funlibre

Ir a FUNLIBRE

 

Ir a La Red Latinoamericana

Centro de Documentación Virtual en Recreación, Tiempo Libre y Ocio

 

Ir a la Red Nacional de Recreación

Servicio de la Fundación Colombiana de Tiempo Libre y Recreación

Fundación Latinoamericana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE Costa Rica

 

 

 

Documento:

CREACIÓN DE ESCENARIOS PARA EL DESARROLLO HUMANO DESDE LA RECREACIÓN:

Como pasar del Discurso a la Práctica

Autor:

Esperanza Osorio Correa.
Directora Ejecutiva Nacional de FUNLIBRE

Origen:

IX Congreso Nacional de Recreación
Coldeportes / FUNLIBRE
14 al 17 de Septiembre de 2006. Bogotá, D.C., COLOMBIA.

 

 

 

 

 

×  Ir a más Documentos

 

Ú   Uso apropiado
del Documento

 

Ø Ponencias del Congreso

 

 

 

Ponencia

 

 

Introducción:

Pasar del discurso a la práctica: Ese es el desafío propuesto. La hipótesis central es que la “recreación puede ser mediadora en la creación de escenarios para el desarrollo humano”, afirmación como producto de reflexiones individuales y colectivas y resultado igualmente del posicionamiento que se ha dado en la última década al paradigma de desarrollo humano.

A partir de este planteamiento, se ha hecho un esfuerzo sostenido para construir y validar un marco de referencia flexible desde lo conceptual, político, ético, y técnico, que permita trascender la teoría y favorecer la ampliación de opciones humanas.

El sector de la recreación en Colombia en los últimos años ha pretendido trascender su discusión sobre las categorías conceptuales que típicamente le son más cercanas como son el juego, la lúdica, el arte, la pedagogía, sólo por mencionar algunos aspectos, que si bien han producido un amplio cuerpo de conocimientos, han dejado un poco subordinada la discusión sobre su dimensión política y la necesidad de encontrarle su lugar en los procesos de desarrollo y construcción de sociedad y nación.

Dadas estas circunstancias el desafío de posicionar la recreación en muy diversos ámbitos y promover la inversión en la misma, demanda sacarla de su posición de subordinación política, académica, científica y ponerla al nivel que le corresponde como derecho fundamental.

Esto implica primero, hacerse las preguntas desde la recreación misma en su relación con otras áreas y segundo, agendarla como un tema serio que debe ser analizado, argumentado y vinculado a la agenda sobre el desarrollo desde todos los sectores.

En este trabajo se pretenden establecer estas vinculaciones tomando como punto de partida el desarrollo humano con enfoque de derechos y con un eje central sobre el empoderamiento y las vías a través de las cuales la recreación puede realmente contribuir a mediar procesos de desarrollo.

 

1.        Desarrollo humano, enfoque de derechos y empoderamiento:

 

Concretar a través de proyectos específicos de recreación alternativas de desarrollo para las personas significa hacer el esfuerzo intencionado de estructurar respuestas y crear condiciones para la vivencia cotidiana de la misma.

Los beneficios psicológicos, sociales, ambientales, comunitarios, económicos en lo individual y colectivo, sus posibilidades a nivel de prevención, intervención y mantenimiento de condiciones que favorezcan el desarrollo individual y colectivo, es lo que permite, entre otros aspectos, hablar de las posibilidades que ofrece en la mediación de procesos de desarrollo humano.

La definición del paradigma de desarrollo humano planteado por Mahbub, UL; Haq, y Streeten, plantea que:

“El propósito básico del desarrollo humano es ampliar las opciones de las personas. En principio estas opciones pueden ser infinitas y cambiar a lo largo del tiempo. Por lo general, las personas valoran logros que no aparecen del todo, o por lo menos inmediatamente, en cifras de ingreso o crecimiento: mayor acceso al conocimiento, mejor nutrición y servicios de salud, medios de vida más seguros, seguridad frente a crímenes y violencia física, un tiempo libre más satisfactorio, libertades políticas y culturales y un sentido de participación en actividades comunitarias. El objetivo del desarrollo es crear un ambiente que permita a las personas disfrutar de una vida larga, saludable y llena de creatividad” p.14

Este paradigma se diferencia de otros en la medida que abarca la ampliación de opciones humanas; en este caso en ingreso se considera una dimensión del paradigma pero no el único, abarca otras como las sociales, culturales y políticas.

Ahora, bien para muchos puede ser una utopía difícilmente realizable hablar de un desarrollo humano que bajo condiciones de igualdad e equidad le lleguen a la gente en concreto. Se reconoce, por una parte, la necesidad de trascender la priorización sobre el ingreso, la salud y la educación como capacidades base para el desarrollo y ampliarlo a otros indicadores que afecten las causas estructurales de la pobreza.

Bajo el espectro de la reconceptualización de las Políticas Sociales, la pobreza es concebida como un fenómeno heterogéneo y multidimensional, conceptualizado en diferentes niveles de abstracción: teorías generales sobre la sociedad, propuestas de análisis e interpretación de realidades específicas, políticas y programas dirigidos hacia los pobres; debiendo anotar, que en cada uno de estos casos se han propuesto definiciones que representan distintos enfoques, perspectivas e intereses, cuyos aportes son innegables con relación al conocimiento de la pobreza y la explicación de las diferencias sociales. En este sentido, vale recordar la definición de pobreza propuesta por la CEPAL en su estudio sobre la pobreza en América Latina en los años setenta: “Síndrome situacional en el que se asocian el infraconsumo, la desnutrición, las precarias condiciones de vivienda, los bajos niveles educacionales, las malas condiciones sanitarias, una inserción inestable en el aparato productivo o dentro de los estratos primitivos del mismo, actitudes de desaliento y anomia, poca participación en los mecanismos de integración social, y quizás la adscripción a una escala particular de valores, diferenciada en alguna medida de las del resto de la sociedad”.

“La pobreza es entonces una situación en la cual la persona no está en condiciones de satisfacer sus necesidades vitales, no solo en términos de sobrevivencia física (alimentación, salud y vivienda), sino también en términos de su desarrollo como persona, inserción social, política, identidad, sentido de pertenencia, acceso a la formación, y la información, etc.. La incomprensión de esta complejidad del problema explica el predominio de políticas asistenciales en materia social que han prevalecido de tiempo atrás en las estrategias de combate contra la pobreza. La mayor parte de estas políticas se concretan en forma importante en transferencias que apuntan a resolver transitoriamente condiciones de supervivencia física, pero no llegan a remover los obstáculos que impiden el desarrollo integral de las personas”. CORREDOR, Consuelo. ¿Es la Pobreza un Problema de Exclusión?. Implicaciones de Política. Mimeo. Santafé de Bogotá, 1998. Pág. 6.

Por otra parte, la expansión del ingreso y de las opciones humanas puede fracasar o tener éxito de acuerdo a “las prioridades nacionales elegidas por la sociedad o por quienes gobiernan: propósitos militares o sociales, un modelo de desarrollo elitista o igualitario, autoritarismo político o democracia política, una economía imperante, o un desarrollo participativo”

Así, bajo la premisa que el desarrollo humano es un paradigma que debe ser contextualizado a la historia, cultura, condiciones y recursos de cada país, a partir incluso de la resignificación que le damos a las dimensiones e indicadores que lo concretan, se plantea que éste es posible y que todos los sectores de la vida social pueden contribuir a él.

Muchas opciones humanas pueden extenderse más allá del bienestar económico. La educación, la salud, un medioambiente limpio, la libertad política y los simples placeres cotidianos no dependen exclusivamente o en gran medida del ingreso.

Acuerdos en el paradigma del desarrollo humano[i]:

·         El desarrollo debe poner a las personas en el centro de su preocupación.

·         El propósito del desarrollo es ampliar todas las opciones humanas, no sólo el ingreso.

·         El paradigma del desarrollo humano se preocupa tanto por desarrollar capacidades humanas (a través de invertir en las personas) como por usar completamente aquellas capacidades humanas (a través de un marco que permita el crecimiento y el empleo).

