funlibre

Ir a FUNLIBRE

 

Ir a La Red Latinoamericana

Centro de Documentación Virtual en Recreación, Tiempo Libre y Ocio

 

Ir a la Red Nacional de Recreación

Servicio de la Fundación Colombiana de Tiempo Libre y Recreación

Fundación Latinoamericana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE Costa Rica

 

 

 

Documento:

EL OCIO COMO DISPOSITIVO PARA EL DESARROLLO Y LA CONVIVENCIA EN POBLACIONES VULNERABLES

Autor:

JOSE FERNANDO TABARES F.
Corporación para el estudio y la promoción del ocio, la recreación y el tiempo libre orientados al desarrollo humano – CIVITAS.
Contratista Instituto de deportes y Recreación de Medellín INDER

Origen:

IX Congreso Nacional de Recreación
Coldeportes / FUNLIBRE
14 al 17 de Septiembre de 2006. Bogotá, D.C., COLOMBIA.

 

 

 

 

×  Ir a más Documentos

 

Ú   Uso apropiado
del Documento

 

Ø Ponencias del Congreso

 

 


Ponencia

 

“Este contexto de crisis y violencia que ha vivido la ciudad, ha estado acompañado por la emergencia de múltiples experiencias y prácticas educativas, culturales y recreativas con un papel, en ocasiones, de mediación entre diferentes actores, de construcción de redes sociales y políticas que han actuado como dispositivos para fortalecer las relaciones sociales.  Este contexto ha obligado a que las experiencias recreativas y deportivas trasciendan esa connotación originaria de corte con las labores cotidianas de trabajo y estudio, de disfrute del tiempo libre, para ser reclamadas y reivindicadas también como prácticas que contribuyen a la paz, la seguridad, la convivencia y la integración”¨[1].

 

Presentación.

Este artículo se presenta en el marco del IX Congreso Nacional de Recreación / Encuentro Internacional, como aporte a la reflexión en torno al papel del ocio y la recreación como mediadores de desarrollo humano.  Fenómenos con características propicias para la participación, el encuentro y una amplia convocatoria en la sociedad actual, que se presentan como mediadores con aportes al desarrollo y la paz  en su más amplio sentido.

Este artículo corresponde a la adaptación del presentado en el FIESLA 2006 -  Fórum Internacional de Esporte e Lazer  SESC Rio celebrado en el mes de Junio de 2006 en Rio de Janeiro.  La lectura propuesta se hace desde la experiencia particular en la Corporación CIVITAS en el marco de la investigación ESPACIO, OCIO Y POLÍTICA: DISTRIBUCIÓN COMPARATIVA DE LOS EQUIPAMIENTOS CULTURALES EN LA CIUDAD DE MEDELLÍN y en el INDER Medellín en la Acción Mientras Volvemos a Casa que atiende población en situación de desplazamiento, población privada de la libertad y población de y en situación de calle.

 

EL  OCIO Y LA RECREACIÓN COMO DERECHOS

Aunque en declaraciones Internacionales y Constituciones Nacionales - para el caso de Colombia - aparece la recreación como un derecho ciudadano, una verdadera  generación de oportunidades y condiciones para su garantía aun no ha sido implementada.  Este hecho se hace mucho más evidente cuando se hace referencia a la población más vulnerable, por la perspectiva misma de la emergencia y el asistencialismo. 

La necesidad de crear las bases de una política pública hacia el reconocimiento explícito de estos fenómenos como importantes para el desarrollo humano integral, de los que se encuentran excluidos muchos de los ciudadanos y ciudadanas, exige la presentación de alternativas de acceso a condiciones y oportunidades que permitan garantizar el derecho.

El ocio y la recreación como derechos ciudadanos con múltiples beneficios que potencian el bienestar humano, deben ser promovidos no sólo desde la provisión de bienes y servicios sino también desde la potenciación de los niveles de autonomía y participación de las personas y comunidades.

