros compañeros en el presente.

En este sentido, el baile pasa a ser un vehículo importante para acercarse al otro y a los otros, además que el poder integrarse al grupo con más facilidad que cuando no se tiene una actividad de por medio; así, cuando se baila, se conversa y se tiene un contacto y una cercanía que favorece más el intercambio comunicativo entre dos o más personas.

"En un paseo que me llevó mi esposa, me relacioné con toda la gente y a lo último terminamos bailando. Me puse a bailar con unas compañeras de mi esposa, a partir de eso me dijeron como baila de bien, que entrara a CAJANAL para hacer un curso de baile para pensionados. Al final yo me decidí y ahora me doy cuenta que eso era lo que yo necesitaba, además comparto con gente muy agradable que me hace sentir bien". (Anciano del grupo de RECREARMONIA)

 

ADAPTACIÓN A UNA NUEVA VIDA SOCIAL

En la vida del anciano existe un proceso de transición entre la vida laboral y la de jubilado; la vida laboral, implica compartir con los compañeros de trabajo y las obligaciones familiares, lo cual, en cierta forma, hacía que ellos estuvieran ocupados, desempeñando un rol importante dentro del núcleo social y familiar.

Con la jubilación, los ancianos sienten que se empieza a perder todo aquello que hacían como algo productivo en la familia y en la sociedad: "Al principio es muy duro el cambio, después de uno estar trabajando y cumpliendo con las obligaciones familiares y sociales y saber que todo esto esta perdido; se tiene que buscar una salida".

Para el viejo pensionado, el trabajo y la familia eran el eje alrededor del cual giraba su vida. El hecho de ver que todo esto se ha perdido (trabajo y relaciones laborales), lo hace sentirse sin salida; por tal razón, éste plantea como alternativa buscar alternativas ante el encierro que le produce el no estar realizando actividad alguna. "Resulta muy difícil adaptarse a la desestructuración personal que comporta la desvinculación del mundo laboral en nuestras sociedades industrializadas; principalmente en el anonimato habitual de las grandes ciudades, sin que la estructura social ofrezca la integración en un nuevo rol con contenido positivo". Fericgla (1992, 150)

Los ancianos, una vez se jubilan, son desvinculados de la sociedad en la que se desenvolvían, su entorno de trabajo, sus amistades, y todo aquello que rodeaba su ciclo vital. "Estaba muy desocupado y aburrido puesto que no tenía en que emplear mi tiempo libre. En mi casa estaba pasando por un tiempo de crisis en la que no me hallaba, me encontraba mal porque no encontraba la salida a ese laberinto en el que estaba".

Es la pérdida de lo laboral lo que condiciona la desvinculación social del jubilado, pero no se puede decir que es la causa principal, pues existe también el núcleo familiar, desvinculación que también condiciona la vida del viejo; el cual estar dado por el crecimiento de los hijos y la moratoria social de estos al asumir un nuevo rol de padre o madre y la conformación de una nueva familia. Por tanto, "No es el trabajo en sentido estricto lo que manifiesta echar en falta los jubilados, sino el ritmo, el estilo de vida y las relaciones sociales que rodeaba y derivaban de la colocación laboral" Fericgla (1992,122).

Los hijos no están aquí para ayudarnos a pasar este momento de aburrimiento, ellos no se preocupan por si nos sentimos solos o no. Ellos ya son personas mayores que pueden tomar sus propias decisiones, por esto nos hicieron a un lado, no nos tienen en cuenta a la hora de tomar decisiones razón por la cual nos sentimos rechazados; nosotros ya cumplimos como padres, además no podemos esperar que siempre seamos quienes decidamos por ellos; sin embargo contamos con el apoyo de la familia aunque no nos acompañen y nos traten como viejos, nos brindan lo que necesitamos cuando vamos a salir. (Anciano informante del grupo)

Los hijos han adquirido cierta edad (joven o adulto), tienen independencia en sus relaciones sociales y de familia y los padres o abuelos no se sienten con los mismos derechos de influir en estos como en tiempos pasados; los viejos a su vez, manifiestan que es bueno que sus mismos hijos presenten autonomía al momento de decidir en su cotidianidad, ya que "ellos ya cumplieron como padres". Ahora bien: ¿cómo es entonces la adaptación social del viejo en la búsqueda de relaciones distintas a la familia?.