·         El desarrollo humano posee cuatro pilares fundamentales: igualdad, sustentabilidad, productividad y empoderamiento. Considera el crecimiento económico como esencial, pero enfatiza la necesidad de prestar atención a su calidad y distribución: Analiza detalladamente su vínculo con las vidas de las personas y cuestiona sus su sustentabilidad a largo plazo. El paradigma del desarrollo humano establece los fines del desarrollo y analiza las opciones más sensibles para lograr dichos fines.

El Programa de las Naciones Unidades – PNUD,  plantea que el desarrollo humano es el “proceso de ampliación de las opciones de la gente, aumentando las funciones y capacidades humanas. De esta manera el desarrollo humano refleja además los resultados de esas funciones y capacidades en cuanto se relacionan con los seres humanos. Representa un proceso a la vez que un fin. En todos los niveles del desarrollo las tres capacidades esenciales consisten en que la gente viva una vida larga y saludable, tenga conocimientos y acceso a recursos necesarios para un nivel de vida decente” [ii]

Pero el ámbito del desarrollo humano va mucho más allá: otras esferas de opciones que la gente considera en alta medida incluyen la participación, la seguridad, la sostenibilidad, las garantías de los derechos humanos, todas necesarias para gozar de respeto por sí mismo, potenciación y una sensación de pertenecer a una comunidad.

Sin embargo es importante anotar que cualquier concepto o teoría del desarrollo que se asuma debe someterse a una mirada crítica y bajo de un principio de flexibilización de las condiciones particulares de cada país. Un tema de tanto alcance como los indicadores de desarrollo no puede inscribirse únicamente dentro de modelos estandarizados que no necesariamente miden las diferencias para cada contexto.

La insuficiencia en los alcances del modelo de desarrollo humano planteado en las últimas décadas se ha venido fortaleciendo. Uno de los aspectos que lo han facilitado es la inclusión tanto del concepto de sostenibilidad como del enfoque de derechos en el paradigma.

El PNUD publicó en 1998 un documento estratégico sobre el enfoque del desarrollo basado en los derechos humanos llamado “Integrando los Derechos Humanos al Desarrollo Humano Sostenible”[iii]. El punto de partida es el desarrollo humano sostenible, cuyo objetivo es expandir las oportunidades de todas las personas sin discriminación, incluyendo las generaciones presentes y futuras, y protegiendo al mismo tiempo el medioambiente.

Las estrategias de desarrollo propuestas por este enfoque son la eliminación de la pobreza, la promoción de los derechos humanos y la creación de igualdad de oportunidades a través del buen gobierno. Incluir la dimensión política del desarrollo permitió la creación de una perspectiva conjunta entre teóricos y activistas del desarrollo y de los derechos humanos y establecer una definición de desarrollo que sintetiza los derechos humanos universales y el derecho al desarrollo.

Como tela de fondo para el disfrute y garantías de este conjunto de derechos, prevalece uno, sin el cual sería imposible garantizar todos los demás, y este es el derecho al desarrollo, tal como fue adoptado por la Asamblea General de Naciones Unidas en diciembre de 1986. Como derecho inalienable, es aquel que contribuye y posibilita gracias a un desarrollo económico, social, cultural y político, que los individuos realicen sus derechos humanos y sus libertades fundamentales (Artículo 1)[iv]:

“un derecho humano inalienable en virtud del cual cada persona humana y todos los pueblos están autorizados a participar en, contribuir a y disfrutar del desarrollo económico, social, cultural y político, en el que todos los derechos humanos y las libertades fundamentales pueden alcanzarse plenamente”

El derecho a la vida, el derecho a la ciudadanía y al ejercicio de las libertades civiles y políticas, el goce de los derechos económicos, sociales y culturales, y él poder vivir en un medio ambiente sano y ausente de confrontaciones armadas, son un cuerpo indivisible y en consecuencia integral.

En este contexto el empoderamiento ocurre mediante la introducción del concepto de derechos. Cuando los derechos humanos forman parte del proceso de hacer políticas. El empoderamiento basado en un enfoque de derechos intenta captar como se distribuye el poder dentro de la sociedad. Debe ser entendido como una espiral en la que los diferentes niveles se complementan y refuerzan entre sí.

Un concepto comprensivo de empoderamiento significa que la gente está en posición de ejercer elecciones  libremente. Esto implica una política democrática en la cual la gente puede influir en las decisiones que afectan sus vidas.

 

2.        La recreación y el desarrollo humano:

 

El marco de referencia que aquí se plantea no pretende plantear que la recreación por si misma soluciona los problemas del desarrollo, La premisa fundamental es que por estar imbrincada en todos los ámbitos de interacción de la vida cotidiana de los seres humanos, puede afectar positivamente la vida de los seres humanos.

Lo anterior supone diversos niveles de gestión y actuación, que involucra tanto los niveles decisorios en lo político y lo administrativo como a quienes facilitan la vivencia en los espacios de la vida en comunidad, la escuela, el parque, etc.

Las acciones propuestas son:

·         La creación de unas condiciones políticas y la inclusión del tema en espacios de discusión y toma de decisiones sobre las políticas públicas sociales. La planeación basada en los beneficios de la recreación son un punto de partida óptimo para hacer posible la intersectorialidad de la recreación (Ver Notas 1 y 2 al final).

·         La formalización del derecho al juego y la recreación (Ver nota 3 al final) y de las vías para asegurar su respeto y reconocimiento a través de estructuras organizacionales mediante las cuales la población, particularmente la más excluídan3, pueda participar e influir en las estrategias adoptadas por la sociedad. Influencia que puede darse cuando las organizaciones posibilitan extender redes sociales a todas las personas.

·         Fortalecimiento del sector en lo académico y científico y mecanismos de gestión y difusión de conocimiento. El conocimiento se ha constituido en un nuevo poder, su construcción, adquisición y uso debe ser parte esencial de los procesos de democratización y debemos empezar por la recreación.

·         Desarrollo de habilidades y conocimientos que permitan el ejercicio de la ciudadanía y responsabilidad sobre las acciones propias.

·         Creación de espacios para poner en marcha una pedagogía para la participación a partir procesos de organización y participación real en el ámbito local.

·         Creación de acceso y control sobre el sistema de oferta de recreación. De ahí que quienes ofrecen programas de recreación deban intencionalmente trabajar sobre los conceptos de inclusión, igualdad y equidad. La igualdad en este contexto es una condición objetiva de la oferta, mientras que la equidad involucra tanto aspectos éticos como de justicia. En una recreación inclusiva todos los participantes deben tener la oportunidad de aprender una variedad de habilidades, focalizados en los procesos y no necesariamente en los resultados. La inclusión en recreación puede ocurrir cuando se facilitan las condiciones que tienen en cuenta las diferentes necesidades de los participantes y demuestra su interés en la protección, el crecimiento, la salud, y el bienestar de todos[v].

Para alcanzar tal dimensión de desarrollo de la recreación como área del sistema de recreación y deporte, es necesario agendar el tema y hacerlo seriamente, de manera argumentada y logrando un posicionamiento real de la misma en los ámbitos político, psicológico y funcional, vinculando desarrollo, derechos y recreación con una perspectiva de empoderamiento.

No hay discusión en cuanto a que la recreación hace parte de la vida de las personas, y el acceso a la misma puede derivarse de decisiones y acciones individuales y autónomas que caen en el ámbito de la vida privada.

Sin embargo, tales decisiones están atravesadas por el sistema, los valores que lo caracterizan, el modelo de desarrollo priorizado, entre otras. De ahí que la recreación podrá jugarse un papel transformador solo en la medida que pueda estratégicamente incidir sobre los factores sociales, culturales y políticos desde los espacios locales.

La construcción de escenarios para el desarrollo humano, no depende únicamente de la oferta institucional de programas de recreación sino de todas las organizaciones en su conjunto.

 

Figura No. 1: Aspectos programáticos para la creación de escenarios para el desarrollo humano

 


Para ejemplificar la gráfica anterior se puede tomar un programa con jóvenes en un municipio, el reto es por una parte, ampliar las alternativas a la vivencia recreativa, sino también generar las estrategias y acciones para incidir sobre las políticas de juventud locales, propiciar espacios de participación y organización que sean legitimados por la institucionalidad y la comunidad, contribuir a incrementar el conocimiento sobre el joven y su realidad.

