funlibre

Ir a FUNLIBRE

 

Ir a La Red Latinoamericana

Centro de Documentación Virtual en Recreación, Tiempo Libre y Ocio

 

Ir a la Red Nacional de Recreación

Servicio de la Fundación Colombiana de Tiempo Libre y Recreación

Fundación Latinoamericana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE Costa Rica

 

 

 

Documento:

LA LIBERTAD DESDE LA SATISFACCION DE NECESIDADES:

Revisiones sobre Tiempo, Ocio Y Desarrollo Humano ·

Autor:

Henver Duque ··

Corporación Civitas.

Origen:

IX Congreso Nacional de Recreación
Coldeportes / FUNLIBRE
14 al 17 de Septiembre de 2006. Bogotá, D.C., COLOMBIA.

 

 

 

 

×  Ir a más Documentos

 

Ú   Uso apropiado
del Documento

 

Ø Ponencias del Congreso

 

 


Ponencia

 

 

Resumen

 

Este artículo contiene algunas reflexiones en torno al tratamiento metodológico del ocio como aspecto importante del desarrollo humano. Se presenta la matriz de necesidades del desarrollo a escala humana como referente principal del desarrollo humano, y su satisfacción como condición de Libertad, concepto éste de gran importancia para el tratamiento metodológico del ocio y que también será abordado. Se propone desligar el término ‘tiempo’ del concepto Libertad en el estudio del ocio.

 

Abstract

 

This paper contents some thinks about the methodology treatment of leisure like important aspect of the human development. It presents the matrix of needs of the development on human scale like principal referent of human development, and its satisfaction like condition of Free, this concept is of great importance for the methodology treatment of leisure and will be take up too. It proposes to mark of the term ‘time’ of Free concept in the study of leisure. In english, the termn is spare time, so then the reflection is not for the english idiom, although this is a possible way for indagation: ¿what it is mean with “spare” in the time for leisure activities?

 

 

Palabras clave

Ocio, tiempo libre, desarrollo humano, Libertad.

 

Keywords

Leisure, spare time, human development, Freedom.

 

 

Introducción

 

La hipótesis que se quiere plantear en este ensayo es que el tratamiento metodológico del ocio orientado al desarrollo humano debe, más que ir centrado en las actividades realizadas en un supuesto tiempo libre, en la satisfacción sinérgica y endógena de esta necesidad humana como práctica  que propende por la libertad.

 

Las reflexiones que se hacen a continuación son inspiradas por el trabajo del profesor Fernando Tabares Fernández en su propuesta “El desarrollo humano como marco de análisis del ocio en la actualidad” (2001), sobretodo en la sección titulada: ‘los satisfactores: un referente hacia la calidad de las experiencias de ocio’.

 

 

Desarrollo humano·

 

Antes de continuar se debe hacer claridad en cuanto a algunos conceptos que serán utilizados. El concepto desarrollo humano no debe, en ningún momento, entenderse como la formación de capital humano (Max-neef plantea que la utilización de este término es un sofisma ideológico que pretende que las personas desposeídas de medios de producción también son capitalistas – Max-neef, Elizalde y Hopenhayn, 1997, 83); el desarrollo humano se refiere a la satisfacción de las necesidades humanas. La satisfacción endógena y sinérgica de necesidades tiene que ver con la autodependencia (endógeno) entendida como interdependencia en la que no hay autoritarismos ni unidireccionalidades, combinando lo individual y lo social (Ibíd., 67); y la satisfacción de varias necesidades con un solo satisfactor (sinergia··), siendo satisfactor, un bien económico, cultural, social, personal, etc. que satisface una o varias necesidades humanas. Las necesidades humanas son finitas, relativamente estables en el tiempo y se pueden categorizar según lo existencial: ser, hacer, tener y estar; o lo axiológico: subsistencia, protección, afecto, entendimiento, participación, ocio, creación, identidad y libertad, las cuales pueden ser satisfechas de forma destructiva, inhibidora, falsa, singular o sinérgica y desde lo endógeno o lo exógeno (Ibíd., 42-49) para la definición de todos los satisfactores ver Ibíd., pp. 45-49.