Esta vinculación de los ancianos a la vida social, no se da en forma brusca, sino que es un proceso de inserción lenta, pues el anciano busca grupos de personas que comparten: Por un lado, su misma edad cronológica; y por el otro, que viven situaciones similares con la jubilación como una mayor disponibilidad de tiempo y una necesidad de contacto social.

En este sentido, se encuentran instituciones de servicio día que ofrecen sus servicios a los ancianos; algunas de ellas financiadas por el estado, otras de tipo deportivo, o de salud. El anciano ingresa a ellas por el servicio que estas ofrecen en programas como el baile, el canto, y la manualidad y que son actividades que permiten un mejor contacto con el otro al compartir fuera de la actividad vivencias familiares y de relación social. En este sentido, la actividad se convierte en un medio eficaz para la interacción de grupo.

Al principio no estaba integrado, como que no estaba en el grupo, estaba haciendo como una salida, como un escape, pues siempre con mi recelo, con mi timidez dentro del grupo; pero la gente siempre fue muy amable, muy especial, me colaboraban, y fui viendo que era una tontería lo mío, pues me estaban brindando la oportunidad de re-adquirir mi papel en una sociedad y en el grupo; me ayudaban entonces y yo me fui adaptando... (miembro grupo de baile)

En un principio el grupo no era más que una salida o escape a la situación en que se encontraba (las nuevas relaciones familiares y el despido laboral producto de la jubilación), y el decidir ingresar a un grupo le fue permitiendo al anciano unirse más a otras personas y adaptarse mejor a un nuevo núcleo social; el anciano comprende que, el grupo no resultó ser sólo una salida, sino más bien una oportunidad de tener un rol distinto al que tenía antes de jubilarse, pero sin perder el encuentro social que se tenía.

"Me fui vinculando en los paseos, los bailes, las salidas, las viejotecas; en fin con todas esas actividades que realizamos me fui metiendo y formando parte de ellos y ahora hago como más parte del núcleo social y todo lo anterior quedó totalmente borrado. El proceso fue largo, pero me fui adaptando y acepté que ya no era yo el que cumplía con la labor social de dirigir, cuidar y proteger, pues era docente; si no que era un miembro más del grupo y que era otra la persona encargada de mantener entre nosotros los lazos sociales, ahora estoy feliz pues asumí un rol muy importante dentro del grupo y por esto me siento útil".

 

UNA CULTURA ANCIANA SIMILAR A LA CULTURA DE LA JUVENTUD

Entendiendo el concepto de cultura como una agrupación de personas que buscan objetivos comunes y que poseen más o menos las mismas necesidades, se puede decir que, los ancianos buscan en personas de su edad lo que en otros grupos de personas (diferentes por su edad e intereses particulares) no logran encontrar.

La cultura actual "se caracteriza por un creciente protagonismo de los medios de difusión, en la generación y circulación de conocimiento, en la mediación del consenso y en la producción de las representaciones del mundo y discursos que se trasmiten" Orozco Gómez (1996,23).

En este sentido emerge una cultura anciana con características similares y que se muestra como un grupo totalmente diferenciado de los demás. Ella presenta sus propias expectativas, su forma de sentir y ver lo que dentro de su contexto se vive (relaciones sociales, actividades y metas comunes).

Fericgla (1992, 19) denomina la cultura de la ancianidad, como:

Un sistema de valores con sus elementos particularizadores y que está también con la orientación global homogeneizadora. Desde su posición, la vejez conforma un importante colectivo, con valores culturales definidores y propios, que en los últimos tiempos ha irrumpido y se ha ganado un espacio en el agregado de culturas diferenciales que conforman nuestra sociedad.

