funlibre

Ir a FUNLIBRE

 

Ir a La Red Latinoamericana

Centro de Documentación Virtual en Recreación, Tiempo Libre y Ocio

 

Ir a la Red Nacional de Recreación

Servicio de la Fundación Colombiana de Tiempo Libre y Recreación

Fundación Latinoamericana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE Costa Rica

 

 

 

Documento:

LA RECREACION: UN MEDIO DE LA AUTOREALIZACIÓN DEL SER HUMANO

Autor:

ESNEL GONZALEZ HERNANDEZ.

Escuela Nacional del Deporte.

Origen:

I Simposio de Investigación y Formación en Recreación.
Septiembre 30 a Octubre 2 de 1999. Pereira, Colombia.
Vicepresidencia de la República / Coldeportes / FUNLIBRE

 

 

 

 

×  Ir a más Documentos

 

Ú   Uso apropiado
del Documento

 

Ø Ponencias del Simposio

 

 

Ponencia


 

 

-         Introducción

 

Utilizar los conocimientos acumulados por las ciencias del comportamiento, con el propósito de profundizar en la recreación como fenómeno sociocultural, no es un asunto sencillo, más aún, cuando existe una marcada tendencia en la actualidad al desarrollo de cuerpos organizados de conocimientos científicos y tecnológicos que buscan independizar componentes tradicionales de la cultura física como el deporte, la educación física y la recreación, por ello hoy se escuchan en los ambientes especializados términos como: deportología, praxiología, psicocinética y por supuesto, recreología. Sin embargo el objetivo de nuestro análisis no es poner en tela de juicio las posiciones epistemológicas de estos planteamientos, que como es sabido provienen de profundas reflexiones teóricas realizadas por estudiosos del tema, no por ello incuestionables, pero si de alguna manera respetables.

 

Según lo previsto por el Plan Nacional de Recreación, para el área de investigación, algunos elementos del diagnóstico apuntan a la necesidad de contar con un cuerpo teórico y una producción investigativa que defina de forma universal el objeto de estudio de la recreación, sus bases epistemológicas, conceptuales y metodológicas, (PNR, 1999). No sabríamos en estos momentos reconocer qué sería más conveniente, si hacer de la recreación una disciplina científica -ciencia social-, o darle, por el contrario, un enfoque inter y multidisciplinario.

 

 

 

No obstante, es cierto que dicha actividad humana requiere de un conceptualización profunda a tenor del modo en que han evolucionado quienes se recrean; esto, a su vez, no es equivalente con la idea de convertir en ciencia, lo que por siglos no ha pasado de ser parte inseparable de la práxis de seres humanos, por un lado, y problemas de investigación teórica y aplicada para las ciencias sociales y comportamentales, por el otro.

 

Otro aspecto importante que ha imperado tradicionalmente en el manejo del tema de la recreación es su reduccionismo al ocio, como si solo por el ocio y en el tiempo libre pudieramos realizar dichos actos de creación bajo un ambiente de esparcimiento.

 

Nuestra intervención pretende ahondar esta problemática desde las posiciones de la psicología humanista y cognitiva.

 

-         La recreación es una actividad humana ligada directamente a las necesidades de autorealización.

 

La noción de Myhali sobre el placer y el disfrute permite reconocer la diferencia entre satisfacer nececidades de supervivencia y necesidades de crecimiento. Al parecer nada es más placentero que escuchar música o asistir a un partido de futbol sobre todo cuando vamos a escuchar las piezas que más nos gustan o nuestro equipo finalmente recompensara nuestra presencia con la victoria de manera contundente e inequívoca.

 

A pesar de que la posición Masloviana ha sido ampliamente criticada por su aproximación desde los instintos a la comprensión de la motivación en cuanto a jerarquización de las necesidades, pues la problemática de la motivación humana no puede reducirce a su estructuración en niveles rígidos y jerárquicos cuyo nivel superior se desarrolle sobre la base del nivel inferior, en Maslow encontramos si, una clasificación de necesidades que nos delimita el crecimiento, de la supervivencia humana y nos ayuda a comprender la diferencia entre placer y disfrute, factores que merecen ser independizados.

