funlibre

Ir a FUNLIBRE

 

Ir a La Red Latinoamericana

Centro de Documentación Virtual en Recreación, Tiempo Libre y Ocio

 

Ir a la Red Nacional de Recreación

Servicio de la Fundación Colombiana de Tiempo Libre y Recreación

Fundación Latinoamericana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE Costa Rica

 

 

 

Documento:

RECREACIÓN PSICOTERAPÉUTICA:

AVANCES CONCEPTUALES E INVESTIGATIVOS.

Autor:

JHON JAIRO TREJOS P., MARGARITA MA. CANO E. y
DORA CARDONA G.

Universidad Tecnológica de Pereira

Origen:

IX Congreso Nacional de Recreación
Coldeportes / FUNLIBRE
14 al 17 de Septiembre de 2006. Bogotá, D.C., COLOMBIA.

 

 

 

 

×  Ir a más Documentos

 

Ú   Uso apropiado
del Documento

 

Ø Ponencias del Congreso

 

 


Ponencia

 


INTRODUCCIÓN

 

Desde hace varios años, emprendimos la compleja tarea de poner a dialogar saberes provenientes de diversas disciplinas, para la construcción de propuestas terapéuticas orientadas a restaurar y mejorar la salud psicosocial de personas y comunidades. A partir de este arduo trabajo y de las investigaciones clínicas realizadas, construimos el texto: “Recreación Psicoterapéutica: Conceptos Básicos”, cuya parte central presentamos a continuación.

 

Las terapias psicológicas realizadas a través de técnicas recreativas han mostrado ser altamente eficaces, según lo demuestran los resultados de investigaciones realizadas en diferentes lugares, y eficientes, por la posibilidad de aplicación grupal y su baja deserción.

 

Entre los graves problemas que enfrenta actualmente nuestro país, que se han abordado en las investigaciones, tenemos los siguientes.

 

En las últimas décadas, las muertes de causa violenta han ocupado una de las tres primeras causas directas o indirectas de mortalidad en el grupo poblacional comprendido entre 1 y 64 años (Minprotección, 2003).

 

Por otra parte, 28 millones de personas (66% de la población) está por debajo de la línea de pobreza (CID, 2004) y unos 4.5 millones de niños entre los 4 y 12 años son abusados física, moral o psicológicamente. Aunque casi todos estos niños y adolescentes en situación de abandono o maltratados necesitan atención mental especializada, solamente la mitad están cubiertos por la seguridad social en salud. (UNICEF, 2001; Campo, 2000).

 

Según el Estudio Nacional de Salud Mental del 2003, el 40.1% de los colombianos presentará algún trastorno psiquiátrico en algún momento de su vida, principalmente trastornos de ansiedad, afectivos y abuso de alcohol y otras sustancias. Además, la prevalencia de ideación suicida es del 12.3% y de intento, del 4,9%. La situación de la población infantil es similar: del 12 al 29% de los niños entre 5 y 15 años padecen trastornos mentales (WFMH, 2003).

 

A pesar de lo anterior, se encontró que sólo una de cada diez personas recibe atención y el estudio concluye: “Dado que en el mundo los recursos para salud mental tienden a ser muy limitados, en comparación a los recursos disponibles para otras enfermedades, es importante poder desarrollar servicios de bajo costo, accesibles y apropiados para mejorar la salud mental no sólo de Colombia, sino del mundo entero” (Posada, 2004, p. 260).


 

RECREACIÓN PSICOTERAPÉUTICA

 

La medicina y la psicología han reconocido el efecto benéfico que tiene la recreación sobre la salud, por lo cual su uso se ha implementando en programas de promoción de la salud y de prevención, tratamiento y rehabilitación de diversas condiciones patológicas. Se describirán inicialmente algunos aspectos conceptuales establecidos acerca de la recreación terapéutica y luego se presentará una propuesta conceptual y práctica de lo que se denominará Recreación Psicoterapéutica.

 

1. RECREACIÓN TERAPÉUTICA (RT)

 

Este concepto ha venido evolucionando desde principios del siglo XX; a continuación se transcriben en orden cronológico algunas definiciones de RT (Austin y Crawford, 2001).

 

En 1936, Davis escribió: “La RT puede ser definida como cualquier actividad motora, sensorial o mental realizada en forma libre y voluntaria, vitalizada por el espíritu del juego expresivo, sostenida por actitudes placenteras fuertes y evocada por la liberación emocional del cuerpo entero”.

 

En 1972 Fryre y Peters conceptuaron la RT como “…un proceso a través del cual los esfuerzos intencionados se dirigen hacia el logro o maximización de los efectos concomitantes deseados de una experiencia de recreación”.

 

En 1980, O´morrow y Reynolds la describieron como “…un proceso en el cual las experiencias recreativas son usadas para lograr un cambio en el comportamiento de individuos con necesidades o problemas especiales”.

 

En 1982, Austin la consideró como “la implementación de intervenciones intencionadas diseñadas para ayudar a los clientes a crecer, a la vez que se les asiste en la prevención o disminución de problemas mediante la recreación” (Austin, 1982).

 

En 1989, O´morrow y Reynolds complementaron su anterior definición, diciendo “la RT tiene como única función asistir al cliente, sano o enfermo, para que la realización de sus experiencias y actividades recreativas contribuyan a su salud o su recuperación”.

