funlibre

Ir a FUNLIBRE

 

Ir a La Red Latinoamericana

Centro de Documentación Virtual en Recreación, Tiempo Libre y Ocio

 

Ir a la Red Nacional de Recreación

Servicio de la Fundación Colombiana de Tiempo Libre y Recreación

Fundación Latinoamericana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE Costa Rica

 

 

 

Documento:

BENEFICIOS DE LA ORIENTACIÓN COMUNITARIA EN EL PROGRAMA DE ADULTO MAYOR DEL IDRD

Autor:

MARÍA DEL AMPARO WISWELL A. y JULIO E. ARBELAEZ
Instituto Distrital para la Recreación y el Deporte - IDRD

Origen:

VIII Congreso Nacional de Recreación
Vicepresidencia de la República / Coldeportes / FUNLIBRE
27 al 29 de Mayo de 2004. Bogotá, D.C., COLOMBIA.

 

 

 

 

×  Ir a Centro de Documentación

 

Ú   Uso apropiado
del Documento

 

Ø Ponencias del Congreso

 


Ponencia

 

 

Introducción

 

Considerar la producción de conocimiento como una práctica cultural implica reconocer una serie de procesos mediante los cuales se construyen los significados que conforman las culturas. El abordar la situación (Mapa de riesgo en las tendencias macro/ micro) de las personas mayores y la problemática del envejecimiento involucra múltiples dimensiones y amerita un enfoque que de cuenta por lo menos de los aspectos primordiales

 

Bogotá, la ciudad capital, es el marco que establece el ámbito geográfico de esta propuesta, pero fundamentalmente determina unos estilos de vida, de interacción, una perspectiva simbólica y unos elementos históricos a destacar, especialmente en lo concerniente a la situación cotidiana de las personas mayores.

 

Esta propuesta enfatiza  la participación en la vida de la ciudad, en el acceso al espacio público y a los servicios, en especial desde una mirada desde la oferta de servicios de  recreación y  deporte con especial cabida en los impactos o beneficios obtenidos a las condiciones de vida y a las problemáticas del adulto mayor como : pobreza, migración, marginalidad. Vinculando el contexto con las posibilidades reales del ejercicio de sus derechos

 

El enfoque de los derechos (con énfasis en los económicos, sociales y culturales) conforma un importante marco para la ejecución de esa tarea, en tanto establece aspectos a considerar tales como: protección a la familia, condiciones laborales equitativas y satisfactorias, alimentación, vestido, vivienda, educación, participación en la vida cultural, beneficios del progreso científico, descanso, tiempo libre, recreación y deporte, disfrute del más alto nivel de salud física y mental.

 

Pero en la práctica, la adjudicación de estos beneficios está mediada por un trato desigual: se anteponen a la ley condiciones de exclusión y marginalidad debidas a limitaciones económicas o prejuicios de género.

 

Referirse en el caso de los mayores al género, remite igualmente a las imágenes masculinas disminuidas por la edad y por la incapacidad (o decremento) de la contribución económica al núcleo familiar, en el seno de una sociedad que privilegia el papel del género masculino desde sus constructos típicos: emotividad restringida., autosuficiencia, agresividad,  liderazgo, disponibilidad sexual, valentía (Inclán, 1998). Con lo anterior se arrojan luces a las otras dimensiones del adulto mayor exploradas en este trabajo.

 

 

Esbozos Globales de la problemática actual del Adulto mayor

 

Macro datos del Crecimiento sobre la vejez Mundial ( Naciones Unidas)

 

  • Con un poco más de 6200 millones de personas, la población mundial creció 1,23 % por año, con un aumento de 77 millones de personas en 365 días. De acuerdo con las estimaciones de Organización de las Naciones Unidas (ONU), el planeta tendrá 9300 millones de habitantes en 2050. esta cifra es solamente una estimación promedio y por ello la ONU trabaja en el estudio de otros escenarios posibles. Dependiendo de los factores que se consideren, la población se estima que oscilará entre 7900 millones y 10900 millones

 

 


 


 

 

 

  • La disparidad entre ricos y pobres es cada vez mayor. De acuerdo con la ONU la esperanza de vida de la población de las naciones menos desarrolladas (las más pobres) es hasta 14 % menor que al esperanza de vida promedio mundial. Esto significa que los individuos de estas regiones pasan buena parte de su existencia afectados por alguna enfermedad.( dato estadístico)

 

  • El crecimiento de la población asume dimensiones diferentes cuando se comparan el mundo subdesarrollado y el desarrollado. En las naciones más pobres se concentra el 95% del crecimiento del planeta. Actualmente, las regiones  menos desarrolladas congregan  a cerca de 5.200 millones de personas mientras que  en las más desarrolladas hay apenas mil millones.