Los programas de recreación dados aislados de la realidad local y sin comprensión de la realidad de los microespacios donde el sujeto se desarrollo, se constituirán en paliativos de condiciones y situaciones o en el mejor de los casos en una buena dosis de escape sin impacto sobre el desarrollo humano integral.

Lo anterior supone una visión de la recreación que trasciende una mirada a la misma que trasciende su función de instrumento para divertirse, se concibe como una vivencia con un alto potencial transformador.

Ello nos lleva a enunciar brevemente desde donde se conciben en este marco los conceptos de ocio, recreación y tiempo libre. En un juicioso análisis conceptual y semántico realizado por Gerlero[vi] se diferencian unidades de significado que comparten los tres conceptos:

Lo actitudinal como la palabra lo indica se refiere a la actitud en tanto la cosa, por ejemplo el ocio se concibe como una predisposición del ánimo, del ser.

La temporalidad refiere tanto al tiempo en términos físicos como el tiempo social y personal; la actividad denota la acción que mediante un gasto de energía produce un cambio en la situación existente o el logro de fines exteriores.

La libertad es entendida como independencia o autonomía de coacción, brinda la posibilidad de elección, de realizar un acto desde la voluntad propia, también es entendida como autodeterminación;

La categoría placer se refiere a la sensación agradable producida por la reducción de la tensión que se sustenta en una acción tendiente a sustraerse de impresiones penosas;

Lo institucional se relaciona con la esfera social de desarrollo de la acción y que imprime una intencionalidad a la misma.

Por último lo contextual, se entiende como “contexto” de algo, a las características sociales, históricas, políticas y económicas.

De acuerdo con el análisis de centralidad y especificidad conceptual, las categorías se hacen presentes en los tres conceptos así:

 

Concepto

Categoría que otorga centralidad al concepto

Categoría específica

Ocio

Actitudinal

Actitudinal

Tiempo libre

Temporalidad

Contextual

Recreación

Actividad

Placer - Institucional

 

Para Edhginton, et., al.[vii], el ocio es un constructo multidimensional en el cual uno es relativamente libre de las limitaciones, tiene un sentimiento de afecto positivo, es motivado por fuerzas internas, y tiene un sentido percibido de libertad, estos autores vinculan el ocio con la satisfacción de la vida y sugieren que puede promover un sentido de bienestar, felicidad o calidad de vida.

Quizá el cambio más significativo que han tenido los estudios de ocio es que haya sido considerado como algo refutable, lo que lo ha relacionado con otras perspectivas, el ocio: ... como algo socialmente imbrincado en lugar de verlo como algo separado o especial; ... que incluye una diversidad de actividades que suponen una multiplicidad de resultados, ... como aspecto culturalmente construido; ... en su dimensión política y directamente relacionado con los esquemas de producción y distribución de una economía mundial capitalista. El ocio no es un ideal filosófico, sino un complejo conjunto de comportamientos, significados, estructuras e ideologías socialmente construidos[viii]

En relación con los estudios del ocio, se encuentra una aceptación emergente de la complejidad del fenómeno, lo cual ha generado una serie de investigaciones que apuntan a una teoría en construcción más que a una disciplina; en este contexto las disciplinas sociales pueden ser complementarias, puesto que cada una se centra en diferentes dimensiones relevantes del mismo como objeto de estudio.

Desde las perspectivas actuales se han venido presentando grandes cuestionamientos a la forma como los enfoques  tradicionales han entendido el ocio. Por ejemplo, Rojek[ix], argumenta que lo que se  entiende por el término está socialmente condicionado, lo que hace que las asociaciones convencionales elaboradas tales como “libertad”, “elección”, y “autodeterminación”, no encuentren soportes. El argumento básico del autor es que no se puede separar al ocio del resto de la vida, y proclamar que éste tiene leyes, ritmos y tendencias únicas, sino que por el contrario, debe ser tratado programáticamente como un estado del ser personal o colectivo, que debe mantenerse o acompañarse a través de un entrenamiento racional, disciplina, educación, gerencia y políticas.

Esta postura señala que el concepto de ocio se encuentra subsumido en el de cultura, pues en la medida en que se va entrando más en materia, se va evidenciando la apreciación por el papel que juegan las costumbres culturales, las diferencias y los conflictos en el establecimiento de los parámetros del debate y también lo que ocurre en el tiempo y los espacios de ocio.

En general el ocio, es un concepto que está en pleno proceso de resignificación a la época actual, su origen en las culturas griega y romana no es razón para negar su existencia, sino una búsqueda de sentido desde las condiciones de la existencia del hombre en la actualidad.

Por su parte la recreación se define como[x]:

“Todas las cosas que una persona decide hacer para hacer de su tiempo de ocio más interesante, más agradable y personalmente más satisfactorio”. La Recreación incluye deportes, recreación física, actividades artísticas, creativas, culturales, sociales e intelectuales; es una necesidad humana fundamental para los ciudadanos de todas las ciudades y esencial para el bienestar psicológico, social y físico del hombre. La recreación es un servicio social y de la misma manera que la salud y la educación su propósito es: asistir al desarrollo de los individuos y de la comunidad; para mejorar la calidad de vida y el funcionamiento social”

En este mismo texto citando a Saskat incluye muchos elementos: el juego, la actividad física, el arte, la gimnasia, música, espiritualmente, deportes, parques, educación y liderazgo son todos partes de la recreación. En relación con las condiciones limitantes potencialmente de los individuos (física,/mental, habilidad, estatus económico, edad) o de la comunidad en la cual vive (urbana, rural, centros de cuidado, grupos familiares, etc.) los beneficios de la recreación deberían estar disponibles para todos. La recreación facilita un proceso para integrar o reintegrar la participación dentro de la comunidad y para desarrollar el potencial humano.

Para Cushman[xi], la recreación, se considera una actividad a través de la cual se puede experimentar y disfrutar el ocio, pero también se percibe como una institución que se organiza socialmente y se orienta hacia unos fines societales, que genera beneficios sociales, personales y que tiene derecho a recibir un respaldo estatal, es un medio para lograr un fin y puede justificarse racionalmente.

Los antecedentes conceptuales de ocio, la recreación y el tiempo libre son amplios y abundantes en el análisis de sus beneficios psicológicos y sociales. Como fenómeno multidimensional, como experiencia psicológica y social que se da en un contexto determinado, en sus componentes programáticos y como un servicio social, se considera que la recreación se configura como un satisfactor sinérgico que en palabras de Max Neef et al se define como:

“... aquellos que por la forma en que satisfacen una necesidad determinada, estimulan y contribuyen a la satisfacción simultánea de otras necesidades. Su principal atributo es el de ser contrahegemónicos en el sentido de que revierten racionalidades dominantes tales como las de competencia y coacción.

Sinergia significa el comportamiento de un sistema completo, que resulta impredecible a partir del comportamiento de cualquiera de sus partes tomadas aisladamente. Fueron los químicos los primeros en reconocer la sinergia, cuando descubrieron que toda vez que aislaban un elemento complejo, o separaban átomos o moléculas de un compuesto, las partes separadas y sus comportamientos singulares jamás lograban explicar el comportamiento de todas las partes asociadas. En este sentido, la sinergia connota una forma de potenciación, es decir, un proceso en el que la potencia de los elementos asociados es mayor que la potencia sumada de los elementos tomados aisladamente”.

Desde esta perspectiva se considera que la construcción de un sistema de oferta, servicios, programas o alternativas autogeneradas de recreación es una responsabilidad de la sociedad en su conjunto, en este contexto la educación para la recreación comporta dimensiones psicológicas, sociales, políticas y económicas, pues es a partir de la transformación de las mismas que podrá constituirse en satisfactor sinérgico.