 

En 1995, Carter, Van Andel y Robb, propusieron que “la RT se refiere a la aplicación especializada de actividades experienciales y recreativas, o intervenciones que ayuden a mantener o mejorar el estado de salud, las capacidades funcionales y finalmente la calidad de vida de personas con necesidades especiales” y agregan “el proceso no se limita a ciertas categorías de sujetos o ciertos escenarios, la RT puede ser aplicable a todos los individuos” (Carter, Van Andel y Robb, 1995).

 

De acuerdo con Austin y Crawford (2001), la recreación terapéutica puede ser vista como un medio para restaurar el equilibrio después de una amenaza a la salud, para prevenir enfermedades y para lograr mayor desarrollo personal.

 

En este recorrido se observa que los autores trascienden la valoración de la recreación terapéutica por la sola gratificación y bienestar que genera, a una nueva interpretación de la misma, por su posibilidad de fundamentarse en diferentes teorías de la salud y del desarrollo humano, para responder a necesidades específicas.

 

La recreación terapéutica puede ser útil en cualquier momento del proceso salud-enfermedad,  ya que se han observado efectos positivos tanto en personas aparentemente sanas como en diferentes etapas de trastornos físicos y emocionales.

 

Para efectos operativos se tendrán en cuenta las fases del proceso salud-enfermedad descritas por King y retomadas por Austin (2001), las cuales parten de la tendencia a la estabilidad, pasan por la auto-realización y llegan a la auto-determinación.

 

La tendencia a la estabilidad se refiere a un escenario en el cual el paciente está enfermo, en un ambiente desfavorable, y tiene una actitud pasiva hacia el proceso terapéutico, tratando apenas de mantener el equilibrio y, por ello, el terapeuta debe prescribir las actividades dirigidas a la mejoría de la salud, a la par que promueve la autonomía de la persona. Una vez disminuye la tendencia a la estabilidad, emerge la tendencia a la auto-realización, caracterizada por una participación concertada del consultante con el terapeuta, el manejo apropiado de los factores externos asociados y un mejor nivel de salud. Posteriormente el sujeto asume la responsabilidad de su salud, lo cual corresponde a la fase de auto-determinación.

 

Teniendo en cuenta los propósitos de la recreación terapéutica, su práctica se basa en los siguientes supuestos (Austin, 1982):

·         La RT busca el más alto nivel de salud posible en el continuo Bienestar- Enfermedad, enfocándose en las capacidades y fortalezas del consultante, considerando que la enfermedad puede ser una experiencia positiva que genera crecimiento.

·         La óptima salud se logra a través de la promoción de la autodeterminación, instaurando procesos de empoderamiento,  control y auto-eficacia.

·         La evolución típica de las intervenciones de RT incluye disminución del estrés, mayor bienestar físico, aumento del conocimiento personal, desarrollo de habilidades psicológicas y mejoramiento del nivel de funcionamiento global.

·         En la RT, la relación entre el terapeuta y el consultante es un elemento clave, pues el primero sirve como modelo de comportamientos saludables, a la vez que ayuda a desarrollar la competencia personal y la motivación intrínseca.

 

2. RECREACIÓN PSICOTERAPÉUTICA

 

2.1 Nociones:

 

Los programas de recreación terapéutica han tenido un gran campo de aplicación en el área de la psiquiatría y la salud mental. Sus raíces se ubican especialmente en tres grandes movimientos que ocurrieron en el pasado siglo (Berman and Davis, 1995).

 

El primero comenzó en el verano de 1901 en Estados Unidos, cuando pacientes psiquiátricos hospitalizados fueron ubicados en carpas hasta que disminuyera la temperatura ambiental encontrando, sin pretenderlo, beneficios en su salud mental. Por esto su uso se implementó en hospitales, hasta la primera guerra mundial, debido a las dificultades propias de este momento histórico (Tent Therapy).

 

En los años 40 se inició el segundo movimiento con los campamentos de verano, dirigidos especialmente a satisfacer necesidades de socialización y recreación de niños y como propuesta terapéutica para adolescentes “problemáticos” (Camping Centered Psychology).

 

El tercero se implementó en los años 60 y 70,  en Inglaterra y luego en Estados Unidos, consistente en un proceso de terapia extramural basada en la aventura al aire libre (Outward Bound), dirigida a delincuentes y pacientes psiquiátricos en hospitalización parcial o total.

 

Hoy en día, la RT aplicada a la salud mental se ha constituido como una alternativa terapéutica para la atención de múltiples trastornos en diferentes grupos poblacionales, pues a través de experiencias e investigaciones ha mostrado su efectividad. La utilidad psicoterapéutica de la recreación se deriva del interjuego de dos mecanismos complementarios:

·         Recreación en sí misma como “psicoterapia”, por la liberación de endorfinas que activan el centro cerebral de la recompensa, produciendo sensación de bienestar y por las expresiones faciales y corporales positivas que afectan las emociones e influyen sobre los demás participantes de las actividades, potenciando el efecto (Mooney, 2000).

·         Recreación como “vehículo lúdico” o estrategia aplicada de diferentes teorías psicológicas para llevar a cabo procesos psicoterapéuticos, ya sea de forma individual o grupal.

 

Es necesario distinguir entre programas de Recreación Especial y Recreación psicoterapéutica, pues mientras la primera corresponde a la que se adapta a poblaciones con discapacidades, la segunda implica la utilización intrínseca de técnicas psicoterapéuticas en búsqueda de un objetivo claramente definido, no solamente para restablecer la salud, sino también para el desarrollo personal (Austin y Crawford, 2001).