 

En la tabla siguiente se presenta una representación de los satisfactores según la propuesta del CEPAUR:

 

Satisfactores

Destructores

Inhibidores

Pseudos

Singulares

Sinérgicos

Exógenos

Más

Más

Más

Más

Menos

Endógenos

Menos

Menos

Menos

Menos

Más

 

Se observa, pues, una situación óptima en la relación entre lo endógeno y lo sinérgico.

 

 

Ocio y tiempo libre

 

En cuanto al ocio y el tiempo libre se tendrá en cuenta una distinción entre dos conceptos paradigmáticos:

 

Para de Grazia, hay tiempo libre y falta de ocio; un ocio que es concebido, al modo griego, como un estado atemporal, inaccesible y subjetivo de libertad individual.  Para Marcuse, hay ocio y falta tiempo libre, es decir, falta un tiempo de libertad. (Munné, 1980, 51)

Un ocio concebido al estilo griego en una época del todo distante, es una ilusión sin sentido (cfr. Marx, 1975, 51-53), puesto que cada formación social trae unos contenidos y formas de prácticas de ocio consecuentes consigo misma (Blandón, 2005, 212); es en este sentido al cual se dirige la perspicaz observación de Marcuse: la sociedad civilizada es una sociedad alienada, en la cual el ocio no se puede decir que sea dado en un tiempo libre, puesto que la libertad no existe, prácticamente, para nadie.

 

Libertad

 

Pero, ¿es posible una sociedad humana libre? Para responder a esta pregunta es necesario responder a otra: ¿qué se puede entender por libertad?

 

La libertad no puede ser considerada como una serie de derechos: ser libre para comer, ser libre para viajar, ser libre para cantar la ópera; el simple derecho no basta, es indispensable que se esté en posibilidad de hacer lo que la ley no prohíbe o permite (Zuleta, 2005, 38) lo cual supone una adecuada solución de las necesidades (Waichman, sin año, 29-30). Además, la libertad supone una conciencia crítica y una praxis que se puede entender como una acción concreta sobre la realidad o una toma de postura o un pensamiento (Freire citado por Waichman, sin año, 29). En el primer caso (como posibilidad) se está hablando de libertad en términos sociales, y, en el segundo, como una cualidad personal que se valida, por supuesto, en sociedad, la unión de ambos (al entender del autor de este ensayo) constituye la libertad.

Ahora, si esto es lo que puede entenderse por libertad, puede decirse que una sociedad libre es la que posibilita a sus integrantes hacer lo que la ley permite, satisface sus necesidades, y está integrada por personas con conciencia crítica que asumen su praxis. En tal caso (no sólo en tal sociedad), la discusión sobre si el ocio es dado en el tiempo libre o no, carecería de sentido, pues toda actividad humana sería libre (cfr. Totti citado por Waichman, sin año, 65).

Al leer los dos párrafos anteriores, rápidamente se puede observar que la necesidad de libertad planteada como necesidad humana, va en contravía con la libertad como ha sido planteada conceptualmente. Esto se debe a que la libertad en Max-neef, Elizalde y Hopenhayn es considerada desde la doble perspectiva de derechos y de cualidades personales necesarias para el ejercicio de tales derechos, sin detenerse ha plantear otros requerimientos sociales que hagan posible el ejercicio de los mismos (Ver Max-neef, Elizalde y Hopenhayn, 1997, 44), aunque plantean la necesaria satisfacción de la matriz completa de necesidades humanas como requerimiento social, puesto que no se dan jerarquías y cualquier proyecto de desarrollo debe tener presente cada una de las categorías (Ibíd., 1997, 61), con lo cual la resolución de toda la matriz se corresponde con las condiciones requeridas para la libertad (conceptual más que axiológica), pero de un modo mucho más específico puesto que se nombra una por una cada necesidad entre las cuáles la subsistencia (en el sentido de ésta puede ser entendida la satisfacción de necesidades desde el punto de vista de Waichman) es sólo una de ellas y se pasa por el entendimiento (conteniendo la conciencia crítica), la creación (que contiene la praxis), la identidad, el ocio y las otras categorías ya mencionadas.

