funlibre

Ir a FUNLIBRE

 

Ir a La Red Latinoamericana

Centro de Documentación Virtual en Recreación, Tiempo Libre y Ocio

 

Ir a la Red Nacional de Recreación

Servicio de la Fundación Colombiana de Tiempo Libre y Recreación

Fundación Latinoamericana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE Costa Rica

 

 

 

Documento:

EL DESARROLLO HUMANO COMO MARCO DE ANÁLISIS DEL OCIO EN LA ACTUALIDAD

Autor:

JOSE FERNANDO TABARES F.

Aspirante a Doctor en Ocio y Potencial Humano. Universidad de Deusto.

Origen:

II Simposio Nacional de Investigación y Formación en Recreación.
Vicepresidencia de la República / Coldeportes / FUNLIBRE
27 al 29 de Septiembre de 2001. Bogotá, D.C., Colombia.

 

 

 

 

×  Ir a Centro de Documentación

 

Ú   Uso apropiado
del Documento

 

Ø Ponencias del Simposio

 


Ponencia

 

 

Introducción

 

Me llamó mucho la atención, que un artículo referente de la investigación de ocio[1], empezará de la siguiente manera: “Recientemente recibí un e-mail con las siguientes reflexiones.  La paradoja de nuestra historia actual es que… gastamos mucho más dinero, pero hay menor calidad en las cosas que nos ofrecen por él.  Tenemos más comodidades pero menos tiempo …más expertos y más medicamentos pero menos bienestar.  Hemos multiplicado nuestras posesiones, pero reducido nuestros valores; hablamos demasiado, amamos muy raras veces y odiamos muy fácil y frecuente.  Hemos aprendido como ganarnos la vida pero no, como tener una vida; agregamos años a la vida pero no vida a los años …hemos aumentado en cantidad pero disminuido en calidad.  Tenemos más tiempo para nuestros propósitos de ocio pero los disfrutamos menos.  Comemos más comidas diferentes, pero nos nutrimos menos.  Este es un tiempo en que la tecnología le puede traer este mensaje  y es un tiempo en que usted puede elegir entre hacer una diferencia al tomarlo o simplemente botarlo a la basura (autor desconocido).

 

Cuáles son entonces las preguntas que en la actualidad y hacia futuro tendrán que resolver las reflexiones y análisis frente al ocio.  Cuál debe ser el eje aglutinador para un desarrollo adecuado del trabajo de investigación no sólo en Colombia sino en el resto de países de América Latina, en la perspectiva del desarrollo humano.

 

En el informe de la misión de sabios Colombia al Filo de la Oportunidad, se puede leer en el tomo I dedicado a la ciencia, la educación y el desarrollo, que el 94% del número total de científicos pertenecen al primer mundo, que a su vez representa el 23% de la población humana y que el tercer mundo que representa el 77% de la población mundial, sólo contribuye con el 6% de los científicos.  Sólo el 1% de los científicos del mundo son Latinoamericanos y de estos sólo el 1% son Colombianos.  Colombia cuenta en la actualidad con 5000 científicos (180 por cada millón).

 

Si tenemos en cuenta que la perspectiva de este informe se dirige fundamentalmente hacia las ciencias duras, no sería un despropósito considerar que el área del ocio, la recreación y el tiempo libre carecen en Colombia, de un grupo consolidado de personas trabajando por un adecuado desarrollo, que permita la construcción y consolidación de líneas de trabajo hacia la interpretación de las manifestaciones del ocio y su relación con la calidad de vida de las personas.  De igual manera, las características de nuestra sociedad Colombiana, requieren a mi parecer de modelos y propuestas que apuesten más allá de las líneas tradicionales de investigación del ocio, creadas para hacer interpretación en sociedades, que las más de las veces, no responden a las regularidades de nuestra sociedad. 

 

EL CONTEXTO DEL OCIO:  UN REFERENTE DE VITAL IMPORTANCIA

 

 

La tradicional relación del ocio con el desarrollo y de este con el desarrollo económico, ha conducido también a que no sólo en Colombia sino en la mayor parte de América Latina, el ocio no haya sido considerado como un fenómeno con suficiente impacto, como para ser estudiado en la perspectiva de su aporte a la calidad de vida de las personas, es decir, nuestros países al ser considerados tercer mundo, no cuentan con las condiciones presupuestadas como necesarias para la aparición del ocio.  Quizás hoy se siga pensando que el ocio y las condiciones necesarias para su aparición, no sea pertinente sino para ciertos sectores de la población, aquella con suficientes recursos para participar como consumidor en la industria del ocio.