 

Los autores de este texto consideran que la RT aplicada a la salud mental se ha ganado un espacio propio y amerita un desarrollo específico, por lo cual se propone el siguiente concepto:

 

La Recreación Psicoterapéutica (RPT) es una estrategia terapéutica que consiste en la  implementación de actividades recreativas fundamentadas en teorías y técnicas psicoterapéuticas, que buscan mantener y/o mejorar la salud mental de personas y comunidades con necesidades específicas, abordándolas simultáneamente en sus dimensiones biológica, psicológica y social.

 

2.2 Componentes:

 

Existen numerosas teorías que explican la salud mental y sus alteraciones. Algunas de ellas han sido aplicadas en programas de Recreación Psicoterapéutica por su compatibilidad con la filosofía, metodología y técnicas de la recreación.

 

De acuerdo con Peterson y Stumbo (2000), en el campo de los servicios psiquiátricos la RPT presenta tres componentes: la participación, la educación y la intervención funcional, que varían según las necesidades de los pacientes, las capacidades del grupo de trabajo y los recursos institucionales.

 

El componente de participación le brinda al paciente la oportunidad de involucrarse en actividades elegidas libremente, similares a las actividades realizadas por fuera del ámbito terapéutico. La experiencia reproduce todos los beneficios de la recreación: es agradable, divertida, permite sentirse mejor consigo mismo, le permite al paciente sentirse en “control” y le brinda el escenario para ensayar nuevos comportamientos o maneras de relacionarse con otros, en un ambiente relativamente seguro.

 

El componente de educación en Recreación Psicoterapéutica se utiliza para promover conocimientos, actitudes y esquemas acerca de las actividades recreativas que promueven el desarrollo humano. En este componente el terapeuta asume un papel de educador y facilitador, que motiva a la reflexión acerca de las mismas.

 

La intervención funcional, o terapia propiamente dicha, es la orientación que más se ha desarrollado hasta el momento. La Recreación Psicoterapéutica se realiza en un escenario donde se reconoce que una persona con una crisis en su salud mental necesita intervenciones que le ayuden a mejorar y continuar su crecimiento personal.

 

A través de actividades basadas en el funcionamiento psíquico, la intervención funcional pretende reforzar y/o desarrollar nuevos esquemas de comportamiento que le permitan al individuo afrontar y superar exitosamente las exigencias del medio, generando un mejor enfrentamiento de las crisis vitales actuales y futuras.

 

2.3 Técnicas:

 

La RPT se caracteriza por la utilización de aproximaciones y técnicas de diversas corrientes psicológicas, centrándose no sólo en las necesidades y las dificultades específicas, sino también en las capacidades y fortalezas del paciente. La razón para una aproximación ecléctica es que aunque cada una de las teorías psicoterapéuticas aceptadas tiene sus puntos fuertes, ninguna tiene todas las respuestas. Por lo tanto, en vez de la imposición de una aproximación específica a todas las personas, los métodos se eligen según la naturaleza de sus necesidades (Austin y Crawford, 2001).

 

A diferencia de otras aproximaciones en salud, en las cuales casi siempre es el facultativo quien tiene el control, y el consultante es un agente más bien pasivo, en la RPT se permite a los participantes concertar con el terapeuta las experiencias recreativas que permitirán alcanzar una mejor salud mental.

 

Cuando se le permite al consultante elegir, éste adquiere la “motivación intrínseca” y la “autodeterminación” necesarias para que asuma la responsabilidad del cambio. Deci y Ryan sostienen que “cuando las personas están intrínsecamente motivadas, experimentan interés y placer, se sienten competentes y autodeterminadas y perciben el locus de causalidad de su conducta dentro de ellos” (Austin y Crawford, 2001).

 

El hecho de que los consultantes disfruten la búsqueda y logro de las metas que se proponen, hace que ellos las alcancen mientras están “inmersos” en las actividades recreativas, generando un sentido de control y capacidad para el éxito. Estas experiencias conducen necesariamente a mejorar el autoconcepto, la autoestima y la autonomía, que son objetivos terapéuticos en el manejo de ciertas patologías psiquiátricas como los trastornos depresivos y de ansiedad.

 

Cuando el paciente ha logrado un nivel de autonomía (tendencia a la autorrealización y autodeterminación), la elección de las actividades es un proceso compartido entre el terapeuta y el consultante; en este caso, el especialista en RPT debe asumir más el papel de facilitador que de conductor del proceso.

 

Suzy Ross, de “San Jose State University”, hace una clasificación de las técnicas de facilitación en RPT, la cual ha sido adaptada por los autores de este texto para la construcción de los programas terapéuticos:

·         Clarificación de valores: se hacen conscientes los valores de las personas y se facilita la toma de decisiones con base en ellos.

·         Aproximaciones conductuales: se rechazan los comportamientos indeseados y se premian los esperados, para ir cambiando así las conductas.

·         Aproximaciones cognoscitivas: se identifican, evalúan y cambian los pensamientos automáticos, para cambiar las emociones y conductas.

·         Entrenamiento en habilidades sociales: se hace adiestramiento en asertividad y resolución de conflictos.

·         Aproximaciones estructurales: se identifican y elaboran las estructuras mentales de interacción con los demás, tal como se hace en el análisis transaccional y la terapia de la Gestalt.

·         Aproximaciones mente/cuerpo: se enfocan las sensaciones corporales para retroalimentar la información mental, como en la relajación y la concienciación sensorial.

