funlibre

Ir a FUNLIBRE

 

Ir a La Red Latinoamericana

Centro de Documentación Virtual en Recreación, Tiempo Libre y Ocio

 

Ir a la Red Nacional de Recreación

Servicio de la Fundación Colombiana de Tiempo Libre y Recreación

Fundación Latinoamericana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE Costa Rica

 

 

 

Documento:

DERECHOMETRO: PERCEPCIÓN DE LA SITUACIÓN DE DERECHOS DE LOS NIÑOS Y LAS NIÑAS

Autor:

FUNLIBRE para el ICBF

Equipo de Investigación: Directora / Esperanza Osorio, Nisme Pineda y Consuelo Suárez

Origen:

III Simposio Nacional de Investigación y Formación en Recreación.
Vicepresidencia de la República / Coldeportes / FUNLIBRE
Noviembre 27 al 29 de 2003. Bucaramanga, Colombia.

 

 

 

 

×  Ir a Centro de Documentación

 

Ú   Uso apropiado
del Documento

 

Ø Ponencias del Simposio

 


Ponencia

 

 

RESUMEN

 

El objetivo de la investigación fue el de  abrir un espacio de participación infantil genuina mediante la implementación de una estrategia que combinara la información, la formación y la investigación, como elementos para la cualificación de las opiniones  y percepciones de los niños en relación con su situación de derechos en los diferentes ámbitos de interacción.

 

Participaron un total de 2.980 niños y niñas de las 32 ciudades capitales de los departamentos y el Distrito Capital, pertenecientes a escuelas públicas de estratos 1 a 3 y con un promedio de edad de 9,5 años. Se trató de una muestra intencional sin pretensión de generalización a la población infantil nacional. El enfoque de la investigación, fue de carácter eminentemente exploratorio, toda vez que en Colombia se conocen muy pocos estudios en relación con la percepción de la población infantil en torno a su situación de derechos. La metodología dentro de la cual se inscribe el estudio combinó las técnicas de la investigación cuantitativa y cualitativa y se dinamizó a través de la herramienta pedagógica DERECHÓMETRO:  para  la primera, se describe el perfil sociodemográfico de los participantes y la percepción de derechos vulnerados a través de votaciones. Para  la recolección de la información en el componente cualitativo se diseñó una estrategia lúdico pedagógica a través de la cual se hizo el registro de textos tanto verbales como gráficos de los y las participantes, sobre lo cual se realizó análisis de contenido.

 

Los resultados arrojados mostraron que la categoría de derecho que se percibe por un mayor número de niños y niñas como vulnerado es la de desarrollo, seguido por la categoría de participación. Para las categorías de protección y supervivencia se encontró un menor porcentaje de percepción de vulneración. El abandono, el maltrato y la carencia de afecto fueron las situaciones más representadas por el grupo de participantes. 

 

En relación con los derechos más identificados por los niños y las niñas se encontraron los de tener una familia, el juego y la recreación, así como la salud. Los agentes identificados por los niños de manera general fueron los padres y los maestros, aunque en el grupo de edades más altas, aparecen también referidos los pares. El contexto comunitario aparece muy poco como marco de referencia de la situación de derechos de los niños y niñas participantes. 

 

Los resultados de la investigación sugieren por una parte, la necesidad de continuar procesos de investigación que permitan una mayor comprensión de la situación de derechos de la niñez colombiana, a través de la combinación de estrategias metodológicas y de estudios más robustos que puedan ser generalizados a todo este segmento poblacional.

 

Por otra parte, el Derechómetro se perfiló como una herramienta lúdica que facilita la expresión de los niños y las niñas en torno a su situación de derechos, que dada su flexibilidad, puede contribuir en procesos.

 

 

 

1.       INTRODUCCIÓN

 

 

Los programas que se desarrollan en beneficio de la niñez en el país se han venido cualificando cada vez más, particularmente en aspectos prioritarios que fortalecen la apertura democrática de espacios para la infancia, de tal manera que niños y niñas sean realmente escuchados y tenidos en cuenta a partir de sus propias percepciones y representaciones sobre aspectos que trascienden en sus procesos de formación y crecimiento.

 

El incluir a los niños y a las niñas como fuente de información directa para una investigación plantea un reto para todos, los mismos participantes, los adultos (maestros, funcionarios del ICBF) y  la institución como tal.

 

En este sentido, aunque en las últimas dos décadas se han hecho esfuerzos importantes para promover la participación de los niños y las niñas en los asuntos que los afectan, todavía falta mucho camino por recorrer en relación con una visión intergeneracional sobre la participación genuina infantil.

 

El Derechómetro constituye una primera aproximación a un modelo de participación real, que se inscribe en un proyecto más amplio que involucra otros medios, instancias y posibilidades de construir con los niños y las niñas un mundo apropiado para ellos y desde ellos, sin que esto implique obviar el conocimiento y aportes de las otras generaciones.

 

En este informe se recogen en primera instancia algunos lineamientos y experiencias en relación con la participación infantil, la descripción  metodológica del estudio y sus resultados.

 

Como una exploración que pretende entrar a identificar y reconocer las percepciones de los niños y las niñas acerca de su situación de derechos, los procesos asociados a la recolección de información arrojan además preguntas que pueden orientar los avances investigativos en relación con la construcción de una pedagogía de la participación, y la formulación y dinamización de procesos que se inserten dentro del marco de las políticas de infancia.

 

 

2.         OBJETIVOS

 

 

2.1  OBJETIVOS GENERALES

 

2.1.1           Crear y mantener un espacio de participación infantil genuina mediante la implementación de una estrategia que combine la información, la formación y la investigación, como elementos para la producción de conocimientos de los derechos del niño, sus imaginarios y propuestas en relación con su protección garantía y defensa en los diferentes ámbitos de interacción.

2.1.2           Conocer las percepciones de niños y niñas acerca de su situación de derechos, de tal manera que se tenga un conocimiento más cercano de ellos, y así crear un marco de información que se actualice de manera permanente.

 

2.2  OBJETIVOS ESPECÍFICOS

 

2.2.1          Planear un conjunto de actividades lúdicas, artísticas y recreativas a través de las cuales se logre la apropiación sobre los derechos y la expresión de la percepción de los mismos sobre la realidad de los niños y niñas.

2.2.2          Diseñar y aplicar instrumentos de recolección de información que permitan dar cuenta de aspectos tanto cualitativos como cuantitativos sobre la percepción de los niños y niñas acerca de su situación de derechos.

2.2.3          Implementar un proceso de capacitación a los agentes educativos del ICBF, que les facilite el desarrollo y ejecución del programa, así como la recolección de información.

2.2.4          Diseñar y aplicar de manera continua un sistema de evaluación del proceso.

2.2.5          Presentar mensualmente el informe sobre las actividades realizadas con el fin de optimizar el proceso en relación con la elaboración y entrega de informes.

 

 

3.  MÉTODO

 

 

La investigación tiene un carácter eminentemente exploratorio, pues busca una primera aproximación a la percepción de los niños y niñas del país en relación con su situación de derechos.

 

En este sentido, combina las estrategias de los enfoques cualitativo y cuantitativo, para la primera de ellas, a través de los elementos tanto discursivos como de expresión gráfica, de las manifestaciones a lo largo de la jornada lúdica.

 

Por su parte, el componente cuantitativo apunta a describir las características sociodemográficas de los y las participantes, así como de las tendencias de sus elecciones en relación con su percepción de categorías de derechos más vulneradas.

 

Por el tipo de estudio en el que se inscribe, los resultados de la investigación no tienen la pretensión de generalización a todos los niños y niñas del país.

 

3.1               GRUPO DE PARTICIPANTES

 

Los participantes de la investigación fueron niñas y niñas de las ciudades capitales de los 32 departamentos y del Distrito Capital.

 

De manera inicial se establecieron como criterios de participación los siguientes:

 

1.       Niños y niñas entre los 6 y los 12 años.

2.       Pertenecientes a escuelas públicas.

3.       Nivel de escolaridad entre 1º y  5º.

4.       De estratos socioeconómicos 1 a 3.

5.       Igual participación por género.

6.       De voluntaria participación en la jornada lúdica.

 

En razón a las diferencias dadas por el estado de desarrollo de los niños y niñas, la conformación de los grupos y por lo tanto de las actividades, se orientó por los criterios de homegeneidad etárea e igual participación por géneros, tal como se muestra en las tablas 1 y 2.

 

 

Tabla 2. Criterios para la conformación de grupos entre los 6 y los 9 años.

 

Edad en años cumplidos

Número de Niños

Número de niñas

TOTAL

6

5

5

10

7

5

5

10

8

5

5

10

9

5

5

10

TOTAL

20

20

40

 

Tabla 2. Criterios para la conformación de grupos entre los 10 y los 12 años

 

Edad en años cumplidos

Número de Niños

Número de niñas

TOTAL

10

10

10

20

11

10

10

20

12

10

10

20

TOTAL

30

30

60

 

De esta manera se utilizó un criterio de exhaustividad y no de significancia estadística, para contar con 100 niños y niñas en cada ciudad y en el Distrito Capital.

 

 

3.2  CATEGORÍAS DE ANÁLISIS

 

Las categorías de análisis a través de las cuales se analizaron los datos fueron las siguientes:

 

CATEGORÍAS

DESCRIPCIÓN

Características sociodemográficas

Incluyen edad, sexo, grado escolar, composición familiar, condición (trabajador o con alguna discapacidad).

Categorías de derecho

la información se recolectó sobre las cuatro categorías de derechos contempladas en la Convención de los derechos de la Niñez.