Las categorías que se seleccionan como elementos relevantes del concepto son: a) el sujeto, visto desde sus dimensiones de desarrollo humano (afectivo, lúdico erótico, cognitivo, comunicativo, político, fisico-orgánico, ético moral, económico y social) y eminentemente dialéctico en su relación con el entorno y consigo mismo, sus significados de ocio y recreación y visto también desde sus posibilidades personales y económicas de acceso a los bienes, recursos y servicios culturales; b) el espacio, concebido como el contexto en el que está imbrincado el sujeto, (local, regional, nacional  y global), con todos los elementos que conlleva (estructuras de poder, características culturales, económicas, sociales, políticas, niveles de desarrollo) y el espacio específico en el que se da la experiencia (parque, casa, calle, colegio, entorno natural; c) las prácticas recreativas, en sus elementos de actividad y medios y el referente institucional que la ofrece o permite su acceso; d) el tiempo como variable en dos dimensiones, el contexto histórico del sujeto y la concepción  y manejo del tiempo cotidiano; y e) la experiencia o vivencia del sujeto en la práctica, percepciones e impacto sobre su desarrollo, estados emocionales, en un sentido tanto positivo como negativo, dependiendo de las decisiones que tome y como se revierta ésta sobre si mismo, un grupo o un colectivo[xii].

El planteamiento que aquí se hace toma como referente al sujeto, quien al decidir sobre una práctica particular de recreación, lo hace a partir de sus propias experiencias, condiciones, niveles y características sociodemográficas particulares de desarrollo humano alcanzados,  pero también a partir de la influencia del contexto, de cómo ha sido permeado por los procesos de globalización y las condiciones de desarrollo alcanzado por su entorno, municipio o país (Ver figura 2).

 

Figura 2. Niveles de relación en la constitución de las representaciones

 

Cuadro de texto: Espacio: Familiar, educativo, social, laboral, infraestructura recreativa, el espacio público el entorno naturalCuadro de texto: Actividades: Suoperficiales, de suparación o pedagógica e intencionalmente orientadas a procesos de desarrollo humano.Cuadro de texto: Elementos objetivos que influyen sobre los contenidos de las representaciones sociales y la decisión sobre las prácticas recreativas.Cuadro de texto: Signidficados y decisiones sobre las prácticas recreativas

 

El ocio y la recreación entendidos como una necesidad que ha de ser realizada, como es el caso de esta discusión, a través de ofertas institucionales, requiere tener en cuenta todas estas dimensiones. En este contexto la práctica recreativa debe estar inmersa en un marco mayor dado por la política social y ser parte de una estrategia de acción que contemple otras áreas de la sociedad y del individuo de manera estructural.

Se entiende en este contexto que la recreación se refiere a todas aquellas prácticas individuales o colectivas que realizan las personas en su tiempo libre, dimensión que se puede dar durante la jornada de trabajo o escolar y no está únicamente delimitado a espacios después de las actividades llamadas “obligatorias”. Incluye festividades, celebraciones, aficiones de diversa naturaleza, actividades contemplativas, etc.

Desde esta perspectiva la educación para el tiempo libre, supone una formación para la autonomía donde el sujeto desarrolla la capacidad para tomar decisiones que favorecen su desarrollo, mediando la tensión entre la oferta de la industria del entretenimiento y opciones que desde el modelo de desarrollo a escala humana se constituyen en satisfactores sinérgicos.

La propuesta es que la recreación puede constituirse en un satisfactor que puede contribuir a que el sujeto a diferentes niveles, intensidades y formas, puedan realizar necesidades humanas fundamentales.

Las diferentes manifestaciones de la recreación pueden constituirse en satisfactores en relación con el individuo, el grupo social y el medio ambiente, puede adquirir un carácter de singular o sinérgico  El propósito es que los procesos que genere sean sinérgicos es decir que paralelo al desarrollo económico de las comunidades los protagonistas de los programas sean partícipes del surgimiento mismo de tales procesos, que la realización de las necesidades sea el motor del desarrollo y estimule la solidaridad social y el crecimiento de las personas.

Esta perspectiva supone por otra parte, crear condiciones para dar sentido y/o resignificar el papel que juega la lúdica como dimensión del desarrollo en las múltiples interacciones que se dan en la vida cotidiana en la relación con el mundo, los objetos, los otros, es decir, en la vivencia.

La fundamentación  ideológica de los programas, no es un componente ateórico aislado de la realidad, por el contrario,  responde a un compromiso institucional con una concepción de Estado, de desarrollo social y económico de política social.

En un contexto como el colombiano la acción social no puede abstraerse de  la realidad y menos suponer siquiera que ésta es apolítica o desideologizada amparándose en un principio de objetividad. La difícil situación por la que atraviesa el país  en todos sus ámbitos exige la construcción de modelos de trabajo transdisciplinarios propositivos y proactivos basados en compromisos explícitos con un concepto de hombre y sociedad.

Así la recreación no es vista como un instrumento de alienación o estandarización de los comportamientos humanos, sus valores o ideología, por el contrario, le apuesta a la mediación de procesos de transformación social.

 

3.        Recreación y empoderamiento:

 

Desde esta perspectiva, la recreación adquiere una dimensión política y sobre lo político. Es decir, si bien sus beneficios más reconocidos se inscriben en la esfera de la salud, la educación, el desarrollo de habilidades etc., es innegable su influencia sobre la construcción y mantenimiento de un sistema y sus valores, a partir de prácticas aparentemente inofensivas, como las que ofrece la industria del entretenimiento o en lo más cotidiano como los juguetes (bélicos, o con características particulares que “venden” estereotipos de belleza, modos de producción, etc.).

 

Desde la recreación se requiere abrir las opciones para que las personas, a partir de procesos de formación y socialización desarrollen capacidades humanas complejas que potencien la autonomía, la capacidad y el control sobre la toma de decisiones, la participación. Esto demanda que el Sistema de Recreación y Deporte se inserte en todos los sectores a través de estrategias intencionales, y coadyuve sinérgicamente a la creación de escenarios para el desarrollo humano.

La recreación como mediadora de procesos de empoderamiento y éste como estrategia adecuada para favorecer procesos de desarrollo incluye:

 

Figura No. 3: Elementos que intervienen en el proceso de empoderamiento


Sean alternativas individuales o colectivas, se han probado los beneficios y el valor del impacto personal y social de estilos de vida de ocio favorecedores del desarrollo humano, llevar este presupuesto a la práctica en la escuela exige repensarla en si misma y ofrecer alternativas concretas e intencionalmente diseñadas para tal fin.

 

4.        Programas/Proyectos de recreación orientados al desarrollo humano:

 

El ejercicio intencionado de llevar a la práctica el modelo propuesto ha sido un proceso de construcción pluriepistemológico y pluridisciplinar permanente, que ha incluido procesos de sistematización que propicien los espacios de reflexión y el devolverse sobre la experiencia, validación del enfoque y su puesta a prueba con diferentes poblaciones.

 

Armonización con los lineamientos del Plan Nacional de Recreación:

El desarrollo de propuestas de recreación se plantea desde dos líneas de acción: a) Inscritas en proyectos de desarrollo social y educativo, por ejemplo proyectos donde la recreación es un componente en conjunto con otros: productivo, en salud, educación, etc.; y b) Proyectos donde la recreación es el centro mismo de desarrollo (oferta de programas de recreación, construcción de políticas de recreación, educación para la recreación, entre otros).

Independientemente, de donde se inscriba, un primer ejercicio que se realiza, es la identificación de resultados en las cuatro áreas de efectividad, como se muestra en la figura No. 4. Este análisis ayuda a ampliar la mirada a los resultados e impacto del proyecto y mantener presentes indicadores de resultados

 

Figura No. 4: Análisis de resultados por área de efectividad

 


Principios:

Se han tomado decisiones en relación con unos principios orientados y unos supuestos que atraviesan todos los proyectos que se desarrollan como se muestra en la figura No. 4.

Es importante resaltar que independientemente del campo de aplicación del proyecto, o los resultados esperados por quién contrata, todos los proyectos mínimamente deben garantizar resultados o movilizar procesos de:

·         Educación para y mediante la recreación: Mínimo apropiación o resignificación del concepto y reconocimiento de sus beneficios.

·         Facilitación de vivencias y procesos que contribuyan a fortalecer la dimensión de los actores participantes. En este aspecto se habla de la relación de los seres humanos con el mundo, con el conocimiento, con los otros.

·         Gestión de conocimiento: Se busca que todos los proyectos directa o indirectamente aporten a la construcción, difusión de conocimientos y al desarrollo de capacidades que permitan a los actores diseñar y poner en marcha estrategias, acciones, instrumentos para transformar su realidad. El punto de partida es el reconocimiento de saberes locales colectivos e individuales y el planteamiento de metas de desarrollo en este sentido.

