VOLVER A LA PAGINA

 

PARTE 1: Marco de Referencia

 

 

 

 

Presidencia de la República

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PLAN GENERAL

DIA DE LA NIÑEZ Y LA RECREACION

 


2003 - 2006

 

 

 

 

 

Bogotá, D. C., Febrero de 2003


 

 

 

 

 

 

 

INTRODUCCION

 

 

El presente documento contiene el Plan General del Día de la Niñez y la Recreación, su marco de referencia, sus objetivos, estrategias, programas y proyectos. Su proceso de formulación ha tenido en cuenta sugerencias y propuestas realizadas a través del tiempo, particularmente por las entidades del Estado que se han comprometido en este proceso desde años anteriores, y que hoy en día se articulan a través de la Comisión Nacional Intersectorial para la Coordinación de la Celebración, conformada mediante el Decreto 1621 de 2.002.

Es claro que un Plan se hace realidad es en su dinámica vital, en la complejidad de los procesos territoriales y locales. y que traduce las intenciones e imaginarios culturales que tanto instituciones, como sociedad hemos construido alrededor de los ejes que lo atraviesan como son niñez, desarrollo humano y recreación; de ahí la importancia de la reflexión sobre los mismos y una puesta en común sobre unos mínimos que nos permitan trabajar de manera concertada, y lograr el objetivo de dinamizar procesos con eje en los municipios, que es donde los niños y las niñas de nuestro país vivencian sus derechos.

El punto de partida son los propósitos de política y acción que nos hemos trazado desde la Presidencia de la República, donde a partir de un análisis juicioso y concertado con la historia y el presente de este Plan, hemos venido aportando lineamientos y marcos de acción que en últimas lo que pretenden es fortalecer y legitimar de manera cualificada la acción de las instituciones del Estado y la convocatoria a las familias y la sociedad en el marco de las políticas de Infancia y Familia.

Para nosotros liderar este proceso es una oportunidad de ir más allá de nuestras propias sensibilidades y traducirlas en acciones concretas que favorezcan la protección y garantía de los derechos de la niñez de nuestro país con equidad y justicia social. Así, aunque reconocemos que no estamos directamente a cargo de la política de infancia en Colombia, si queremos contribuir a su ejecución de manera responsable y sostenible, con un Plan que como instrumento enmarca los límites pero también las inmensas posibilidades de hacerlo.

De lograr que el Plan se concrete en las acciones que se dinamizan a partir de sus proyectos en los departamentos y municipios, podremos afirmar que estamos contribuyendo al mejoramiento de la calidad de vida de los niños y las niñas y por ende sobre el fondo y no la forma de los factores que inciden sobre las problemáticas de la niñez en el país.

Llegar a este propósito supondrá no solo enfrentar un inmenso obstáculo cultural, los imaginarios y representaciones que las personas tienen acerca de la misma celebración y su denominación de “día de”, sino igualmente abordar la difícil tarea de intentar convencer que a través del Plan podemos SUMAR estratégicamente recursos y ejecuciones siguiendo un marco cuya planeación no es producto del azar ni del capricho.

Igualmente, debemos afrontar el débil posicionamiento que aún tiene el Día de la Niñez y la Recreación en algunas instituciones, que todavía lo asumen como una tarea por cumplir y no como una manera de actuar sinérgicamente en pro de la niñez con la que tanto instituciones, como adultos, salen beneficiados. Por ello, estamos convencidos que el peor error que podríamos cometer es pensar que el PLAN GENERAL DEL DIA DE LA NIÑEZ Y LA RECREACION es un problema de protagonismos, o que simplemente lo que puedo hacer es “sacar” algo de mis proyectos para cumplir un “capricho” de la Presidencia de la República.

Las dinámicas para la transformación del  país demandan cambios culturales significativos desde quienes tenemos la oportunidad de estar en instancias de decisión en cualquiera de los ámbitos (nacional, regional, local) y uno de ellos es aprender a construir en colectivo, intersectorialmente, interinstitucionalmente, intergeneracionalmente, intersubjetivamente...

Como anota Cortina:

“... si el pluralismo consistiera en una multitud de opiniones que coinciden a veces por pura casualidad, resultaría imposible a los ciudadanos de una sociedad pluralista construir un mundo juntos: las coincidencias casuales no dan como para construir conjuntamente; dan a lo sumo, para viajar a la vez en el mismo tren o en el mismo barco, cuando los pasajeros coinciden en las mismas fecha y hora, pero no para construir” pág. 45

Y construir requiere paciencia, tolerancia, una mirada integral a la compleja multidimensionalidad del niño, su realidad y la del país en que vivimos. Así, no podemos esperar resultados en un día o un mes, sino que estamos trazando el itinerario que caminaremos en estos cuatro años y que es necesario mirar desde ese horizonte de Planeación.

