funlibre

Ir a FUNLIBRE

 

Ir a La Red Latinoamericana

Centro de Documentación Virtual en Recreación, Tiempo Libre y Ocio

 

Ir a la Red Nacional de Recreación

Servicio de la Fundación Colombiana de Tiempo Libre y Recreación

Fundación Latinoamericana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE Costa Rica

 

 

 

Documento:

RECREACIÓN: JUEGO Y PEDAGOGIA

Autor:

ANDRÉS FELIPE OSSA SARRIA

UNIVERSIDAD DEL VALLE

Origen:

III Simposio Nacional de Vivencias y Gestión en Recreación
Vicepresidenica de la República / Coldeportes / FUNLIBRE
Julio 31 a Agosto 2 de 2003. Bogotá, Colombia.

 

 

 

 

×  Ir a más Documentos

 

Ú   Uso apropiado
del Documento

 

Ø Ponencias del Simposio

 

 

Ponencia


 

 

PRESENTACIÓN

 

A partir de los resultados del estudio “Construcción de nuevos significados y sentidos en torno a la convivencia y la participación a través de la narrativa y de los juegos dramáticos”, presentamos una aproximación a la recreación como práctica pedagógica. La reflexión y análisis que presentamos a continuación, se desarrolló en el marco de las asignaturas Práctica Profesional I y II, del Programa Académico Profesional en Recreación de la Universidad del Valle, desarrollada durante los dos semestres académicos del año 2001-2002 dicha práctica se inscribe en el Proyecto marco “Organización Participativa de un Museo del Juguete y la Recreación con Jóvenes en Riesgo de la Ciudad de Cali” (MESA y MANZANO, 2001) El programa “Construcción de nuevos significados y sentidos en torno a la convivencia y la participación a través de la narrativa y de los juegos dramáticos” estuvo dirigido a un pequeño grupo de jóvenes entre los 16 y 18 años de edad, estudiantes de media vocacional del Instituto Rafael Navia Varón.

 

El programa que desarrollamos con el grupo de recreandos, tiene como objetivo básico la construcción de nuevos significados y sentidos en torno a la convivencia mediante la elaboración de objetos lúdicos a partir de la recreación de historias maravillosas. Uno de los problemas de los jóvenes escolares de media vocacional está vinculado con los comportamientos que socialmente se esperan de ellos (as), es decir en cómo se perciben así mismos y cómo son percibidos por sus comunidades, padres y educadores. Para abordar este problema desde la recreación, fué necesario en la primera fase del programa, reconocer conjuntamente recreador/ recreandos el origen de dificultades tales como incomunicación, escaso desarrollo de la cooperación y la participación, baja autoestima, escasa ocupación productiva del tiempo libre, entre otras. Además, fue necesario desarrollar estrategias pedagógicas en las cuales la recreación se constituye en un medio de aprendizaje para la construcción de nuevos significados y sentidos en torno a actitudes y valores hacia la convivencia y la participación.

 

 

ACTIVIDADES INSTRUCCIONALES: LA “AYUDA” PEDAGÓGICA DEL RECREADOR

 

El recreador tiene dos herramientas fundamentales para desarrollar su labor: el Discurso Pedagógico y los Lenguajes Lúdico Creativos. La primera, el discurso pedagógico, es un lenguaje “instruccional”, muy parecido al que se usa en la escuela, por medio del cual el recreador “enseña”  y “ayuda” a los recreandos para que estos “apropien” conceptos, valores, habilidades y destrezas. De tal modo que en la interacción recreador/recreandos se construyen y se reconstruyen conjuntamente  las normas, los valores, las intencionalidades, las actitudes, se producen negociaciones, acuerdos y se resuelven problemas de orden individual o grupal.

 

La segunda herramienta corresponde a los lenguajes lúdico - creativos, que desde la aproximación de Mesa (1998), son mediaciones semióticas, es decir, construcciones de significados internas (imaginación, memoria, afectividad, conceptos) de origen externo, que se apropian del arte, la ciencia o la tecnología mediante la “ayuda pedagógica” del recreador que en su condición de pedagogo en interacción con los recreandos, enseña procedimientos y conceptos que apuntan al aprendizaje de técnicas para la expresión y la comunicación y el desarrollo de habilidades. En otras palabras, el recreador se vale de las técnicas recreativas (instrumentos externos creados social e históricamente desde el arte y la tecnología, por ejemplo las técnicas gráfico-plásticas, los juegos dramáticos, las narraciones e historias maravillosas, etc.) de tal modo que se construyan conjuntamente entre el recreador y los recreandos nuevos significados y sentidos en y para el contexto específico en el que se está realizando la actividad, en este caso el programa de intervención, cuyo propósito final es que los recreandos hagan suyo el objetivo general de organizar participativamente un museo del juguete para beneficio de la comunidad.