“En este sentido, las experiencias objeto de este estudio tienen un acumulado que vale la pena reconstruir, repensar y reinterpretar para saber cuánto se ha aprendido, que podría potenciarse y cuáles son los límites y posibilidades de estas experiencias en la construcción y densificación de vínculos sociales, y en la construcción de cultura política y ciudadanías democráticas que estructuren formas de resistencia a la violencia, al conflicto y a las dinámicas bélicas“[2]

Esta nueva perspectiva, obliga al sector en su conjunto, a repensarse en términos de ciudad y a buscar mayor posicionamiento y visibilización.  La pregunta por la inclusión, problematiza directamente las formas como tradicionalmente se ha intervenido desde el sector del ocio y la recreación, sustentadas sobre todo en el ofrecimiento de actividades como estrategia para la garantía del derecho. Pero su garantía, pasa también por promover la organización de las comunidades, la constitución de organizaciones, la articulación con intervenciones que desde diferentes instancias se hacen en las instituciones y comunidades, la sensibilización y formación sobre el valor de las prácticas de ocio y recreación, la presentación de alternativas múltiples, la construcción, adecuación y mantenimiento de equipamientos, etc.

El ocio y la recreación como dispositivos orientados al desarrollo humano integral de la población en situación de vulnerabilidad social, requiere para su realización de una forma intencionada de intervenir, que hace explícita su apuesta de ser humano, de sociedad, de participación, etc. Y que trasciende la mirada de estos como puros, sin influencias e intencionalidades.

Estos dispositivos, requieren de una opción conceptual y política claras frente a las diferentes regularidades que constituyen la intervención.  Como industria, como mercancía, como estrategia de desmovilización inscrita en procesos de control social, o como estrategia que potencia la organización de las comunidades, su participación y representación.

Si la población en situación de vulnerabilidad social es aquella que se encuentra en: “Condición de riesgo, de dificultad, que inhabilita e invalida de manera inmediata o en el futuro, a los grupos afectados, en la satisfacción de su bienestar – tanto de subsistencia como de calidad de vida – en contextos socio históricos y culturalmente determinados”[3], cómo entender la intervención que se genera para la superación de esa situación.  Se entiende desde la perspectiva asistencialista y paternalista que parte de la no autonomía y capacidad de esta población para participar en los procesos que los involucran, o se plantea desde la perspectiva del ocio y la recreación como derechos, que bajo el referente del desarrollo humano promueven la generación de condiciones y oportunidades que garantizan la sostenibilidad de dichos proyectos.  Acciones tales como la promoción de organizaciones de ocio y recreación, la inclusión de las poblaciones beneficiarias en programas y acciones desarrolladas en la ciudad - y no la creación de programas y acciones excluyentes para excluidos -, deben orientar la implementación de procesos permanentes y sostenibles en torno a la garantía de este derecho.

 

EL OCIO Y LA RECREACIÓN COMO DISPOSITIVOS PARA LA ATENCIÓN DE POBLACIÓN EN SITUACIÓN DE VULNERABILIDAD SOCIAL

El ocio y la recreación, aparecen hoy como elementos visibles e importantes en la configuración del Desarrollo Humano Integral.  Sin embargo, el avance de este sector, en la perspectiva de alcanzar las adecuadas condiciones para su garantía, apenas empiezan a establecerse, siendo prioritario la articulación de voluntades, el fortalecimiento de las oportunidades hoy existentes, el avance de procesos de cualificación tanto del talento humano que se desempeña en el sector como de la comunidad en general y el compromiso con acciones que permitan evidenciar los beneficios que aportan al Desarrollo Humano Integral y en general a la construcción de ciudad en sus múltiples proyectos.

En esta dirección, se hace necesario, en primera instancia, considerar algunos aspectos importantes para el proceso de garantía de la recreación y el ocio como derechos.  Aunque muchos discursos circulan hoy por el mundo resaltando su valor¨ como mediadores para el desarrollo y la paz, indudablemente debe haber una mirada atenta a los proyectos que en esta dirección genera la ciudad. Sus características y orientación para la formación de los ciudadanos y ciudadanas hacia una ciudad social e incluyente.