Así pues, la matriz de necesidades del desarrollo a escala humana sería auxiliar de la postura conceptual de Libertad, en tanto brinda un norte metodológico para trabajar el fortalecimiento de la misma, que, para diferenciarla de la libertad de la matriz, sería conveniente escribirla con “L” mayúscula; la Libertad, entonces, es producto de la satisfacción endógena y sinérgica de las necesidades, incluida la libertad, en cuyo catálogo estaría el ocio como una de las necesidades a satisfacer para alcanzar la Libertad, por medio de satisfactores sinérgicos y endógenos.

 

En la gráfica siguiente se ilustra el razonamiento anterior:

 


En la gráfica se puede ver que la Libertad es producto de la libertad como permiso, es decir, en perspectiva de derechos; la posibilidad de realización de esos permisos como satisfacción de necesidades humanas; y la conciencia crítica con su praxis como elemento indispensable en personas libres (desde el punto de vista de la conciencia individual). Se puede ver, asimismo, que la conciencia crítica con la praxis y el permiso son elementos incluidos en la satisfacción de necesidades, pues son considerados, ellos mismos, necesidades humanas (libertad, entendimiento, participación, identidad·, creación; por lo menos, son las que hacen posible la conciencia crítica y la praxis).

 

 

Tiempo libre y Libertad en el tratamiento del ocio

 

Se habla, entonces, de satisfactores endógenos, pues se está en franca oposición con la dependencia hacia factores externos, lo cual, por supuesto, estaría en contradicción con la Libertad··; y sinérgica, pues sí sólo se satisface esta necesidad (ocio) sin atención a las otras, se estaría en el terreno de la compensación: prácticas sociales de ocio caracterizadas por ser dadas en un “tiempo libre” opuesto al tiempo de trabajo, que sirve para la compensación del agotamiento físico y/o mental de ese otro tiempo, presumiblemente más importante; no de la propensión por la Libertad.

 

En cambio, el tratamiento del ocio desde la supuesta existencia de un tiempo libre se torna confuso por el factor temporal. La Libertad no es una situación en el tiempo, cuando se toma esta forma de análisis en el tratamiento metodológico del ocio, se cae en la compensación, puesto que lleva, implícitamente una división del tiempo social entre tiempo obligado y tiempo no obligado (siendo el ocio compensación del tiempo obligado). Waichman expone una segunda división, entre tiempo libre de... y tiempo libre para… la libertad (sin año, 130-131). El tiempo libre de, sería un tiempo de compensación del cansancio, de otras actividades, etc., tiempo de reproducción del sistema (Ibíd., 153) y el tiempo libre para la libertad sería un tiempo en el que ya no es necesaria la compensación y es libertad en un espacio de tiempo, reducto desde el cual se podrá impulsar la transformación social, pero el tiempo libre, el mismo autor lo expresa, no es, necesariamente un tiempo de actividades de ocio, puesto que en algunos trabajos puede hablarse de tiempo libre, como el trabajo de un profesor o de un artista, si se trata de su vocación (Ibíd., 102) e indica que se trata de obligación interna (auto-condicionamiento) vs. obligación externa (hetero-condicionamiento) y el tiempo libre consistiría en la sustracción de una parte del tiempo de las personas al heterocondicionamiento (Ibíd., 113).

 

Sin embargo, siendo individuos socialmente determinados, toda actividad humana, independiente del tiempo en el que nos movamos, es obligada por determinantes sociales y personales (Zuleta, 2004, 26); es decir, nos obliga el medio o nos obliga nuestra formación, sin querer decir por esto que una determinación social es necesariamente alienada y alienadora, y una determinación personal es inmediatamente libre, pues ya Dostoievski advirtió sobre el amor humano por las cadenas (Zuleta, 1980, 17) y el psicoanálisis demostró que este amor se debía a condiciones sociales en cierta medida, pero más a condiciones psicológicas, de historia personal (la entrada de todos los seres humanos al lenguaje es impuesta, y la palabra de los mayores es sagrada para los niños, luego se produce un desencanto y pérdida de esa sensación de seguridad que constante y con gran dinamismo inconsciente se sigue buscando durante toda la vida, la búsqueda de la ‘palabra pérdida’ – ver: Zuleta, 1985, 19).