 

 

 

 

-         Jerarquía de las necesidades de Maslow

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Hace unos meses, asistimos a la parada de la Copa Davis de Tennis, celebrada en la ciudad de Cali; una ligera observación de los asistentes a uno de los partidos dejaba ver lo que era evidente en relación a las causas de su presencia en ese lugar; la búsqueda del placer de la victoria de nuestros jugadores; por ello los aplausos y los lamentos ocurrían solo cuando los nuestros ganaban  o perdían el tanto, no importaba cómo, ni siquiera importaba el esfuerzo del adversario; como consecuencia del comportamiento del público, el partido dejó de ser realmente atractivo, por las continuas interrupciones y por las amenazas de penalización al equipo local, a pesar de los ingentes esfuerzos de la barra, la victoria fue de los visitantes; luego éstas mismas escenas se repitieron cuando la parada fue televisada desde Santa Fe de Bogotá; esto no es un caso aislado, ni únicamente de nuestras ciudades, todos conocemos los espectáculos tan deplorables que ocurren en los estadios de nuestros países, incluso en los más desarrollados.

 

Las personas acuden a la realización de una gran cantidad de actividades solo por la búsqueda del placer y no necesariamente las disfrutan. El placer es un sentimiento de satisfacción que se logra cuando la información en nuestra conciencia nos dice que hemos logrado cumplir con las expectativas controladas por los programas biológicos o por el condicionamiento social (Myhali, 1999). El sueño, el descanso, la alimentación, la bebida, el sexo, los viajes, los vestidos, las reuniones, los espectáculos, nos proveen de información suficientemente confiable sobre la manera en que restablecemos nuestros equilíbrios biológicos o nos mantenemos a tono con unos modelos de existencia que son impuestos por la sociedad, entiéndase individuos o grupos sociales, como los que hacen las comunicaciones, ciertas formas del arte, la moda y quienes producen artículos de consumo, todos sabemos los intereses que se esconden detrás de tales prácticas, y si no, bastaría con hecharle una ojeada al contenido de violencia que aparece muy sútilmente disfrazado en ciertos comerciales que aparecen en la televisión.

 

No hay dudas que el placer es parte de la calidad de vida, pero no hace por si solo la autorealización humana es decir no produce crecimiento psicológico, no agrega complejidad a la personalidad, el placer nos ayuda a mantener el orden pero por si mismo, no puede crear un nuevo orden en la conciencia.

 

Rollo May, es reconocido como participante de la corriente humanista y nos describe las razones de la conducta que conduce al logro del placer, al caracterizar al ser humano de occidente, reconoce la problemática en el sentido del aislamiento y la carencia de conciencia de individuo; estos factores son generadores de ansiedad, cuya disipación se alcanza mediante la persecución de la ganancia individual en la mantención de un orden interior.

 

Para el autor, ello representa un círculo, vicioso debido a que esta ansiedad genera apatía (sin empatía), hostilidad que separa a unos de otros produciendo sentimientos de desamparo y por ende, generadores nuevamente de ansiedad. En el hombre moderno esta ansiedad va acompañada de sensación de vaciedad y soledad; este sentimiento implica que las personas pueden responder ante los estímulos del medio, pero, han perdido la fundamentación de la elección (Valdes, 1994).

 

La cuestión es si la recreacción nos deja la opción de escoger, por qué casi siempre escogemos aquello que nos produce placer, con la condición que prácticamente no tengamos que realizar mucho esfuerzo; aquí es donde precisamente se refleja la carencia de elección; sólo se trata de mantener equilíbrios biológicos o simplemente sociales.