 

  • El proceso conocido como transición demográfica ocurre en prácticamente todos los países y se caracteriza por el descenso de la mortalidad, al tiempo que también baja, irónicamente, la fecundidad. Si aumenta la duración de la vida de las personas  y, al tiempo, disminuye el número de nacimientos, se incrementa la proporción de ancianos en el conjunto de la población.

 

  • La esperanza de vida en el momento del nacimiento aumentó en más de 20 años, durante las últimas cinco décadas, está es la tendencia mundial actual

 

  • Hay en el mundo 606 millones de ancianos. Entre ellos 69 millones tienen más de 80 años. La mayoría de ancianos está concentrada en el continente europeo y la tendencia parece que se mantendrá por lo menos durante tres décadas. En muchos países , crece más rápidamente la franja de los octogenarios que la de otras franjas de menor edad. Los viejos representan hoy poco más del; 1% de la población mundial.

 

  • El envejecimiento de la población viene afectando a muchos países industrializados. Preocupados por la presión que este grupo ejerce sobre los fondos de pensión y los servicios públicos de salud, las naciones empiezan a cambiar su sistema de seguridad social

 

Macro Datos del Sistema de Información  Nacional sobre le adulto mayor (Estudio de planeación nacional)

 

  • Un punto a destacar y de impacto universal es la mayor expectativa de vida al nacer en las mujeres, lo cual se traduce en una problemática de género especial en este grupo poblacional, sobre todo en las muy ancianas o mayores de 75 años.

 

  • En Colombia contamos con un volumen importante de migración de población joven al exterior, creciente en los últimos años, asociada a las condiciones económicas y al conflicto armado interno, que indudablemente, nos llevará a modificaciones significativas en la pirámide poblacional

 

  • En el caso de los adultos mayores, muchos han pasado de ser protagonistas y avezados (as) conocedores (as) del medio rural, a ser victimas anónimas del agobio urbano

 

  • La migración interna a los núcleos urbanos disminuya la población rural y genera trastornos en las ciudades relacionado con el acceso a los servicios y, en general, con las condiciones de vida

 

  • La improductividad y dependencia económica, las enfermedades indeseables son sinónimo de vejez para las ciudades industriales y la cultura urbana, en estas circunstancias nadie quiere aceptar la vejez y trata por todos los medios de rehuirla disimulando las evidencias externas y no asumiendo ningún tipo de simbología propia de la edad

 

 


 

Microdatos Nivel Distrital (Departamento Administrativo de Bienestar Social / departamento Administrativo Acción Comunal)

 

  • En Bogotá y los Departamentos de Antioquia y Valle del Cauca se concentra la mitad de la población que está por encima de 60 años (Asociación Federativa 2001)

 

  • En lo que va del presente siglo las personas mayores de 50 años en Bogotá pasaron de 673.278 (12.3% total de habitantes) en el 90 a 879.024 (13.68% del total) en el 2000 ( Heredia, 2000). La mayoría son mujeres en una proporción de 100 por 88 hombres, en el promedio nacional.

 

  • Cabe señalar el origen migrante de la tercera edad especialmente en los estratos más bajos. El paso súbito de un estado campesino a uno urbano ha dejado un sedimento de formas tradicionales propias de  culturas rurales o regionales que se oculta a veces tras la apariencia de una vida urbana moderna. De allí que en la Capital se encuentre una mezcla de las costumbres de habitantes provenientes de diversas regiones, réplicas de eventos locales, enclaves de culturas regionales reunidas en un vecindario, celebraciones, comidas... hay un uso del espacio público y un  desconocimiento de la historia en detrimento del sentido de pertenencia

 

  • Para 1998 los mayores de 55 años se calculaban en 572.588, de los cuales el 9.4% estaba en condiciones de pobreza y el 1.6 % en situación de miseria, con una concentración mayor en las localidades Ciudad Bolivar, Kennedy, San Cristóbal Engativa, Suba y Rafael Uribe,(Dabs 1999)