Puede, entonces, comprobarse que el tiempo no tiene nada que ver con la Libertad: si el ocio no es necesariamente tiempo libre, ni el tiempo libre tiene que ver necesariamente con el ocio, no es pertinente tratar el ocio desde lo temporal·, lo que sí tiene pertinencia es la definición conceptual de la Libertad y las actividades (hacer), valores personales (ser), objetos físicos o valores sociales (tener) y entornos, lugares o espacios (estar) que propendan por esa Libertad.

Se trata, entonces, de la determinación de cuándo se da el ocio como Libertad y cuándo no. Como Libertad se determina desde los satisfactores endógenos y sinérgicos, entendiendo que tal condición lleva implícita, si no una sociedad libre, por lo menos sí una actividad social y personal que propende por ella. Esto no implica que se deba dejar totalmente de lado el factor temporal, sino que es un elemento descriptivo que ha de servir de mecanismo diferenciador de las actividades humanas, más no como elemento conceptual para el estudio del ocio orientado al desarrollo humano.

Por otra parte, la sinergia no sólo es desde los satisfactores del ocio que comprenden la satisfacción de otras necesidades, sino también desde satisfactores de otras necesidades que comprenden también el ocio, como es el caso de satisfactores de la subsistencia, puesto que, como lo demuestra Bertrand Russell, en el “elogio de la  ociosidad”, la negación de algo como la capacidad de subsistencia, lleva consigo la negación del ocio como posibilidad humana y convierte el ocio en un naufragio de lo humano, cuando en la época actual, por el adelanto tecnológico, los bienes económicos, necesarios para que la humanidad subsista, se producen con mucho menos tiempo del necesario anteriormente y lo que se hace es que se condena a unos a seguir trabajando excesivamente y se arroja al resto de la humanidad como desecho de la máquina productiva, a la “inanición” (1994, 163).

Se puede ver, pues, que se trata de un equilibrio entre diferentes componentes de la matriz lo que puede hacer que se considere algún satisfactor como satisfactor sinérgico.  Por ejemplo, entre subsistencia y ocio; afecto, protección y libertad; participación e identidad; elementos, éstos, que pueden, en determinado momento contradecirse entre sí, lo que llevaría a considerar sus satisfactores como destructores, pseudo-satisfactores o inhibidores.

La sugerencia de equilibrio de los dos últimos párrafos habrá de ser desarrollada en otro espacio, con vistas a seguir pensando el desarrollo humano como marco de análisis del ocio en la actualidad.

Conclusión

El tratamiento metodológico del ocio desde el punto de vista temporal, tiene pues, grandes dificultades y es por esto que se propone una visión del ocio como Libertad, desligada ésta del término ‘tiempo’, que se acostumbra ponerle delante. Este ha de funcionar como auxiliar pero no como fundamento conceptual. En esta perspectiva, sería sugerente hablar de tiempo de ocio en lugar de tiempo libre, es esa unión la que se presta para confusiones conceptuales y metodológicas.

Creo, que, según el curso de las reflexiones precedentes, no es necesario aclarar qué se entiende por tiempo de ocio y por ocio, pero, para no dejar esto suelto (aunque tampoco amarrado – en el sentido de red –) se planteará solamente (sin desarrollar el proceso que racionaliza dicha preferencia) que por tiempo de ocio se entiende el tiempo diferente al de trabajo (incluido el trabajo doméstico) y el de cuidado biológico; y por ocio, las prácticas realizadas en ese tiempo, cuyo contenido puede ser múltiple (Blandón, 2005, 219).