Agentes y contextos

Identifica cuáles son las personas significativas y las situaciones en las cuales los niños inscriben sus percepciones relacionadas con el ejercicio cotidiano de los derechos.

 

Desde este marco de referencia se analizaron las cuatro categorías de derechos establecidas por la Convención de Derechos de la Niñez, y que se muestran en el cuadro número 1.

 

Cuadro No. 1: Categorías a priori para el análisis

 

Categoría de desarrollo
Definición

Supervivencia

Derecho a la vida al más alto nivel de salud y nutrición, aun examen periódico, a la seguridad social y aun nivel adecuado para el desarrollo físico, mental, espiritual, moral y social.

Desarrollo

No ser separado de los padres, a mantener relación y contacto directo con ambos padres, al acceso a la información y material que promueva el bienestar social, espiritual, moral salud física y mental, a que ambos padres asuman la responsabilidad de la crianza y el desarrollo, a una educación que desarrolle todas las potencialidades, a tener una vida propia, a jugar y a tener acceso a la cultura.

Protección

Contempla el derecho a no ser discriminado, a que los intereses de los niños y niñas sean los primeros en todas las medidas concernientes a ello, a que se hagan efectivos y ejerzan todos los derechos reconocidos en la convención.

Participación

Derecho a expresar la opinión en los asuntos que les afectan y a que se sean tenidos en cuenta, a la libertad de expresión y a buscar, recibir y difundir información, a la libertad de pensamiento, conciencia y religión y a la libertad de asociación y a celebrar reuniones pacíficas.

 

 

3.3               DERECHÓMETRO: DESCRIPCIÓN DE LA PROPUESTA METODOLÓGICA

 

 

El derechómetro es una propuesta metodológica de carácter lúdico pedagógico, orientada a promover la participación de los niños y niñas del país, para opinar sobre su situación de derechos y  generar mecanismos a partir de los cuales harán demandas, denuncias y exigencias para su protección. El proceso que se dinamiza,  abre espacios para que esta población se informe, reflexione y elabore propuestas desde ella y para ella.

 

 

3.3.1                                   Descripción de la metodología

 

Con base en los resultados de la validación de la metodología realizada de manera previa, se realizaron los ajustes a la propuesta metodológica, de tal manera que el desarrollo de la jornada lúdica de derechómetro plantea  dos momentos:

 

MOMENTOS

Descripción

Primer momento: Diagnóstico

Recoge las percepciones que tanto niños como niñas tienen acerca de sus derechos, sin previa conceptualización ni intervención directa sobre las mismas por parte de quien dinamiza la jornada. De esta manera, a través de una actividad de pintura los participantes expresan libre y abiertamente sus conocimientos, opiniones y percepciones en torno a su situación de derechos.

Se desarrolla de igual manera para todos los participantes sin distinción de edad y concluye con una primera votación en el derechómetro, el cual es una herramienta de registro sobre el estado de derechos de niños y niñas, en la cual ellos votan por el grupo de derechos que consideran más vulnerado.

Es importante que el agente educativo domine la metodología para la votación en el derechómetro con el fin de asegurar la mejor información y refuerce constantemente la apropiación y comprensión del significado de cada uno de los derechos a la población participante.

Segundo momento: Información y reflexión

Se desarrolla un conversatorio con los niños y niñas participantes, brindándoles información acerca del significado de los DERECHOS y su clasificación, haciendo énfasis en los AGENTES (quienes vulneran o respetan los derechos) y CONTEXTO en el cual se vulnera o respeta el derecho, profundizando la apropiación conceptual a través del análisis de situaciones cotidianas de  niños y niñas asistentes.

 

Con base en esta reflexión los participantes pasan a expresar su situación de derechos a través de una actividad que se desarrolla dependiendo de la edad con la que se esté trabajando. Para los niños entre los 6 y los 9 años, se realiza una representación teatral, en la que ellos construyen de manera conjunta los guiones y representan ante los demás participantes una escena en la cual expresen un derecho vulnerado o respetado.  Para los niños y niñas entre los 10 y los 12 años, esta situación se desarrolla a través de una actividad de expresión gráfica, a través de la construcción por grupos de un graffiti, que igualmente presentan a su demás compañeros.

En ambos grupos, la actividad termina con la segunda votación en el derechómetro, al final de la cual se realiza nuevamente el conteo de los votos en cada una de las cuatro categorías que trabaja la investigación

 

La jornada pedagógica en la que se desarrollan las dos actividades con cada uno de los grupos tiene una duración aproximada de cuatro horas.

 

3.4               INSTRUMENTOS

 

Para la recolección de la información se crearon escenarios pedagógicos donde los niños y  niñas tuvieron la posibilidad de manera lúdica de cualificar su comprensión acerca del significado de sus derechos, del ser sujetos de derechos y de las implicaciones de ello sobre sus cotidianidades.

 

De esta manera los dispositivos pedagógicos empleados tanto para la información a los participantes como para la recolección de los datos, fueron dinamizados por la elaboración de gráficos, dibujos y expresiones orales, a través de los cuales representaron los conceptos trabajados desde su vida cotidiana.

 


 

4.  RESULTADOS NACIONALES

 

 

En este apartado se presentan los resultados obtenidos a través del proceso investigativo. Se describen en primera instancia las características sociodemográficas y los resultados tanto cuantitativos como cualitativos de las percepciones de los participantes en torno a su situación de derechos. Esta información se presenta para el grupo en general y por cada rango de edad trabajado (6 a 9 años  y 10 y 12 años).

 

4.1               Características Sociodemográficas de  los participantes

 

Se contó con un total de 2.980 participantes de las 32 ciudades capitales y el Distrito Capital. El número de participantes por departamento se presenta en la tabla 3.

 

Si bien en cada departamento se esperaba contar con un total de 100 participantes, esto no fue posible para todos los casos, pues se realizó una pre-inscripción voluntaria para la cobertura establecida, pero el día de la realización del derechómetro no se presentaron todos los niños inscritos. Por ejemplo en casos como Casanare, las condiciones climáticas (fuerte lluvia) incidieron en la insistencia de todos los niños y niñas previstas y en otras ciudades coincidieron con el día cívico de la capital o paros sindicales, que obligaron a trasladar las fechas programadas.

 

Tabla 3. Número de participantes por departamento.

No.

Departamento

Número

%

1

AMAZONAS- Leticia

91

3,05

2

ANTIOQUIA- Medellín

92

3,09

3

ARAUCA- Arauca

75

2,52

4

ATLÁNTICO- Barranquilla

100

3,36

5

BOGOTA, D.C.

102

3,42

6

BOLIVAR- Cartagena

100

3,36

7

BOYACA- Tunja

74

2,48

8

CALDAS- Manizales

74

2,48

9

CAQUETA- Caquetá

100

3,36

10

CASANARE- Yopal

53

1,78

11

CAUCA- Popayán

100

3,36

12

CESAR- Valle de Upar

100

3,36

13

CHOCÓ – Quibdó

61

2,05

14

CORDOBA- Montería.

79

2,65

15

CUNDINAMARCA- Mun. Soacha

103

3,46

16

GUAINIA- Puerto Inírida

98

3,29

17

GUAJIRA- Riohacha

100

3,36

18

GUAVIARE-San José del Guaviare

100

3,36

19

HUILA- Neiva

98

3,29

20

MAGDALENA- Santa Marta

83

2,79

21

META- Villavicencio

100

3,36

22

NORTE DE  SANTANDER- Cúcuta

84

2,82

23

NARIÑO- Pasto

83

2,79

24

PUTUMAYO- Mocoa

67

2,25

25

QUINDÍO- Armenia

100

3,36

26

RISARALDA- Pereira

100

3,36

27

SAN ANDRES

92

3,09

28

SANTANDER- Bucaramanga

95

3,19

29

SUCRE- Sincelejo

102

3,42

30

TOLIMA- Ibagué

101

3,39

31

VALLE DEL CAUCA – Cali

92

3,09

32

VAUPES- Mitú

99

3,32

33

VICHADA- Puerto Carreño.

82

2,75

TOTAL

2980

100

 

En otros casos, durante la convocatoria algunos niños y niñas insistieron en su deseo de participar, razón por la cual se les aceptó pese a que la cobertura total ya estaba alcanzada. Esta situación se presentó para las ciudades en las cuales el total de participantes  supera los 100.

 

En el caso del Distrito Capital, si bien se desarrolló la jornada bajo las mismas condiciones de las demás ciudades, se realizaron varios eventos del derechómetro, dentro del marco de la celebración del Día de la Niñez y la Recreación, para los cuales se recolectó la información cualitativa y se tomó en cuenta para los análisis de Bogotá. Los datos cuantitativos no se tuvieron en cuenta para no aumentar el peso relativo de las votaciones totales a nivel nacional.  

 

Tal como  se muestra en la tabla 3, se logró contar con un porcentaje similar de participación en todos los departamentos.

 

En relación con las edades de los y las participantes, éstas oscilaron entre los 3 y los 14 años, siendo el promedio de 9,54 años y una desviación típica de 1,93. La gráfica 1 muestra la distribución por rangos de edad.

 

Gráfica 1. Distribución por rangos de edad de los niños y las niñas participantes

 

 

Como se observa, el mayor porcentaje de participación lo tuvieron los niños y niñas de entre los 10 y los 12 años con un 58%, porcentaje establecido dentro del diseño metodológico de la investigación.

 

En cuanto a la participación por género, la tabla 4 muestra los resultados obtenidos.

 

Tabla 4. Participación por género.