·         Aproximaciones no verbales: se utilizan la vivencia mental o real de diversas situaciones con impacto terapéutico, tales como visualización e imaginación guiada, terapia con horticultura y la terapia apoyada en animales

·         Terapia de reto-aventura: los participantes son enfrentados a desafíos de dificultad progresiva, en ambientes no habituales.  

·         Modalidades de artes creativas: tales como la música, las artes plásticas y el sociodrama.

·         El deporte recreativo: utilización de deportes con reglas flexibles adaptadas a las necesidades de los participantes.

·         Rituales: celebración de acontecimientos personales, familiares y sociales.

·         Orientación a la realidad para adultos mayores: se refuerza la captación de la realidad, para mejorar la conciencia y orientación; entre las técnicas específicas están la motivación, la estimulación sensorial, la reminiscencia y la  re-socialización.

 

2.4 Diseño de programas de RPT

 

Un programa de RPT es un proceso sistemático de resolución de problemas que debe ser meticulosamente planeado, balanceando las necesidades y deseos de los consultantes con los recursos disponibles y los objetivos del programa, de una manera eficiente y eficaz. El programa debe incluir cuatro fases: evaluación inicial, programación, implementación y evaluación final.

 

2.4.1 Evaluación inicial:

 

El proceso de RPT empieza con la evaluación, que consiste en la recolección inicial y análisis de los datos personales para determinar el estado de salud, las necesidades, fortalezas y esquemas de uso del tiempo libre de los consultantes.

 

La recolección de datos se realiza mediante técnicas como la observación naturalística, observación a intervalos de tiempo, entrevistas y test específicos; por lo tanto, contempla aspectos objetivos y subjetivos. La principal fuente de información es el paciente mismo, pero también puede ser de gran utilidad contar con datos provenientes de entrevistas con familiares, amigos, otros profesionales de la salud, historia clínica e historia social.

 

Luego de la recolección de datos, se debe elaborar un informe a partir del cual se hacen impresiones clínicas y recomendaciones. Este documento debe formar parte del archivo individual de cada paciente y se constituye en el punto inicial para evaluar el progreso del tratamiento.

 

2.4.2 Programación de actividades:

 

Esta fase incluye dos pasos: (1) realizar un inventario de los recursos necesarios y los disponibles para llevar a cabo el programa, tomando en cuenta los costos de ejecución y (2) desarrollar un programa individualizado o plan de tratamiento consistente con las teorías de la recreación y la(s) psicoterapia(s) por usar.

 

Cada programa tiene un objetivo final, que es resolver el problema específico de salud. Una vez identificados los elementos externos y las necesidades y fortalezas de los consultantes, se fijan las prioridades, las metas y las actividades más apropiadas para que cada participante logre los objetivos.

 

Los objetivos deben ser claramente expresados, fácilmente medibles, desarrollados con la participación del paciente y el terapeuta, corresponder a los problemas que se han priorizado y ser operacionalizados en metas a corto y mediano plazo.

 

El profesional que desarrolla el programa de RPT debe seleccionar las experiencias y las estrategias de intervención que considere más útiles. En esta etapa se debe producir un protocolo de trabajo que describa detalladamente los pasos específicos para el desarrollo del plan y la frecuencia y duración de la participación del consultante y del equipo de trabajo en cada una de las actividades planeadas. Debe incluir también la descripción detallada de los procedimientos e instrumentos necesarios para la recolección de la información, a fin de evaluar la evolución de las actividades y el logro de los objetivos.

 

2.4.3 Implementación:

 

Ésta es la fase de la acción. El psicoterapeuta elige esquemas técnicos de liderazgo, técnicas especializadas de intervención y esquemas de relación interpersonal para llevar el protocolo a la práctica, monitoreando el proceso y ajustando la participación del cliente (Carter, VanAndel, Rob, 1995).

 

Se desarrolla un programa personalizado que se lleva a cabo a través de encuentros personales o grupales, basado en el protocolo de cada una de las sesiones. Inicialmente, el terapeuta asume la responsabilidad de coordinar las actividades enfocadas en el cliente, de acuerdo con los objetivos propuestos y, simultáneamente, lo guía para que tome la responsabilidad del proceso.

 

Se debe hacer seguimiento del cumplimiento de los objetivos de corto y mediano plazo, o de terminación del programa. Para ello, se llenan formatos estructurados de registro o diarios que incluyan información sobre las actitudes y reacciones del paciente, al igual que de las interacciones interpersonales que desarrolla. La documentación puede incluir fotos y videos.

 

Aunque es importante mantener la consistencia con los objetivos formulados, por el carácter dinámico del mundo psicosocial, se deben realizar evaluaciones constantes y ajustes a los planteamientos iniciales. Esto es necesario especialmente cuando se observa que el consultante no logra los objetivos propuestos o presenta nuevos comportamientos que indican otro problema importante sin resolver, en cuyo caso se debe adaptar la propuesta, replantear los objetivos, cambiar el estilo de liderazgo, cambiar los horarios o usar servicios de salud adicionales.

 

2.4.4 Evaluación final:

 

La evaluación se enfoca en determinar los cambios y los beneficios psíquicos experimentados por el paciente en el programa. Para esto, se recoge la información concerniente al logro de objetivos y la satisfacción con el proceso, utilizando las mismas técnicas e instrumentos de la evaluación inicial.

 

De otro lado, es muy importante evaluar los indicadores del desarrollo del proceso, para determinar si los contenidos del programa, los estilos de liderazgo ejercidos y los recursos dispuestos, fueron utilizados con efectividad para apoyar el protocolo.