La cultura de la ancianidad se evidencia en los ancianos del grupo de baile en relatos de informantes como: "nosotros aprovechamos el espacio y el tiempo; hacemos sancochos, fritangas, rumbas, y en la parte de abajo donde está la caseta ponemos el fogón, la grabadora, y allá en el kiosco nos reunimos para bailar y hacer las celebraciones."

Celebraciones entre viejos que son parte de ellos. En épocas anteriores, se poseía un estereotipo definido de los viejos, se difundía la imagen del viejo cascarrabias, del viejo que sólo servía para estorbar. Hoy día esta concepción ha cambiado, los medios de comunicación ahora presentan un viejo biológico, física y mentalmente capaz.

"En fin, todo el tiempo nos estamos llamando por teléfono para cuadrar algún programa, un "algo" (merienda), una reunión para conversar, o una salida por la noche a bailar, esto es lo que hacemos para estar juntos y no aburrirnos. Una noche que fuimos a un grill por la avenida centenario, estuvimos baile el uno, baile el otro, de pronto llego una compañera del grupo y nos preguntó si podía llevar a una vecina muy amiga, nosotros le dijimos que sí, porque entre más gente mucho mejor, de esta manera la noche es más amena y nos divertimos más.

Las salidas, las reuniones, y el baile hacen parte fundamental de la vida social de los ancianos que hacen parte de la clase de baile; ellos quieren sentirse acompañados, con el fin único de establecer contacto con otros viejos que pueden pasar por su misma condición social.

Esto, gracias a que los viejos disponen de suficiente tiempo para planear sus citas, y algunos de ciertos recursos económicos; cuentan con los compañeros del grupo para sus celebraciones, programan a dónde ir; y entre más ancianos asistan con ellos mejor. Para los ha llegado el tiempo de la diversión y el placer, lo importante, es que el otro esté disponible.

Los contactos se mantienen vigentes, el teléfono es vital, y por supuesto las clases que se dictan todas las semanas; la cual pasa a ser el mejor punto de encuentro para planear sus posteriores reuniones.

Es así como la diversión hace parte fundamental en el contexto de las relaciones sociales entre los ancianos; a través de ella, logran establecer vínculos sociales fuertes que les permite, no sólo sentirse acompañados, sino también compartir con el otro, sentirse útiles. A esto se le suma el poder adquisitivo de muchos al gozar de una pensión.

Afortunadamente no salí mal librado con la pensión; recibo dos pensiones. Así, a uno le queda más o menos, no muy bien que digamos, pero tampoco tan mal. La casa ya se pagó, entonces siempre me queda una buena plata para subsidiar los gastos de la casa (facturas, mercado, etc.) y para mis paseos y salidas a bailar con los del grupo de baile en RECREARMONIA. Anciano Grupo de Baile.

El contar con una pensión y el haber disminuido las obligaciones familiares, permite que los viejos cuenten con buenos recursos para realizar salidas a distintas partes de su región; también es una forma de poder aportar para las actividades en el grupo relacionadas con el ocio; actividades muy parecidas a las realizadas por los adolescentes (bailar en grupo y divertirse constantemente).

"Dado que los ancianos no producen pero disponen de cierto poder adquisitivo y de todo su tiempo desocupado, el modelo cultural a su situación es el de los adolescentes; de este modo, las pautas que la sociedad de consumo de ocio masificado ha propuesto como modelo cultural de la ancianidad, imitan y se acercan a los modelos adolescentes" (Fericgla 1992, 21).

Tanto la cultura de la ancianidad como la cultura de los adolescentes expresan la necesidad de realizar actividades de ocio y de placer y un deseo constante de permanecer juntos; pues buscan en personas de su edad con quien compartir expectativas relacionadas con gustos y preferencias.