Género

Número

%

Mujeres

1.521

51

Hombres

1.459

49

Total

2.980

100

 

Se puede apreciar que la participación fue equitativa de acuerdo al género, siendo ligeramente superior para las niñas.  Esta misma tendencia se presentó en los grupos de 6 a 9 años y en el de 10  a 12 años, tal como lo muestra la gráfica 2.

 

 

Gráfica 2. Participación por género de acuerdo al grupo de edad.


 

 


En relación con el nivel escolar cursado por los y las participantes, la gráfica 3 muestra los resultados obtenidos.

 

Gráfica 3. Grado Escolar de los niños y niñas participantes


 

 

 


Se puede apreciar que en general hubo una mayor participación de niños y niñas de 5º y 4º (22,5% y 16,2% respectivamente) y en menor proporción de 0o, 8º y 9º.  Esta misma información se presenta para cada uno de los grupos de edad en la gráfica 4.

 

Gráfica 4. Grado escolar de acuerdo a los grupos de edad


 

 

 


Se puede apreciar que cerca de un 14% del grupo de 10 a 12 años se encuentran en un grado de escolaridad menor al esperado, pues el criterio aproximado para un niño de 10 años en condiciones ideales, es estar  cursando 4º ó 5º.

 

Con el ánimo de identificar el comportamiento de la edad de acuerdo al grado escolar, se presenta la gráfica 5.

 

En general la edad promedio por grado escolar corresponde a lo esperado en cada nivel. En la gráfica se puede apreciar que quienes cursan 9º estarían bastante más adelantados en su proceso de formación, pero debe tenerse en cuenta que bajo la condición de 12 años y 9º se reportaron tan sólo dos casos.

 

Gráfica 5. Promedio de edad por grado escolar: nivel nacional


 

 


Dentro de las características sociodemográficas de los y las niñas participantes se indagó por la composición familiar, encontrándose  los resultados que aparecen en la Tabla 5 para el grupo total.

Tabla 5. Personas con las que viven los niños y niñas participantes.

 

Familiares con los que viven

Número

%

Familia Nuclear

1705

61,2

Únicamente con la mamá

359

12,9

Únicamente con el papá

38

1,4

Sólo con uno de los padres y familia extensa

501

18

Únicamente con la familia extensa

182

6,5

TOTAL

2.785

100

                        Sin dato = 195

 

Como se aprecia, EL 61,2% de los participantes vive con familia nuclear, esto es, padres y hermanos mientras un 18% vive únicamente con uno de sus padres y la familia extensa, es decir con abuelos, tíos o primos.

 

En general se puede afirmar que la estructura familiar en la que viven los niños y niñas es muy variada y un porcentaje importante vive sin la figura de uno de los dos padres. Este dato es relevante si se tiene en cuenta que uno de los derechos de los niños y niñas es crecer en compañía de sus dos padres.

 

Cuando este mismo análisis se hizo por grupos de edad, se encontraron los resultados que muestra la gráfica 6.

 


Gráfica 6. Personas con las que viven los participantes.

Comparación por grupos de edad.

 

Los dos grupos tienden a tener una estructura familiar de convivencia similar; sin embargo, más niños y niñas entre 6 y 9 años viven en una familiar nuclear si se los compara con los de mayor edad. En aquellos casos en que uno de los padres está ausente, la familia extensa tiende a estar presente en la cotidianidad de los niños y niñas.

 

Por otra parte, del total de participantes se contó con un 6% que manifestaron ser trabajadores y con un 0,2% con alguna discapacidad, tal como lo muestra la gráfica 7.

 

Como se aprecia, en el análisis de esta misma información por grupos de edad, se encuentra que los niños y niñas con mayor edad tienden a tener un mayor porcentaje en la condición de trabajadores (7,2% en relación con los de su mismo grupo de edad). Si bien los porcentajes no son elevados en relación con el total de los participantes, sí lo son comparado con las cifras de trabajo infantil reportado en Colombia. Es claro que la condición de trabajador no debería aparecer para ningún caso, más aún si se tiene en cuenta que a  nivel mundial se adelanta una fuerte campaña para erradicar el trabajo infantil por las implicaciones que tiene en relación con la vulneración de sus derechos.

 

Gráfica 7. Condiciones especiales de los niños y las niñas participantes.


 

 


Por otra parte, las condiciones especiales de discapacidad se manifestaron a través de 7 niños y niñas con retrazo leve en su desarrollo mental, y que en el momento de  la convocatoria quisieron voluntariamente participar en la jornada. Se ha venido ratificando a través de las políticas educativas que los niños y niñas con discapacidades tienen los mismos derechos para acceder a los bienes de la sociedad y de la cultura. Para el proyecto, quienes presentaron este tipo de discapacidades, tuvieron una ejecución similar a la de los demás y lograron una integración rápida tanto al grupo como a las actividades propuestas. 

 

4.2  Sondeo de las percepciones de los niños y las niñas sobre sus derechos

 

Desde una mirada mutuamente complementaria de los análisis de los datos cualitativos y cuantitativos, a continuación se presentan los resultados de las percepciones de todos los y las niñas participantes en relación con su situación de derechos.

 

Desde este contexto, la información que sirve como referencia para el análisis de los resultados tiene como fuente central a los niños y las niñas participantes: los votos en el derechómetro, sus conversaciones durante la dinámica, los textos escritos en las pinturas y sus dibujos, los cuales son complementados por las observaciones de los adultos mediadores de las actividades pedagógicas desarrolladas.

 

Los resultados que se presentan a continuación responden al proceso de triangulación de las diferentes fuentes empleadas durante el proceso y en los diversos momentos de la jornada lúdica pedagógica del Derechómetro.

 

Categorías de derechos identificadas  por los y las niñas participantes.

 

De manera inicial, la investigación indagó por el nivel de familiarización de los  y las niñas en torno al concepto de derecho, sin ninguna intervención por parte de los agentes educativos que dinamizaron el proceso. Lo anterior con el objetivo de  identificar el conocimiento de los niños y las niñas sobre sus derechos. En ambos grupo de edad, la actividad implementada para ello fue la de dibujo.

 

A continuación se presentan en matrices los análisis para cada una de las categorías de derechos indagadas, detallando al interior de cada una de ellas, los referentes que fueron referidos o no, por los participantes, esto es las expresiones que puntualizan en lo concreto de la realidad la categoría de derechos analizada.

 

Para el análisis de las matrices se tienen en cuenta no únicamente los textos sino también los dibujos, expresiones anotadas por los observadores e información extratextual recogida durante el proceso de recolección de información.

 

CATEGORÍA DE DERECHOS: SUPERVIVENCIA

 

En la matriz No. 1, se presenta la información correspondiente a la categoría de derechos de Supervivencia.

 

Matriz No. 1: Categoría: SUPERVIVENCIA: Derechos identificados por los niños y niñas participantes

 

Referentes

Hallazgos

Vida

En cerca de la mitad de las ciudades capitales, este fue un derecho que fue identificado por el grupo de participantes, haciendo alusión en sus manifestaciones pictóricas a elementos del medio ambiente, e igualmente referido en las exposiciones de sus trabajos. En general se pudo apreciar que fue en el grupo de los niños y niñas entre los 10 y los 12 años en donde se mencionó con mayor frecuencia; sin embargo, el nivel de argumentación de porqué s considerado como un derecho, no fueron claras.

Salud y nutrición

Este derecho fue mencionado por tan sólo cerca de la tercera parte de los niños y niñas de las ciudades participantes.  Es importante resaltar que desde los contenidos de los textos, el concepto de salud se encuentra estrechamente relacionado con la condición de enfermedad,  atención médica, y en algunos casos el alimento;  en otras palabras no se evidenció un concepto positivo de salud en la identificación que hicieron los participantes que se refirieron a este derecho.

En algunas expresiones los niños y niñas muestran su preocupación por la condición de salud asociada a la carencia de recursos para contar con los alimentos necesarios, e igualmente lo relacionan de manera indirecta con condiciones de pobreza, tal como lo expresó, por ejemplo uno de los participantes en Puerto Inírida: “profe, es que hay niños muy pobre que no tienen ni que comer”, o en Medellín en donde otro niño afirmó:  a no recibir sobrados de nadie”.

 

Vivienda

En cerca de la mitad de las ciudades capitales, se identificó el derecho a la vivienda en mayor proporción por el grupo de 6 a 9 años, través de expresiones sencillas tales como “debemos tener una casa en donde vivir”. Aunque el nivel de argumentación en torno a este derecho fue escaso, se puedo evidenciar que en algunos casos, éstos estuvieron referidos a las posibilidades de protección que ésta ofrece, bien frente a las condiciones ambientales, o al sentido de tenencia de un espacio físico que les pertenece, tal como lo argumentó otro niño en Ibagué: “tenemos derecho a una casa para protegernos de la lluvia y del sol”.

 

 El referente que se mencionó en mayor proporción dentro de la categoría de supervivencia, fue el derecho a la vida. En este sentido parecería existir en los y las participantes un mayor nivel de familiaridad en la propia condición existencial de tener la posibilidad de vivir, particularmente cuando se establece una relación directa con el conflicto armado. El derecho a la vida, una condición que parecería no requerir de mayor análisis en la medida que se daría por hecho su “deber ser” aparece entonces como referente de supervivencia para estos niños y niñas. Se encontró además que en algunos casos lo relacionan también con su entorno natural.