Un primer elemento para hablar del aporte que fenómenos como el ocio y la recreación hacen al desarrollo humano integral, tiene que ver con la existencia de dispositivos que en la ciudad funcionan desde este campo de acción.  Poco relevante es hablar del gran valor de estas prácticas, si su acceso para los ciudadanos es restringido en un alto porcentaje.  Tampoco bastaría, en caso de que existieran, una gran cantidad de dispositivos que con presencia en todas las comunidades funcionara de manera regular,  porque al igual que cualquier otro ámbito de la existencia humana, el ocio y la recreación se configuran a partir de aspectos que potencian o debilitan los procesos.  Así entonces, y como un elemento a ser tenido en cuenta, la característica e intencionalidad del dispositivo marca el rumbo de una actuación que promueve la autonomía y la participación o el asistencialismo y la manipulación.  Es decir, no todos los dispositivos aportan de igual forma al desarrollo humano integral.  Los dispositivos - de acuerdo a su configuración, por las condiciones que propician, por las oportunidades que generan a las personas y los grupos -, tienen diferentes orientaciones. Identificarlos, caracterizarlos y problematizarlos, es un aporte que se hace al sector y fundamentalmente a la generación de condiciones para que las personas encuentren cada vez más posibilidades de garantizar este derecho.

Sin embargo, el ocio y la recreación, al ser abordados desde una perspectiva fundamentalmente jerárquica de las necesidades y por tanto de los derechos, han quedado relegados a un segundo plano con respecto a otros como la salud, la educación y el trabajo, que asumen una supremacía casi hegemónica.  Lo anterior trae como consecuencia la poca presencia de estos fenómenos como vitales para la vida y la ausencia de programas y proyectos sostenibles en los diferentes ámbitos.  Lo más preocupante de esta situación es que este imaginario no sólo está presente en los funcionarios y personas que toman decisiones, sino en la ciudadanía en general, que los identifica como elementos marginales y accesorios, cuya ausencia no representa una real amenaza para la vida.  La siguiente consecuencia, tiene que ver con la no identificación de la recreación y el ocio como derechos que deben ser exigidos, en la misma medida que todos los demás.

En lo concerniente al sector en su conjunto, se hace necesario problematizar su papel y pertinencia en el mayor o menor aporte en términos de desarrollo humano integral. Él por sí mismo, no es necesariamente mediador idóneo.  Pensar que si, sería desconocer los múltiples intereses, tendencias y funciones que este fenómeno maneja a su interior, como consecuencia de factores de diferente índole (cultural, social, político, económico, etc.).  En este sentido, sería mucho más pertinente partir de una pregunta como ¿Qué tipo de recreación y ocio son los que más favorecen las condiciones para el desarrollo humano integral?  Para responder a esta pregunta, se hace necesario hacer algunas precisiones que posibilitarán una mayor claridad en torno a su respuesta.

La presentación del ocio y la recreación como derechos, hace referencia a aquellos elementos necesarios para una buena vida, que requieren de la evidenciación de aspectos hasta entonces poco abordados o analizados en profundidad y que sin embargo siempre han estado presentes como grandes beneficios.   Explicitar pues las regularidades constitutivas de dichas experiencias, permite identificar su coherencia con la apuesta por la transformación de las condiciones que impiden el acceso a sus prácticas y beneficios.

Así entonces, pueden ser potenciadores de transformaciones o por el contrario ayudar a mantener el status quo.  Por ello y antes de adentrarnos en su análisis, nos apoyaremos en el planteamiento de Victor Andrade de Melo y Edmundo de Drummod Alves[4], quienes para el análisis del ocio desde la perspectiva de la animación cultural, plantean tres sentidos en dicha intervención y que para el caso de este análisis resultan pertinentes.   En primer lugar está el paradigma tecnológico, en el cual el ocio y la recreación cumplen una función algo así como de ambulancia, es decir, van de lugar en lugar atendiendo las situaciones más críticas, buscando fundamentalmente la atenuación de la situación problemática, pero sin avanzar en atender sus causas.  En este paradigma se inscriben las prácticas dirigidas, planteadas desde el profesional, de manera masiva y esporádica en la mayoría de las ocasiones, la industria del deporte y el ocio.  Bajo este paradigma se busca garantizar las mejores condiciones para que el estado de cosas se mantengan.

Un segundo paradigma, denominado por estos autores como Interpretativo, busca, desde la motivaciones y preferencias, garantizar el acceso a posibilidades que permitan desarrollar las prácticas de ocio y recreación, a las que se atribuye valor.  Aunque este paradigma es presentado como la superación del tecnológico, se cuestiona su poca capacidad transformadora, pues su objetivo es garantizar el acceso a bienes y servicios sin preguntarse apenas por las condiciones e intencionalidades bajo las cuales se instauran.  Este paradigma corresponde al ofrecimiento de múltiples alternativas.