 

Hablar del desarrollo económico y del desarrollo humano  lleva a pensar en un análisis de su relación y complementariedad. Se podría decir incluso, que el crecimiento económico conlleva al desarrollo humano, entendido este como la plena existencia de los seres humanos. Al menos este debería ser el objetivo de un adecuado desarrollo económico.  Dos conceptos complejos, que encierra cada uno de ellos una amplia posibilidad de puntos de vista e interpretaciones y que, en la realidad, no han tenido la relación que se hubiera esperado.  Una simple mirada retrospectiva, permitirá hacer un sencillo recorrido.

 

El Informe de la Comisión Mundial de Cultura y Desarrollo de la Unesco,  presenta, una interesante definición de desarrollo: ‹‹Cultura y desarrollo se han convertido en dos conceptos fundacionales que cubren una variedad de significaciones ambiguas y a veces confusas.  Sin embargo, para los propósitos de este informe bastará limitarnos a dos concepciones distintas de desarrollo.  Según la primera, el desarrollo es un proceso de crecimiento económico, una expansión rápida y sostenida de la producción, la productividad y el ingreso por habitante (algunos matizan esta definición insistiendo en una amplia distribución de los beneficios de este crecimiento).  De acuerdo con la segunda, adoptada por el informe sobre desarrollo humano publicado anualmente por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, y asumida también por un gran número de distinguidos economistas, el desarrollo se concibe como ‹‹un proceso que aumenta la libertad efectiva de quienes se benefician de él para llevar adelante cualquier actividad a la que atribuyen valor››[2].

 

El planteamiento frente a esta situación es si el ocio como fenómeno está influenciado por el modelo de desarrollo que impera en una sociedad, y, a su vez, la economía como disciplina central en la organización de las condiciones para dicho desarrollo presenta posiciones sobre la diferenciación de su estudio según las sociedades que se analicen, ¿no se debe pensar que igualmente el ocio como manifestación de tal sociedad debería asumir algunos referentes propios para su estudio en esas mismas sociedades?  Y si es así qué otros posibles referentes además de los ya existentes pueden ser agregados para que se pueda dar cuenta de la realidad de este fenómeno en sociedades cuyas características son diferentes a las de las sociedades de referencia.

 

En palabras de Kelly  “Quizá el cambio más significativo sufrido por los estudios de ocio durante la última década haya sido considerar el ocio como algo refutable.  Este cambio esta relacionado con otras perspectivas: el ocio como algo socialmente imbricado en lugar de como algo separado o especial; el ocio que incluye una diversidad de actividades que suponen una multiplicidad de resultados; el ocio como aspecto culturalmente situado; el ocio como aspecto político y el ocio como aspecto basado en los esquemas de producción y distribución de una economía mundial capitalista.  La naturaleza refutable del ocio suscita, asimismo, los antiguos aspectos sociológicos de género y clase social y los asuntos culturales de raza y etnia.  El ocio no es un ideal filosófico, sino un complejo conjunto de comportamientos, significados, estructuras e ideologías socialmente construidos”[3]. 

 

Puede entonces afirmarse que hoy más que dar cuenta de las diferentes manifestaciones de ocio, aunque importante también, se debe plantear a la manera de Manuel Cuenca Cabeza, la pregunta sobre ese tipo de ocio que en principio puede ser justificado como necesidad y del cual dice: ‹‹ Cuando hablo de ocio no me refiero a la mera diversión, el consumo material, el ocio pasivo o la simple utilización del tiempo libre.  Aludo a un concepto de ocio abierto a cualquier perspectiva presente y futura, pero al mismo tiempo, entendido como marco de desarrollo humano y dentro de un compromiso social››[4].

 

Así entendido el ocio y bajo la actual perspectiva de la relación entre ocio y desarrollo humano, será necesario que gran parte de los esfuerzos se ubiquen en las reales necesidades de nuestros ciudadanos, intentando identificar e interpretar las regularidades que subyacen en los hábitos de la gente y su relación con la construcción de mejores vidas humanas.  Temas como ocio y pobreza, ocio y economía informal, ocio y violencia, ocio y poblaciones desplazadas, etc., deben empezar a ser analizados para allegar suficientes elementos que nos permitan aspirar a desarrollar líneas de investigación, formación y gestión que respondan a las condiciones de esta Colombia.