 

Por otra parte, llamó la atención el hecho de que en las ciudades de Arauca , Florencia, Santa Marta, Pasto , Mocoa y Cali, no hubo manifestaciones relacionadas con ninguno de los referentes dentro de esta categoría de derechos, al menos de manera espontánea por parte del grupo de participantes. Para el grupo de los más pequeños, las expresiones más argumentadas se dieron dentro de la categoría del derecho a la vivienda, aludiendo expresiones de su realidad concreta tales como “el derecho a la casa”, que podrían estar relacionadas con su forma de relación con el mundo y acorde con  la etapa de desarrollo en la que se encuentran.

 

·        CATEGORÍA DE DERECHOS: DESARROLLO

 

Los resultados del nivel de identificación para la categoría de desarrollo, se muestran en la Matriz No. 2.

 

Matriz  No. 2: Categoría: DESARROLLO:

Derechos identificados por los niños y niñas participantes

Referentes

Hallazgos

A tener una  familia

Este es uno de los referentes que los niños y niñas identificaron en mayor proporción dentro de la categoría tanto por el grupo de 6 a 9 años como por el de 10 a 12 años. Dentro de este derecho aparece la referencia a las figuras de los dos padres y en otros casos a la familia “completa”. Se hace alusión directa a  una estructura familiar de tipo nuclear, resaltando en muchas de sus manifestaciones la importancia de la presencia de los dos progenitores, tal como lo manifestó un participante en Bucaramanga: “que mis papitos estén juntos”. Sin embargo, en algunos casos aparecen también las figuras de la familia extensa, como por ejemplo los abuelos, a quienes se les reconoce como miembros del núcleo familiar, relacionando la convivencia con ellos en virtud a las decisiones que han tomado los padres de no dejarlos solos. Así lo expresó otro niño de San Andrés: “mi abuelito vive con nosotras porque no le permiten vivir solo”.

Por otra parte, si bien los niños y niñas en el reconocimiento inicial de sus derechos no lo mencionaron como vulnerado, si describieron situaciones en las que el derecho a la familia no es respetado, como en la ciudad de Tunja en donde un niño expresa “quiero conocer a mi papá, mi mamá no me deja preguntar por él” .

Al buen trato

En cerca de la mitad de las ciudades capitales se mencionó el derecho al buen trato por parte de los participantes, argumentado desde los sentimientos y emociones que los acompañan; expresiones tales como las mostradas en Yopal: “amor: usted tiene derecho a que lo quieran” ó en Popayán: “derecho a ser feliz y estar tranquila”, denotan el reconocimiento a este derecho.

Es evidente que el derecho al buen trato fue identificado por el grupo en relación con el ambiente que anhelan al interior de su núcleo familiar: “derecho a la familia con amor” (Villavicencio”).

Aunque el amor, la felicidad, la alegría, y el respeto aparecieron en algunas de las manifestaciones de los participantes, es claro que no fue éste al que se refirieron con mayor frecuencia dentro de la categoría, hecho que resulta importante si se tiene en cuenta que una de las problemáticas más relevantes en la población infantil colombiana es el maltrato.

Acceso a la información que promueva el bienestar

Si entiende para este referente la posibilidad de que los niños y niñas tengan acceso a fuentes de información tales como programas educativos, actividades extraescolares, o eventos de carácter pedagógico ofrecidos en ambientes no necesariamente formales, es claro que este referente no es cercano o familiar para los niños y niñas, toda vez que no fue mencionado por ninguno de ellos, evidenciándolo como una de las áreas de trabajo en el tema de derechos.

A la educación

Este referente hizo alusión de manera específica al ámbito institucional, siendo la escuela el más reconocido por los participantes. En 22 de las ciudades capitales, los  niños en ambos grupos de edad hicieron alusión a este derecho, pero al igual que en otras categorías, el nivel de argumentación en torno a las razones por las cuales se considera que es tal,  fueron escasas.

En algunos casos la situación de derecho representada por los niños y niñas, hizo alusión a la baja oferta de servicios educativos que hace difícil su acceso, así lo manifestó un participante en Puerto Inírida: “no se puede garantizar los derechos de los niños por la carencia de escuelas y de educación”.

A la recreación

Esta es quizá el referente que se mencionó por parte de los y las niñas, siendo más predominante en el grupo de 6 a 9 años, lo cual estaría en concordancia con las vivencias y características de la etapa de desarrollo en la que se encuentran. Tan sólo en Villavicencio y Mitú no fue mencionada por ninguno de los participantes.

Se identificaron como situaciones de este derecho, la recreación, el deporte, la televisión y en algunos casos las actividades propias de las vacaciones como la piscina.

En aquellos casos en los que el derecho se representó en situación de vulneración, estuvo asociado a las condiciones de seguridad, tal como lo manifestó un participante en Pereira: “no puedo salir a jugar porque me roban”.

En algunas expresiones los niños y niñas denunciaron situaciones de maltrato físico por la realización de juegos que socialmente son sancionados, como por ejemplo en Tunja: “derecho a jugar maquinitas ( a mi primo lo encontraron jugando y el papá le machucó las manos”.

Aparece para este referente una actitud crítica de los niños frente a la situación de vulneración, que permite reafirmar el reconocimiento del juego como un derecho, con expresiones tales como: “mi mamá dice que no tengo derecho al juego, pero yo creo que sí es mi derecho”. (Municipio de Soacha).

A un medio ambiente sano

Aunque en 22 ciudades capitales se refirió el derecho a la naturaleza, la cantidad de niños y niñas que lo mencionan es baja. Si bien las pinturas de buena parte del grupo representaron aspectos del entorno natural, en los momentos de las presentaciones no se hizo evidente una argumentación que respaldara de manera acertada la referencia a la naturaleza como derecho.

Por otra parte, en algunos casos se hizo relación explícita a los beneficios de contar con un ambiente sano, tal como lo manifestó uno de los participantes en Bucaramanga: “me gusta que llueva para tener agua para tomar”.

Para la conceptualización de esta categoría, los y las niñas tienden a confundir la situación de derecho con la de deber, en el sentido de los comportamientos que se esperarían de ellos para contribuir al mantener un medio natural sano: “derecho a cuidar la naturaleza” (Tunja y Popayán)

A una vida cultural propia

En ninguna de las ciudades participantes hubo manifestaciones de identificación de este derecho, lo que llama la atención, teniendo en cuenta que Colombia es un país en donde se presentan diversas manifestaciones étnicas y culturales.

Acceso a la cultura

Este derecho interpretado como la posibilidad de acceder a fuentes de información cultural como fiestas tradicionales, museos, bibliotecas, entre otros, no fue identificado en ninguna de las ciudades participantes.

Respeto por la vida privada

Esta fue una de los referentes menos identificados tanto dentro de la categoría de  desarrollo , como de las cuatro categorías indagadas. La identificación de este derecho se dio por un solo niño del grupo entre 6 a 9 años, en Medellín quien expresó “Soñar a la amistad, derecho a estar solo”, lo que evidencia el desconocimiento de éste por los niños y niñas participantes.

 

Como se puede apreciar, esta es una de las categorías en la cual los niños y niñas reconocen un mayor número de derechos, los cuales además están referidos a la etapa del desarrollo evolutivo en la que se encuentran; es quizá por ello que las referencias a la familia, el juego, la recreación, el afecto, el respeto aparecieron en los textos del grupo total de participantes en una mayor proporción.

 

Dentro de los resultados, llama la atención que en Arauca no hubo manifestaciones de la identificación de los referentes que enmarcan esta categoría de derechos a diferencia de la Ciudad de Tunja, en donde los niños demostraron un buen nivel de familiarización.

 

Por otra parte, cuando se comparan grupos de edad, llama la atención que en el de 6 a 9 años tres de las ciudades capitales (Arauca, Quibdo y Mitú) no hicieron reconocimiento de ninguna de los referentes que componen esta categoría. Para el grupo de 10 a 12 años, se presentó la misma situación nuevamente en Arauca, y en Barranquilla, Bogotá, Florencia, Valle de Upar, Montería y Bucaramanga

 

Otro derecho que fue considerado por los participantes con especial frecuencia e importancia fue el de la recreación, llama la atención por el contrario la ausencia del reconocimiento de la cultura como parte de esta categoría.

 

·        CATEGORÍA DE DERECHOS: PROTECCIÓN

 

Para la categoría de protección, en  la matriz No. 3 se presentan los resultados obtenidos para cada una de los referentes que  la componen.

 

Matriz No. 3: Categoría: PROTECCIÓN: Derechos identificados por los niños y niñas participantes

 

Referentes

Hallazgos

A no ser discriminados

El derecho a no ser discriminados se mencionó en sólo 4 ciudades capitales y en mayor parte en el grupo de 10 a 12 años en donde el concepto de valoración del otro-a se asoció al valor de la amistad. Así lo expresó una niña de Cali: “no importa las diferencias de cabello, un ojo más grande, una pierna más grande, lo que importa es que tenemos que ser amigos”

 

A un nombre y una nacionalidad

Este derecho apareció referido en los participantes de 12 ciudades capitales  y mencionado por un número reducido de participantes. En las representaciones gráficas aparecieron los símbolos patrios como la bandera y el mapa de Colombia. La asociación de este derecho con procesos de construcción de la identidad, para el caso del derecho a un nombre se hizo evidente a través de expresiones como: “derecho a ser llamado  por el nombre, no por apodos” (Participante de Ibagué).

 

Ser protegidos contra cualquier tipo de explotación

Para este referente de la categoría de protección, las situaciones representadas por los niños se refirieron a la situación de vulneración y fue mencionada por tres niños en tres ciudades capitales. En todos los casos, la situación de vulneración se refirió a condiciones de trabajo. No se mencionaron para este primer momento la explotación sexual ni económica.