 

  • La perdida del cónyuge es más frecuente en las mujeres que en los hombres: La mujeres envejecen viudas y los hombres casados (López, 2000). Vale destacar la viudez como un factor de riesgo social para los hombres, debida a la dependencia vinculada a la condición masculina, generada por la necesidad de cuidado especialmente en los aspectos domésticos; como también la obligación femenina de velar por los padres y madres ancianos(as) aun en circunstancia de precariedad

 

  • Estas personas mayores ejercen funciones de cuidado de la vivienda y de los niños (as). En Bogotá, la mitad de las veces en que la crianza es delegada, esta recae en las abuelas y en los abuelos (Rico 2001). La ubicación en el medio familiar conlleva sus propias dificultades, problemas de relaciones, de acomodo a los estilos de vida, a las costumbres y a su desempeño. Las condiciones son peores cuando su única compañía son los nietos. También es difícil la situación para los hombres cuando están solos o conviven con personas sin relación de parentesco

 

  • A pesar de que el 71% de los mayores de 50 años no realiza actividades políticas más allá de votar, se nota o interés en la participación comunitaria, siendo esta más evidente en las personas de los estratos bajos (áreas urbanas)

 

  • Entre las y los mayores de 60 años tan sólo el 17 % de los hombres y apenas el 7% de las mujeres cuenta con pensión que, en el caso de las mujeres era con frecuencia de sustitución (dato nacional: Ordóñez, 1998)

 

 

La política y modelos de intervención social

 

El referente de políticas sociales interactúa con el derecho por cuanto

 

“En términos de los sectores que la componen, la política social agrupa la acción del estado dirigida a garantizar a la población, de manera universal y solidaria, el pleno y óptimo ejercicio de los derechos sociales, económicos y culturales, a través de la atención en los servicios de educación, cultura, recreación, deporte, salud, nutrición y seguridad social, vivienda y saneamiento básico, generación de ingresos y empleo, así como el acceso a la propiedad urbana y rural ( República de Colombia...1995:37)”

 

Entre los Derechos Humanos del (a) anciano(a) sobresalen los siguientes: el derecho  a un adecuado estándar de vida (alimentación, vivienda y vestido); seguridad, asistencia y protección social; la no discriminación por razón de edad; empleo, acceso a la vivienda, cuidados de la salud y servicios sociales; trato digno; protección contra el abandono y contra todo tipo de abuso físico o mental; derecho a la participación política, económica, social y cultural; derecho a participar de las decisiones que afectan su vida ( artículos 2, 16, 22, 25) (Jiménez, 2001)

 

 

Cronología del Envejecimiento

 

La delimitación temporal de este período vital constituye un dilema, acerca a explicaciones  y a comprensiones del mismo resulta aún mucho más difícil. Las diversas teorías planteadas con tal finalidad así lo demuestran; desde los enfoque biológicos el envejecimiento se ha justificado por determinación genética, envejecimiento celular, desgaste del organismo, acumulación de desechos, desequilibrios homeostáticos, mutaciones...., en tanto que las miradas psicosociales apuntan a la personalidad y los estilos de vida, a la descomposición social que etiqueta a las personas viejas como improductivas (generando su rechazo), a la progresiva limitación en el acceso a los recursos; las psicoanalíticas sustentan etapas evolutivas que determinan el curso del desarrollo etc.

 

Resulta difícil precisar el objeto de estudio de estudio por cuanto un abordaje inicial de los documentos pone de manifiesto la variabilidad existente en la delimitación de la población a partir de la edad, dificultad discutida con frecuencia en los estudios y limitante para establecer comparaciones entre los mismos. La agregación de las edades dispone una multiplicidad de rangos cuyo límite inferior puede llegar a los 45 años y aún menos ( teniendo en cuenta que la expectativa de  vida en algunas regiones de Africa y algunas comunidades indígenas de nuestro territorio es de 48 años).

 

Las implicaciones legales, laborales y sociales de estas determinaciones trascienden el ámbito de la gerontología para inscribirse en el marco económico y político; desde la perspectiva del ciclo vital asumida, el énfasis se deposita en la complejidad del proceso y de sus diversas etapas y momentos. Probablemente los sesenta y más años constituyen un punto de corte convencional acatando el límite vigente y, entonces si, puede hablarse (cuando la edad es relevante) de personas septuagenarias, octogenarias, nonagenarias y centenarias, advirtiendo que el fenómeno de envejecimiento presiona por una discusión juiciosa en torno a su demarcación cronológica  y a las consecuencias de esta decisión.