·         Participación-organización-protagonismo-acción: Desde el enfoque que manejamos la participación se asume no como un acto simbólico o un simple recoger opiniones, que no siempre son tenidas en cuenta. Se considera que la participación genuina* es aquella donde las personas se involucran en los procesos de diseño, ejecución y evaluación de los proyectos, y les crean una estructura organizativa desde donde se toman las decisiones, se solucionan los conflictos y se garantiza su sostenibilidad.

Desde nuestra perspectiva la recreación es intencionalmente orientada a la creación de escenarios para el desarrollo humano, facilitando experiencias y procesos donde la persona, el grupo y el entorno se transforma en aras de la calidad de vida de una comunidad o un colectivo, con una ganancia individual de base.

Así si bien respetamos los presupuestos fundamentales del ocio y la recreación: satisfacción, placer, percepción de libertad y libre elección; estamos convencidos que en un país como Colombia, la recreación debe ponerse al servicio del cambio social, del abordaje de los problemas, sin que ello descarte otras alternativas (opciones solitarias de recreación, el juego por el juego, etc.).

Por otra parte consideramos que para que el ocio y la recreación sirvan al desarrollo humano, debe ser intencionalmente concebida y armonizada en sus elementos, la contribución al desarrollo no puede ser una cuestión al azar y menos si pretende contribuir a la equidad y justicia social, lo que significa trabajar con perspectiva de género, con los factores que sostienen las desigualdades, con el aumento de la capacidad de acceso a los recursos, etc.

Puesto que son múltiples los elementos que hacen parte del enfoque a partir del cual ¿trabajo la recreación / se trabaja la recreación? trabajos la recreación, en la figura 1, se intenta hacer una síntesis de relaciones que permita al lector ubicarse en el mismo.

La recreación en este contexto es vista desde una perspectiva de cambio y transformación social (Figura No. 5).

 

Figura No. 5: Principios del proyecto

 


 

 

El marco  metodológico:

Lo metodológico aquí se concibe desde dos perspectivas: Por una parte, lo referente a los procesos del proyecto, sus momentos metodológicos y el enfoque que se tiene del mismo (una mirada cualitativa y cuantitativa a los fenómenos, la flexibilidad como principio, la evaluación como condición de calidad de los procesos, la participación como proceso y como fin, entre otras), articula los procesos por los que pasan todos los participantes y grupos.

Por otra parte, en lo relacionado con los procesos pedagógicos y las vivencias individuales y grupales, las interacciones y aprendizajes que se dan en los ambientes creados por y con los participantes.

En el primer caso, se utiliza el término momento dado que los procesos de proyecto se conciben de manera flexible, puede darse de manera paralela, secuencia o simultánea (Ver Figura No. 6); en este contexto la evaluación hace parte de la planeación y atraviesa todos los momentos metodológicos.

Idealmente se pretende que la participación genuina sea condición necesaria en cada uno de ellos; el nivel alcanzado dependerá en gran medida de los recursos, los tiempos, y obviamente del enfoque metodológico utilizado. En caso de proyectos contratados que predeterminan en gran medida las rutas y resultados, se recomendable flexibilizar contenidos y procesos con base en las construcciones y retroalimentaciones de los participantes y del contexto en el cual se desarrolla.

 

Figura No. 6. Momentos metodológicos

 


 

Los momentos metodológicos enunciados se traducen en el diseño de una serie de componentes, entre los que se tienen (Ver figura No. 7):

 

1.                 Contexto: Incluye:

 

Fundamentación: Un ejercicio permanente de construcción: Este se refiere a la construcción del marco de referencia desde donde se posiciona el programa. Incluye:

·         La posición ético política: En términos del enfoque es de primera importancia explicitar la posición del grupo del proyecto. En la medida que la recreación de la que aquí se habla busca mediar procesos de transformación y cambio social, contrario al supuesto de servir como perpetuadota o herramienta de manipulación, como lo plantean algunos autores, de ahí la necesidad, igualmente ética de asumir posición en términos del tipo de sociedad deseada, o las búsquedas planteadas desde el proyecto.

·         Marco normativo y de la política en la cual se inscribe el proyecto: Se asume como una herramienta de gestión, para la garantía y cumplimiento de los derechos.

·         Marco de referencia conceptual, el cual se elabora a partir de la revisión y análisis de unas categorías básicas, que se enriquecen, amplían, profundizan o modifican con base en la retroalimentación que da el proceso mismo.

 

Contextualización: Proceso de profundización en el conocimiento y comprensión del contexto y actores participantes. El concepto de contexto supera el entorno propiamente dicho, ampliándolo o sumándolo al entramado  o tejido de significados provenientes del medio o entorno en el cual se inserta.

Se refiere a un contexto cultural del que hacen parte el medioambiente o entorno más la construcción de sentido, o las tramas de significación que a esto asocie un grupo humano determinado, incorpora  todo lo simbólico, es decir, lo que representa algo para alguien, y ese alguien es capaz de interpretarlo y exteriorizar sus significados a través de su cultura.

 

Esta elaboración conceptual de contexto, por supuesto se inscribe en la Cultura, entendida como un proceso, que se desarrolla en un entorno y un contexto significativo.

Como refiere Geertz: Es un concepto de Cultura...”esencialmente semiótico, ... creyendo como Max Weber  que el hombre es una animal inserto en tramas de significación que él mismo ha tejido, considero que la cultura es esa urdimbre y que en análisis de la cultura ha de ser por lo tanto, no una ciencia experimental en busca de leyes, sino una ciencia interpretativa en busca de significaciones”[xiii]

La contextualización incluye la indagación histórica de la tradición recreativa (tradiciones, hábitos, prácticas pasadas y actuales).

El diagnóstico aborda variables y condiciones tales como:

·         Desarrollo local: Diagnósticos sectoriales, planes de desarrollo, programas sociales y educativos en ejecución, presupuestos locales. Recordemos que la recreación puede ser transversal, de ahí la necesidad de identificar posibilidades de gestión para aumentar cualitativa y cuantitativamente los resultados del proyecto.

·         Participación: Organizaciones y movimientos locales, instancias de participación, mecanismos más utilizados, etc.

·         Programas de recreación, accesibilidad, cobertura, imaginarios, prácticas, equipamentos.

·         Variables y categorías relacionadas directamente con el proyecto.

·         Inventario de recursos.

Figura No. 7: Componentes del proyecto

 


Como consecuencia de lo anterior se flexibilizan los objetivos, la metodología y se sientan las bases para la operación del programa.

 

3.        Componente recursos:

 

·         Incluye la conformación de grupos interdisciplinarios con experiencia o formados en el área de recreación.

·         Diseño de didácticas medios y elementos basados en formas jugadas.

·         El manejo de recursos fungibles y no fungibles se hace bajo un principio de sostenibilidad. El material reciclable no es una forma de trabajar barato, se constituye en un espacio de educación ambiental y de ampliación de posibilidades de construcción de material por parte de los participantes.

 

4.       Componente procesos: Se refieren a aquellos procesos que en interacción abren ambientes de aprendizaje y posibilitan el desarrollo del proyecto;

 

·         Procesos administrativos y operativos: Se le da especial énfasis a una planeación basada en los beneficios y de la creación de mecanismos para crear un ambiente de proyecto que posibilite hacer sinergia entre los diversos procesos.

·         Procesos de gestión: Fortalecimiento permanente del medioambiente institucional para ganar “socios” y aliados para el proyecto.

·         Procesos recreativos y pedagógicos.

·         Procesos participativos, de organización y movilización.

 

En cuanto a los procesos de gestión se busca en primera instancia que los actores involucrados estén permanentemente informados sobre la evolución del proyecto, la identificación de nuevos actores potenciales, la búsqueda de mecanismos para fortalecer el proyecto, el posicionamiento en el tema, la legitimación del proceso, la apropiación de los participantes de cómo se organiza localmente la administración, recursos, programas, entre otras.

 

Proceso de recreación:

 

Los procesos recreativos y pedagógicos, están orientados fundamental a facilitar una vivencia donde el participante tenga mínimas opciones de elección y que sean ellos quienes determinen el flujo y contenido de la experiencia. Esto es, si bien, típicamente se contratan proyectos donde quienes financian esperan resultados particulares en respuesta a intereses específicos; el desafío es crear el ambiente de aprendizaje, donde sobre unos ejes temáticos propuestos y unas propuestas metodológicas básicas, sea el participante quien defina el desarrollo de la misma en interacción con los otros.