 

Ser protegidos del conflicto armado

Las referencias en relación con el conflicto armado estuvieron relacionadas con el deseo de paz expresado por los y las niñas en todos los rangos de edad. Dentro de esta categoría, es el derecho que se menciona por un mayor número de participantes e igualmente sus conversaciones permitieron identificar que es considerado como uno de los derechos que perciben como más importantes. La identificación del derecho se asoció tanto para las condiciones nacionales como del nivel mundial. 

 

 

Es importante señalar que como categoría de derechos, la de protección no fue identificada en  Montería, Neiva y Cúcuta por ninguno de los participantes; este mismo análisis en el grupo de 6 a 9 años, mostró que en 13  de las ciudades capitales (Medellín, Manizales, Montería, Puerto Inírida, Riohacha, Cúcuta, Mocoa, Pereira, San Andrés, Sincelejo, Neiva , Popayán y Santa Marta), tampoco fue

 

Esta misma situación se presentó para el grupo de 10 a 12 años, en las ciudades de Arauca, Caquetá, Barranquilla, Bogotá, Yopal, Montería, Neiva, Pasto y Cúcuta, lo que llama la atención si se considera que la mayoría de estos lugares se encuentran en condiciones especiales de conflicto armado, lo que podría sugerir que por esta situación  se estuviera percibiendo como un evento cotidiano lejano a sus derechos.

 

Por otra parte, en cuanto a la vulneración del derecho a la protección contra cualquier forma de explotación, aparecieron textos de referidos al trabajo infantil en las ciudades que para el caso de Quibdó fue con la actividad de pesca y en Puerto Inírida en apoyo en las ventas del negocio de  los padres.

 

·        CATEGORÍA DE DERECHOS: PARTICIPACIÓN

 

En la matriz No. 4, se presentan los resultados para la categoría de participación. Los datos muestran que  los y las niñas cuentan con un bajo nivel de familiarización de los derechos contemplados dentro de esta categoría.

 

Matriz No. 4: Categoría: PARTICIPACIÓN- Derechos identificados por los niños y niñas participantes

Referentes

Hallazgos

A expresar libremente opiniones y ser tenidos en cuenta

La libertad a expresar libremente las opiniones es el que más aparece cercano a las vivencias cotidianas de los y las niñas dentro de esta categoría. Apareció mencionado en 7 ciudades lo que evidencia su poca familiarización. Si se le compara con las demás categorías de derechos, es de los que menos manifestaciones dejó evidenciar dentro del estudio.

Los contenidos de los textos combinan situaciones de afirmación del derecho, y de vulneración  y expresan el anhelo de los y las niñas no sólo frente a expresar sus opiniones sino a que éstas sean comprendidas por los adultos, bajo una actitud de respeto. Así lo expresó una niña de Ibagué: “a que nos respeten cuando estamos hablando”.

Libertad de pensamiento, conciencia y religión.

Este derecho fue mencionado en tres ciudades y en dos de ellas se hizo alusión a la religión como referente del derecho. Dios y la iglesia son los íconos representados por los niños en sus dibujos y expresados verbalmente en sus exposiciones. En el caso de un niño del grupo de 10 a 12 años, la referencia fue explícita en torno la libertad de pensamiento.

Se puede apreciar que este derecho también tienen un bajo nivel de identificación por parte de los y las niñas que participaron en el estudio.

A buscar, expresar y difundir información

El derecho a la participación, expresado por los asuntos relacionados con la búsqueda y difusión de información, no fue mencionado por ningún niño en ninguna ciudad.

 

A asociarse y celebrar reuniones pacíficas

El derecho a la asociación fue mencionado en tan sólo en tres de las ciudades del país, siendo dos de ellos referidas por niños entre los 10 y los 12 años: “por las noches los niños y niñas se reúnen para hablar, y esto representa el derecho a la asociación”. (Barranquilla).

 

 

Comparada con las demás categorías, la de participación aparece en el primer momento de indagación como una de las menos referidas por los y las niñas, sugiriendo un fuerte trabajo para  el desarrollo de competencias en esta importante área de derechos.

 

Sin embargo, y tal como se apreciará más adelante en el apartado de derechos vulnerados, cuando se amplió la información de los y las niñas en el tema de derechos, ésta aparece como una de las primeras que la población participante percibió como más vulnerada.

 

4.2.2  Percepción de la situación de derechos de los niños y las niñas participantes.

 

Al igual que para las categorías más identificadas por parte los y las niñas, el estudio enfatizó en la indagación sobre la percepción de derechos vulnerados por parte de los participantes. En este sentido, se recabaron datos para la cuantificación de dicha percepción de manera previa al momento de información y reflexión, así como después de éste por medio de las votaciones.

 

Los resultados que se presentan a continuación son producto de los registros que se recolectaron durante el segundo momento de la jornada lúdica pedagógica: conteos de las dos votaciones, contenidos de las interacciones de los participantes, los registros de los observadores del proceso, los contenidos de los textos de los productos teatrales y literarios, para le caso del grupo de 6 a 9 años, y de los graffiti en el grupo de 10 a 12 años.

 

Durante esta parte del proceso, los niños y niñas expresaban libremente situaciones y características de su vivencia en el tema de derechos, por  lo cual fue posible, identificar tanto situaciones de vulneración como de respeto de los mismos, así como agentes y contextos en aquellos casos en que fueron mencionados por los participantes.

 

Así, fue posible el análisis de información en relación con los temas que les fueron de mayor interés y que se trabajaron en esta parte del proceso pedagógico.

 

De manera general, se presentan a continuación los resultados de este momento para cada una de las categorías de derechos.

 

·        CATEGORÍA DE DERECHOS: SUPERVIVENCIA

 

En términos generales, se encontró que para la categoría de supervivencia, tan sólo en cinco ciudades los participantes no hicieron referencia a ninguno de los derechos contemplados dentro de ésta: Manizales, Caquetá, Pasto, Arauca y Bucaramanga.

 

En relación con el derecho a la vida, éste fue identificado en mayor proporción por los participantes del grupo de 10 a 12 años, y sus elaboraciones conceptuales son más amplias en el sentido de asociarlas a otras situaciones de derecho tales como un ambiente tranquilo para el desarrollo, y la capacidad de identificar las situaciones de vulneración del mismo en contextos distintos al nacional. Por su parte, en el grupo de 6 a 9 años la tendencia  se orientó a  referir el derecho a la vida más en términos de su vulneración.

 

En el derecho a la salud, llamó la atención que fue el que más interés despertó en el grupo de 6 a 9 años, ya que en una alta proporción fue nombrado por los y las participantes. La situación de pobreza de los padres es identificado por los niños y niñas como una variable que incide en la vulneración de sus derechos, de manera especial para salud y alimentación

 

La tendencia encontrada es asociar la salud al estado de enfermedad, es decir que parecería que la salud solo se aborda desde un espectro muy reducido de su significado.  Así lo expresó por ejemplo, un niño en Mocoa: “una mamá va donde el médico con su hija porque se encuentra enferma y dice: doctor, mire mi hija está muy mal, tiene fiebre, qué le va a recetar?. El médico responde: le voy a aplicar una inyección para que se ponga buena”.

 

Los agentes que se relacionaron tanto en situaciones de vulneración como de protección fueron los padres dentro del contexto familiar y para el caso del derecho a la vida, los grupos armados en tanto generan muertes y condiciones de especial vulneración frente al derecho a la familia.

 

Aparecieron mencionados también dentro de esta categoría el personal médico de las instituciones de salud, como agentes protectores frente a derecho a la salud y como vulneradores cuando, en razón al cumplimiento de las normas establecidas por ley para la atención médica, no les brindan este servicio.

 

·        CATEGORÍA DE DERECHOS: DESARROLLO

 

Como categoría de derechos, la de desarrollo fue mencionada por casi la totalidad de los departamentos en todos los derechos que la constituyen. Para la segunda parte del proceso pedagógico, solamente en Cúcuta no se presentó ninguna referencia a ésta.

 

El derecho a una familia muestra las denuncias de los hijos frente a las actitudes asumidas por los padres en casos de separación, pues perciben que bajo estas circunstancias la poca atención e interés de ellos hacia su bienestar desaparece. Algunos de los relatos de los y las niñas relacionados con esta situación son los siguientes:

 

·         Mi mamá y mi papá se separaron, al principio el me llamaba y tenía plata, pero ya no”. (Grupo de 6 a 9 años en Cali)

·         “ Una vez la mamá estaba muy triste porque encontró al papá con otra esposa, se separaron y la mamá se fue a vivir con otro papá que no quería al hijo” (Pereira, grupo de 6 a 9 años”

 

Es evidente que en los discursos de los niños y niñas se permean las inadecuadas relaciones de pareja de sus progenitores, indicando que éstos no saben diferenciar entre sus roles como padres de los de pareja.

 

Los contenidos de las manifestaciones de los y la participantes, además de proclamar la necesidad y el deseo de contar con una familia completa, la anhelan con mayores niveles de expresión de amor, atención y dedicación, tal como lo evidencian los siguientes discursos:

 

Este mensaje para mi mamá: yo quiero que mi mamá tenga más tiempo para mí” (Leticia).

Papá dame más cariño a mí y a mis hermanitos, para ser más feliz contigo y con mi mamá, también no se peleen porque ustedes están dañando nuestros derechos” (Leticia)

 

El concepto de familia de esta manera, sigue siendo una de las condiciones perciben como de mayor importancia para su desarrollo. Es claro que la presencia de los dos padres, la calidad de las relaciones al interior del medio familiar y mejores condiciones atención, son características que acompañan el concepto que los niños hacen de este derecho. 