 


 

 

 

 

 

 

I.     MARCO DE REFERENCIA

 

 

A.   VISION Y MISION COLECTIVA

 

La Presidencia de la República se ha comprometido a impulsar acciones macro que, “aprovechando” la gran oportunidad que tiene de convocar y movilizar actores sociales, políticos y económicos diversos, contribuyan a impulsar procesos de desarrollo colectivo del y en el país.

Desde esta perspectiva, la VISIÓN que nos convoca es la:

CONVIVENCIA SOCIAL EN ARMONÍA, CON RESPETO POR LOS DERECHOS Y DEBERES INDIVIDUALES Y COLECTIVOS A TRAVÉS DE LA PARTICIPACIÓN COMUNITARIA, BUSCANDO LA PROSPERIDAD COLECTIVA.

La visión, es un sueño, un intangible, en tanto no se diseñen y pongan en marcha los mecanismos para hacerla realidad. El Plan General del Día de la Niñez y la Recreación en este contexto es nuestro instrumento, para llegar a los niños y las niñas todos y cada uno de los días del año, demostrando que trabajando de manera conjunta y armónica podemos enseñar a nuestra infancia que el Estado y las instituciones pueden legitimarse a través de las acciones y la participación activa  y responsable.

El Plan General del Día de la Niñez y la Recreación, es por si mismo un instrumento de construcción de democracia, de formación de sujetos políticos, entendiendo que el “sujeto” de los procesos sociales y pedagógicos que se dinamizan a partir de él, no son únicamente orientados a los niños y las niñas sino a la sociedad en su conjunto, puesto que la niñez nos atañe a todos en el aquí y el ahora y en la perspectiva de construcción de un futuro sostenible, mediado por la no agresión, procesos de empoderamiento que nos den a todos mayores capacidades para ser creativos y  propositivos.

 

Por ello nuestra MISIÓN está orientada a:

PROMOVER EL DESARROLLO DE POLÍTICAS, PROGRAMAS Y PROYECTOS SOCIALES SUPRASECTORIALES ENMARCADOS DENTRO DEL PLAN NACIONAL DE DESARROLLO, ORIENTADOS A FAVORECER GRUPOS POBLACIONALES EN SITUACIÓN DE VULNERABILIDAD, A TRAVÉS DEL USO DEL PODER DE CONVOCATORIA Y DE GESTIÓN DE RECURSOS Y DE MANERA COMPLEMENTARIA Y COORDINADA CON ENTIDADES GUBERNAMENTALES Y CIVILES.

Partimos de una visión humanista, creemos en las capacidades de las personas en cualquiera de sus ciclos de vida, para buscar caminos que favorezcan su desarrollo y calidad de vida y en la urgencia de actuar sobre los factores que lo obstaculizan a través de un trabajo colectivo y concertado.

 

B.    NUESTRA MISION DESDE EL PLAN

Para lograr la construcción de ambientes para el desarrollo humano desde los procesos dinamizados por los programas y proyectos, el Plan, que es en últimas lo que plantea nuestra visión, nos hemos propuesto:

“ALCANZAR UNA ALTA CAPACIDAD DE CONVOCATORIA Y ARMONIZACIÓN ENTRE LOS ÁMBITOS PÚBLICO, PRIVADO Y COMUNITARIO, EN LOS ORDENES NACIONAL, DEPARTAMENTAL Y LOCAL; DE ACTUACIÓN COMO INSTANCIA GESTORA DEL CONOCIMIENTO, DE DINAMIZADORA DE PROCESOS DE TERRITORIALIZACIÓN, PARA QUE EN CONJUNTO Y BAJO UNOS PRINCIPIOS DE EQUIDAD Y JUSTICIA SOCIAL, APORTEMOS DE MANERA REAL AL DESARROLLO HUMANO DE NUESTROS NIÑOS Y NIÑAS Y AL MEJORAMIENTO DE SU CALIDAD DE VIDA, BAJO INDICADORES CONCRETOS QUE NOS PERMITAN MEDIR EL IMPACTO DE NUESTRAS ACCIONES A NIVEL LOCAL”

 

C.    PRINCIPIOS

El hecho mismo de que los actores que hacen posible el Día de la Niñez y la Recreación son diversos y plurales, que nacen y se hacen con historias distintas, resalta la importancia de unificar criterios bajo unos principios de actuación mínimos que nos comprometan con propósitos y fines comunes en torno a la niñez.