 

Hoy es posible afirmar que la industria del ocio no garantiza o mejor, no tiene una relación directa con mejores condiciones de vida para las personas.  Igualmente la afirmación de que el ocio no es bueno en sí sino que sus diferentes manifestaciones pueden ser claramente identificadas y ubicadas dentro de una categoría de mayor o menor aporte a la calidad de vida nos debe prevenir contra análisis demasiado simples.

 

 

EL OCIO Y SU RELACIÓN CON EL DESARROLLO  HUMANO:

EL ENFOQUE DE LAS NECESIDADES.

 

El ocio o alguna de sus manifestaciones han sido justificados como necesidad humana, por ejemplo Joaquim Sempere citado por Riechmann[5] la plantea desde el juego.  Para otros autores, que se pueden entender como estudiosos del desarrollo, como Marta Nussbaum[6] y Manfred Max-Neef[7], el juego y la recreación para la primera y el ocio como necesidad humana para el segundo, parecen justificar ese planteamiento de mirar al ocio como algo importante a la hora de analizar la riqueza de una vida humana, o mejor, del bienestar humano.  Autores mucho más relacionados con el tema específico del ocio como Manuel Cuenca Cabeza afirman incluso la relación de la experiencia de ocio con la naturaleza humana: ‹‹Me interesa la vivencia del ocio en cuanto  experiencia enriquecedora, gratuita y solidaria.  Experiencia necesaria de la naturaleza humana, que nos permite restablecer el equilibrio físico y psíquico y nos abre las puertas a la creatividad, la imaginación, la utopía, la contemplación y el altruismo››[8].  Esto muestra que, a través del tiempo, el ocio ya ha sido mirado desde la perspectiva de las necesidades.

 

Para el cometido de encontrar una adecuada justificación del ocio como necesidad humana, el planteamiento de Manfred Max-Neef, en su enfoque de necesidades humanas, aparece como valioso.  Partiendo de la definición planteada anteriormente, sí el ocio es un ámbito de la experiencia humana, tendrá que tenerse en cuenta una serie de aspectos que condicionan de una u otra manera dicha experiencia humana.

 

Un ejercicio de imaginación, al modo de Marta Nussbaum[9], puede servir de marco para desarrollar un ejemplo.  Así pues, piénsese en un ser humano o una sociedad en donde las manifestaciones de ocio, cualquiera que ellas sean, no existen. Se pensará que dicho ser humano o dicha sociedad no son normales.  Para apoyar este ejemplo en algún enfoque, dígase el de Dumazedier[10] de las funciones, pensar una vida humana sin actividades y espacios para el descanso, la diversión o el desarrollo, parece prácticamente imposible.  Igualmente si lo que se utiliza son las dimensiones de Manuel Cuenca[11], siempre se encontrarán actividades que podrán ser ubicadas en alguna de ellas.  Es más, si se analizara cualquier sociedad, grupo humano o vida personal, se encontrarían siempre actividades relacionadas con el ocio. Desde este planteamiento, parece posible pensar que el ocio a través de sus diferentes manifestaciones puede ser asumido como una necesidad humana, dado por supuesto que aquellas experiencias vividas como libres, placenteras y gratificantes son necesarias para una buena vida humana.

 

Un breve recorrido por las diferentes declaraciones que tienen que ver con los derechos humanos parece confirmarlo, con la presencia del ocio como derecho humano.  Lo interesante de esto, al parecer, es el hecho de que cuando se llega a un consenso sobre un determinado aspecto para ser considerado derecho humano, subyace el pensamiento sobre su carácter imprescindible para la vida humana.

 

Es importante considerar que si bien definir el ocio como una necesidad humana es apenas un primer paso para su análisis, este debe ir acompañado de una relación entre una serie de variables que marcan su existencia y la particularidad de sus manifestaciones.

 

En este punto se recurre a la diferencia que hace Max-Neef entre necesidades y satisfactores: Para este autor es un error el hecho de que tradicionalmente se haya creído, que las necesidades humanas tengan una tendencia a ser infinitas, a estar permanentemente cambiando, que varíen entre culturas y de acuerdo al periodo histórico.  Según Max-Neef estas suposiciones no son correctas y son el resultado de un error conceptual.