La recreación como experiencia existencial y social, moviliza al sujeto en su sensibilidad, la cual se resignifica en interlocución con el otro. Es por ello, que no se habla de recreación dirigida, aunque se usen contenidos temáticos predeterminados.

En este proceso es determinante el papel del recreador, pues en estos contextos se pretende favorecer un liderazgo compartido, donde se abre la posibilidad de cambios metodológicos en respuesta a la vivencia.

Algunos principios que orientan en lo pedagógico la vivencia son:

·         Integralidad: Aunque se hace énfasis  sobre unas dimensiones particulares, se mantendrá una mirada integral sobre todas las dimensiones del desarrollo de los niños y las niñas. Esto implica aproximarse a ellos desde su individual, en un contexto cultural y tiempo histórico particular, desde su pensar y sentir, teniendo en cuenta su edad y nivel de desarrollo.

·         La comunicación: Se parte del reconocimiento de la capacidad de los sujetos para comunicarse de muy diversas formas, que trascienden el uso de la palabra escrita o hablada. La expresión plástica, gráfica, no verbal, sus comportamientos, son lenguajes que permitirán de manera permanente acercarse a su subjetividad, a sus conocimientos y vivencias.

·         Participación: Es un eje fundamental de la propuesta pedagógica, implica un reconocimiento explícito del sujeto como actor principal de la vivencia,  de su propio proceso de construcción de conocimiento y como ser humano. Se abrirá un espacio permanente para que opinen sobre los contenidos y estrategias del proyecto.

·         Una educación para la libertad y la autonomía: El enfoque busca crear ambientes de aprendizaje, donde el recreador establece una relación horizontal con participantes. Se pretende que tales espacios se constituyan en oportunidades de experimentación de nuevas relaciones – más democráticas-, donde la vivencia de relaciones distintas muestre a los participantes que hay opciones diferentes a las relaciones de poder donde el adulto el otro, u otros – grupos o instituciones- preestablece todo lo que hacen o no hacen. La construcción conjunta de las normas, la posibilidad de decidir y opinar, de pensar distinto, de resolver tareas de formas innovadoras, son elementos fundamentales en el proceso pedagógico.

·         Creatividad: El proceso pedagógico se orienta a favorecer el desarrollo de la creatividad. Para ello se usarán estrategias como:

a)     Construcción de juguetes con materiales desechables estimulando el uso novedoso y distinto al dado cotidianamente.

b)     Estimular la pregunta y las soluciones poco comunes.

c)     Retar a la solución de problemas.

d)     Reconocer los logros no importa si son ambiguos o presenta soluciones poco comunes.

e)     Favorecer la construcción propia de métodos de trabajo para aproximarse a situaciones disitintas (sean de índole práctica, emocionales, en las relaciones)

f)       Favorecer y validar formas diversas de comunicación y expresión a través del arte.

 

·           La dimensión lúdica: El juego, el juguete, la vivencia con todo su contenido y con los procesos que se dan a partir de ella, muestran al sujeto que es posible aproximarse incluso a situaciones problemáticas que los afectan desde otra relación y otras formas. En este sentido se pretende que el sujeto tenga la posibilidad de abordar desde una perspectiva placentera sus relaciones con los otros, con el conocimiento, su capacidad misma de jugar, etc.

Respecto al concepto de integralidad, por una parte se trabaja con base en las dimensiones del desarrollo humano, sin descuidar que en la vivencia se ponen en interacción todas a las cuales afecta de manera directa o indirecta.

Es así como para la creación de condiciones para la vivencia se tienen en cuenta aspectos como:

·         Lo estético del espacio y su ambientación

·         Los valores y normas de comportamiento que se modelan y se acuerdan con los grupos.

·         Las condiciones de clima y emocionales del ambiente de aprendizaje y sus participantes.

Cuando se hace referencia a la creación de condiciones se parte del supuesto que se construye el ambiente para que las personas se vinculen a la vivencia y puedan desde si mismas construir su propia vivencia. De ahí, que desde este enfoque se tomó la decisión de no hablar de recreación dirigida, o ningún otro término que denote o conduzca a interpretaciones erróneas referente al papel del recreador, respecto a sus interacciones con las personas que hacen parte de la vivencia. De ahí la importancia de una reflexión y decisión acerca de conceptos tales como líder, facilitador, mediador, etc., que son utilizados de manera distinta en nuestro campo.

Esto significa establecer condiciones para una interacción enriquecida por el aporte desde el sujeto y de éste en relación con los otros y con el mundo. El tema de la integralidad en este contexto supone, no sólo el considerar las dimensiones del desarrollo, sino también una posición teórica en relación a cómo aprende, y como se da la constitución misma del sujeto.

Figura No. 8: Dimensiones del desarrollo humano consideradas en la vivencia recreativa

 


Por otra parte, es necesario tener en cuenta desde el enfoque, lo metodológico y el diseño de los espacios, el cómo prevenir situaciones de discriminación, inequidad o agresión en el contexto de la vivencia.

En este caso surge nuevamente, la necesidad de contar con profesionales de la recreación capaces de superar incluso sus propias historias de discriminación, de haber sido parte de estructuras de poder y exclusión, para que medie la construcción de contextos de ocio donde no exista ninguna condición o situación relacionada con agresiones por condición de género, raza, edad, etc., y si es así porque son situaciones esencialmente humanas hacer de ellas una oportunidad pedagógica.

Los aspectos afectivos, emocionales, y de relaciones de las personas demanda una gran capacidad del recreador para leer la realidad y responder de manera coherente a las diversas situaciones que se presentan en la vivencia.

La construcción de enfoques pedagógicos desde la recreación, supone trascender los mecanismos que asumen como central los componentes intelectuales del aprendizaje. Los “ambientes” creados a partir de la recreación suponen entenderse como un proceso de creación y de atención a las necesidades de los sujetos.

La recreación no atiende tan sólo al desarrollo de habilidades y conocimientos, o de hábitos, ha de incluir la dimensión subjetiva reflejada en los procesos afectivos y motivacionales.

Si bien, en la construcción metodológica de proyectos, el aprendizaje significativo sirve de base para la decisión sobre las técnicas utilizadas, el desafío, está, como he reiterado en otros escritos en intentar crear condiciones para que el sujeto – actor de la experiencia, logre hacer sinergia con sus necesidades y motivaciones propias. Cuando se habla de un compromiso psicológico y emocional con la experiencia – es porque el sujeto ha avanzado en este vínculo.

Una recreación transformadora busca aportar a la creación de escenarios, donde el sujeto más que repetir modelos, aprenda a autorregularse.

Para la recreación lo intelectual se considera como una dimensión esencial del desarrollo y se privilegia, más no subordina las dimensiones afectiva, valorativa, política y social.

Por ello es que la búsqueda de abordajes creativos desde la recreación, se hace cada vez más compleja; puesto que no pueden ser analizados ni construidos desde una sola categoría, pedagogía, psicología, sociología, entran todos a ser parte de una construcción que podemos poner al servicio de la construcción de nuestro propio campo de estudio.

Para Vigotsky la vivencia constituye la unidad de análisis de la situación social de desarrollo que integra al medio, lo experimentado y lo que el sujeto el aporta, determinado por el nivel alcanzado previamente; desde la perspectiva que aquí se presenta, se han de considerar las condiciones del sujeto desde sus necesidades y motivaciones.

La participación en la vivencia, se constituye por ello desde este planteamiento esencial; cómo llegar a las aspiraciones, esperanzas y desesperanzas, a lo que moviliza a sujetos y colectivos, de tal manera que cuando se hace alusión a la construcción de los denominados satisfactores sinérgicos desde el enfoque de desarrollo a escala humana, no sea un ejercicio puramente instrumental, cuando por el contrario lo que se pretende favorecer es una actividad creadora.

En este trabajo se pretendió hacer una síntesis para mostrar desde donde se están abordando los programas y proyectos de recreación. Si bien, no alcanza el espacio para mostrar y describir la complejidad de los procesos y sus implicaciones, se reitera la importancia de asumir el diseño de programas y proyectos con la seriedad que demanda la recreación y como un acto creativo en si mismo.