Así, es un imperativo que no sea el azar o la coincidencia lo que los una, sino una intencionalidad ética, política y social responsable.

Implícita o explícitamente, inicialmente enunciados o emergentes durante el proceso de formulación, los principios para nuestras prácticas alrededor del Plan General del Día de la Niñez y la Recreación son:

v                        La Participación genuina: Aproximándonos al concepto de niñez de una manera respetuosa, solidaria, reconociéndoles su naturaleza de seres humanos, capaces de opinar sobre su vida y los asuntos que les atañen de acuerdo a sus edades y niveles de desarrollo, y aplicar lo anterior en nuestra relación con ellos.

v                        La Transparencia: Estructurando opciones individuales, institucionales y colectivas sustentadas en principios de honestidad, en relación con las intenciones y beneficios esperados de los procesos, en los que los ganadores deben ser los niños, niñas y jóvenes de nuestro país.

v                        La Inclusión - justicia social:  Procurando que todos los niños y niñas, sin importar su posición en la sociedad, tengan oportunidades para encontrar su identidad y vivencias que lleguen a su condición de ser humano. Para ello los programas y proyectos del Plan, y las iniciativas e ideas que se articulen al proceso deben configurarse como oportunidades de recreación socialmente responsables, en condiciones de equidad e igualdad.

Por lo tanto, debemos estar en capacidad de construir opciones de desarrollo con los niños y las niñas, con base en juicios éticos que consideren por una parte, las desigualdades vigentes en relación con la situación de derechos de los niños y las niñas, y por otra las necesidades humanas universales.

v                        La inclusión en relación con las instituciones: Convocando y rescatando todas aquellas contribuciones que las entidades públicas y empresas privadas, ONGs, organizaciones de base, los voluntarios y grupos, estén en capacidad de aportar de acuerdo a sus potencialidades y limitaciones, sumando esfuerzos a los lineamientos y propósitos aquí expuestos.

v                        Una cultura del conocimiento: El conocimiento formal, el saber, la experiencia y la realidad social, armónicamente equilibradas para mediar la construcción y dinamización de los procesos desde lo local. Una mirada internacional y nacional, a la infancia, la familia y la sociedad, una perspectiva de desarrollo integral, donde se considere el abordaje tanto de los factores coyunturales como estructurales que influyen en la problemática de infancia en Colombia. Una sociedad del conocimiento se construirá en la medida que tengamos en cuenta nuestras intuiciones y miradas individuales a la vida, pero las trascendamos y construyamos y reconstruyamos a partir de su interacción con los avances científicos, tecnológicos y el devenir permanente de la realidad social.

 

D.    REFLEXIONES EN CONSTRUCCION

LOS EJES DE LA PROPUESTA

§         Los derechos de los niños y las niñas

(Convención sobre los Derechos del Niño, Declaración de las Naciones Unidades: Un mundo más justo para los Niños y las Niñas, Constitución Política de Colombia, políticas de infancia y familia en Colombia)

§         El desarrollo humano como fin último de los esfuerzos

§         La práctica intergeneracional como eje de las dinámicas políticas y experiencias del Plan

§         La participación genuina de los niños y las niñas como eslabón indispensable para el desarrollo del Plan y de los procesos que se generen a partir él

El lector encontrará en la página electrónica de la Presidencia de la República (http://www.presidencia.gov.co), el documento  “Marco General del Plan”, en  el cual se desarrollan los ejes temáticos y programáticos propuestos en los lineamientos aprobados para la formulación del Plan General del Día de la Niñez y la Recreación.

Hablar de construir un país para los niños en Colombia representa un desafío para todos: Los adultos, las instituciones, las organizaciones privadas, las compañías, en fin, para la sociedad en su conjunto.