Los ancianos siguen en cierta forma el modelo cultural adolescente por dos motivos: Por un lado, el colectivo de los ancianos busca la diversión que ofrece la sociedad actual y son influenciados en cierta forma por los medios; y por el otro, buscan reunirse para compartir experiencias y saberes entre sus homogéneos del grupo. En este sentido, Fericgla (1992, 23-24) afirma que:

...Al colectivo de los ancianos no le disgusta seguir los modelos de consumo de ocio y de felicidad originado en el grupo de los jóvenes, cuyas pautas culturales sirven en muchos aspectos de guía para los ancianos como el modelo de consumo de actividades del tiempo libre de los jóvenes actuales y unas expectativas familiares que no coinciden con las del resto de miembros de la estructura.

Los jóvenes al igual que los viejos, también apuntan al gozo que les genera la rumba y el baile y que realizan en medio de las celebraciones planeadas con anticipación o que también surge en medio de la espontaneidad producto de sus encuentros. En este sentido, tanto para los viejos como para los jóvenes, el bailar se convierte en una estrategia esencial para la diversión:

El baile es ritual y es fiesta, es encuentro que busca continuamente; es acercamiento y roce, escape y nueva búsqueda, es una imitación de todo lo viviente y, al mismo tiempo, una recreación anhelante de la perfección, de ese instante continuado en donde el movimiento se confunde con la quietud y el sonido con el silencio; ahí, en ese instante, los cuatro puntos cardinales tienen la misma dirección, y el tiempo es hoy, ayer y mañana. (Chacón 1997:7).

El baile, permite ese encuentro cara a cara con el otro y con los otros; pues al ser un estado vivido permite que estos se recreen alrededor de una melodía; también permite que los individuos satisfagan la necesidad de compartir sentires relacionados con la condición de su cultura social que bien puede ser la cultura que conforman los ancianos o la formada por los jóvenes. Independientemente de la cultura a la que se pertenezca, el baile es ritual y fiesta a la vez, de encuentro permanente y de sentimiento mutuo; por ser una de las artes más efímeras permite que los sujetos se encuentren permanentemente con el fin de iniciar de nuevo este maravilloso ritual.

Las razones por las que los ancianos y adolescentes buscan a sus compañeros son muy diferentes, pero las conductas y comportamientos que dentro de estos dos grupos se manejan, presentan gran similitud. Mientras que para los ancianos el problema deriva en el desarraigo de que son objeto por parte de la sociedad y el nuevo rol familiar; para los adolescentes, es el rechazo al mundo normativo de los adultos.

Al igual que el anciano, el joven crea su propio espacio para buscar la comprensión que no encuentran en sus espacios habituales de desenvolvimiento (hogar, estudio o trabajo, etc.) Ver Jaramillo 1997. Esto bajo la influencia de los medios masivos de comunicación; los medios venden o proyectan una imagen de viejo y joven feliz que les dice como se deben comportar, que deben hacer y cuales son las pautas a seguir para pertenecer al grupo de los jóvenes o de los ancianos según sea el caso. Tanto para los ancianos como para los jóvenes, la cultura ha creado un ámbito consumista, derivado de la cantidad de tiempo desocupado que poseen ambos grupos de edad.

Respecto a la profundidad de las relaciones, la cultura juvenil presenta diferencias a la cultura de los ancianos, pues la calidad de relaciones sociales que poseen cada uno de estos grupos (ancianos - jóvenes) es bien distinta. Mientras que la red de relaciones de los ancianos apunta más hacia lo colectivo, lo grupal y en pro del grupo, con el fin de mantener una red de relaciones fuerte y estable; para los jóvenes la reunión es importante, pero por el momento, pues si para el joven el otro falta, simplemente se busca otra relación. Castañeda (1996:76). Para el viejo es distinto pues el otro adquiere un significado especial tal y como lo expresa un anciano del grupo.