 

Por otra parte, los participantes de mayores edades, establecen relaciones con otras situaciones de derechos, que son potenciales elementos para incidir en la tenencia de una familia, como es el caso de la guerra: “hoy varios hombres están muriendo en la guerra de Irak y esto no permite que se generen más familias” ,ó , “que los bebés sufren más porque quedan huérfanos”. (Tunja)

 

Igualmente en las situaciones en donde se muestra el derecho a una familia en condiciones de respeto o no vulneración, el grupo de niños y niñas entre 10 y 12 años de edad, representan acciones relacionadas con la unión familiar ligada a la felicidad y a la protección que significa para ellos contar con los padres: “cuando papá llegó y estaba preocupado por mí, yo le dije papá estaba paseando feliz y mi mamá estaba también preocupada pero me encontraron los dos y vivimos felices” (Municipio Soacha).

 

Por otra parte, hubo una fuerte manifestación de los niños en torno a  su situación de derechos frente al buen trato. La mayoría de representaciones de los niños y niñas estuvieron asociadas a la vulneración, de manera principal en el grupo de niños de mayor edad; las situaciones de acuerdo con las percepciones mostradas, se relacionan con  estados de embriaguez del padre, maltrato físico y psicológico, conflicto de pareja e intra familiar, ausencia  de valores, amor y comprensión y hábitos adecuados de convivencia, entre las que se mencionaron en el grupo de participantes de 6 a 9 años:

 

”Mi papá siempre llega borracho y lo único que hace es regañarnos y pegarnos“. (Leticia).

“Yo te cojo, me la pagas, te voy a pegar”. (Cartagena).

“La mamá discriminó a la niña porque tenía la cabeza grande: que voy a querer a una niña con la cabeza así”. (Montería)

“Usted no sirve para nada, no se va a salir a la calle o le pego”. (Pto. Carreño)

 

En relación con el grupo de participantes de 10 a 12, las denuncias suelen darse en términos de llamados de atención y mensajes reflexivos a sus agentes infractores como padres, maestros y otros familiares, demostrando una actitud crítica frente al tipo de castigos que les son impuestos así:

 

“Papá tu tienes que cambiar porque algunos padres le pegan a los hijos y también a las mamás...”, “ Este menaje es para mi papá: yo quiero que mi papá sea como yo que le doy cariño, que no me pegue nunca. No me acaricia, me maltrata como su hija pero ya siempre el está mejorando mucho y me abraza y me acaricia”. (Leticia).

“Dan algunos castigos como quemarles las manos, colgarlos, machucarles los dedos, a veces abuso sexual y corruptos contra ellos” . (Yopal).

“Madre y padre quiero decirte que me duele cuando tu me pegas o me regañas, me duele mucho pero lo mejor es que tu me hables y no me pegues y así se solucionan los problemas”. (Tunja).

 

Otras expresiones relacionadas a este derecho se encuentran asociadas más a los sentimientos de los niños y niñas participantes que a situaciones específicas de la vivencia del derecho en términos de respeto o no del mismo:  “Compartir” (Quibdó), “Viva el derecho al amor” (Puerto Carreño), “Yo quiero a mi hijo como el me quiere a mí” (Popayán).

 

Las vivencias expresadas por  los y las niñas a través de sus representaciones teatrales o gráficas, permiten develar que han sido testigos o han vivido de cerca situaciones de vulneración, de manera especial frente al abuso sexual:

 

Había una vez un niño que un día cogió a una niña y la llevó a la casa de él, y la niña no pudo decírselo a la mamá, pero un día le contó,  y la mamá le contó a Bienestar Familiar, y le dijo a la policía y la policía lo metió a la cárcel”. (Manizales).

 

La reflexión realizada de forma conjunta con los niños, así como la información brindada les permitió identificar instancias y mecanismos de denuncia frente a este tipo de situaciones, tal como lo muestra el texto anterior, y en el cual destacan el papel de los padres frente a las acciones a seguir para que otros niños y niñas no corran el mismo riesgo.

 

El derecho a la recreación es afirmado por parte de los y las niñas como parte fundamental de su desarrollo, a él asocian sentimientos de bienestar tales como la felicidad, la diversión, la percepción de un estado de tranquilidad tanto con sus compañeros como con sus familias.

 

Es importante señalar que una vez los niños contaron con mayor información, desarrollan la habilidad para relacionarlo con los beneficios que la recreación y el juego tiene sobre sus vidas; así, hablaron por ejemplo de salud física, alegría, diversión, construcción de redes sociales con las personas más inmediatas de su entorno, entre otros.

 

Así lo manifestaron algunos de los participantes:

 

El derecho a jugar es uno de los más importantes, porque al reírnos nosotros nos sentimos bien en nuestro organismo” (Bogotá)

El juego es importante para nuestra salud física” (Puerto Inírida).

Los niños tenemos derecho a los deportes” (Medellín).

 

Por otra parte, parecería que les cuesta dificultad diferenciar  entre situaciones de vulneración real (negligencia de los padres, la prohibición del juego como castigo sin razón aparente),  de situaciones relacionadas con la prohibición del juego como parte de las contingencias aplicadas por los padres como parte de su proceso de formación y bienestar:

 

Esto se evidenció en expresiones tales como:

 

Derecho a jugar: varios niños están jugando en el parque y su mamá va a buscarlos porque ya se está haciendo de noche, las niñas se van con su mamá”. (Arauca).

Mi mamá no me deja jugar hasta tarde en la calle”. (Puerto Carreño).

No me dejan salir  a jugar cuando no hago las tareas”. (Puerto Inírida).

 

Sin embargo, otros niños a través de sus representaciones dejaron ver situaciones de verdadera vulneración,  como la expresión de una niña en Mitú:“A mi no me dejan salir a jugar cuando me dejan cuidando a mi hermanita”.

 

Por su parte, el derecho a un ambiente sano fue referido únicamente por algunos de los participantes de las ciudades de Cartagena, Valle de Upar y Quibdó,  evidenciando bajo interés en el trabajo de los niños en este segundo momento y de manera principal por los niños y niñas de mayor edad. 

 

Para la categoría de desarrollo, se presentó un mayor interés de los participantes para representar situaciones en los derechos de la familia, buen trato, educación y recreación. En los que competen a medio ambiente y  acceso a la cultura se presentaron muy pocas referencias comparadas con los demás. Este dato resulta significativo, si se tiene en cuenta que el país es rico en manifestaciones culturales y que desde distintas instancias gubernamentales se adelantan esfuerzos para promover el patrimonio cultural del país. Podría arriesgarse la hipótesis de una baja familiarización de los niños y niñas en torno a estos temas, o a que dentro de su cotidianidad éstos no son cercanos a sus vivencias.

 

Algo similar resultó con el derecho al acceso a la información que promueva el bienestar, en tanto las situaciones referidas por los niños y cercanas a este derecho, se concentraron en el tema de la educación de tipo institucional.

 

Así, parecería que el concepto de “información” se encuentra asociado a un sentido estrictamente académico, evidenciando que no hay percepción en ellos de otras fuentes y medios para acceder a una información que les permita tanto el conocimiento del mundo como su comprensión. Lo anterior si se relaciona con las actividades de tipo recreativo que fueron manifestadas por los niños, denotan un concepto simple y reducido de los procesos que pueden ser concebidos desde la mirada educativa y a los que pueden acceder de manera complementaria a la escuela.

 

En relación con el contenido de las percepciones de los niños y niñas relacionadas con el derecho a la educación, es clara la apropiación de éste como medio para tener una mejor calidad de vida en el futuro y ser mejores personas, igualmente los casos que muestran estado de vulneración, tienen que ver con situaciones de la cotidianidad del ambiente escolar:

 

Uno necesita estudiar, si uno no estudia no es nadie en la vida, y si n o hay profesora, no pedemos estudiar porque ellos son los que nos enseñan”.(Ibagué)

“ Los niños tenemos derecho a estudiar para tener futuro” (Villavicencio).

“ Todos los niños tenemos derecho al estudio para poder educarnos y para poder expresarnos y aprender más” (Popayán)

“No dejar a los niños fuera de clase” (Yopal)

“La rectora trata mal a la niña y a la mamá y le dice que no la recibe en la escuela porque no tienen el uniforme”. (Arauca).

 

Nuevamente para este derecho, aparecen las condiciones económicas de los padres, como un factor asociado a la situaciones de vulneración, en tanto que si éstos no tienen empleo, tampoco pueden garantiza el acceso a la educación de los niños en las escuelas.

 

Otras expresiones muestran los sentimientos asociados por los niños a las actividades propias del proceso de educación formal (leer, escribir, entre otras), ante las cuales sienten mayor o menor agrado: “Me gusta leer”; “me gusta estudiar”, “no me gusta hacer tareas” (Quibdó).

 

·        CATEGORÍA DE DERECHOS: PROTECCIÓN.

 

En las ciudades de Arauca, Cartagena, Quibdó, Mocoa, Armenia y Cúcuta, ninguno de los y las participantes hizo referencia a ninguno de  los derechos incluidos dentro de esta categoría.

 

En general se puede afirmar que comparada con las otras tres categorías, en esta se presentan menos manifestaciones de los participantes, y su principal eje temático de trabajo, se relacionó con las condiciones de conflicto armado, tanto en Colombia como en el mundo.

 

En este sentido, los niños se afirman en su deseo de paz, de terminación de la guerra y sus consecuencias, las cuales expresan afectan de manera directa sus condiciones de vida, dejándolos expuestos a hechos tales como el secuestro, o ser separados de sus padres y de sus familias. Proclaman la necesidad del cese a las confrontaciones armadas, siendo la actual guerra en Irak, la que aparece con mayor frecuencia en sus manifestaciones.