Por último, está el paradigma dialéctico, que entiende la realidad como algo histórico, con intereses de clases, que tiene en cuenta el contexto y las situaciones que son producidas en cada lugar por dichos condicionantes.

En este paradigma, el ocio y la recreación son orientados hacia el empoderamiento personal y político, la participación y en últimas la búsqueda de mayores niveles de autonomía frente a las prácticas que son elegidas en relación con la potenciación de capacidades humanas.  Este paradigma se asume como referente, pues realmente lo que se busca es generar cambios hacia la generación de condiciones y oportunidades que posibiliten la garantía del derecho.

De esta manera, el referente propuesto es el dispositivo, entendido como el microcosmos en donde confluyen ideas de mundo, de sociedad, de ser humano, de recreación, de ocio, de participación, de educación, etc., que se disponen de una determinada forma para lograr una meta.   Así entonces, el dispositivo nos permite una mirada más integral de los entramados existentes al interior de las propuestas.  Una mirada que avanza hacia la superación de la mirada de tipo instrumental, en donde lo importante deja de ser sólo el dominio de la técnica.  En esta dirección las interacciones Animador – participante, participante – participante, animador – padre, dispositivo – comunidad, toman relevancia y hacen visibles otro tipo de elementos claves para la lectura del ocio y la recreación en relación con el desarrollo humano integral.

 

LAS BARRERAS DE OCIO Y RECREACIÓN COMO POSIBILIDAD DE IDENTIFICACIÓN DE LOS ASPECTOS GENERADORES DE EXCLUSIÓN

Garantizar el acceso de los ciudadanos y ciudadanas a oportunidades de ocio y recreación, requiere de la identificación de las principales barreras que impiden su desarrollo.  Para esto se requiere del reconocimiento de la complejidad de sus prácticas y condicionamientos.  Procesos de organización y empoderamiento se hacen necesarios para garantizar no sólo el acceso a un servicio, sino además la generación de adecuadas condiciones que en la cotidianidad garanticen oportunidades de acceso para todas las personas.  Identificar las barreras, permite de alguna manera orientar la intervención hacia aquellos factores que con mayor incidencia obstaculizan la garantía del ocio y la recreación como derechos.

En este sentido, las barreras no sólo responden a factores externos a las personas que se encuentran al margen de las condiciones y oportunidades, sino también a factores culturales y sociales que dificultan a las personas y las comunidades la realización de prácticas de ocio y recreación.  Esta situación, genera además, insatisfacción e impide el acceso a los beneficios que estas prácticas generan.  Retomando a Cuenca[5] entendemos por barreras todos los factores que impiden la participación de las personas en actividades de ocio y recreación, de pasar tiempo haciéndolas, de aprovecharse de los servicios o de alcanzar los niveles de satisfacción deseados.

Trilla, retomado por Cuenca[6] hace referencia a cinco aspectos en los que se  evidencian las barreras: limitaciones del contexto, estereotipos o tradiciones selectivas y discriminatorias, factores educógenos, expectativas externas y presiones subterráneas.  Se diferencian los condicionamientos de tipo externo en las prácticas de ocio y recreación (familia, modas, medios de comunicación) y los indirectos o subterráneos (costumbres, estereotipos, educación, herencia, etc.).

Para el caso de este documento se retoma la clasificación que habla de barreras de tipo intrínseco y extrínseco presentadas por Cuenca[7].

BARRERAS INTRÍNSECAS

Hacen referencia a las situaciones de las personas.  A lo que impide un real aprovechamiento de las oportunidades y condiciones existentes en su medio, o la exigencia cuando se carece de ellas.

Así entonces aspectos tales como el desconocimiento de las oportunidades que existen constituye una barrera de tipo intrínseco.  De la misma manera es una barrera de este tipo el asumir que por su condición de vulnerabilidad no tiene derecho a acceder o hacer uso de un determinado tipo de equipamiento o programa. 