"Aquí nos llaman y nos invitan a salir a pasear o a bailar un rato. No hace mucho, se casó (matrimonio) una hija de una de las que va al grupo, estuvimos todos reunidos acompañándola y lo más importante de todo esto, es que nos acompañamos en las buenas y en las malas. Nosotros no solamente estamos juntos para gozar, también cuando alguien necesita de nuestra ayuda o compañía estamos allí para brindársela. (Informante grupo de baile RECREARMONIA)

Los ancianos ven en su grupo algo más que un cúmulo de personas con quien "pasar el rato", ven en ellos la posibilidad no sólo de divertirse sino también de apoyarse y de compartir cosas nuevas; en este sentido, ellos pasan por momentos agradables, pero son momentos que no sólo se quedan en una salida, en un paseo, o en las dos horas semanales de la clase de baile; todas estas actividades son la oportunidad para planear otras, para integrarse más y para aumentar mucho más sus lasos de amistad.

 

SUEÑOS Y TEMORES

"Casi podría decirse que el grupo es como nuestro segundo hogar, porque ninguno lo quiere perder, para ello cada cual pone lo suyo para que siga existiendo esa armonía y no nos vayamos a separar aunque el año entrante seguramente nos cambien de profesor, pero eso sí, el grupo tiene que ser el mismo" (Anciano informante del grupo de baile)

Los ancianos encontraron en el grupo su "segundo hogar", no lo quieren perder y para ello están juntos, para que la armonía y la unidad que existe perdure. Es notorio el deseo de no separarse, pertenecer al colectivo que los recibió y acogió. En el grupo cada cual da lo mejor de sí para que todo les salga bien y para permanecer unidos en el futuro venidero.

"Cuando alguien del grupo se pone a alegar o no quiere hacer las cosas, van y dialogan con él, conversan y lo animan para que cambie su actitud, de esta manera logramos sacar adelante la actividad que se esté realizando y también mantener los lazos que durante tanto tiempo nos han unido. Siempre que se presentan problemas en otros grupos, pienso que al de nosotros le puede pasar igual, por ello muchas veces me asusto y prefiero no apegarme tanto a ellos, sin embargo luchamos y procuramos mantenernos tan bien como hasta ahora. (Anciana Grupo de Baile).

Todos los sueños que manifiestan los ancianos (como los de permanecer unidos, estar siempre juntos, conseguir otra familia, etc.), son interrumpidos por el arraigado pensamiento que poseen los mismos de ser unos viejos huraños y cascarrabias, inútiles y poco sociables; estereotipo que la sociedad ha difundido durante años. Curcio, Gómez y Gómez (1995:99) consideran que "el anciano se caracteriza por ser dogmático, inflexible y desconfiado. Nunca se analiza que se esconde tras estas conductas: vulnerabilidad, temores o ansiedades". Estigma que poco a poco se va desvaneciendo a partir de lo que la cultura anciana por medio del colectivo, presente ante la sociedad.

 