 

 

Nominación del Envejecimiento

 

En el mismo orden de ideas, son múltiples las denominaciones para la población que nos ocupa. Las más usuales: Ancianos, seguida por tercera edad y luego en proporción descendente: viejos, adultos mayores, personas mayores (personas viejas, personas ancianas, personas de edad) gerontes, senescentes, abuelos, abuelitos, población geriátrica, pacientes geriátricos, envejeciente.

 

Se alude también a vejez, envejecimiento, ancianidad y a características tales como: pensionados, usuarios de programas, beneficiarios, pacientes con Alzheimer, personas con demencia. Lo anterior es consistente, en primer lugar con el hecho de que en los medios de información el tema de vejez se trata poco y las referencias se hacen más a la vejez masculina a pesar de que en la población general el número de mujeres es mayor que el de los hombres

 

En segundo lugar, la insistencia en una identificación a costa de nominaciones inapropiadas abuelos(as) para personas que nunca tuvieron nietos(as); desconocidas en el lenguaje corriente: senescentes, gerontes, restrictivas: paciente geriátrico, enfermo de demencia; abstractas y metafóricas: tercera edad, edad dorada, años maravillosos, atardecer de la vida. Todo esto hace pensar en la conveniencia de anteponer el término persona a cualquier calificativo, facilitando la inclusión y propiciando nexos con la humanidad en general, sea cual fuere su condición y estado

 

 

Etimología

 

En castellano albor es sinónimo de blancura, y de aquí sutilmente  parece reflejar también el encanecer; pero también lo es de alba, de ese “resplandor que precede a los rayos de sol, antes de que suba del horizonte que va apartando las tinieblas de la noche e introduciendo el día”

 

“la edad, nos obliga a mover, y a veces hasta empujar, las manillas del curso de la vida, pero no de una manera predeterminada, arbitraria o caótica. La edad nos empuja a vivir hacia a delante pero nos mueve, y conmueve también, a entender la vida hacia atrás.”

 

“Frente a una vida cronológica, atenazada por la edad y dominada por la biología, tenemos una vida biográfica, de quehacer personal, conformada por lo que creemos que somos y por lo que queremos ser”.

 

la edad como poliedros de significados, formada por el tiempo y conformada por la sociedad, la cultura y el espíritu de la época tiene muchas lecturas.

 

Ficha Técnica:

Desde la orientación comunitaria del programa adulto mayor

 

Objetivo de la propuesta (como Indicador Psicosocial)

 Agregar:

  • Más años a la vida
  • Salud a la vida
  • Vida a los años

 

Ejes de Observación : Adaptación y autorrealización

 

Metodología: Desarrollo Humano (la edad como una dimensión de la organización social)

 

Perspectiva interdisciplinar, de estudiar y reflexionar acerca de toda una serie de fenómenos complejos que tiene que ver como abrimos y cerramos ese complejo y heterogéneo abanico de la vida

 

Justificación: Estudios meta-analíticos recientes se han encargado de resumir la información científica disponible dando cuenta de que la edad no se relaciona con la calidad de vida de las personas, con el bienestar psicológico o con la satisfacción en la vida. Estos estudios otorgan un mayor peso predictivo a la salud y a la personalidad. Y si la salud, como recurso para una vida de cantidad y calidad que es, se conserva, encontramos en la vejez más continuidad que ruptura, más cosas que permanecen que cambian, y que cuando hay cambios,  que junto a las pérdidas y disminuciones hay también ganancias, aumentos y perfecciones

 

Objetivo General (orientación comunitaria)

 

“Conseguir a través de la vivencia de los servicios ofertados por el programa de adulto mayor del IDRD, dentro de ciertos límites de cada persona, el momento histórico y social, el tiempo cotidiano como proyecto personal, a los otros como grupo de convivencia solidaria, y así mismo como sujeto autónomamente responsable y, en lo posible, ilusionado”

 

Objetivo específico:

  • Desenmascarar la tiranía de la edad de hacer notar su relatividad
  • Su dependencia de la construcción social imperante y de sus significados cambiantes según la construcción social del mismo o del tiempo histórico
  • Descubrir los mitos y estereotipos y prejuicios negativos asociados a las personas mayores
  • Averiguar como envejecen las sociedades
  • Cuál es el comportamiento relacional entre el tiempo biográfico personal, el tiempo definido socialmente y la construcción histórica del tiempo