 

 

LA ORGANIZACIÓN DE LA ACTIVIDAD CONJUNTA RECREADOR – RECREANDOS

 

En el transcurso de un programa recreativo como el realizado, se hizo evidente la importancia de la organización de la actividad conjunta recreador /recreandos como proceso y en forma secuenciada ya identificado en el estudio de Mesa (1998). Esto significa que el recreador planifica y evalúa permanentemente la actividad, consciente de su papel pedagógico. A grandes rasgos la actividad se organiza teniendo en cuenta los siguientes momentos aunque ello no significa una “camisa de fuerza” en el sentido de ignorar los cambios y transformaciones que se producen en la actividad misma, pues de hecho los recreandos y sus ritmos de aprendizaje aportan para que se produzcan tales cambios: Organización del grupo (si este se encuentra disperso, fragmentado o desintegrado), Organización de  la Tarea sobre un contenido o temática específica (lo que implica una planificación anterior que permite la selección de las técnicas, medios y materiales), y en esta organización de la tarea, el recreador comunica a los recreandos los procedimientos y manejo de las técnicas. Evaluación, proceso mediante el cual se reconstruye y valora la actividad o actividades realizadas en cada sesión.

 

En este sentido fue posible verificar también la importancia del conocimiento y la experiencia que el recreador tenga respecto a las características generales del grupo, las técnicas, los materiales y los espacios para el desarrollo de la actividad recreativa como proceso. Esto no sólo tiene que ver con la ética profesional y la garantía de un buen desarrollo de la actividad sino con el papel pedagógico y la capacidad de “activador” que ejerce el recreador sobre los “desarrollos reales actuales” de la capacidad combinadora y transformadora, es decir la capacidad de re-crear, que poseen los recreandos para que logren nuevos “desarrollos potenciales” en el sentido de establecer, mediante la actividad pedagógica, “zonas de construcción de desarrollo próximo” Vigotsky (1997).[1]

 

Los conocimientos previos que en otros términos pueden equivaler a un “desarrollo real actual” para Vigotsky (1997), se constituyen en una piedra angular en la que recreador y recreandos se apoyarán para potenciar nuevas capacidades imaginativas, conceptuales, afectivas, de socialización de modo que el recreador “ayude” a los recreandos en la construcción de los Lenguajes Lúdico Creativos, de tal modo que por medio de estos lenguajes además de su propia lengua, externalicen o comuniquen sus experiencias, conocimientos, expectativas, imaginarios etc., y a que apropien o interioricen nuevos conceptos y habilidades y transformen actitudes y valores. Además, el recreador ayuda a los recreandos valiéndose de “andamios[2]” para que estos alcancen un “desarrollo potencial”, es decir, para que se acepten mejor y reconozcan su valor y papel en la sociedad, para que eleven su autoestima y se relacionen mejor con otros, resolviendo creativamente problemas y ocupando de este modo productivamente su tiempo libre.

 

 

CÓMO SE ENFRENTA EL RECREADOR A LA DIFICULTAD DE TRANSMITIR LOS CONTENIDOS CULTURALES?

 

Para la sesión del 8 de junio de 2002, la consigna estaba dirigida a la construcción conjunta de un  personaje por medio de la técnica “recorte y pegado”, esta vez utilizando sólo los colores de las revistas como “una paleta de colores”. Esta propuesta tenía como propósito la búsqueda de una experiencia de resignificación, en otras palabras, la recreación de materiales gráficos (ilustraciones de revistas) para crear nuevas representaciones gráficas muy distintas. La explicación del procedimiento no es fácil si se tiene en cuenta que la técnica de los recortes pegados casi siempre se reduce al recorte de las figuras o ilustraciones tal como vienen en la revista y al pegado de las mismas. En algunas ocasiones el efecto de “collage” puede ser interesante, de hecho es una técnica utilizada en el arte, sin embargo para efectos del objetivo buscado en la actividad recreativa de referencia, la resignificación de los materiales de la revista es un medio para la construcción interna que se produce en los recreandos, pues implica un esfuerzo que exige ponerse de acuerdo grupalmente respecto a lo que se desea representar, en este caso los personajes fantásticos “recreados” a partir de un largo proceso de contar historias y transformarlas grupalmente. El resultado de esta actividad muestra que la capacidad de los recreandos es muy amplia en el sentido de imaginar y crear a partir de la resolución de problemas tales como ponerse de acuerdo, negociar diferencias, compartir los materiales, ayudarse mutuamente, expresar y comunicar. Cabe aclarar que la compresión del procedimiento exige por parte del recreador una gran atención para que la técnica sea puesta al servicio de la creatividad y el desarrollo de los lenguajes lúdico-creativos.

 

 

RECREANDOS - CONTENIDOS

 

En este punto nos referiremos a cómo los recreandos se enfrentaron a los contenidos de aprendizaje, cómo estos transforman a los recreandos y cómo los recreandos transforman los contenidos.

 

Iniciaremos con un punto de especial interés que apareció como un tema de relativa importancia para una de las recreandos en la sesión del 10 de noviembre de 2001, el aparte en cuestión comienza:

 

Recreando 1.: (toma la iniciativa de contarnos sus vivencias sobre del “carnaval del diablo” de Río Sucio, ella vivió allá).