Otra barrera intrínseca son las valoraciones negativas sobre el ocio y la recreación.  Pensar por ejemplo que son poco serias, que realizándolas se pierde tiempo o que bajo su situación todo el tiempo debe dedicarse a las actividades llamadas productivas.  En este mismo sentido se encuentra que por tener valoraciones negativas, no se accede al conocimiento de los aportes y beneficios de estas prácticas lo que a su vez conlleva a las personas a no tomar decisiones sobre la presencia de este tipo de prácticas en sus vidas.

Otro aspecto en esta dirección se configura cuando las personas no reconocen el ocio y la recreación como derechos que deben ser exigidos.  Esta situación conlleva a que no haya acciones que exijan a los estados su garantía, dejando como único escenario para su supuesta garantía al mercado, con todas las consecuencias que ello trae.

BARRERAS EXTRÍNSECAS

Este tipo de barreras se orientan hacia el análisis de aspectos que son externos a las personas.  Condiciones poco favorables para la garantía del derecho al ocio y la recreación.

En esta categoría se incluyen situaciones tales como a ausencia de marcos legales adecuados o la poca aplicación de los ya existentes, que permitan garantizar el derecho de las personas en situación de vulnerabilidad.  Si estos aspectos no son reconocidos como valiosos para el bienestar humano, no se hace necesario construir referentes que posibiliten la promoción de condiciones y oportunidades de acceso.  Esta es una de las barreras más importantes para la instauración de procesos sostenidos que permitan el acceso a las prácticas y beneficios.

Igualmente aspectos tales como la ausencia de equipamientos o mala calidad de ellos, la dificultad del acceso a los equipamientos existentes en la ciudad, la falta de recursos o la presencia de actores armados que ocupan los equipamientos como lugares de encuentro y operación, se convierten en barreras para que la población pueda acceder a condiciones adecuadas.

Una barrera más que se presenta en torno este tema, tiene que ver con las intervenciones asistencialitas que diferentes instituciones implementan, reproduciendo la dependencia de las comunidades en condiciones de vulnerabilidad.

 

LOS BENEFICIOS DEL OCIO Y LA RECREACIÓN COMO REFERENTE PARA LA FORMULACIÓN Y SEGUIMIENTO DE METAS EN EL TRABAJO CON POBLACIÓN VULNERABLE

Quizás uno de los aspectos más importantes en la intervención con población en situación de vulnerabilidad social desde el ocio y la recreación, tenga que ver con la visibilización de la relación que puede establecerse con el desarrollo humano integral.  Debe quedar claro, que si bien en primera instancia lo que se busca es el acceso a condiciones y oportunidades, un momento simultáneo tiene que ver con los aportes que estas hacen a las condiciones de vida de las personas y colectividades.   Estos aportes  se denominan beneficios.

Ballester[8] hace referencia al beneficio como aquello que mejora una situación en términos de incremento cualitativo.  La ausencia de referentes que permitan ir más allá de la cobertura, la asistencia, los recursos invertidos, ha hecho que en nuestro sector, apenas si se haya tenido en cuenta la evidenciación de los impactos como elementos potenciadores de mejores condiciones de vida para las personas y las comunidades.  Garantizar estrategias que permitan hacer visibles los beneficios garantizará en el mediano y largo plazo, posicionar el sector al mismo nivel de otros tales como la educación y la salud y por tanto su participación en el gasto público.

Muchos aportes se le atribuyen al ocio y la recreación.  Sin embargo y de manera paradójica, las evidencias han estado ubicadas fundamentalmente en beneficios de tipo individual que dan cuenta tan solo de uno de los aspectos de la compleja vida humana.  Otro tipo de beneficios más centrados en lo social y comunitario han tenido menor atención, lo que ha conducido a la ausencia de evidencias en este campo.

Por toda la riqueza que encierran el ocio y la recreación como fenómenos individuales y colectivos, la propuesta que se hace desde la perspectiva de los beneficios es que se hagan visibles todos los aportes: desde lo fisiológico, lo psicológico, lo comunitario, lo social, lo cultural, lo ambiental y lo económico.  Hoy nuestra ciudad requiere de proyectos más amplios e integrales, de estrategias que promuevan la convivencia, la participación, etc. y para ello será necesario afinar la mirada hacia aquellos aspectos que se dan en torno a dispositivos fundamentados en el ocio y la recreación.