En un país con inequidades y desigualdades, los primeros afectados son los niños, y si a ello le sumamos el conflicto armado, la pobreza y las características mismas de nuestra cultura, pensaríamos que no hay esperanza. Sin embargo, es evidente que muchos colombianos seguimos creyendo en la posibilidad de hacer de ésta una sociedad distinta

Para lograr que los resultados del Plan sean sostenibles, debemos trascender el logro de objetivos y metas en un periodo dado, y asegurar que los impactos deseados continúen siendo efectivos después de su implementación. Para ello se requiere un cambio de creencias, de patrones de comportamiento de los procesos y los participantes, y de acciones específicamente orientadas a los factores que pueden ser obstaculizadores o facilitadores de este propósito.

Por ejemplo, y como reflexionaban los miembros de la Comisión Nacional Intersectorial, en uno de los talleres realizados por la construcción de este Plan, debemos valorar nuestras propias actitudes hacia la niñez, pasar de la sensiblería a los hechos concretos, que los problemas de los niños no sean sólo objeto de lamentaciones y de lágrimas en los ojos de los adultos, las que se nos secan una vez damos la vuelta a la esquina.

Es necesario romper también la creencia que en los procesos de sensibilización a los adultos se debe recurrir al llamado a que se "vuelvan niños".  Con este Plan se busca promover que el adulto desde su condición interactúe y comparta, aprenda y facilite aprendizajes, que le abra a los niños canales de acceso a la información, que entre en contacto con ellos desde una posición equitativa.

Igualmente, no se espera que el niño se comporte y piense como un adulto pequeño; asumimos si, que el niño tiene las capacidades para ser actor de su propia vida desde su edad, nivel de desarrollo y competencias comunicativas textuales, gráficas o verbales.

Ver al niño desde todas sus dimensiones significa dar cuenta de sus necesidades objetivas y subjetivas, atender no únicamente lo básico, sino también propiciar el desarrollo de capacidades más complejas. Interpretando un poco a Amartya Sen, premio Nóbel de economía, no podemos suponer que  por el hecho de ser un país pobre, donde nuestros niños no han alcanzado condiciones de salud, educación y servicios básicos adecuados, debemos obviar el procurarles acceso a la libertad, a la creación, a la participación.

Por el contrario, consideramos que el Plan debe apuntarle estratégicamente a fortalecer mecanismos, procesos, sistemas de oferta de servicios básicos, patrones culturales y en general todas aquellas condiciones que de manera directa o indirecta afectan el desarrollo humano y la calidad de vida de los niños.

El Día de la Niñez y la Recreación es una excelente oportunidad para que todos miremos seriamente la problemática de la niñez colombiana desde nuestras sensibilidades, pero también desde las capacidades y potencialidades que tenemos objetivamente como adultos e instituciones para aportar con soluciones sostenibles.

El objetivo es incidir en la creación y fortalecimiento de escenarios y ambientes para el desarrollo humano de los niños y las niñas y creemos que la recreación es un medio pertinente para ello dada la capacidad de convocatoria que tienen los programas lúdicos para los niños, los adultos y sus familias; la lúdica, el juego y en general las actividades recreativas propician experiencias donde las barreras se neutralizan y las personas se expresan y sacan de ellas lo más genuino, lo espontáneo, porque auspician espacios de encuentro con sus allegados, pero también posibilita el establecimiento y mantenimiento de relaciones más significativas, porque sus métodos y técnicas son dispositivos para el aprendizaje, sólo por mencionar algunos de sus beneficios ya probados.

La profundidad y gravedad de las necesidades especiales de los niños nos demanda de manera impostergable, incidir sobre las políticas, mirarlas críticamente y proponer soluciones creativas, invertir en la niñez y ganar compromisarios nacionales e internacionales.

Con este Plan pretendemos generar una movilización en torno a los niños, articulándonos a las dinámicas mundiales y a las que en el país han emprendido instituciones y organismos en torno a la infancia.

El Plan General del Día de la Niñez y la Recreación no pretende constituirse en la política de infancia en Colombia, sino sumarse a ella para contribuir al mejoramiento de la calidad de vida de los niños.

Desde este encuadre inicial de los lineamientos que se han venido construyendo, los ejes que sustentan el diseño del Plan se inscriben en:

v      Una propuesta de desarrollo humano, donde se considera que éste sólo se alcanzará en la medida que abordemos condiciones estructurales: modelos de desarrollo, procesos de globalización, procesos de descentralización, dinámicas de democratización y construcción de democracia, desarrollo de líneas programáticas de mayor impacto, entre otras.

El desarrollo humano, también significa interactuar con el niño, desde todas sus dimensiones afectivas y cognitivas, comunicativas, en su condición de sujeto político en formación, desde sus potenciales creativos, sus condiciones económicas, en la perspectiva que no le vamos a “dar cosas” sino a aportar a la creación de condiciones que posibiliten un mejor y más amplio acceso a recursos económicos y no económicos.