Bibliografía citada

RUSSELL, Bertrand. Elogio de la ociosidad. En: Revista Colombiana de Psicología Nº 3  (1994); pp. 155 a 162

 

BLANDÓN MENA, Melquiceded. Consideraciones metodológicas para el estudio del ocio en las sociedades latinoamericanas. En: OSSA, Arley; MOLINA, Víctor; y TABARES, José Fernando. El ocio, el tiempo libre y la recreación en América Latina: problematizaciones y desafíos. Medellín: Civitas, 2005, pp. 47-64

 

MARX, Karl (1857). Introducción general a la crítica de la economía política. En: Teoría marxista del método. 3ª ed. Bogotá: Tiempo crítico, 1975, pp. 7-53

 

MAX-NEEF, Manfred; ELIZALDE, Antonio; HOPENHAYN, Martín. El Desarrollo a Escala Humana. Medellín: Proyecto 20, 1997

 

MUNNÉ, Frederic. Psicosociología del tiempo libre, un enfoque crítico. México: Trillas, 1980.

 

TABARES FERNÁNDEZ, José Fernando (2001). El desarrollo humano como marco de análisis del ocio en la actualidad. En: Revista electrónica de la red latinoamericana de recreación. URL: http: www.redcreacion.gg.nu/documentos/simposio2if/JFTabares.htm consulta noviembre de 2004

 

WAICHMAN, Pablo. Tiempo libre y recreación, un desafío pedagógico. Buenos Aires: PW, sin año.

 

ZULETA, Estanislao. Democracia y participación. En: Colombia: violencia, democracia y derechos humanos. 4ª ed. Medellín: Hombre Nuevo, 2005, pp. 38-41

 

________ (1980). Elogio de la dificultad En: Elogio de la dificultad y otros ensayos. 9ª ed. Medellín: Hombre Nuevo, 2005, pp. 13-18

 

________. Psicoanálisis y criminología. 3ª ed. Medellín: Hombre Nuevo, 2004

 

________ (1985). Tribulación y felicidad del pensamiento. En: Elogio de la dificultad y otros ensayos. 9ª ed. Medellín: Hombre Nuevo, 2005, pp. 19-37

 

 

Uso apropiado de los documentos:

FUNLIBRE

ü        Los documentos pueden ser bajados o impresos (una sola copia) para uso personal.

ü        Usted esta en libertad de editarlos y usarlos en sus proyectos, dando el crédito al autor del documento.

ü        Está prohibido, moral y legalmente, vender el documento o hacer una reproducción del mismo con ánimo de lucro.

ü        No esta autorizado copiar, extraer, resumir o distribuir el documento fuera de su propia organización y/o de manera que compita o substituya la base de documentos de FUNLIBRE o de las Redes de las que la Fundación es el Nodo Central.

 

FUNLIBRE es una ONG sin ánimo de lucro que desde hace más de 18 años ha venido impulsando con vocación latinoamericanista el fortalecimiento y desarrollo del sector de la recreación y el tiempo libre en Colombia y la Región mediante la Investigación, la Formación, las Vivencias y la Gestión en Recreación.

 

Nos interesa conocer sus comentarios sobre los documentos

Envíenos un mensaje

 

Repórtenos el uso del Documento

VOLVER A LA RELACION DE PONENCIAS DEL 9º CONGRESO

   Fundación Colombiana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE © 1988 - 2006

Fundación Latinoamericana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE Costa Rica

 



· Este artículo nace en el curso de la investigación que viene ejecutando el autor en el marco de la maestría en Motricidad y Desarrollo Humano de la Universidad de Antioquia-Colombia.

·· Investigador de la Corporación Civitas y del grupo de investigación Calidad de la Educación Física.

· Nuestra concepción del desarrollo humano tiene como principal referencia el trabajo del CEPAUR, aunque en el libro El Desarrollo a Escala Humana, nunca se habla de desarrollo humano sino de Desarrollo Social.

·· Lo sinérgico “revela el devenir de procesos liberadores que son producto de actos volitivos que se impulsan por la comunidad desde abajo hacia arriba, es eso lo que los hace contrahegemónicos, aún cuando, en ciertos casos, también pueden ser originados en procesos impulsados por el Estado” (Max-neef, Elizalde y Hopenhayn; 1997, 49).

· Con una clase social o con un ideal perseguido.

·· No obstante, los satisfactores exógenos también podrían ser sinérgicos o singulares con lo cual contribuirían al desarrollo humano, pero no es lo que tradicionalmente ha sucedido (Max-neef, Elizalde y Hopenhayn; 1997, 49).

· Aunque tenga su papel en el tratamiento metodológico del ocio.