 

Finalmente, se diseña un documento que incluya  un resumen del progreso del paciente, una evaluación de sus habilidades funcionales, las recomendaciones para el mantenimiento de los aprendizajes y un plan de seguimiento, que puede basarse en citas o informes escritos, que garanticen la comunicación entre el cliente y los servicios de RPT. Igualmente, debe contener un plan transitorio para pacientes que deban continuar en otros servicios de salud (Carter, VanAndel, Rob, 1995).

 

 

3. RPT ORIENTADA DESDE LAS PSICOTERAPIAS COGNOSCITIVAS

 

Tradicionalmente las psicoterapias se han llevado a cabo únicamente en ambientes institucionales o en consultorios. Probablemente la primera en ampliar el campo de acción al entorno fue la terapia cognoscitiva-conductual, ya que sus técnicas exigen comprobación en los escenarios en los cuales se desenvuelve el paciente.

 

Muchas personas con trastornos físicos y psicológicos presentan una amplia gama de pensamientos irracionales que generan respuestas emocionales dolorosas, las cuales se traducen en conductas maladaptativas. De acuerdo con la teoría cognoscitiva-conductual del comportamiento humano, la solución de estos problemas se centra en la identificación y corrección de estos pensamientos irracionales, que son el núcleo de los trastornos depresivos, ansiosos, de personalidad y de alimentación, entre otros.

 

Estos trastornos pueden ser intervenidos con RPT basada en la teoría cognoscitiva-conductual, ya que muchos objetivos pueden ser alcanzados mediante actividades recreativas intencionadas. Para su ilustración se describirá brevemente una alternativa de manejo a través de RPT de dos de los problemas más comunes en Colombia.

 

3.1 Conflicto psicosocial y violencia

 

Las situaciones de conflicto están sostenidas por una serie de estilos cognitivos irracionales, tales como magnificación, minimización, falacia de razón, falacia de justicia y falacia de cambio, los cuales emergen ante las tensiones de la convivencia.

 

Estos esquemas se expresan en pensamientos como: “no tengo control sobre mis sentimientos”, “la realidad es sólo una y yo la conozco”, “como sea, debo ganar toda discusión”, “si algo malo sucede, debe haber un culpable, que no soy yo”, o “lo importante es lo que yo siento y deseo”.

 

La presencia de estos esquemas y pensamientos hace que la resolución adecuada de los conflictos sea difícil, ya que obstaculizan las estrategias comunicativas y de negociación, al igual que el desarrollo de los valores sociales como el respeto, la responsabilidad, la cooperación y la justicia.

 

Un programa de Recreación Psicoterapéutica orientado a fortalecer las habilidades de comunicación y favorecer la construcción de valores que permitan una convivencia armónica, debe incluir experiencias de niveles progresivos de interacción como lectura de historias, disco-foro, video-foro, elaboración individual y colectiva de obras artísticas, carteles de expresión, juegos amplios, juego de roles y actividades grupales de reto-aventura. Estas actividades se orientan a:

 

·         La detección y refutación de las creencias en conflicto.

·         La discriminación entre ideas racionales e irracionales, y sus consecuencias.

·         La aceptación de las emociones de los participantes, como medio para modelar el respeto a las diferencias.

·         La reflexión sobre las interacciones sociales inherentes al conflicto y la forma de mejorarlas.

·         El modelado vicario, donde se re-creen, evalúen e invaliden los pensamientos que perpetúan el conflicto.

·         La utilización y validación de lo aprendido durante la experiencia recreativa, en los contextos familiar, laboral, académico y social.

 

 

Ejemplo de Investigación:

 

Influencia de un programa recreativo psicoterapéutico en las actitudes hacia la convivencia pacífica de jóvenes de barrios de estratos 1 y 2  de La Virginia.

 

Jhon Jairo Trejos Parra

Yamileth Saldarriaga Hernández

José Noel Amaya Cárdenas

 

Ésta fue una investigación cuasiexperimental con grupo experimental y control constituido por 91 sujetos en cada uno. El objetivo fue evaluar la influencia de un programa recreativo psicoterapéutico en las actitudes hacia la convivencia pacífica de jóvenes de barrios de estratos 1 y 2 de La Virginia (Colombia), municipio que en el año 2001 presentaba una de las tasas de homicidios más altas del país.

 

Con el grupo experimental se realizó un programa de 10 semanas de duración en el cual se realizó un campeonato de microfútbol, talleres de psicoeducación y actividades recreativas de reto y trabajo en equipo. Después de cada partido de microfútbol se realizaba una sesión de psicoterapia grupal orientada desde la teoría cognoscitiva de la violencia. El grupo control no realizó ninguna actividad.

 

El 100% de los participantes del programa permanecieron durante todo el proceso. Las actitudes hacia la convivencia pacífica se midieron con una escala de Likert, diseñada por el equipo de investigación, la cual fue sometida a validación, con un Alfa de Cronbach de 0.82.

 

No se encontraron diferencias significativas entre los subgrupos en la preprueba, pero sí en la posprueba (p = 0.0001; Wilcoxon). Se evidenciaron cambios actitudinales y conductuales en los diferentes espacios de los jóvenes del grupo experimental, incluso en la familia.