CONCLUSION

  • En el afán por integrarse, los ancianos realizan múltiples actividades (pasear, bailar, salir a grilles, etc.); todas ellas encaminadas a ocupar su tiempo disponible y mantenerse ocupados. Estas actividades realizadas por el colectivo, presentan similitud con las actividades de los jóvenes; ambos grupos de edad disponen del tiempo suficiente para divertirse y para consumir lo ofrecido por los medios de comunicación. Sin embargo, la diferencia con las dos culturas (Juvenil y Anciana) radica en la calidad de las relaciones sociales, ya que los ancianos poseen unos vínculos sociales más estables y profundos y por tanto más permanentes; mientras que las amistades de los jóvenes, son más efímeras.
  • Para el actual licenciado en Educación Física, el movimiento expresado a través de actividades artísticas y culturales es una forma de brindar a la cultura anciana la posibilidad de mejorar sus relaciones sociales y su actividad física a partir del baile.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. CHACON, Joaquín Armando. El Sentimiento Interno. En: Revista Médica. Vol. 11. No 3. (Julio de 1997). Editolaser. Santa fé de Bogotá. 48p.
  2. CASTAÑEDA. Elsa. Los adolescentes y la escuela de final de siglo. En: Revista Nómadas: Fundación Universidad Central. No 4. Santafé de Bogotá(marzo de 1996). 75-89. ISSN. 0121-7550.
  3. CURCIO Carmen Lucía y GÓMEZ José Fernando. Capacidad Funcional en el anciano. En: Revista de Gerontología y Geriatría. Manizales (Colombia) 1998 Vol. 12. No 1. ISSN: 25p 0122-6916.
  1. GIRALDO, Omaira et. al. El Sentido Socioafectivo que encuentran al ejercicio Físico los viejos de Supía. Riosucio (Caldas). 1999. Trabajo de grado (Educación Física Programa a Distancia): Universidad de Caldas. facultad de Ciencias para la salud. Departamento de Acción física Humana.
  1. FERICGLA Joseph. Envejecer. Una antropología de la ancianidad. Barcelona: Anthropos, 1992. 380p. ISBN: 84-7658-362-1.
  1. GÓMEZ José Fernando, CURCIO Carmen Lucía y GOMEZ Diana Eugenia. Evaluación de la Salud de los Ancianos. Talleres Litográficos de Información y Publicaciones.
  1. HAMMERSLEY, Martín y ATKINSON, Paul. Etnografía. Métodos de investigación. Barcelona: Paidós, 1994. 300p. ISBN: 84-493-0012-6.
  1. JARAMILLO E. Luis Guillermo. La cultura del Rap en el Campo de la acción física humana. En: Revista no 7. Vol 2 del programa de Educación Física de la Universidad de Caldas. Manizales, 1998. ISSN: 0121-7461. 45-58p
  1. MURCIA, Napoleón y JARAMILLO, Luis G. La Complementariedad Etnográfica. Investigación Cualitativa. Una guía Para Abordar Estudios Sociales. Editorial Kinesis 2000, Armenia Colombia. ISBN 958-9401-37-6.
  1. OROZCO G. Guillermo. Educación, medios de difusión y generación del conocimiento. Hacia una pedagogía crítica de la Representación. En: Revista Nómadas Nº 5. Fundación Universidad Central, Editorial Guadalupe Ltda. (Septiembre de 1996 Santa fé de Bogotá) 23-31p.
  2. RICE Philip F. Desarrollo humano. Estudio del Ciclo Vital. Bogotá. Editorial Prentice - Hall hispanoamericana S.A. 1997. 493 p.

 

 

Uso apropiado de los documentos:

FUNLIBRE

ü        Los documentos pueden ser bajados o impresos (una sola copia) para uso personal.

ü        Usted esta en libertad de editarlos y usarlos en sus proyectos, dando el crédito al autor del documento.

ü        Está prohibido, moral y legalmente, vender el documento o hacer una reproducción del mismo con ánimo de lucro.

ü        No esta autorizado copiar, extraer, resumir o distribuir el documento fuera de su propia organización y/o de manera que compita o substituya la base de documentos de FUNLIBRE o de las Redes de las que la Fundación es el Nodo Central.

 

FUNLIBRE es una ONG sin ánimo de lucro que desde hace 18 años ha venido impulsando con vocación latinoamericanista el fortalecimiento y desarrollo del sector de la recreación y el tiempo libre en Colombia y la Región mediante la Investigación, la Formación, las Vivencias y la Gestión en Recreación.

 

Nos interesa conocer sus comentarios sobre los documentos

Envíenos un mensaje

 

Repórtenos el uso del Documento

VOLVER A LA RELACION DE PONENCIAS DEL 7º CONGRESO - II ELAREL

   Fundación Colombiana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE © 1988 - 2006

Fundación Latinoamericana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE Costa Rica