Cuando hablamos aquí de recursos no económicos nos referimos a los que plantea Max Neff, como la conciencia social, la cultura organizativa y la capacidad de gestión, a la creatividad popular, la solidaridad y la cooperación, a las competencias técnicas, en conocimientos y habilidades que una persona o comunidad adquiere a través de procesos educativos y formativos ofrecidos por las organizaciones de apoyo, a la capacidad de voluntarios e instituciones externas para entregarse y aportar a propósitos comunes.

v      La práctica intergeneracional concebida como aquella que se da entre adultos, niños y jóvenes, que trasciende el encuentro casual y se construye intencionalmente en la perspectiva de ganar aprendizajes conjuntos, relaciones equitativas, solidarias y respetuosas, que en lugar de poner a competir los recursos por prioridades generacionales, se unen sinérgicamente en pro del desarrollo conjunto.

v      Esta unión de esfuerzos intergeneracionales, intersectoriales, interinstitucionales, internacionales, es decir, interdependientes e interrelacionados, tienen un único fin:  tener en cuenta el interés superior del niño, trabajando de manera conjunta sus derechos:

“Reafirmamos nuestra obligación de tomar medidas para promover y proteger los derechos de todos los niños, es decir, de todos los seres humanos menores de 18 años incluidos los adolescentes. Estamos decididos a respetar la dignidad y asegurar el bienestar de todos los niños. Reconocemos que la convención sobre los Derechos del Niño, el tratado de los derechos humanos más ratificado de la historia y sus Protocolos Facultativos contienen un conjunto amplio de normar jurídicas internacionales para la protección y el bienestar de los niños. También reconocemos la importancia de otros instrumentos internacionales pertinentes a los niños.” Pág. 7, numeral 4, UNICEF. Declaración - Un mundo más justo para los niños, Octubre de 2002.

Comprometerse con esta declaración significa unirse a los esfuerzos mundiales de construir un mundo en el que los niños y las niñas podrán disfrutar de su infancia y diseñar un Plan de acción para que durante estos cuatro años podamos lograr tener un impacto real.

Sin embargo sabemos que no abordamos una tarea fácil. A pesar de que en la evolución del Día del Niño al Día de la Niñez y la Recreación se logró trascender desde su diseño y ejecución la mirada comercial, seguimos enfrentando imaginarios y representaciones culturales peyorativas sobre la celebración que se pueden constituir en un obstáculo para la sostenibilidad sino se abordan integral e intencionalmente:

·         La imagen del Día del Niño presentada en los medios masivos de comunicación estuvo más enfocada en los comerciales de venta de productos que en los proyectos del Estado y sus resultados, reconociendo que desde el ámbito público no se diseñó una estrategia conjunta para posicionar  los elementos  sociales del Plan.

·         Por otra parte, cuando los medios masivos de comunicación tuvieron la oportunidad de acercarse a los niños y niñas participantes en los proyectos del Estado, no se dio suficiente difusión sobre su contenido, propósitos e importancia; así, aunque un programa de televisión particularmente les dio oportunidades de participación seria a los niños, ésta fue más la excepción que la norma.

·         Los conceptos que manejamos los adultos acerca de los niños y las niñas, también atraviesan las construcciones que hemos hecho sobre el Día de la Niñez y la Recreación. Excepto algunas organizaciones, instituciones y adultos que trabajan por la infancia y algunos actores del proceso, se sigue de alguna manera, sin ánimo de generalizar,  considerando a los niños y las niñas, un elemento decorativo de la celebración, o como el pretexto para demostrar que estamos haciendo algo.

Superar este obstáculo significa cambiar nuestras propias creencias como adultos, en nuestros diversos roles, como padres, maestros, hermanos, etc., de tal manera que movilicemos y consolidemos un cambio sobre nuestros imaginarios y estas transformaciones trasciendan a nuestros aportes al Día de la Niñez y la Recreación. Ello implica que veamos al niño como “recurso” de su propio desarrollo y del de la sociedad.

Pese a que las anteriores consideraciones pueden parecer un poco fuertes, la intención es  poner en escena los resultados y observaciones de las experiencias de celebraciones anteriores, objetivarlos, mirarlos críticamente y desde ahí dinamizar cambios de creencias desde los procesos del Plan General del Día de la Niñez y la Recreación.