 

Se concluyó que el programa tuvo éxito por unir actividades recreativas y psicoterapéuticas, en el cual el lenguaje, actitudes y actividades desarrolladas por los facilitadores, reforzaban continuamente el concepto y la práctica de la convivencia pacífica. Algunos elementos que viabilizaron el cambio fueron el espacio campestre, el énfasis en autoestima, el trabajo en equipo y la valoración de las reglas sociales.

 

Este programa puede ser fácilmente replicado, por lo cual se deberían destinar recursos para repetirlo en otras poblaciones e incluso en el ámbito escolar, donde los programas deportivos fomenten la convivencia pacífica, y no sólo la competencia.

 

3.2 Trastornos depresivos:

 

Las personas con estos trastornos tienen un estilo de pensamiento basado en la sobregeneralización, la abstracción selectiva y la percepción de baja auto-eficacia y autorregulación, entre otros. Los pacientes se enfocan en los aspectos negativos de su desempeño y, como inevitablemente no tendrán éxito en todas y cada una de las cosas que emprenden, creen que valen muy poco, que no merecen ser tomadas en cuenta, que son culpables de los errores y que fracasarán en todas las cosas que se propongan; tales ideas provocan malestar emocional, tristeza, pérdida de la capacidad de disfrute y deterioro del nivel de funcionamiento en sus áreas de desempeño.

 

Un programa de RPT para intervenir estas ideas irracionales debe incluir actividades dirigidas al logro de metas, el trabajo en equipo y la visualización de un proyecto de vida realista, tales como actividades manuales, circuito de retos, carreras de observación, actividades de confianza, resolución grupal de problemas y elaboración de tareas de proyección como talleres artísticos y literarios.

 

Durante las sesiones, el psicoterapeuta deberá enfocarse en los procesos y no en la actividad, teniendo en cuenta los siguientes aspectos:

·         Detectar, clasificar y refutar la creencia de minusvalía e impotencia, cuando el paciente tiene éxito en la interpretación y seguimiento de las tareas y/o la llegada a la meta.

·         Facilitar la auto-aceptación de la conducta del participante, tomando en consideración no solamente el logro de la meta, sino la importancia de otros elementos como el interés, la participación, el trabajo en equipo y la comunicación.

·         Reatribuir la responsabilidad de los resultados, determinando todos los factores implicados en el proceso y en el logro del objetivo.

·         Tomar la experiencia como un ensayo conductual de situaciones personales que implican planeación, procesos y resultados.

·         Estimular la disposición a la acción, señalando la importancia de enfrentar situaciones y asumir retos.

 

En 1993, Ellis y Maughan-Pritcheet examinaron el efecto de brindar información dirigida a aumentar la percepción de eficacia y desempeño a 32 adolescentes con depresión durante su participación en video-juegos. Usando un diseño experimental, la mitad de los pacientes recibieron la información, constituyéndose en el grupo experimental, y la otra mitad no, siendo el grupo control.

 

En el grupo experimental, la información de persuasión se dio durante diez minutos de juego, utilizando una o más de diez frases preseleccionadas construidas para animar al participante a continuar en el juego y a que se atribuyera el éxito, como: “eres muy bueno en este juego” o “buena jugada”. Posteriormente los pacientes diligenciaron un cuestionario para medir la percepción de eficacia en el desempeño en videojuegos, que evidenció niveles estadísticamente más altos en el grupo de tratamiento. Estos y otros autores han seguido esta línea de investigación (Ellis, 1993).

 

Ejemplo de Investigación:

 

Eficacia de una terapia de reto/aventura con enfoque cognoscitivo-conductual en los síntomas de depresión de un grupo de estudiantes de salud.

 

Jhon Jairo Trejos Parra

Dora Cardona Giraldo

Luz Fabiola García Velásquez

Sandra Milena Grajales Ocampo

Claudia Liliana Aguirre Bonilla

 

Ésta fue una investigación de intervención, en la cual los grupos fueron seleccionados aleatoriamente, con 22 sujetos en cada uno; solo 7 personas del grupo experimental aceptaron participar en las sesiones. El grupo control fue remitido a tratamiento convencional, al cual no asistieron.

 

Los dos grupos tenían depresión leve o moderada, medida con el test de Zung para depresión. Además se evaluó el riesgo de Suicidio con el módulo de riesgo de suicidio de la Mini International Neuropsychiatric Interview (MINI).

 

Para el grupo experimental se diseñó y aplicó un programa de recreación psicoterapéutica, específicamente de terapia de reto/aventura con enfoque cognoscitivo-conductual. La terapia tuvo una duración de 60 horas, desarrollada  en 12 semanas y facilitada por un equipo multidisciplinario, con expertos en psicoterapia y recreación.

 

No se encontraron diferencias significativas en la preprueba, pero sí en la posprueba, aplicada tres meses después de la intervención. Las diferencias fueron en la gravedad de los síntomas de depresión, principalmente los cognoscitivos y los psicomotores (p=0.033; Wilcoxon) y en el riesgo de suicidio (p=0.037; W); los síntomas afectivos quedaron en el límite y los somáticos no mostraron diferencias significativas.

 

La evaluación cualitativa corroboró el cambio de pensamientos automáticos negativos por adaptativos y la mejoría, no solamente de los síntomas depresivos contemplados en el DSM IV, sino también en la tríada de Beck: mejor valoración y estima de sí mismos y de los demás, y construcción de una visión motivante de futuro; además se encontró mejoría en introspección,  autocontrol, tolerancia a la frustración y ansiedad.