 

Mirado desde los grupos por edades, es claro que el análisis y representación de  la vulneración del derecho a la paz, se presentó más en los niños y niñas del grupo de 10 a 12 años, mientras que en los más pequeños, sus discursos aún se encuentran plasmados de manera muy concreta.

 

Algunas de las expresiones manifestadas por los participantes en relación con esta situación fueron:

Que se acabe la guerra en Irak y que todos los niños y niñas estén con sus padres, y que llegue la paz en todas las naciones” (Popayán).

Derecho a la paz, significa que vivamos en armonía y felicidad”. (Montería).

“Vivan y dejen vivir” (Puerto Inírida).

“Que los amigos no se den puños, que no haya peleas, viva en paz”. (Pasto).

“Queremos la paz y la no violencia, que la guerrilla nos permita hacer la paz, que no nos saquen de los pueblos” (Soacha- Cundinamarca).

 

Es importante señalar que ellos mismos se perciben como agentes protectores para la situación de paz, y que de manera general es a los grupos armados a los que identifican como agentes vulneradores de este derecho.

 

Desde otra de sus miradas, cuando han sido protegidos, expresan que también los padres y los profesores son los referentes inmediatos de esta garantía. Se aprecian sentimientos de gratitud y de reconocimiento frente a este hecho:

“..mi escuela, mi casa, mis familiares, las amo porque me protegen” (Pereira).

“ Porque hay guerra y no nos gusta, es que no queremos la guerra sino la protección, y si nos gusta la protección de la familia”. (Pasto)

 

De manera adicional, las situaciones de vulneración frente a cualquier forma de explotación, hicieron referencia a los abusos frente al trabajo de la población infantil: “Yo y mi papá vivíamos, y yo No me podía aguantar porque me mandaban a trabajar a la calle y si  yo no trabajaba me pegaba muy duro, pero la razón era que yo llegaba cansada y mi mamá era muy calmada” (Soacha - Cundinamarca), o como en San Andrés lo criticó un niño: “mi mamá empezó a trabajar desde los 9 años y los niños pequeños empiezan a trabajar desde los 4 años… eso es un abuso!

 

·        CATEGORÍA DE DERECHOS: PARTICIPACIÓN

 

El derecho a expresar libremente opiniones y ser tenidos en cuenta, predominan las situaciones de vulneración, los niños y niñas que lo representaron fueron claros al expresar que no son escuchados por sus padres y maestros, que no pueden explicar situaciones de su propia cotidianidad, y perciben que no se les abren espacios para brindar opiniones sobre asuntos familiares, en este sentido se encontraron textos como los siguientes:

 

“ ... había una vez un niño que le gustaba mucho opinar y un día los papás estaban en una conversación y era de comprar una cama pero no les alcanzaba el dinero y el niño dijo yo les puedo decir como rendir la plata, y el papá le dijo cállese enojosamente y el niño triste se fue al cuarto llorando, tenemos derecho a  opinar”, “Cállate que nadie te ha pedido tu opinión”, “estamos hablando entre adultos, váyanse”  (Bogotá)

“La profe no me deja hablar me castiga cuando hablo”. (Villavicencio)

“No las dejan hablar en la escuela, las manda a callar, la profesora les pega”. (San Andrés)

“Estoy llorando porque el profesor no me escucha”. (Mitú)

 

Expresan pocas situaciones en donde tienen la posibilidad de hablar: “La escuela me gusta porque me dejan participar” (Pereira),  “Cuando mi mamá me va a pegar, le explicó todo lo que pasó”. (Florencia).

 

 

En general, predomina la necesidad de poder expresarse, ser escuchados y tenidos en cuenta por lo adultos que hacen parte de su vida o entorno inmediato:

“los papás deben escuchar a los hijos y respetarlos”. (Puerto Inírida)

“Nos tienen que escuchar cundo hablamos” (Riohacha)

“ ... el derecho a la participación es ser escuchados por nuestros padres”, “Derecho a participar: que nos respeten nuestros  pensamientos y la forma de hablar” (Pereira)

“Tenemos derecho a expresar lo que sentimos como seres humanos que somos aunque todos somos diferentes y no pensamos igual” (Armenia)

 

Por otra parte, en el derecho de Libertad de pensamiento, conciencia y religión, las representaciones fueron pocas, sin embargo predominan en el grupo de participantes entre 10 y 12 años, quienes expresan de manera concreta:

“elegir” (Florencia)

“ la libertad es para amar y para vivir”, “La libertad es una esperanza”, “No a las cadenas, sí a la libertad”  (Armenia)

“La libertad es un derecho fundamental para: pensar, creer, vivir, amar, soñar, actuar, proyectar, expresar” (Armenia)

“Debemos participar todos iguales y tener en cuenta la libertad y la expresión de los demás compañeros” (Puerto Carreño).

 

Algunas expresiones están asociadas a la existencia de Dios: “Dios es el que debe darnos todo lo que necesitamos” (San Andrés) y “Primero Dios y luego los demás” (Ibagué); en general las pocas manifestaciones que se presentaron en relación con este derecho, denotan una percepción emotiva y más simbólica de los niños hacia los contenidos del derecho  que a una apropiación, aplicación o reconocimiento del mismo en su vida.

 

En términos generales, el derecho a la Participación es poco reconocido o identificado por los niños y niñas participantes, es importante tener en cuenta que las alusiones al mismo fueron escasas en todo el país, en ocho ciudades capitales no hubo manifestaciones asociadas a ninguno de los derechos incluidos en ésta, lo que podría sugerir  bajo nivel de identificación y vivencia de espacios de participación genuina para la población infantil en sus escenarios de desarrollo.

 

 

4.2.2.1   Percepción de derechos vulnerados a través de las votaciones.

 

De manera puntual e intencional, el proyecto indagó de manera complementaria la percepción de los niños y niñas participantes en torno a su situación de derechos vulnerados. Los resultados para todos los y las niñas participantes, se presenta en la gráfica 8.

 


Gráfica 8. Percepción de las categorías de derecho vulnerados en las dos votaciones

 


Se puede apreciar que por medio de los resultados en las dos, los niños y niñas participantes eligieron como categoría de derechos más vulnerada a la de desarrollo, por la cual votó el 29.4% de los participantes, hecho que concuerda con los análisis presentados en el apartado anterior en relación con los contenidos de las expresiones de quienes participaron en el proceso. 

 

Si se miran los porcentajes en cada categoría para la segunda votación, se puede establecer que cada una de ellas, fue seleccionada por un porcentaje similar de participantes. La diferencia aparente con el análisis cualitativo, donde se evidenció de manera consistente un mayor reconocimiento a los derechos relacionados con el derecho al desarrollo, se debe en parte, a que justamente en ésta se concentraron la gran mayoría de las expresiones y con múltiples ejemplos de su vida cotidiana, lo que no se muestra en la votación donde los participantes daban su voto para cada categoría globalmente.  Ejemplo: mientras en el análisis cualitativo se incluyeron todos aquellos derechos que conforman parte de ésta, para la votación únicamente se considera un voto por cada una.

 

·        Percepciones de la situación de derechos en el grupo de 6 a 9 años

 

El sentido y razón de ser del proyecto estaba en identificar la visión de los niños y las niñas acerca de la situación de derechos que viven en sus ciudades sin estar aún permeada por la información del agente educativo y la reflexión acerca de los mismos.

 

En este primer momento se observaron algunas tendencias generales en el grupo de 6 a 9 años que vale la pena destacar. En general los comportamientos y expresiones de los niños y las niñas frente al hecho de votar, muestra la necesidad de dinamizar procesos de aprendizaje y apropiación sobre esta actividad, su significado y sentido para su formación y sus vidas desde los primeros años, pues así como algunos grupos demostraron la seriedad que para ellos implica el dar el voto, para otros pareció no tener ninguna importancia.

 

El derecho a la participación, no fue mencionado como un derecho en la tendencia general del grupo, e igualmente fue el percibido como menos vulnerado en la primera votación tal como lo muestra la gráfica 9.

 

Gráfica 9. Percepción de derechos vulnerados de los niños de 6 a 9 años, por votaciones

 


 


Como se muestra en la gráfica, y al igual que en los registros hechos por los observadores  a través de la actividad de dibujo, para la primera votación los niños y niñas de 6 a 9 años, seleccionaron la categoría de protección como la más vulnerada, la cual pasó al tercer lugar en la segunda votación.

 

En el momento que se daban las segundas votaciones, los niños ya habían pasado por un proceso de información acerca de sus derechos y los contextos en que éstos son vulnerados o protegidos. Se puede apreciar que el grupo cambió su elección en relación con la categoría de derechos más vulnerada, siendo elegida la de protección, por un 28% de los participantes. Se observa además que los porcentajes de votación para cada una de las categorías tiende a ser más o menos parecido en la segunda elección.

 

·        Percepciones de la situación de derechos en el grupo de 10 a 12 años

 

Los niños de este grupo mostraron un mayor nivel de apropiación del ejercicio que los menores; en general, los niños en el momento de la votación leyeron las carteleras con las categorías de derechos y mostraron una actitud bastante positiva frente al proceso.

 

En la  concreción de sus percepciones en relación con los derechos más vulnerados, la gráfica 10 presenta los resultados obtenidos en este grupo para los dos momentos de votación.

 


Gráfica 10. Percepción de derechos vulnerados de los niños de 10 a 12 años,  por votaciones

 


Como se observa en la gráfica, en ambas votaciones la categoría de derechos percibida como más vulnerada fue la de desarrollo por un porcentaje similar (30% y 31% respectivamente), seguida muy de cerca por la categoría de derecho de participación.