·         Otro factor, que incide en los imaginarios que se tienen sobre el Día de la Niñez y la Recreación,  es el concepto mismo de recreación. Esta como experiencia existencial, cultural y social, desde sus elementos objetivos y subjetivos, es esencialmente un fenómeno complejo, multidimensional, donde tanto los procesos sociales, como grupales e individuales se conjugan en la vivencia. Sin embargo, no es común que la recreación sea vista desde sus elementos creativos, comunitarios, económicos y ambientales, o sus beneficios sobre el desarrollo individual y social  y como facilitadora y mediadora de procesos de desarrollo humano.

La insistencia en el trabajo sobre ejes temáticos se fundamenta en una apuesta de posicionamiento de la recreación desde una mirada más amplia, en la perspectiva que el Plan también logre incidir en el cambio de creencias en este campo.

El objetivo es que la recreación en el Plan logre influir en los procesos de socialización en el tiempo libre de las personas a partir de la organización y puesta en marcha de procesos que construyan ambientes sostenibles de aprendizajes para la vida (competencias, desarrollo de aptitudes, formación en valores, oportunidades pedagógicas para desarrollo de habilidades cognitivas, etc.).

La oferta institucional de oportunidades de recreación que se dan desde los proyectos del Plan, dado que tienen la intencionalidad del desarrollo humano, debe jugarle a la transparencia en el enfoque, a la ética y la responsabilidad social en los principios que le subyacen.

El diseño de los proyectos desde el enfoque de recreación propuesto, exige una intencionalidad desde el diseño, gerencia, ejecución y evaluación de los proyectos. Demanda la identificación de las necesidades de los niños, de asegurar la equidad e igualdad en el acceso, particularmente por la situación de desventajas de determinados grupos (por etnia y clase social) o por género.

Por otra parte, significa concretar la intencionalidad en acciones sostenibles y de impacto (sean de desarrollo social, educativo, en salud, etc.), sin perder, ni violentar lo que hace diferente y potencial para el desarrollo la experiencia de ocio y recreación: la percepción de libertad, la elegibilidad y el placer y la satisfacción como componentes esenciales.

De ahí que el cruce recreación/participación genuina es un espacio ideal para la construcción de una pedagogía de la misma. Los cambios en la facilitación de la vivencia,  - no hablamos de recreación dirigida sino de la dinamización de procesos -  la hacen un ambiente ideal para el aprendizaje de patrones de interacción renovados, para la solidaridad y la cooperación, para el intercambio generacional.

Por dar un ejemplo, el ejercicio de construcción colectiva que hace la Comisión Nacional Intersectorial, los comités operativos en los departamentos y municipios, son un referente de cómo se dinamizan procesos orientados al desarrollo de competencias y capacidades para trabajar en pro de la niñez.  Si sumado a ello, logramos que las dinámicas del Plan se inscriban de manera permanente en los consejos de política social, y como tema en la agenda del Sistema de Bienestar Familiar, podremos afirmar que hemos crecido y que el Día de la Niñez y la Recreación como celebración de la vida y de la infancia está logrando sus propósitos mayores.

 

A qué le apuntamos...

El proceso de construcción del Plan ha generado una dinámica compleja entre los diferentes actores. Los miembros de la Comisión Nacional Intersectorial, los comités en los departamentos, las personas que lideran el diseño y gestión de los proyectos.

La transición de gobierno afortunadamente generó preguntas y por momentos confusiones, y decimos que afortunadamente, porque ello indicó que se movilizaron paradigmas y reflexiones en torno a los ejes y prioridades del Plan General del Día de la Niñez y la Recreación.

Para que lo urgente - la formulación definitiva del Plan y los proyectos, cronogramas, etc. - no llevara a subestimar lo importante: tomar decisiones conscientes y críticas sobre los ejes  y prioridades del Plan para este periodo de gobierno, se llevó a cabo una dinámica orientada a la facilitación de ambientes de reflexión y discusión (talleres y reuniones) de doble vía, que permitieran recoger las propuestas de las instituciones desde los proyectos, pero también que garantizará la continuación de un proceso de desarrollo que se inició en el año 1999 y que tuvo en los últimos dos años en cuenta y seriamente las opiniones de más de 2000 niños y niñas[1] de Colombia.