El modelo que se presenta a continuación, busca fundamentalmente presentar las regularidades constitutivas. No pretende ser la implantación descontextualizada de modelos foráneos a nuestra realidad.  Así las categorizaciones del modelo son pertinentes, pero los problemas a los que apunta indudablemente deben corresponder a nuestras condiciones y problemáticas.

El modelo de los beneficios se enfoca para nuestro caso desde dos aspectos fundamentales:

1.      Mejoramiento de una condición: Este primer aspecto tiene que ver con intervenciones que le apuestan a la transformación de las condiciones de una persona, una familia, un grupo, un barrio, etc.   Este tipo de beneficios se orientan a temas tales como la salud, la cohesión grupal, la participación, el buen trato, el hacer de una comunidad un entorno más rico,  la superación de factores de riesgo para poblaciones especialmente vulnerables, etc.

Para el caso particular de la generación de condiciones para la garantía del derecho al ocio y la recreación de la población vulnerable, indudablemente la intervención tiene que ver con el mejoramiento de las condiciones que impiden la garantía de la mayoría de los derechos.

2.      Prevención para que una condición no empeore: este segundo aspecto se orienta a hacer sostenible una condición que ya existe y que es favorable al desarrollo humano.  Lo que se intenta es adelantar procesos que impidan que dicha condición se pierda, en detrimento de las condiciones de vida de las personas y comunidades.  Por ejemplo, mantener condiciones de accesibilidad a equipamientos que pueden ser ocupados por actores que pueden generar exclusión de los demás miembros de la comunidad, mantener la comunidad o región como un lugar adecuado, la jornada complementaria para ofrecer alternativas de ocio y recreación para la niñez y la juventud, etc.

El modelo de los beneficios, propone cuatro categorías que son:

Los beneficios individuales

Se refiere a las oportunidades para una buena vida.  Se dirigen fundamentalmente a las personas y tiene que ver con su situación tanto desde lo fisiológico como desde lo psicológico.  Tiene que ver con aspectos como las condiciones de vida, el crecimiento personal y la autoestima, la satisfacción con la vida que se lleva, etc.

Los beneficios  comunitarios

Este tipo de beneficios orientan su mirada hacia escenarios tales como la familia, la comunidad, los grupos y asociaciones.  Los beneficios sociales son muy importantes en la generación de condiciones propicias para el acceso a propuestas de ocio y recreación que apuesten al empoderamiento de las comunidades.  Aspectos como la convivencia, la participación, la transformación de condiciones desfavorables se leen fundamentalmente desde este tipo de beneficios.  El ocio y la recreación en relación con la construcción de proyectos sociales encuentran en este tipo de beneficios su referente más importante.

Los beneficios  ambientales

Este tipo de beneficios tiene que ver con el aporte de equipamientos deportivos y recreativos en los asentamientos o lugares vulnerables.  Mejora la motivación para visitar un área y contribuye a la seguridad y salud de sus habitantes.  Entre los beneficios ambientales se pueden mencionar: entornos más saludables, pertenencia con el lugar que se habita, mejores condiciones ambientales para las personas y la disminución de la situación de vulnerabilidad.

Los beneficios  económicos

El ocio y la recreación son más que servicios, contribuyen al bienestar de los individuos y las comunidades, ofrecen alternativas no convencionales que permiten un mejor aprovechamiento de los recursos existentes. 

Entre estos beneficios se incluyen aspectos tales como las oportunidades para los habitantes de las comunidades generando espacios para la participación y la generación de recursos a través de la promoción de programas y acciones.  Reduce costos de salud y al reducir los factores de riesgo de las poblaciones en mayor situación de vulnerabilidad, reduce costos en las intervenciones sobre los problemas que pudieron haber aparecido al no haberse atendido de una manera adecuada.

 

REFERENTES PARA LA INTERVENCIÓN PARA LOS DISPOSITIVOS DE OCIO Y RECREACIÓN CON POBLACIÓN VULNERABLE

El ocio y la recreación como dispositivos para la intervención con población en situación de vulnerabilidad, en la dirección de la generación de condiciones y oportunidades para su  garantía como derechos, debe apostar a la generación de condiciones para la participación de los directamente involucrados.  Los referentes que se proponen a continuación se retoman del  Planteamiento de Ramírez[9] sobre el paradigma cualitativo de la pobreza adaptando las categorías por este autor presentadas.