 

 

El ser humano no puede vivir en la vaciedad durante mucho tiempo (Valdes, 1994), sin evolucionar a algo, las potencialidades estancadas o reprimidas se convierten en morbosidad, desesperación y eventualmente en actividades destructivas. El estado de soledad interior va acompañado de apatía y ausencias de sentimientos como defensa contra la ansiedad , al sentir el temor de encontrarnos solos se pierde el sentido de orientación externo, y se comienza a juzgar el valor de las acciones no por la acción en si misma si no de la aceptación que tiene para los demás.

 

Desaparece en sí, el verdadero sentido de la identidad humana y a su vez, el lenguaje para comunicarnos unos a otros los profundos significados personales; obsérvese cómo, en ciertas áreas del arte, algunas obras solo tienen significado para sus autores.

 

Myhali, nos habla de la manera en que se derrocha el tiempo libre, cuando no quedan comprometidas nuestras potencialidades físicas y mentales (Myhali, 1999). Por ejemplo, todos quisiéramos llegar a casa después de una agotadora jornada de trabajo y asi disponer de nuestro bien ganado tiempo libre; sin embargo, a menudo no sabemos qué hacer con él.

 

Irónicamente termina siendo el trabajo mejor disfrutado que el propio tiempo libre; esto es debido a que el trabajo es mejor organizado, tiene metas, retroalimentaciones, reglas y retos, todo lo cual determina que uno se involucre tanto que terminamos perdidos en él. El tiempo libre no está tan estructurado como el trabajo; requiere de un esfuerzo mayor para convertirse en algo que se pueda disfrutar. Las actividades que exigen habilidad, los hábitos que nos imponen metas de crecimiento, los intereses personales y especialmente la disciplina interior, ayudan a que el ocio sea lo que realmente se supone que es: una oportunidad para la recreación.

 

La industria del ocio  que ha aparecido en las últimas décadas, está diseñada para ayudarnos a llenar nuestros ratos libres con experiencias placenteras. Sin embargo, en vez de usar nuestros recursos físicos y mentales para experimentar el establecimiento de un nuevo orden de conciencia, nos dedicamos a contemplar durante casi toda nuestra vida, cómo, famosos deportistas compiten en estadios inmensos; en vez de crear música, escuchamos los discos de unos músicos; en vez de crear arte, vamos a admirar pinturas. No corremos riesgos actuando según nuestras creencias, pero pasamos muchas horas cada día viendo a unos actores que fingen tener aventuras y comprometiéndose en acciones significativas (Myhali, 1999).

 

Para muchos recordar aquello que hemos disfrutado, nos conduce a aquellas experiencias en las que hemos trascendido más allá de las vivencias divertidas. El disfrute contiene la experiencia placentera, pero significa movimiento hacia delante; es ir más allá de ella. Un ejemplo de disfrute podemos encontrarlo en el deporte que realizan quienes están en las etapas de la alta maestría, donde es posible transformar vivencias llenas de verdadera agonía en una simple adicción, de donde se es imposible salir; el disfrute implica reconocer que se ha crecido.

 

Luego la sensación de disfrutar algo, es recibir a cambio del esfuerzo que nos compromete con la actividad, una amplia gama de recompensas no propiamente vinculadas a necesidades de supervivencia, sino a aquellas relacionadas con la actividad en sí misma, de manera que vencer la complejidad, sentir el reto y percibir la autocompetencia (Reeve, 1994), son reforzadores tan eficientes en la recreación, como en cualquier otro tipo de actividad humana, que apunte a la satisfacción de necesidades muy especificas de la autorealización.

 

 

Cuadro de texto: Recompensas de la motivación intrínseca
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


La concepción humanista en la psicología, defiende la autorealización como la meta– motivación; llegar a ser lo que se debe ser, por la propia condición de potencialidad de los seres humanos; para ello, Allport, al definir la personalidad madura señala tres indicadores: la autonomía, la auto–objetivización y la concepción unificadora de la vida; más tarde, Rogers, al caracterizar la plenitud en las personas, aclara estos indicadores en forma de atributos como:

-         Apertura a la experiencia, sin la adopción de conductas defensivas.