 

BIBLIOGRAFIA

-         HAQ, MAHBUB UL Reflections on Human Development: How the Focus of Development Economics Shifted from National Income Accounting to People-Centered Policies. Streeten, Paul Patrick, 1995.

-         Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Ver www.desarrollohumano.org.ar

-         UNDP, 1998b Tesis doctoral

-         BULA, I. ¿Una década perdida para la infancia?. En Memorias Primer Encuentro Interuniversitario. UNICEF COLOMBIA. 2001.

-         HENDERSON, K., BIALESCHKI, M., HEMINGWAY, J., HODGES, J., KIVEL, B., SESSONS, H. Introduction to Recreation and Leisure Services. Venture Publishing. Inc. 2001

-         GERLERO, Julia. ¿Ocio, Tiempo Libre y Recreación?. Neuquén: Educo: Editorial de a Universidad Nacional de Comahue, 2004.

-         EDGINTON, Christopher, HANSON, Carole; EDGINTON, Susan; HUDSON. Susan. Leisure Programming – A Service – Centeder and Benefits Approach.  Boston, WCB McGraw-Hill, 1998. pág. 3

-         KELLY, John. Asuntos en el milenio. Una perspectiva global. Cuenca Manuel (Ed) Ocio y Desarrollo Humano. Propuestas para el 6º. Congreso Mundial de Ocio. Bilbao Universidad de Deusto, 2000, pág.57

-         ROJEK, Chris. Descentring Leisure. Rethinhing Leisure Theory. 1998. School of Human Studies. University of Tessedy

-         CANADIAN PARKS/RECREATION ASSOCIATION. The Benefits Catalogue.1997. Canadá, Bonanza Printing & Copyng Centre Inc.

-         CUSHMAN, Grant. Ocio, desarrollo humano y política social: Una perspectiva neocelandesa. En 6º. Congreso Mundial de Ocio y Desarrollo Humano. Bilbao. 2000.

-         OSORIO, Esperanza y PINEDA Nisme. Una aproximación hermenéutica al conocimiento de las representaciones sociales de los jovenes acerca de la recreación, Tesis Maestría Desarrollo Social y Educativo – Universidad Pedagógica – Cinde, 2002.

-        GEERZ CLIFFORD. La interpretación de las culturas. Gedisa. 1987.     

 

 

Notas:

 

1.          Beneficios de la recreación:

 

La categoría de beneficios que trabaja la Asociación Nacional de Parques y Recreación de los Estados Unidos[1] se da a tres niveles así:

Mejoramiento de una condición: El mejoramiento de una condición puede ocurrir para un individuo o un grupo tal como la familia, el grupo de trabajo, el vecindario o la sociedad, o de una entidad  tal como el medio ambiente físico. Este tipo de beneficios se orientan a la salud, la cohesión grupal, el hacer de una comunidad un entorno más rico, la calidad del agua o del aire, hacia el incremento, mejora de un grupo de beneficiarios.

Prevención para que una condición empeore:  Se relaciona con el intentar mantener una condición deseada como un medio de prevenir que las condiciones empeoren. Por ejemplo, mantener abierto un espacio cultural abierto para mantener la comunidad o región como un lugar adecuado o atractivo para los visitantes o para que el comercio se desarrolle, los programas de jornada complementaria para ofrecer alternativas de ocio para los jóvenes en condiciones de vulnerabilidad, etc.

Realización de una experiencia psicológica: Se refiere a la categoría de beneficios donde los participantes seleccionan cierto tipo de alternativas de ocio con el propósito específico de realizar una experiencia psicológica particular. Por ejemplo para reducir el estrés, el disfrute estético y la autorealización.

 

Por otra parte, las categorías utilizadas en el movimiento de beneficios son:

Beneficios individuales: Se refiere a las oportunidades para vivir, aprender y llevar una vida satisfactoria y productiva así como para encontrar caminos para experimentar sus propósitos, placer, salud y bienestar. Entre los más específicos se encuentran: Una vida plena y significativa, balance entre trabajo y juego, satisfacción con la vida, calidad de vida, desarrollo y crecimiento personal, autoestima y autoreciliencia, sentido de acompañamiento, creatividad y adaptabilidad, solución de problemas y toma de decisiones, salud y mantenimiento físico, bienestar psicológico, apreciación y satisfacción personal, sentido de aventura, etc.

Beneficios comunitarios: Se refiere a las oportunidades para vivir e interactuar con a familia, los grupos de trabajo, los vecindarios, las comunidades y el mundo. Ninguna persona es una isla, vivimos e interactuamos con otros, el ocio y la recreación, y parques juegan un rol integral en la provisión de oportunidades para estos tipos de interacciones. Beneficios más específicos incluyen: Comunidades vitales, fuertes e integradas, integración familiar, tolerancia y comprensión étnica y cultural, apoyo para los jóvenes, condiciones adecuadas para los adultos mayores, más autonomía y menos alienación, reducción de la delincuencia, comprensión y tolerancia entre otras.

Beneficios ambientales: Provee y preserva parques y espacios abiertos mejora la desirability de un área así como contribuye a la seguridad  y salud de sus habitantes, beneficios más específicos incluyen: Salud y protección ambiental, neutraliza los efectos de las relocalizaciones, salud física y bienestar, reducción del estrés, recursos para la comunidad, incremento de los valores de la propiedad, limpieza del aire y del agua, protección del ecosistema.

Beneficios económicos: Los parques y la recreación son más que servicios que se venden, contribuyen al bienestar de los individuos para la continuidad y viabilidad de las comunidades y el mundo. Otros beneficios incluyen: estímulo económico, reduce los costos de salud, reduce el vandalismo y el crimen, cataliza el turismo, mantiene una fuerza de trabajo productivo.

 

2.          Exclusión:

 

BADER, afirma que la exclusión es un tema usado hegemónicamente por diferentes áreas del conocimiento, pero poco preciso desde el punto de vista ideológico. La ambigüedad inherente al concepto de exclusión abre la posibilidad de trascender el análisis de la desigualdad social y de la mirada centrada en lo económico, donde se le hace sinónimo de pobreza, o aquellas que privilegian el concepto de discriminación, minimizando o escapando al análisis que la ve como injusticia social. Analizar la ambigüedad constitutiva de la exclusión es captar el enigma de la exclusión en su versión social subjetiva, física y mental (BADER, Sawaia. Introducão: Exclusão ou inclusão perversa? Bader. S (Org), en  As artimañas da exclusão. Análise psicosocial e ética da desgualdade social. Petrópilis, Editora Vozes, 2002

Desde esta perspectiva la exclusión social conlleva un análisis ético y psicosociológico, es un proceso complejo que es objetivo y subjetivo, individual y colectivo, racional y emocional, resaltando la dimensión objetiva de la desigualdad social, la dimensión ética de la injusticia y la dimensión subjetiva del sufrimiento.

En este contexto la exclusión social es vista como un fenómeno multidimensional que superpone una multiplicidad de trayectorias de desvinculación, tanto del mundo del trabajo como de las relaciones sociales significativas para los seres humanos en sus diferentes ámbitos de interacción tanto privados como públicos; rupturas que generan procesos individuales y colectivos de desesperanza, un decremento o ausencia en la percepción de control y en últimas el sentimiento de que no se puede hacer nada frente a la situación, lo que expresa una condición de exclusión social.[1]

En este análisis también significa preguntarse por el sufrimiento y la felicidad y superar la concepción de que la preocupación del pobre es únicamente por la supervivencia y que se justifica trabajar la emoción cuando se pasa hambre. Epistemológicamente significa colocar en el centro de las reflexiones sobre la exclusión la idea de humanidad y como temática al sujeto y la manera como se relaciona con lo social (la familia, el ocio, el trabajo, la sociedad), hablar de exclusión es hablar de deseo, temporalidad y de afectividad al mismo tiempo que de poder, economía y derechos sociales[1]

La exclusión vista como sufrimiento de diferentes cualidades recupera al individuo perdido en los análisis económicos y políticos sin perder el colectivo. En el sujeto se objetivan diferentes formas de exclusión vividas como motivación, carencia, emoción o necesidad. Los diferentes grados de sufrimiento evidencian una dominación oculta de relaciones muchas veces consideradas como parte de la naturaleza humana, el conocimiento de los mismos posibilita un análisis de la vivencia particular de cuestiones sociales dominantes en cada época histórica.