 

‹‹El típico error que se comete en la literatura y análisis acerca de las necesidades humanas es que no se explicita la diferencia fundamental entre lo que son propiamente necesidades y lo que son satisfactores de esas necesidades››[12].  Este planteamiento parece de vital importancia a la hora de decir que si bien el ocio puede ser considerado como una necesidad humana universal, los satisfactores necesarios para su realización pueden ser diferentes de acuerdo con las particularidades de cada sociedad.

 

Para Max-Neef: ‹‹Son los satisfactores los que definen la modalidad dominante que una cultura o una sociedad imprimen a las necesidades.  Los satisfactores no son bienes económicos disponibles sino que están referidos a todo aquello que, por representar formas de ser, tener, hacer y estar, contribuye a la realización de necesidades humanas››[13].

 

Esta definición contiene además un aspecto de suma importancia en lo que se refiere a los satisfactores que pueden coadyuvar a que una necesidad humana como el ocio pueda ser garantizada.  Es el hecho de la particularidad de cada sociedad para adoptar las formas como se intentan satisfacer las necesidades.

 

En palabras de Max-Neef: ‹‹cada sistema económico, social y político adopta diferentes estilos para la satisfacción de las mismas necesidades humanas fundamentales.  En cada sistema, éstas se satisfacen (o no se satisfacen) a través de la generación (o no generación) de diferentes tipos de satisfactores (...)  Uno de los aspectos que definen una cultura es su elección de satisfactores.  Las necesidades humanas fundamentales de un individuo que pertenece a una sociedad consumista son las mismas de aquel que pertenece a una sociedad ascética.  Lo que cambia es la elección de cantidad y calidad de los satisfactores, y/o las posibilidades de tener acceso a los satisfactores requeridos(...)  Lo que está culturalmente determinado no son las necesidades humanas fundamentales, sino los satisfactores de esas necesidades.  El cambio cultural es —entre otras cosas— consecuencia de abandonar satisfactores tradicionales para reemplazarlos por otros nuevos y diferentes››[14].

 

Este planteamiento aporta a la claridad, en un fenómeno como el ocio, que muchas veces confunde su existencia como derecho y necesidad humana con la forma como se satisface.  Es decir, cuando se plantea que los mismos satisfactores sirven para todas las sociedades y grupos humanos, independiente de sus condiciones sociales, económicas, políticas y culturales.

 

En el camino de la explicación de los satisfactores, se encuentra otro punto clarificador en lo que respecta al ocio.  Este tiene que ver con la tendencia del mundo del ocio a relacionar, muchas veces de forma exclusiva, la posesión de bienes y servicios con la satisfacción de la necesidad.  Es decir, el pensamiento de que las cosas por sí mismas garantizan la satisfacción de la necesidad humana.  Y no sólo se hace referencia a objetos, sino a actividades y en muchos casos a actitudes.

 

Sobre la manera como funcionan los satisfactores, dice Max-Neef que la necesidad puede ser satisfecha a niveles diferentes y con intensidades distintas.  Estas necesidades pueden ser satisfechas en tres contextos: en relación con uno mismo, en relación con el grupo social y en relación con el medio ambiente.  Anota además que factores como el tiempo, el lugar y la circunstancia condiciona la calidad e intensidad de los contextos[15].  En este sentido será necesario intentar ubicar referentes generales que den cuenta no sólo de la circulación de bienes y servicios sino además de otros elementos que permitan identificar aspectos básicos necesarios para el desarrollo del ocio en una determinada sociedad.