-         Congruencia entre las percepciones y la realidad.

-         Adaptación y creatividad.

-         Capacidad de valoración autónoma.

-         Sentimiento de consideración positiva incondicional de sí mismo.

-         Armonía interpersonal.

 

Esto convierte a la recreación en un importante medio de construcción del ser humano, de moldeamiento de su personalidad, por lo que la recreación no debe ser vista como una simple restauradora de los equilibrios, función que correspondería a otros medios.

 

El niño nos muestra una conducta intrínsecamente motivada; el niño invierte una gran cantidad de energía psicológica en metas que representan un verdadero desafío; los niveles de concentración de la atención y la resistencia que aparecen en su comportamiento, son síntomas inequívocos del disfrute, bajo el cual se regulan sus acciones. Infortunadamente el refuerzo positivo y negativo de los adultos, hace que esta condición natural de autodeterminación, se vaya transformando en una conducta externamente condicionada, fenómeno que no excluye a la recreación. Al llegar a la edad adulta, esta conexión natural del crecimiento, con el disfrute, tiende a desaparecer gradualmente, debido al auge que alcanzan los satisfactores que nos proveen de incentivos y recompensas extrínsecas.

 

De esta manera, asumir la recreación como una forma intrínsecamente motivante, nos conduce a afrontar el problema desde una posición pedagógica, es decir, que la reestructuración motivacional a la que están orientados los procesos de formación para la vida del ser humano, hacen que la recreación sea vista como un asunto de educación y no un simple problema de oferta de esparcimiento.

 

Este proceso de enseñanza y aprendizaje debe contemplar la recreación como una fuente generadora de valores; la gente no disfruta la actividad que realiza por la actividad en sí misma, sino, por los valores que ella contiene, por lo cual, las actividades recreativas deben contener elementos quer corresponden a las necesidades de crecimiento.

 

Modelos de los procesos de motivación intrínseca

 

      Aspectos                 Aspectos

Fenomenológicos     Conductuales

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


En estudios sobre poblaciones de deportistas profesionales colombianos de alto rendimiento, específicamente de Baloncesto y Fútbol, encontramos una valoración insuficiente de la importancia que la recreación tiene como forma de la cultura para el crecimiento personal, en comparación a otras formas habituales de la práctica social. Formas como la educación, el deporte y la salud, sin diferencias evidentes entre sí, ocupan un lugar relevante en los mecanismos valorativos de dichas poblaciones, a pesar que existe, según los encuestados, una gran predilección por actividades en el tiempo libre que supuestamente son consideradas actividades recreativas.

 

 

 


 


Número

Actividades

1

Tv

2

Radio

3

Leer

4

Cine

5

Fiestas

6

Comidas

7

Amigos

8

Juegos pasivos

9

Espectáculos deportivos

10

Actividades físicas

11

Excursiones

12

Descansos pasivos

13

Escuchar música

14

Espectáculos artísticos

15

Espectáculos musicales

16

Visitar comercios

17

Actividades políticas

18

Aficiones y hobbies

 

 

 

 

 

 


 

 


La taxonomía de necesidades propuesta por Max – Neef, es apropiada al determinar todos los beneficios que en la actualidad se le atribuyen a la recreación (Max – Neef, 1986), debido a que la mayoría de las actividades que se realizan en el tiempo libre contribuyen a la satisfacción de unas u otras; sin embargo, si separamos aquellas que en una medida importante contribuyen al desarrollo de la realización del ser humano, osea su autodeterminación, encontraremos una tendencia marcada en la sociedad a consumir el tiempo libre en actividades poco o nada relacionadas con estas necesidades; más bién, dichas actividades apuntan a la satisfacción de sus necesidades de supervivencia.