 

Marco Conceptual:

 

Modelos de Vejez

 

Viejo joven – viejo, viejo. (Deconstrucción de un mito)

 

Los momentos de transición a la edad media: Del mito a la vivencia diálogo cara a cara con algunos adultos mayores nos da como tendencia:

 

  • que la menopausia era un fiasco psicológico para la mayoría de las mujeres
  • que el denominado abandono del nido, es decir, el momento en que los hijos se hacen adultos y se independizan, no suponía una perdida para la mayoría de los padres y madres ( siempre y cuando no ocurriera más tarde de lo esperado y, en consecuencia, significase un retraso en la madurez del hijo).
  • Descubrimos también que la mayoría de las personas de mediana edad y mayores nunca habían experimentado una crisis en la mitad de la vida ni tampoco había percibido en los demás.
  • También la jubilación es bienvenida por la mayoría de los hombres cuando tienen ingresos adecuados;
  • que la salud mejora en lugar de deteriorarse después de la jubilación;
  • que la mayoría de las personas mayores presentan altos niveles de satisfacción vital y,
  • algo igual de importante, que en la segunda mitad de la vida el nivel de la satisfacción vital no esta relacionado con la edad.

 

Era evidente que los mitos y los estereotipos negativos acerca de la edad mediana y la ancianidad no se ajustaba a la realidad. La gran mayoría de las personas mayores, aunque estén jubiladas, tienen vitalidad y son competentes, manteniendo una actividad en sus  familias y comunidades. Se les ha denominado los “jóvenes viejos”,  descritos como un nuevo fenómeno histórico de las sociedades postindustriales y en el desarrollo de esta lógica  los jóvenes viejos representan un recurso importante parar las sociedades en proceso de envejecimiento, pero un recurso muy infrautilizado (Neugarten, 1974, 1975).

 

El termino “viejo - viejo” en contraposición se reserva para aquella minoría de las personas mayores que necesitaban cuidados especiales y ayuda. Se Destaca que la distinción entre joven-viejo y viejo-viejo es de importancia fundamental a la hora de hacer diseño de los programas de recreación y deporte del IDRD, ya que los deseos y necesidades de los dos grupos son totalmente diferentes

 

 

Modelos de competencia frente a modelos de declive.

 

Frente a esta concepción pesimista del envejecimiento y de la vejez, ligada  a los modelos de declive, repletos de mitos y clichés ligados a la edad, y que viene a asegurar que la gente vive más a costa de pasarlo peor o de prolongar vidas en estados no deseables de vivencia

 

La esencia del proceso evolutivo es la variabilidad y el  cambio. Esta diversidad es la base de una sociedad saludable. Por ello, la adaptación y la autorrealización presentan múltiples caras. Pero es más probable conseguir los bienes de la calidad de vida de las personas mayores (bienestar, autonomía y compañía) cuando están presentes la normalización de actividades y ocupaciones, el disfrute de  la vida y la satisfacción con la vida, las oportunidades, las ilusiones y los desafíos, concepción que posibilita, a través de políticas sociosanitarias adecuadas y estilos de vida saludable, retrasar al máximo la aparición de enfermedades y discapacidades y, a nivel personal, sentirse justificado y en paz

 

 

Patrón de Envejecimiento

 

No hay un único patrón de envejecimiento social- psicológico, ni un único patrón de envejecimiento exitosos (Neugarten, Havighurst y Tobin 1968). La idea tan extendida de que la persona que permanece  activa y conserva el papel social de la edad mediana es la que consigue envejecer con éxito, fue denominada como la “teoría de la actividad” y la visión completamente diferente o antagónica  que parte del principio del envejecimiento como un proceso inherente y universal de retirada tanto del individuo como de la sociedad, y que envejece con éxito aquella persona que ha desconectado de la vida social y envejece aislado en su contexto humano cotidiano  (la denominada teoría de la desconexión establecida por Cumming y Henry en 1961)  ambas teorías reduccionistas que no tienen en cuenta al diversidad de patrones

 

Las personas envejecen no solamente de formas diferentes, sino que la gama de las diferencias individuales se hace más amplia a medida que pasa el tiempo. Por tanto la edad se convierte en un mal factor predictivo de la competencia física o social del adulto, de las necesidades y capacidades de la persona. En este sentido, si hacemos una comparación con los periodos anteriores de la historia, la edad ha perdido importancia a la hora de distinguir entre las personas de mediana edad y los ancianos. Los patrones de la vida adulta y el envejecimiento se ven afectados, aunque no determinados, por la experiencia anterior.