 

Diferentes autores hablan hoy de conceptos de ocio que podríamos asociar con su calidad, es decir, que ninguna actividad de ocio garantiza por si misma  experiencias gratificantes y que incluso hay algunas  que se asocian con estados de aburrimiento.  Csikszentmihalyi, habla del flujo como un estado óptimo de experiencia, incluidas las actividades que pueden considerarse de ocio.  Para Stebbins, el concepto de ocio serio y ocio casual nos da cuenta de una mirada que reconoce que no toda actividad de ocio potencia el desarrollo personal y social.  Para Cuenca, el ocio  tiene una direccionalidad ya bien sea positiva o negativa en términos tanto individuales como colectivos.  De otra parte este mismo autor  menciona el ocio autotélico del cual afirma    “ el ocio autotélico es el verdadero ocio, es, en realidad, el único ocio que existe, el único que se hace realidad en la vivencia de cada uno de nosotros.  A todos los demás ocios a los que se ha ido haciendo referencia se les puede denominar de otro modo: vicio, ociosidad o mundo laboral del ocio.  El ocio autotélico es el núcleo esencial, la luz que ilumina el quehacer o la ausencia de los ocios.  El ocio autotélico es, según se ha visto, una experiencia vital, un ámbito del desarrollo humano, es aquella acción interna o externa que, partiendo de una determinada actitud ante el objeto de acción, descansa en tres pilares esenciales: percepción de elección libre, autotelismo y sensación gratificante”.

 

Nuestras propuestas no sólo de investigación, sino de formación y gestión deberán tener en cuenta esta perspectiva, no desde una posición de mera aplicación sino de lectura atenta.  Al final el desarrollo del ocio se evaluará en términos de calidad de sus formas y del aporte a mejores vidas humanas y mejores sociedades.  Es decir, no importará tanto el número y cantidad de ofertas, sino la calidad de las mismas  en términos de libertad y posibilidad de desarrollo humano.

 

Llegados a este punto, la afirmación se dirige hacia el planteamiento de que la investigación que hoy debe ser impulsada desde nuestros trabajos, deberá dirigirse además de a los sectores de análisis que necesariamente influyen en una mayor o menor calidad de la experiencia de ocio (tiempo disponible, participación, hábitos, etc.), al análisis e interpretación de lo que la gente hace y de como a través de la formación se puede construir formas más dignas y favorecedoras del bienestar humano.

 

Se reconoce la enorme dificultad que se presenta a la hora de pensar en la elaboración de indicadores para evaluar el aporte del ocio al bienestar humano.  Y es difícil porque no es sólo el desarrollo del ocio lo que queremos evaluar, también se pretende mirar de que manera este favorece o no el bienestar humano.

 

LA IMPORTANCIA DE LOS SATISFACTORES

EN EL DESARROLLO HUMANO

 

En este sentido encontramos referentes muy importantes en el Informe Mundial sobre  la Cultura presentado por la UNESCO en 1998.  En primer lugar  se puede leer en este sentido a Terry McKinley cuando para presentar su propuesta de indicadores culturales dice:  ‹‹Partimos de la hipótesis de que el verdadero banco de pruebas de una cultura consiste en determinar si favorece o no el fortalecimiento de las cualidades humanas y si contribuye a ampliar el abanico de elecciones  que se ofrecen a cada individuo. Una evaluación de estas características tendría que incluir varias dimensiones importantes.  No se trata de evaluar el ‹‹desarrollo cultural›› o, dicho de otra manera, no se busca determinar sí una cultura esta más ‹‹desarrollada›› que otra.  Puesto que admitimos que las culturas son únicas y diversas, sería ilusorio tratar de medirlas  con un único rasero.  Lo que queremos evaluar es su contribución al bienestar humano, el cual posee las suficientes características comunes a todas las culturas para que sea posible comparar la situación entre los diferentes países››[16].

 

En este mismo Informe y dirigido al mismo aspecto, encontramos el aporte de Prasanta Pattanaik  quien elige el enfoque de los funcionamientos de Amartya Sen para hacer su propuesta  de indicadores culturales:  ‹‹Por ejemplo puede afirmarse que la pintura de un periodo histórico es superior a la de una etapa precedente, o que el ballet clásico posee un nivel cultural superior al de los bailes populares.  No obstante, no nos ocuparemos aquí de juicios estéticos ni de la evaluación de los niveles culturales.(...)  Lo que nos ocupa es la evaluación de los logros de las sociedades en lo que se refiere al bienestar humano y, por tanto, nos interesaremos por factores sociales, políticos, intelectuales y estéticos sólo en la medida en que sean partes integrantes del mismo››[17].

 

Igualmente es importante la propuesta de Manfred Max-Neef y su concepto de satisfactores, porque además de plantear su apuesta por la posibilidad de ubicar el interés en las necesidades humanas, propone un concepto como el de satisfactores que va más allá de la sola posesión de bienes y servicios, para buscar su aporte al bienestar humano.  Su propuesta de valorar los satisfactores en términos de su aporte  o no a mejores vidas humanas es interesante.