El reto de lograr la coherencia y no sobreestimar el impacto que puede tener el Día de la Niñez y la Recreación ha sido difícil. Frente a la dimensión de los problemas de la niñez en Colombia, los diferentes actores han propuesto muy diversas prioridades: trabajo sobre el maltrato infantil, sobre la educación, servicios de salud, etc.

En este contexto y en un intento por mantener la pertinencia y especificidad de los propósitos del Día de la Niñez y la Recreación, se llevaron a cabo análisis que condujeron a asumir como categoría más incluyente la de los derechos de los niños y las niñas, que aunque se habían considerado anteriormente en algunos de los proyectos del Plan, para este periodo se asumieron de manera más intencional como ejes transversales.

Otro referente, planteado desde el año 2002, las dimensiones del desarrollo humano, fueron criterios utilizados para el análisis de la coherencia de los proyectos. Hablar de desarrollo humano nos demanda trascender el activismo y pensar en la dinamización de procesos sostenibles.

Dinamizar la creación y enriquecimiento de ambientes para el desarrollo humano se constituyó en otro de nuestros retos, acción más viable y factible ahora en virtud de la voluntad de planear a cuatro años. Si antes veníamos en un proceso de construcción más emergente e iluminativo, ahora el reto es armonizar aún más estos procesos, consolidando y fortaleciendo lo ganado, dejando espacio a la información que nos den los procesos, y tomando decisiones intencionales sobre el rumbo del Plan.

Para una definición de las líneas de acción coherente con nuestros lineamientos y principios, pero que igualmente nos permitiera sumarnos a otros esfuerzos bajo criterios comunes, encontramos un referente más amplio en la búsqueda de esta aproximación en el numeral 7 de la Declaración de las Naciones Unidades de Mayo de 2002, cuyo texto de principios y objetivos, transcribimos desarrollando la forma como el Plan se suma a los mismos:

7.                  Por la presente instamos a todos los miembros de la sociedad a que se unan a nosotros en un movimiento mundial que contribuya a la creación de un mundo apropiado para los niños haciendo suya nuestra adhesión a los principios y objetivos siguientes:

1.             Poner a los niños siempre primero: En todas las medidas relativas a los niños se dará prioridad a los intereses superiores de los niños. El Plan General del Día de la Niñez y la Recreación, esencialmente está movido por este interés superior, su visibilización como seres humanos protagónicos y un mayor conocimiento sobre su realidad.

2.             Erradicar la pobreza: Invertir en la infancia. Reafirmamos nuestra promesa de romper el ciclo de pobreza en una sola generación, unidos en la convicción de que invertir en la infancia y realizar los derechos de los niños se cuentan entre las formas más efectivas de erradicar la pobreza. Debe adoptarse medidas de inmediato para eliminar las peores formas del trabajo infantil. El Día de la Niñez y la Recreación no puede solucionar por si solo la pobreza, pero sí busca incidir sobre la calidad de vida de los niños y las niñas,  por una parte, articulándose al Plan de Desarrollo, a los Planes y programas dirigidos a la infancia, a los programas que se ejecutan desde la instancia de proyectos sociales de la Presidencia y convocando y ganando aliados nacionales e internacionales para que se invierta en la niñez a través de los programas y proyectos del Plan de una manera sostenible.

3.             No permitir que ningún niño quede postergado. Todos los niños y niñas nacen libres y tienen la misma dignidad y los mismos derechos; por consiguiente, es necesario eliminar todas las formas de discriminación contra ellos. Uno de los ejes de la estrategia comunicativa, y de la priorización y definición de los segmentos poblacionales busca llegar en condiciones de igualdad y equidad sin ningún tipo de discriminación. El Plan a través de sus procesos afinará estas propuestas, e igualmente se constituirá en mediador de procesos de recolección y análisis de información sobre la situación de derechos de los niños y las niñas desde sus percepciones y a través de estudios concretos, de tal manera que se tengan criterios de decisión para llegar a la niñez colombiana con equidad y justicia social.

4.             Cuidar de todos los niños. Los niños deben empezar a vivir de la mejor manera posible. Su supervivencia, protección, crecimiento y desarrollo con buena salud y una nutrición adecuada, son las bases fundamentales del desarrollo humano. Haremos un esfuerzo concertado para luchar contra las enfermedades infecciosas, combatir las principales causas de malnutrición y criar a los niños en un entorno seguro que les permita disfrutar de buena salud, estar mentalmente alerta, sentirse emocionalmente seguros y ser socialmente competentes y capaces de aprender. Los proyectos del Plan general integran el trabajo sobre las diferentes esferas del desarrollo de los niños y las niñas, particularmente, los Ministerios de Protección Social y Coldeportes, trabajan sobre condiciones que afectan directamente la salud.