Los contextos de ocio y recreación, intencionalmente orientados hacia procesos de empoderamiento, como se anotó anteriormente, visibilizan y hacen protagonistas al sujeto de sus propios procesos, moviliza y crea condiciones para la participación social y la organización.

El ocio y la recreación puede ser un contexto para la justicia social así como también para el cambio social y personal; tiene un gran potencial para promover la  responsabilidad, por ende no puede ser separado del mundo en el cual vivimos; tales contextos deben ser pensados desde un compromiso fundamental en relación con los valores vinculados a la justicia, la equidad y el empoderamiento (HENDERSON, Karla, BIALESCHKI, Deborah, HEMINGWAY, John, HODGES, JAN, KIVEL, Beth, SEASSOMS, Douglas. Introduction to Recreation and Leisure Services. Pennsylvania, Venture Publishing, Inc., 2001.).

 

3.             La recreación como derecho fundamental y necesidad:

 

Necesidad BÁSICA del ser humano: La Asamblea General de la Naciones Unidas declara en 1980 que para el hombre, “después de la nutrición, salud, educación, vivienda, trabajo y seguridad social, la recreación debe considerarse como una necesidad básica, fundamental para su desarrollo.”.

Necesidad FUNDAMENTAL del ser humano: La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Asentamientos Humanos, Hábitat y Medio Ambiente, declaró por unanimidad, “...que la recreación es necesidad fundamental del hombre contemporáneo..”.

Derecho INDIVIDUAL INALIENABLE: La Declaración Universal de los Derechos Humanos Artículo 24: “Toda persona tiene derecho al descanso, al disfrute del tiempo libre, a una limitación razonable de la duración del trabajo y a vacaciones periódicas pagadas”

Derecho INDIVIDUAL: La Declaración Americana de los Derechos y Deberes del hombre, Artículo 15, que: “ Toda persona tiene derecho a descanso, a honesta recreación y a la oportunidad de emplear útilmente el tiempo libre, en beneficio de su mejoramiento espiritual, cultural y físico”

Derecho SOCIAL: Ley 181 de 1995, Artículo 4 “Derecho social. El deporte, la recreación y el aprovechamiento del tiempo libre, son elementos fundamentales de la educación y factor básico en la formación integral de la persona. Su fomento, desarrollo y práctica son parte integrante del servicio público educativo y constituyen gasto público social”.

La Constitución Política de Colombia, en su Título. II, “De los derechos, las garantías y los deberes”; Capitulo II, “De los derechos sociales, económicos y culturales”, Artículo 44Son derechos fundamentales de los NIÑOS Y NIÑAS: la vida….la educación y la cultura, la recreación y la libre expresión de su opinión”.

Asamblea General de las Naciones Unidas:  “...Reconociendo que el NIÑO, para el pleno y armonioso desarrollo de su personalidad, debe crecer en el seno de la familia, en un ambiente de felicidad, amor y comprensión(...) Han convenido lo siguiente: (...) Art. 31. 1.

Los Estados Partes reconocen el derecho del NIÑO al descanso y el esparcimiento, al juego y a las actividades recreativas apropiadas para su edad y a participar libremente en la vida cultural y en las artes. 2)...respetarán y promoverán el derecho del NIÑO a participar plenamente en la vida cultural y artística y propiciarán oportunidades apropiadas, en condiciones de igualdad, de participar en la vida cultural, artística, recreativa y de esparcimiento...”

 

Por otra parte en la constitución política se encuentra:

Art. 52. El Estado fomentará las actividades de recreación, práctica del deporte y el aprovechamiento del tiempo libre.

Art. 64. Es deber del Estado promoverá el acceso de los trabajadores agrarios a los servicios de... educación,... recreación, con el fin de mejorar (la) calidad de vida de los campesinos.

Art. 67. La educación es. Un servicio público que tiene una función social; ... La educación formará al colombiano …en la práctica del trabajo y la recreación, para el mejoramiento cultural, científico, tecnológico y para la protección del ambiente. El Estado, la sociedad y la familia son responsables de la educación…”

Como se puede observar desde el marco legal se supone existe el reconocimiento explícito a la recreación, es sin embargo en el cumplimiento de las mismas que los procesos no cumplen con ello y con una debilidad aún mayor como es la ausencia misma de su prioridad desde el ente rector nacional como lo es el Ministerio de Educación.

 

 

Uso apropiado de los documentos:

FUNLIBRE

1.       Los documentos pueden ser bajados o impresos (una sola copia) para uso personal.

2.       Usted esta en libertad de editarlos y usarlos en sus proyectos, dando el crédito al autor del documento.

3.       Está prohibido, moral y legalmente, vender el documento o hacer una reproducción del mismo con ánimo de lucro.

4.       No esta autorizado copiar, extraer, resumir o distribuir el documento fuera de su propia organización y/o de manera que compita o substituya la base de documentos de FUNLIBRE o de las Redes de las que la Fundación es el Nodo Central.

 

FUNLIBRE es una ONG sin ánimo de lucro que desde hace más el año 1988 ha venido impulsando con vocación latinoamericanista el fortalecimiento y desarrollo del sector de la recreación y el tiempo libre en Colombia y la Región mediante la Investigación, la Formación, las Vivencias y la Gestión en Recreación.

 

Nos interesa conocer sus comentarios sobre los documentos

Envíenos un mensaje

 

VOLVER A LA RELACION DE PONENCIAS DEL 9º CONGRESO

   Fundación Colombiana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE © 1988 - 2006

Fundación Latinoamericana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE Costa Rica

 



 



[i] Reflections on Human Development: How the Focus of Development Economics Shifted from National Income Accounting to People-Centered Policies.Haq, Mahbub UL; Haq, Mahbub UL; Streeten, Paul Patrick, 1995.

[ii] Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Ver www.desarrollohumano.org.ar

[iii] UNDP, 1998b tesis doctoral

[iv] BULA, I. ¿Una década perdida para la infancia?. En Memorias Primer Encuentro Interuniversitario. UNICEF COLOMBIA. 2001.

[v] HENDERSON, K., BIALESCHKI, M., HEMINGWAY, J., HODGES, J., KIVEL, B., SESSONS, H. Introduction to Recreation and Leisure Services. Venture Publishing. Inc. 2001

[vi] GERLERO, Julia. ¿Ocio, Tiempo Libre y Recreación?. Neuquén: Educo: Editorial de a Universidad Nacional de Comahue, 2004.

[vii] EDGINTON, Christopher, HANSON, Carole; EDGINTON, Susan; HUDSON. Susan. Leisure Programming – A Service – Centeder and Benefits Approach.  Boston, WCB McGraw-Hill, 1998. pág. 3

[viii] KELLY, John. Asuntos en el milenio. Una perspectiva global. Cuenca Manuel (Ed) Ocio y Desarrollo Humano. Propuestas para el 6º. Congreso Mundial de Ocio. Bilbao Universidad de Deusto, 2000, pág.57

[ix] ROJEK, Chris. Descentring Leisure. Rethinhing Leisure Theory. 1998. School of Human Studies. University of Tessedy

[x] CANADIAN PARKS/RECREATION ASSOCIATION. The Benefits Catalogue.1997. Canadá, Bonanza Printing & Copyng Centre Inc.

[xi] CUSHMAN, Grant. Ocio, desarrollo humano y política social: Una perspectiva neocelandesa. En 6º. Congreso Mundial de Ocio y Desarrollo Humano. Bilbao. 2000.

[xii] Osorio, Esperanza y Pineda Nisme. Una aproximación hermenéutica al conocimiento de las representaciones sociales de los jovenes acerca de la recreación, Tesis Maestría Desarrollo Social y Educativo – Universidad Pedagógica – Cinde, 2002.

* Se toma de los planteamiento de Roger Hart, Jaume Trilla, Angel Gaitán y la experiencia de Funlibre en la conceptualización y ejercicio de la participación.

[xiii] GEERZ CLIFFORD. La interpretación de las culturas. Gedisa. 1987.