 

Para el caso particular del ocio, la búsqueda de indicadores debe servir para conocer las aportaciones que él y sus diferentes manifestaciones hacen al bienestar humano.  Es decir, aunque es posible y de hecho así ha sido, evaluar el mayor desarrollo del ocio a través de determinados criterios, por ejemplo el acceso al consumo y posesión de ciertos bienes, lo cierto es que lo que interesa no es tanto si las manifestaciones  de ocio de ciertas sociedades son mejores que otras, sino su aporte al bienestar humano.

 

Como por ejemplo pensar algunos referentes que permitan conocer los aportes del ocio al bienestar humano en un grupo poblacional que no accede a la industria del ocio a través del consumo.  Si como plantea Pattanaik la identificación de los economistas entre el bienestar de las personas con la felicidad y la satisfacción de los deseos y la posesión de bienes como la principal forma de conocer dicho bienestar, como mirar esto en quienes no tienen dichos bienes.

 

Parece por tanto importante asumir que cuando lo importante es el bienestar humano  y el aporte que a éste hace el ocio, el desarrollo del ocio por sí mismo no es garantía de ese aporte.

 

 

LOS SATISFACTORES: UN REFERENTE HACIA

LA CALIDAD DE LAS EXPERIENCIAS DE OCIO

 

Una primera relación del concepto de satisfactor con el mundo del ocio, es necesaria.  Si bien Max-Neef, dentro de su matriz de necesidades y satisfactores presenta al ocio como una necesidad asociada con satisfactores (formas de ser, hacer, tener y estar), una más explícita relación con formas de ocio, parece ineludible.

 

Para esta primera relación, la propuesta de Manuel Cuenca[18], de las dimensiones del ocio, puede ser un referente de gran ayuda pues permite, a través de las definiciones de cada dimensión, ubicar actividades con sus respectivas finalidades permitiendo una mayor claridad al momento de dar cuenta de una actividad como satisfactor de lo que en este trabajo se ha considerado como una necesidad humana.

 

Cuenca presenta cinco dimensiones: lúdica, ambiental-ecológica, creativa, festiva y solidaria; que a su vez pueden ser relacionadas con ciertas clases de satisfactores propuestos por Max-Neef. Igualmente el planteamiento de Cuenca sobre la direccionalidad del Ocio, puede ser un elemento importante cuando se mira el carácter endógeno o exógeno de los satisfactores.

 

Un primer ejercicio, permitiría por ejemplo relacionar las dimensiones lúdica y ambiental-ecológica con la forma de un satisfactor singular (satisfactor simple), que podría ser ubicado en una direccionalidad positiva, pero que por tener una finalidad muy específica, en este caso descanso y diversión, se debe desde el análisis, evitar presentarlos como satisfactores de otras necesidades mucho más complejas.  Dicho de otra manera, una satisfactor singular que satisface la necesidad de subsistencia (descanso fisiológico), no debería ser presentado como satisfactor de otras necesidades como identidad, libertad o creación.  Igualmente una actividad cuya finalidad puede ser ubicada en la diversión, no puede ser propuesta, o al menos no debería serlo, como satisfactor de otras necesidades como libertad, creación o participación pues se corre el riesgo de caer en una situación como la que se lee en el mismo Cuenca ‹‹que la diversión es algo positivo en cuanto procedimiento de descanso.  El problema surge cuando la diversión, como única referencia de ocio, se transforma en medio de manipulación y enajenación››[19]. Una situación como esta puede hacer que una actividad pase de ser un satisfactor singular a ser seudo-satisfactor o incluso inhibidor.

 

La dimensión creativa tiene una clara relación con los satisfactores sinérgicos (satisfactor complejo) y endógenos.  Este tipo de actividades y la forma como se realizan, garantizan que además de satisfacer la necesidad de ocio, otras necesidades como el entendimiento, la creación y la libertad se vean estimuladas.  Igualmente la dimensión solidaria aparece como una dimensión que se relaciona directamente con satisfactores de tipo sinérgico y endógeno, que además de satisfacer la necesidad de ocio, genera el desarrollo de otra como la participación.