 

Es interesante notar que en este rango de edad, el concepto de participación se identifica con mayor frecuencia, si le compara con los niños y niñas de menor rango de edad, lo que vuelve a manifestarse ubicándola en el segundo lugar de categoría vulnerada  en la segunda votación.

 

Nuevamente se observa en este grupo que para todas las categorías se presentaron votaciones, es decir que pese a que la desarrollo aparece en primer lugar, los niños del grupo en general, perciben que se les vulnera los derechos en las cuatro categorías.

 

Al respecto es interesante señalar que aparecen en los textos agentes como los hermanos, los amigos y los profesores, tanto como fuentes de vulneración como de respeto para ciertos derechos.

 

Igualmente los contenidos de los graffitis en estos casos de golpes y castigos, son propositivos en el sentido de sugerir formas distintas a la reprimenda física, aunque cabe señalar que en otros casos, la supresión de ciertas actividades lúdicas como contingencia ante un mal comportamiento, también son interpretadas como situaciones de vulneración de sus derechos.

 

La votación fue predominantemente individual y con menos interacciones de influencia de unos hacia otros, si se le compara con la dinámica observada en la primera oportunidad de voto. Es así como el derecho a la participación es asumido por los niños de este grupo de edad de una manera responsable, lo que es coherente con sus expresiones en relación con la misma categoría: derecho a opinar, a ser escuchados, a ser tenidos en cuenta tanto por los profesores como por los padres.

 

El derecho a la vida y la paz aparecen como afirmaciones recurrentes en los niños y las niñas:

“Que el derecho a la vida es el mas importante y debe ser respetado y no se debe violar

No violencia, hagamos paz

Logremos la paz, amando

Derecho a la paz quiere decir que vamos en armonía y felicidad

Derecho a la vida”

 

En esta categoría incluyen como factores de riesgo el aborto, la guerra, porque los padres no lo cumple, y un participante incluso manifestó su cansancio frente a la situación de conflicto: “estoy harta de la guerra”.

 

Llama la atención la ausencia de referencia de cumplimiento o vulneración de los derechos desde lo público, es decir, no se evidencia una relación de los niños y las niñas con la comunidad, el alcalde, los agentes de policía, etc. Los referentes externos a la familia  y sus padres o la escuela y sus maestros, que se evidencia en los textos son la guerrilla y los amigos.

 

En general los resultados a nivel nacional muestra que:

 

Es importante fortalecer la enseñanza de los derechos de los niños y las niñas, y aunque los alcances de esta investigación no permiten generalizar los resultados, valdría la pena indagar qué sucede en las ciudades capitales en donde no se reconocen algunos derechos.

 

Respecto a los agentes llama la atención la ausencia de reconocimiento de personas distintas a las figuras de autoridad de la escuela o la casa, lo que conduce a preguntarse sobre la vida de los niños y las niñas en el ámbito de lo público y su participación en el ámbito comunitario. Reflexión de primera importancia si se pretende dar relevancia a la participación genuina de los niños y las niñas en la construcción de una sociedad distinta.

 

 

RECOMENDACIONES

 

5.1                                 Para la lectura de los resultados

 

Desde la lectura de los resultados es importante la realización de preguntas que permitan proyectar el trabajo, tanto en procesos investigativos, de intervención y de formación en el tema de derechos de la niñez y la participación infantil. De esta manera, la información que se presenta en el informe, abre posibilidades para la profundización en torno a inquietudes, y orientaciones par el trabajo sobre el tema.

 

Algunas preguntas que pueden orientar el análisis del lector(a), por mencionar algunos ejemplos son: ¿por qué no se mencionan cierto tipo de derechos por parte de los niños y niñas? ¿por qué, pese a que se trabaja de manera insistente en torno a ciertos derechos, al momento de elegir el que se percibe como más vulnerado, existe una tendencia a seleccionar uno distinto?, ¿si en una determinada ciudad existen condiciones de conflicto armado, cuál es la razón para que los y las niñas no  lo relacionen con una situación de vulneración?.

 

5.2                                          Sobre la metodología:

 

Se considera que el instrumento no únicamente debe ser analizado dentro del marco de los alcances de la presente investigación sino también en términos de su potencial de desarrollo. A continuación se presentan algunas sugerencias:

 

§         El sondeo inicial propuesto como primer momento metodológico permite obtener información sobre cuáles son los principales derechos que los niños y niñas identifican; arroja preguntas y elementos para una reflexión sobre los resultados que están teniendo la escuela, la familia, la comunidad y los medios de comunicación en términos de la apropiación que tienen los niños sobre su condición de sujeto de derechos, el concepto de derechos y los derechos mismos.

 

§         Por otra parte, en procesos de mediano y largo plazo, el sondeo inicial se convierte en un referente de línea base, que sirve como criterio para indagar el cambio cualitativo de los y las participantes como resultado del proceso pedagógico. Igualmente es necesario reiterar que no puede ser utilizado como un elemento aislado de la herramienta como un todo.

 

§         El desarrollo de actividades lúdicas y artísticas permite superar las barreras de las diferencias en los niveles de escritura, lectura y habilidades de expresión verbal que puedan presentarse en los grupos, pues al trabajar con el dibujo, la representación escénica y la construcción literaria, se abren espacios para la expresión de sentimientos, vivencias, experiencias y anhelos, que resultan para ellos más fáciles de comunicar a través de este tipo de lenguajes, ya que les son más familiares y atractivos.

 

§         Una de las más significativas potencialidades de la metodología es que se basa en la participación genuina de los niños y las niñas. De acuerdo con la escalera de Hart[1] en este caso estaríamos avanzando en el primer escalón: asignado pero informado, lo importante sería que en la medida que el derechómetro se inscriba y articule a un proceso más amplio, se avance a los otros niveles de participación.

 

§         Se recomienda trabajar con grupos más pequeños, con el fin de asegurar mayor calidad tanto en la interacción que se da en el proceso, como de la información recolectada en el mismo.

§         La participación no voluntaria de algunos niños: si no existe una participación voluntaria el proceso se da en el contrasentido de  los supuestos y orientaciones básicas en la que se sustenta una participación infantil genuina.

§         El proceso pedagógico debe estar orientado tanto a la identificación de las situaciones de vulneración como a las de garantía o protección de derechos.

§         Si bien en esta aplicación se asumieron las cuatro categorías de derecho como referente para el análisis, se considera que es importante retomar el referente explícito del derecho en cada caso (salud, educación, derecho a un nombre y una nacionalidad., derecho a la igualdad, etc.).

§         Se hace importante tener como criterio de registro el género, para ampliar la información de la situación de derechos y mirar tendencias en cada uno de ellos. 

§         En la medida en que ello sea posible, se ha de buscar cualificar la información recolectada a través de registro fílmico.

§         Para asegurar un mayor nivel de apropiación por parte de los y las niñas en el momento de información y reflexión, es deseable que el dinamizar apoye el proceso con ayudas didácticas de tipo gráfico, escrito o visual.

§         Posibilidades pedagógicas e investigativas de la metodología: en este sentido se considera que:

·         Puede ser utilizada dentro de una técnica de diagnóstico rápido con los niños y niñas y las comunidades, manteniendo los momentos aquí propuestos, pero con algunas variaciones en los formatos de registro y contenidos del momento de información como se muestra en el Manual que se rediseñó con base en los aprendizajes de esta experiencia.

·         Puede ser parte de un proyecto más amplio como instrumento de evaluación y seguimiento a procesos pedagógicos que se estén realizando en la temática de los derechos con los niños y las niñas. En este sentido, los textos de los participantes son de gran utilidad en la construcción de herramientas pedagógicas que permitan una mejor aproximación a los lenguajes y sentidos que éstos manejan en torno a su situación de derechos.

·         Igualmente es importante hacer una proyección del Derechómetro más allá de la metodología específica para la recolección de información, de tal manera que se inscriba en un marco más amplio que dinamice espacios de participación genuina dentro de los procesos de toma de decisiones institucionales y coadyuven al cambio de los patrones y creencias culturales de los adultos en relación con el significado e impacto de la participación infantil.

 

 

 

 

Uso apropiado de los documentos:

FUNLIBRE

ü        Los documentos pueden ser bajados o impresos (una sola copia) para uso personal.

ü        Usted esta en libertad de editarlos y usarlos en sus proyectos, dando el crédito al autor del documento.

ü        Está prohibido, moral y legalmente, vender el documento o hacer una reproducción del mismo con ánimo de lucro.

ü        No esta autorizado copiar, extraer, resumir o distribuir el documento fuera de su propia organización y/o de manera que compita o substituya la base de documentos de FUNLIBRE o de las Redes de las que la Fundación es el Nodo Central.

 

FUNLIBRE es una ONG sin ánimo de lucro que desde el año 1988 ha venido impulsando con vocación latinoamericanista el fortalecimiento y desarrollo del sector de la recreación y el tiempo libre en Colombia y la Región mediante la Investigación, la Formación, las Vivencias y la Gestión en Recreación.

 

Nos interesa conocer sus comentarios sobre los documentos

Envíenos un mensaje

 

Repórtenos el uso del Documento

VOLVER A LA RELACION DE PONENCIAS DEL III SIMPOSIO

   Fundación Colombiana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE © 1988 - 2006

Fundación Latinoamericana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE Costa Rica



[1] Hart, A. R. La participación de los niños: De la participación simbólica a la participación auténtica. Editorial Nueva Gente, Bogotá, Colombia, 1993.