 

 

 

 

 

 

 

Matriz de necesidades y satisfactores

 

Necesidades según categorías esenciales

Ser

Tener

Hacer

Estar

Necesidades según categorías axiológicas

 

 

 

 

Subsistencia

 

 

 

 

Protección

 

 

 

 

Afecto

 

 

 

 

Entendimiento

 

 

 

 

Participación

 

 

 

 

Ocio

 

 

 

 

Creación

 

 

 

 

Identidad

 

 

 

 

Libertad

 

 

 

 

 

En la propuesta de desarrollo humano de Max – Neef los motivos (satisfacciones) del comportamiento, adquieren relevancia al facilitar o entorpecer la satisfacción de las necesidades; de los primeros es el caso de los satisfactores sinérgicos. Estos son aquellos que por la forma en que satisfacen una necesidad determinada, estimulan y contribuyen a la satisfacción simultánea de otras necesidades (Max– Neef, 1986).

 

Desde este punto de vista, la recreación es un satisfactor sinérgico, porque satisface necesidades de ocio y potencia, la satisfacción de necesidades de creación y libertad; el atribuirle otras acepciones a la recreación, sería reducirla a producir sólo experiencias placenteras, pero muy poco de crecimiento personal.

 

Si delimitamos el campo de influencias que generan las actividades recreativas en el desarrollo ontogenético del individuo, separándolo de otras formas de actividad que de alguna manera contribuyen también al crecimiento, como es la propia educación, entonces podríamos definir el objeto para el estudio y la construcción de la vivencia, el diseño de la formación y por ende, la gestión.

 

 

 

 

Bibliografía.

 

Colombia, Departamento de Planeación Nacional. Informe de desarrollo humano para Colombia 1998.

 

Csikszentmihalyi, M. Fluir: Una psicología de la felicidad. Barcelona: Circulo de lectores, S.A., 1999.

 

Durand, M. El niño y el deporte. Barcelona: Paidos,1988.

 

González, F. y H. Valdés. Psicologá Humanista: Actualidad y Desarrollo. La Habana: Ciencias Sociales, 1994.

 

González, E. et al. Estudio del sistema de valores de los basquetbolistas profesionales participantes en la copa costeñita 1995, en relación a la cultura física, el deporte y el tiempo libre. Santiago de Cali: Escuela Nacional del Deporte, 1995. (trabajo de grado).

 

González, E. et al. Sistema de valores de los futbolistas infantiles y profesionales de clubes de la ciudad concernientes a la cultura física, el deporte y el tiempo libre. Santiago de Cali: Escuela Nacional del Deporte, 1995. (trabajo de grado).

 

Max – Neef, M. et al. Desarrollo a escala humana: una opción para el futuro. Motala: Grafiska, 1986.

 

Reeve, J. Motivación y emoción. Madrid: McGraw – Hill, 1995.

 

Uso apropiado de los documentos:

FUNLIBRE

ü        Los documentos pueden ser bajados o impresos (una sola copia) para uso personal.

ü        Usted esta en libertad de editarlos y usarlos en sus proyectos, dando el crédito al autor del documento.

ü        Está prohibido, moral y legalmente, vender el documento o hacer una reproducción del mismo con ánimo de lucro.

ü        No esta autorizado copiar, extraer, resumir o distribuir el documento fuera de su propia organización y/o de manera que compita o substituya la base de documentos de FUNLIBRE o de las Redes de las que la Fundación es el Nodo Central.

 

FUNLIBRE es una ONG sin ánimo de lucro que desde hace 18 años ha venido impulsando con vocación latinoamericanista el fortalecimiento y desarrollo del sector de la recreación y el tiempo libre en Colombia y la Región mediante la Investigación, la Formación, las Vivencias y la Gestión en Recreación.

 

Nos interesa conocer sus comentarios sobre los documentos

Envíenos un mensaje

 

Repórtenos el uso del Documento

VOLVER A LA RELACION DE PONENCIAS DEL I SIMPOSIO

   Fundación Colombiana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE © 1988 - 2006

Fundación Latinoamericana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE Costa Rica