 

Un programa de estas características puede ser utilizado eficaz y eficientemente para el manejo de la depresión en diferentes comunidades, principalmente con estudiantes universitarios, en los cuales existe una alta prevalencia de este trastorno.

 

 

4. RPT ORIENTADA DESDE LAS PSICOTERAPIAS ALTERNATIVAS

 

Es evidente que en Latinoamérica, dadas las condiciones de subdesarrollo, es muy alto el número de personas que necesitan atención en salud mental y, sin embargo, son pocos los profesionales formados para esta atención. Es por esto que se requiere encontrar, enseñar y aplicar psicoterapias que sean eficaces para lograr los objetivos buscados, eficientes por los escasos recursos existentes y sencillas para que puedan ser enseñadas y administradas por “paraprofesionales” e, incluso, por personas sin un nivel académico alto, pero con un entrenamiento adecuado.

 

Con este propósito, se ha venido utilizando la Recreación Psicoterapéutica con técnicas alternativas en niños y adultos después de desastres, posibilitando recibir tratamiento adecuado, mientras se divierten y descansan.

 

4.1 Postrauma:

 

El trauma puede considerarse la primera causa de morbimortalidad en Colombia, si se consideran los siguientes hechos:

·         Las precarias condiciones socioeconómicas de la mayor parte de la población, que producen en forma continua “desastres cotidianos”, es decir, los que afectan diariamente a las personas en forma individual, que generalmente pasan inadvertidos, pero que al ser sumados ponen en evidencia su gran magnitud, por ejemplo la falta de alimentos, viviendas no adecuadas, agresiones intrafamiliares, etc. (Maskrey, 1993).

·         Dichas condiciones también crean la vulnerabilidad que permite la aparición frecuente de “macrodesastres” por amenazas naturales tales como sismos, inundaciones y deslizamientos, más aún si se tiene en cuenta que muchas áreas de Colombia son de “alto riesgo sísmico” (Santana, 1998).

·         Además se presentan frecuentemente desastres por amenazas antrópicas que van desde conflicto armado hasta delincuencia común y urbanización no planeada, que afectan el ecosistema y un gran número de pobladores.

·         Por esto, en Latinoamérica se han venido utilizando ampliamente diversos programas de Recreación Psicoterapéutica, como los de la UNICEF y la Fundación Latinoamericana para la Ayuda Mental en Crisis (Amamecrisis), que incluyen diversas técnicas alternativas, que han demostrado ser útiles tanto en niños como en adultos.

 

Para elaborar los recuerdos traumáticos, las personas debe enfrentarlos cognocitivamente y expresar libremente los sentimientos que surgen al hacerlo (Worden, 1997). Especialmente en los niños esta tarea debe facilitarse en forma no verbal, por lo que la recreación psicoterapéutica cumple aquí un papel esencial.

 

Entre las técnicas recreativas utilizadas para la elaboración de recuerdos dolorosos, se encuentran: elaboración de dibujos, obras de títeres, cuentos, actividades sensoriales, retos sencillos y juegos de roles. 

 

Las técnicas alternativas que se utilizan con estas actividades recreativas son, entre otras: el abrazo de la mariposa,  el sombrero mágico, la técnica de Tapas y los desbloqueos energéticos, acompañados usualmente de respiración abdominal e imaginación guiada, como “el lugar seguro” (ver anexo B).

 

Las técnicas recreativas y alternativas se integran en programas que deben estar acordes con el desarrollo psicológico de la persona (AMAD; Amamecrisis; Brenson, 1986) y seguir los siguientes objetivos:

 

1.      Apoyar emocionalmente al afectado: mediante movilizaciones que le permita apropiarse del espacio, empatizar con las otras personas (y con el terapeuta) y recibir afecto a través del tacto; por ejemplo con actividades de movimientos corporales, de conocimiento y de integración.

 

2.      Facilitar la comprensión del trauma: sus manifestaciones físicas, psicológicas, sociales y de trascendencia, generando así procesos adecuados de normalización; por ejemplo, mediante el diseño de cuentos que permitan la identificación de los afectados con los personajes.

 

3.      Facilitar la expresión de los emociones: a través de actividades recreativas conjugadas con técnicas de Psicología Energética para el manejo del estrés en incidentes críticos, permitiendo así su elaboración y la subsiguiente adaptación en las diferentes áreas de la vida personal y social; por ejemplo, el juego de la pelota loca, donde quien la recibe debe manifestar el sentimiento que predomina en su interior, y una vez terminado se realiza el  “abrazo de la mariposa” o el “sombrero mágico”.

 

4.      Recrear el futuro: motivando a los afectados a reconstruir un proyecto de vida posible, en el cual se superen las condiciones presentes; por ejemplo, mediante historias, representaciones, dibujos o cartas, donde se proyecte un final feliz.

 

En el “Anexo C” se presenta, como ejemplo, una sesión de títeres que cumple con estos objetivos.

 

Ejemplo de Investigación:

 

Influencia de un taller de recreación terapéutica en los síntomas de trastorno por estrés postraumático de un grupo de militares.

 

Alexandra María Martínez Chaverra

Jhon Jairo Trejos Parra

 

Ésta fue una investigación cuasiexperimental con grupo experimental (n=17) y control (n=16), que estudió el efecto de un taller de recreación terapéutica basado en psicología energética sobre los síntomas de trastorno por estrés postraumático de un grupo de militares colombianos, tanto de compañía de choque (enfrentamiento armado) como de seguridad del batallón. 