 

La edad se está convirtiendo en un factor menos útil o menos relevante a la hora de determinar la competencias y necesidades de los adultos

 

En todas las partes del mundo las sociedades están envejeciendo sometidas a un cambio que quizás es tan fundamental como cualquier otro de la historia humana, un cambio que viene con el aumento de la esperanza de vida y la proporción cada vez más importante de personas de edad avanzada en la población.

 

Estas tendencias demográficas han tenido efectos  dramáticos en los países industrializados durante los últimos 80 años; y se ha calculado que, a menos que se produzcan hambrunas catastróficas o guerras, durante los próximos 20 años el número de gente mayor aumentará en los países en vías de desarrollo al mismo ritmo que ha aumentado en los países desarrollados.

 

Hemos creado socialmente una población envejecida, pero no sabemos mucho acerca de los efectos que ello puede tener sobre nuestras instituciones y estructuras sociales. Sabemos por ejemplo, que la familia se ha convertido en una estructura multigeneracional, pero sabemos poco acerca de los patrones de interacción social o relaciones económicas en las unidades formadas por cuatro o cinco generaciones. ¿ cuál es la influencia de la distribución cambiante de la edad sobre  los sistemas de servicios sociales o médicos? Sobre las estructuras políticas de las comunidades y las relaciones entre los diferentes grupos de edad? ¿sobre las responsabilidad del gobierno en cuanto a la ayuda a los jóvenes y los viejos? ¿Sobre los significados de la edad como una dimensión de la organización social? ¿cuál es el papel social de la recreación? ¿y que beneficios directos y trasversales supone para la vida cotidiana del adulto mayor?

 

Por tanto es importante analizar sobre la forma en que las sociedades, no solamente las poblaciones envejecen, algo que debería tener una gran significación para la sociedad en la cual vivimos.

 

El estudio de estas cuestiones puede ofrecernos nuevas conceptualizaciones de la naturaleza del cambio social y de la interacción de las estructuras sociales cambiantes y el curso de las vidas humanas

 

Programa Adulto Mayor IDRD - Orientación Comunitaria:

 

Fundamento : Diagnosticar,  planear, ejecutar y evaluar

 

  • Alternativas recreoformativas para el desarrollo de proyectos
  • Que promuevan el mantenimiento, mejoramiento y fortalecimiento de las condiciones de vida
  • Fundamentado en el reconocimiento del derecho a ser actores sociales activos
  • A través de actividades encaminadas a potencializar su autonomía, gratificación, liderazgo y participación sociofamiliar

 

 

 

 

 

Marco Global para la Recreación Distrital

 

 


 

 

 

 

Filosofía del programa:


 

 

 

 

 

 

 

 

Objetivo:


 

 

 

 

Uso apropiado de los documentos:

FUNLIBRE

ü        Los documentos pueden ser bajados o impresos (una sola copia) para uso personal.

ü        Usted esta en libertad de editarlos y usarlos en sus proyectos, dando el crédito al autor del documento.

ü        Está prohibido, moral y legalmente, vender el documento o hacer una reproducción del mismo con ánimo de lucro.

ü        No esta autorizado copiar, extraer, resumir o distribuir el documento fuera de su propia organización y/o de manera que compita o substituya la base de documentos de FUNLIBRE o de las Redes de las que la Fundación es el Nodo Central.

 

FUNLIBRE es una ONG sin ánimo de lucro que desde el año 1988 ha venido impulsando con vocación latinoamericanista el fortalecimiento y desarrollo del sector de la recreación y el tiempo libre en Colombia y la Región mediante la Investigación, la Formación, las Vivencias y la Gestión en Recreación.

 

Nos interesa conocer sus comentarios sobre los documentos

Envíenos un mensaje

 

Repórtenos el uso del Documento

VOLVER A LA RELACION DE PONENCIAS DEL 8º CONGRESO

   Fundación Colombiana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE © 1988 - 2006

Fundación Latinoamericana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE Costa Rica