1.            La multidimensionalidad: que se transforma en la categoría de la multisectorialidad.

Entender la complejidad de la vulnerabilidad social, debe conducir a la implementación de  estrategias que no sólo se centren en un aspecto específico, sino que articulen los diferentes actores sociales, ONG´s e instituciones gubernamentales.  Una apuesta por la transformación de las condiciones existentes tiene necesariamente que articular todos los actores que intervienen, buscando consensuar elementos básicos para el desarrollo de las propuestas.

2.            Heterogeneidad: Transformada en inclusión de las mujeres y las minorías étnicas.

Debe reconocerse la mayor vulnerabilidad de ciertos grupos tales como las mujeres, las minorías étnica, la niñez y los adultos mayores, lo que debe traducirse en decisiones que permitan una atención inclusiva.  Para ello debe estimularse la participación de representantes de estos grupos que permitan ser voceros de sus propias necesidades e intereses y generar proyectos especiales que atiendan las situaciones de exclusión generadas por su situación de mayor vulnerabilidad.

3.            La participación:  Participación, asociación y poder de decisión

Uno de los aspectos más relevantes en el desarrollo de una propuesta de ocio y recreación con población en situación de vulnerabilidad, tiene que ver con la participación de ésta en los escenarios en donde se tomen decisiones que los afecten.  Este aspecto lleva directamente a la necesidad de generar escenarios organizativos, que para el caso de nuestro sector serán organizaciones de ocio y recreación y que deben permitir la generación de escenarios sostenibles hacia condiciones que garanticen condiciones y oportunidades.

4. Integración: Integración local y participación en la ciudad.

Uno de los aspectos más importantes de un proyecto de ocio y recreación con población en situación de vulnerabilidad, tiene que ver con la integración de ésta a las acciones y propuestas que tiene la ciudad.  Apostarle a la búsqueda de formas de participación para que la inclusión de la población sea una realidad en los escenarios donde se toman las grandes decisiones.

 

CONCLUSIÓN

La relación del ocio y la recreación con los proyectos sociales, pasa por la generación participada de condiciones y oportunidades de acceder a estos  desde el enfoque de derechos y no como una dádiva que entrega el estado o cualquier otra persona o institución.  Busca la transformación de las condiciones que impiden el acceso de las personas, lo que requiere de la construcción de dispositivos que desde una clara opción política e ideal social marque las características de la intervención.

El ocio y la recreación, pueden ser mediadores de procesos de participación y empoderamiento de las poblaciones más necesitadas.  Pero también lo pueden ser de procesos de desmovilización y alienación.  Por ello debe quedar claramente explícita en cada una de las regularidades de los dispositivos la intencionalidad a la que se orientan.

“En definitiva, estas expresiones constituyen una manera de hacerse públicos y de esgrimir formas de pensar y actuar diversas; son prácticas socioculturales que pueden tener un papel importante en la construcción de la cultura política y ciudadanía democráticas desde las cuales dotar al sujeto de una caja de herramientas, de conocimientos, de prácticas y de procesos de constitución de identidad que transformen referentes tradicionales de actuación pública anclados en el clientelismo y en la eliminación de la diferencia, para fortalecer relaciones de reconocimiento democráticas y, por ende, de convivencia ¨[10]

 

BIBLIOGRAFIA

ANDRADE DE MELO. V. y  DE DRUMMOND, E., Introducción al ocio.  Editora Menole Ltda., Barueri Brasil, 2003

BALLESTER, L., Las necesidades sociales.  Teorías y conceptos básicos.  Editorial Síntesis, S. A., Madrid, 1999

Cuenca, M., Ocio y Formación - Hacia la equiparación de oportunidades mediante la Educación de ocio, Documentos de Estudios de Ocio núm. 7, Universidad de Deusto, Bilbao, 1999, p. 19.

Experiencias deportivas y/o recreativas que en medio de contextos de violencia aportan a la construcción de tejido social y la convivencia.  Una mirada a la ciudad de Medellín.  Convenio Instituto de deportes y Recreación de Medellín INDER e Instituto de estudios Políticos de la Universidad de Antioquia.  Medellín,  2005.  En Memorias Dimensión social del deporte y la recreación públicos: Un enfoque de derechos.  Medellín, Junio 12 y 13 de 2005.