 

La presencia de síntomas y el diagnóstico de Trastorno por Estrés Postraumático (TEPT) se establecieron tomando como referencia los criterios del DSM IV y el nivel de estrés con la escala Unidades Subjetivas de Perturbación (USP). Se encontró que todos presentaban síntomas y altos niveles de estrés, sin diferencias significativas entre los grupos en la preprueba. 

 

El taller consistió en actividades recreativas de tipo manual, físico, lúdico, de reflexión y de estimulación sensorial, combinadas con catarsis, visualización, relajación y técnicas de psicología energética; la lúdica facilitó la participación y aprendizaje de los soldados.  

 

En la posprueba, los síntomas del TEPT disminuyeron en el grupo experimental, versus el grupo control, (p=0.028, Mann-Whitney). Las USP bajaron entre 2.0 y 5.75 puntos luego de cada uno de los dos talleres (p=0.000008 y p=0.000001, respectivamente).  El número de personas que llenaban todos los criterios para el TEPT bajó de seis a tres, a pesar de un nuevo factor externo inesperado que incrementó el estrés.

 

Talleres como éste, deberían ser parte del programa inicial de adiestramiento y de protocolos de salud ocupacional para el mantenimiento de su salud mental del personal militar y otros grupos expuestos a riesgos.

 


 

BIBLIOGRAFÍA

 

&    Austin D. Therapeutic Recreation: Processes and Techniques. Wiley (New York); 1982.

&    Austin D. Terapeutic Recreation. Sagamore (Champaign; IL); 1997.

&    Austin D, Crawford M. Therapeutic Recreation: An Introduction. 3 ed. Allyn and Bacon (Boston; MA); 2001.

&    Berman, D. S. and Davis-Berman, J. (1995). Outdoor education and troubled youth. En internet: <http//:www.aee.org>.

&    Campo A, Rambla C, De La Rosa J. Perfil Psiquiátrico de Niños, Niñas y Adolescentes Maltratados (de la Calle). Pediatría, jun 2000; 35 (2). En internet: <http://www.encolombia.com/pediatria3522000-perfil.htm>

&    Carter MJ, Van Andel GE, Robb GM. (1995). Therapeutic Recreation: A practical approach. Waveland (Long Grove, IL): 1995.

&    CID (Centro de Investigaciones para el Desarrollo). La U le toma el pulso a la economía. Universidad Nacional de Colombia (Santafé de Bogotá); 2004. En internet: <http://unperiodico.unal.edu.co/ediciones/61/02.htm>.

&    Gallo F. Energy Psychology: Explorations at the Interface of Energy, Cognition, Behavior and Health. CRC Press (Boca Raton, FL); 1999.

&    Hartung J, Galvin M. Energy Psychology and EMDR. Norton (New York); 2003.

&    Kaplan H, Sadock B. Sinopsis de Psiquiatría. 8 ed. Panamericana (Madrid); 1999.

&    Minprotección (Ministerio de la Protección Social). Indicadores Básicos de Salud en Colombia. En: Boletín Epidemiológico Semanal, Sept 2003; 38: 14-20. En internet: <http://www.col.ops-oms.org/sivigila/2003/BOLE38_03.htm>.

&    Mooney NE. The Therapeutic Use of Humor. Orthopedic Nursing, 2000; 19 (3): 88.

&    Oschman J L. Energy Medicine: The Scientific Basis. Edinburgh. Churchill Livingstone (United Kingdom); 2000.

&    Peterson CA, Stumbo NJ. Therapeutic Recreation Program Design: Principles and Procedures. 3 ed. Allyn and Bacon (Boston, IL); 2000.

&    Posada JA.; Aguilar SA; Magaña CG, Gómez LC. Prevalencia de Trastornos Mentales y Uso de Servicios: Resultados Preliminares del Estudio Nacional de Salud Mental Colombia 2003. Rev Col Psiqu, 2004; 33 (3):  241-262.

&    UNICEF. Situación de la Infancia en Colombia. 2001. En internet: <http://www.unicef.org.co/03.htm>

&    WFMH (World Federation for Mental Health). La Salud Mental en la Niñez y la Adolescencia: Trastornos Emocionales y Conductuales Graves. 2003. En internet: <http://www.wfmh.org/wmhday/WMHD2003Spanish.pdf>

 

 

 

Uso apropiado de los documentos:

FUNLIBRE

ü        Los documentos pueden ser bajados o impresos (una sola copia) para uso personal.

ü        Usted esta en libertad de editarlos y usarlos en sus proyectos, dando el crédito al autor del documento.

ü        Está prohibido, moral y legalmente, vender el documento o hacer una reproducción del mismo con ánimo de lucro.

ü        No esta autorizado copiar, extraer, resumir o distribuir el documento fuera de su propia organización y/o de manera que compita o substituya la base de documentos de FUNLIBRE o de las Redes de las que la Fundación es el Nodo Central.

 

FUNLIBRE es una ONG sin ánimo de lucro que desde hace más de 18 años ha venido impulsando con vocación latinoamericanista el fortalecimiento y desarrollo del sector de la recreación y el tiempo libre en Colombia y la Región mediante la Investigación, la Formación, las Vivencias y la Gestión en Recreación.

 

Nos interesa conocer sus comentarios sobre los documentos

Envíenos un mensaje

 

Repórtenos el uso del Documento

VOLVER A LA RELACION DE PONENCIAS DEL 9º CONGRESO

   Fundación Colombiana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE © 1988 - 2006

Fundación Latinoamericana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE Costa Rica