 

SÍNTESIS

 

El ocio como manifestación de lo individual y lo colectivo, debe estar en estrecha relación con la realidad a la cual pertenece, buscando la identificación y potenciación de mejores formas en la perspectiva de una mayor calidad de vida de las personas.  Lo más importante hoy es definir qué queremos investigar, la forma o el cómo será un resultado de la respuesta a la pregunta. Reconociendo que el número de manifestaciones de ocio ofertadas no garantiza su relación con los beneficios que en términos de desarrollo humano, una buena parte de nuestros esfuerzos deberán derigirse hacia la calidad del ocio, entendida como su relación coherente con mejores formas de vida.

 

 

Uso apropiado de los documentos:

FUNLIBRE

ü        Los documentos pueden ser bajados o impresos (una sola copia) para uso personal.

ü        Usted esta en libertad de editarlos y usarlos en sus proyectos, dando el crédito al autor del documento.

ü        Está prohibido, moral y legalmente, vender el documento o hacer una reproducción del mismo con ánimo de lucro.

ü        No esta autorizado copiar, extraer, resumir o distribuir el documento fuera de su propia organización y/o de manera que compita o substituya la base de documentos de FUNLIBRE o de las Redes de las que la Fundación es el Nodo Central.

 

FUNLIBRE es una ONG sin ánimo de lucro que desde el año 1988 ha venido impulsando con vocación latinoamericanista el fortalecimiento y desarrollo del sector de la recreación y el tiempo libre en Colombia y la Región mediante la Investigación, la Formación, las Vivencias y la Gestión en Recreación.

 

Nos interesa conocer sus comentarios sobre los documentos

Envíenos un mensaje

 

Repórtenos el uso del Documento

VOLVER A LA RELACION DE PONENCIAS DEL II SIMPOSIO

   Fundación Colombiana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE © 1988 - 2006

Fundación Latinoamericana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE Costa Rica



[1] HENDERSEN, k.: Y2K:  The challenges of leisure Research.  World Leisure & Recreation, N°4,26-30                           1999..

[2] Informe de la Comisión Mundial de Cultura y Desarrollo de la Unesco, unesco, Madrid, 1997, p. 15.

[3] KELLY, J.,  Asuntos en el milenio.  Una perspectiva global.  En CUENCA, M.,  Ocio y desarrollo humano, Propuestas para el 6° Congreso Mundial de Ocio.  Universidad de Deusto, Bilbao, 2000

[4] Cuenca, M., Ocio y Formación - Hacia la equiparación de oportunidades mediante la Educación de ocio, Documentos de Estudios de Ocio núm. 7, Universidad de Deusto, Bilbao, 1999, p. 19.

[5] RIECHMANN, J., Necesidades: algunas delimitaciones en las que acaso podríamos convenir, en RIECHMANN, J., (coord) Necesitar, desear, vivir, Libros de la Catarata, Madrid, 1998.  p.16.

[6] NUSSBAUM, M., Capacidades humanas y justicia social, en RIECHMANN, J., (coord), Necesitar, desear, vivir, Libros de la Catarata, Madrid, 1998.

[7] Max-Neef, M., op. cit., p. 59.

[8] CUENCA, M.,Ocio y Formación - Hacia la equiparación de oportunidades mediantre la educación del ocio, Documentos de Estudio de Ocio núm 7, Universidad de Deusto, Bilbao, 1999. pp. 19, 20.

[9] NUSSBAUM, M., op. cit.

[10] DUMAZEDIER, J., Hacia una civilización del ocio, Estela, Madrid, 1964.

[11] CUENCA, M., Temas de Pedagogía del Ocio, Universidad de Deusto, Bilbao, 1995, pp. 58-79.

[12] Max-Neef, M., op. cit., 1994, pp. 40-41.

[13] Ibíd., p. 50.

[14] Ibíd. p. 42.

[15] Ibíd. p. 43.

[16] McKINLEY, T., Medida de la contribución de la cultura al bienestar humano: los indicadores culturales del desarrollo, en Informe Mundial sobre la cultura, Ediciones UNESCO/CINDOC, ACENTO EDITORIAL, Madrid, 1999, p. 322

[17] PATTANAIK, P., op. cit., pp. 33-34.

[18] CUENCA, M., Temas de Pedagogía del Ocio, Universidad de Deusto, Bilbao, 1995, pp. 58-79.

[19] Ibíd., p. 69.