5.             Proteger a los niños de la violencia y la explotación. Debe protegerse a los niños de todo acto de violencia, maltrato, explotación y discriminación, así como de todas formas de terrorismo y toma de rehenes. El Plan en su conjunto propone una estrategia transversal de formación y transformación de patrones de crianza, buen trato al niño en el entrenamiento para los deportes, la misma forma como sean recibidos y tratados los niños desde las instituciones y adultos que  participan en el Plan, educación a través de los medios masivos de comunicación, entre otras. Para el Plan, el problema del maltrato infantil es abordado desde todos los espacios y procesos pedagógicos que se dan y no de manera aislada en un proyecto, de tal manera que llegue con más fuerza a la sociedad y a los factores asociados al maltrato y la explotación infantil.

Por otra parte, asumiendo el carácter de niñez y recreación, se procurará en el futuro profundizar en la reflexión sobre el tema de la pornografía infantil como forma de entretenimiento esencialmente adulta. Al efecto se articularán acciones tanto a los programas del Plan Nacional de Recreación 2003-2006 que aborden el tema de la explotación sexual, como a procesos de educación sexual desde los proyectos que se construyan con el Ministerio de Educación.

El componente económico laboral se orienta desde el programa Emprendedora...mente donde se hace especial énfasis sobre la problemática del niño trabajador y las posibilidades de desarrollo de los niños y niñas.

6.             Proteger a los niños de la guerra. Es necesario proteger a los niños de los horrores de los conflictos armados. También debe protegerse a los niños bajo ocupación extranjera, de conformidad con las disposiciones del derecho internacional humanitario. El Plan General del Día de la Niñez y la Recreación contempla dos proyectos que le son esenciales para trabajar el problema de la vinculación de los niños al conflicto armado: Oasis de Paz e Integrarte. El primero pretende generar una movilización nacional de los niños en torno al tema, y el segundo abrir espacios internacionales, a través de procesos organizativos y de participación responsable por parte de los niños y las niñas en interacción con los adultos. Este tema se trabaja desde los procesos de socialización política, fomento de una cultura de la paz y la no violencia, entre otros.

7.             Luchar contra el VIH/SIDA. Es necesario proteger a los niños y sus familias de los efectos devastadores del virus de inmunodeficiencia humana/ síndrome de inmunodeficiencia adquirida (VIH/SIDA).  Se procurará desde la celebración del año 2004 impulsar la temática de educación sexual y reproductiva en alguno de las intervenciones lideradas desde los Ministerios de Educación y de Protección Social.

8.             Escuchar a los niños y asegurar su participación. Los niños y los adolescentes son ciudadanos valiosos que pueden ayudar a crear un mundo mejor para todos. Debemos respetar su derecho a expresarse y a participar en todos los asuntos que les afecten, según su edad y madurez. El Plan contempla por una parte,  que TODOS los proyectos incrementen  en cantidad y calidad la participación de los niños en los proyectos y por otra,  construir un modelo desde la pedagogía lúdica de formación para la participación social y política.  Los proyectos del programa Participando...ando Niños al Congreso, Concejo y Asamblea se diseñaron y desarrollaron pensando fundamentalmente en este objetivo, al igual que la Justicia Empieza por Casa y Oasis de Paz.

9.             Proteger a la tierra para los niños. Debemos defender nuestro medio ambiente natural con su diversidad biológica, su belleza y sus recursos, todo lo cual mejora la calidad de vida para las generaciones actuales y futuras. Prestaremos toda la asistencia posible para proteger a los niños y reducir al mínimo los efectos en ellos de los desastres naturales y la degradación del medio ambiente. Desde la línea que se trabaja en el programa Explorando...ando se ha pretendido ir desarrollando una propuesta de educación ambiental desde los proyectos.

 

En la descripción de los objetivos, las estrategias y los programas y proyectos se presentan de manera concreta las líneas de acción que se han venido definiendo a través del proceso de crecimiento del Plan, y las que se prevé fortalecer en los próximos cuatro años.

 

 

VOLVER A LA PAGINA

PARTE 2: Plan de Acción

PARTE 3: Programas y Proyectos

 

 



[1] MINISTERIO DEL INTERIOR – FUNLIBRE. Programas Niños al Congreso y Oasis de Paz, 2001, 2002.