RAMIREZ, R., Ciudad y pobreza.  El paradigma cualitativo de la pobreza urbana.  En BALBO, M., JORDAN; R., SIMIONI, D., (Comp.) Ciudad Inclusiva.  Cuadernos de la CEPAL Nº 88.  Santiago de Chile, 2003

TABARES, F., OSSA, A., MOLINA, V.,  El ocio, el tiempo libre y la recreación en América latina:  problematizaciones y desafíos.  Medellín.  Editorial CIVITAS, 2005.

Vulnerabilidad y exclusión social.  Una propuesta metodológica para el estudio de las condiciones de vida de los hogares.  Revista Cairos. Universidad de San Luís Argentina Año 5 - Nº 8 – 2do semestre de 2001. 

 

 

Uso apropiado de los documentos:

FUNLIBRE

ü        Los documentos pueden ser bajados o impresos (una sola copia) para uso personal.

ü        Usted esta en libertad de editarlos y usarlos en sus proyectos, dando el crédito al autor del documento.

ü        Está prohibido, moral y legalmente, vender el documento o hacer una reproducción del mismo con ánimo de lucro.

ü        No esta autorizado copiar, extraer, resumir o distribuir el documento fuera de su propia organización y/o de manera que compita o substituya la base de documentos de FUNLIBRE o de las Redes de las que la Fundación es el Nodo Central.

 

FUNLIBRE es una ONG sin ánimo de lucro que desde hace más de 18 años ha venido impulsando con vocación latinoamericanista el fortalecimiento y desarrollo del sector de la recreación y el tiempo libre en Colombia y la Región mediante la Investigación, la Formación, las Vivencias y la Gestión en Recreación.

 

Nos interesa conocer sus comentarios sobre los documentos

Envíenos un mensaje

 

Repórtenos el uso del Documento

VOLVER A LA RELACION DE PONENCIAS DEL 9º CONGRESO

   Fundación Colombiana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE © 1988 - 2006

Fundación Latinoamericana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE Costa Rica

 



[1] Experiencias deportivas y/o recreativas que en medio de contextos de violencia aportan a la construcción de tejido social y la convivencia.  Una mirada a la ciudad de Medellín.  Convenio Instituto de deportes y Recreación de Medellín INDER e Instituto de estudios Políticos de la Universidad de Antioquia.  Medellín,  2005.  En Memorias Dimensión social del deporte y la recreación públicos: Un enfoque de derechos.  Medellín, Junio 12 y 13 de 2005. Pág. 7

[2] Ibíd. Pág. 8

[3] Vulnerabilidad y exclusión social.  Una propuesta metodológica para el estudio de las condiciones de vida de los hogares.  Revista Cairos. Universidad de San Luís Argentina Año 5 - Nº 8 – 2do semestre de 2001. 

¨ Por ejemplo el promovido por Naciones y Unidas en torno al deporte para la paz y el desarrollo.

[4] ANDRADE DE MELO. V. y  DE DRUMMOND, E., Introducción al ocio.  Editora Menole Ltda., Barueri Brasil, 2003

[5] Ibid, Cuenca, M., Ocio y Formación - Hacia la equiparación de oportunidades mediante la Educación de ocio, Documentos de Estudios de Ocio núm. 7, Universidad de Deusto, Bilbao, 1999. p. 19.

[6] Ibid, P 68

[7] Idem..

[8] BALLESTER, L., Las necesidades sociales.  Teorías y conceptos básicos.  Editorial Síntesis, S. A., Madrid, 1999.

[9] RAMIREZ, R., Ciudad y pobreza.  El paradigma cualitativo de la pobreza urbana.  En BALBO, M., JORDAN; R., SIMIONI, D., (Comp.) Ciudad Inclusiva.  Cuadernos de la CEPAL Nº 88.  Santiago de Chile, 2003.

[10] Experiencias deportivas y/o recreativas que en medio de contextos de violencia aportan a la construcción de tejido social y la convivencia.  Una mirada a la ciudad de Medellín.  Convenio Instituto de deportes y Recreación de Medellín INDER e Instituto de estudios Políticos de la Universidad de Antioquia.  Medellín,  2005.  En Memorias Dimensión social del deporte y la recreación públicos: Un enfoque de derechos.  Medellín, Junio 12 y 13 de 2005. Pág. 8