“Que venía de una leyenda, de un hombre que se tragó a unas personas por los ojos. Así, empezaron las fiestas usando el miedo como eje. Todos se pintan de rojo, se disfrazan de diablos, asustan a los visitantes y hasta el cura apoya la “fiesta del diablo”. (Diario de Campo).

 

A partir de esta narración, surge el tema para la organización de una comparsa tarea acordada para todos los pequeños grupos. El “miedo” (específicamente miedo a la muerte) sugerido en la narración se vuelve el centro de interés del grupo y finalmente, se escoge como eje para la comparsa “el miedo”, (Diario de Campo, sesión del 10 de noviembre de 2001).

 

Sin embargo, para la organización de la comparsa sobre el “miedo” era necesario desarrollar la trama narrativa y los personajes en torno a una temática distinta, puesto que no fue acogida por el grupo la narración del “diablo de Río Sucio”. A partir de la elección del “miedo” como eje narrativo los recreandos comenzaron a comunicar historias (crónicas de la violencia urbana) sobrecogedoras. He aquí un ejemplo:

 

“De nuevo, el recreando 1. Toma la iniciativa contando la historia de “Garabito” (reconocido asesino y violador de niños de la ciudad) presentándola como una buena opción para la comparsa.” (Diario de Campo, sesión del 10 de noviembre de 2001).

 

En vista de que la temática escogida para la comparsa sobrepasaba la capacidad de manejo pedagógico del problema del miedo interior de los recreandos, reflejado en sus narraciones, se propuso cambiar la temática basada en crónicas urbanas de violencia y reemplazarla por la propuesta de explorar los miedos internos a nivel individual.

 

“En la reconstrucción de la temática de la comparsa todo iba bien, hasta que Recreador 1 dijo: “y Recreador 2  se viste de negro por que él es `Garabito`”. Allí se derrumbó todo lo que había logrado. Habrá que investigar cual es el particular interés que tiene Recreador 1  por Garabito.” (Diario de Campo, Sesión del 17 de Noviembre de 2001).

 

Intentar comprender el por qué una recreando se interesa tanto por un tema tan fuerte y controversial como lo es la vida de “Garabito”, es una tarea que puede escaparse de las manos del recreador. El acercamiento más lógico que entra en mis capacidades profesionales, es indagar acerca de las características biográficas de los recreandos para intentar comprender un poco el por qué insiste en esta temática. Las conversaciones que cada vez se tornan más íntimas en el contexto del grupo recreador/recreandos, evidencian que los jóvenes están expuestos a situaciones de alto riesgo social (padres y familiares están implicados en situaciones delictivas y en condiciones socioeconómicas de muy dudosa procedencia) que exigen de los recreandos comprensión y adaptación a esos modelos, por ello, buscan identificarse con personajes macabros y justificar sus acciones.

 

Es claro que no siempre el recreador puede “controlar” el alcance de los contenidos culturales que emergen en la actividad recreativa.  Es aquí donde el recreador debe de tener la suficiente claridad para saber que él no es un terapeuta que pueda resolver problemas de semejante índole, lo cual no significa que tenga que resolver el problema por la vía pedagógica mediante la recreación. De ahí la recomendación de hacer un giro en la propuesta para que los recreandos reconocieran y expresaran sus propios y más íntimos miedos, mediante otras narraciones, juegos dramáticos y representaciones gráficas. He aquí un ejemplo:

 

Poco a poco, se fue estableciendo un ritual inicial en cada sesión de los sábados, cada uno de los participantes incluido el recreador contribuía con algo para el desayuno. Organizado el grupo de esta manera el recreador buscaba hacer conexión con los contenidos de la sesión anterior, de este modo resurgían las preocupaciones e intereses del pequeño grupo. El tema del miedo rondaba siempre pero el re-direccionamiento mediante los lenguajes lúdico-creativos comenzó a dar frutos: En la sesión siguiente, el recreador propone a los recreandos hablar de su miedo interior nunca antes expresado y buscar en los compañeros los personajes creando situaciones ficticias. Así surgieron varios juegos dramáticos en los que aparecían padres, hermanos, novios o novias, vecinos, en fin todos aquellos fantasmas y fantasías que poblaban la vida de los muchachos pero también sus propias realidades: pobreza, mal trato, trabajos ilícitos de los padres, relaciones de todo tipo. A través de estas representaciones el grupo se iba consolidando y el recreador se hacia a una mayor información para mejorar su “ayuda” pedagógica.

 

Es interesante observar cómo los conocimientos previos de los recreandos se articulan libremente con los procesos recreativos y pedagógicos, ayudando a su desarrollo, siempre y cuando el recreador tenga muy claro que la recreación es una mediación para la transformación del ser humano y su entorno. Es claro que los contextos sociales de los recreandos no pueden ser transformados por la actividad recreativa, sin embargo los valores y actitudes sobre lo que sucede en su propia vida en algo se puede transformar.

 

 

FORMAS DE INTERACCIÓN RECREADOR – RECREANDOS Y ENTRE PARES

 

Referirnos a las formas de interacción a lo largo de todo el proceso del programa sería muy extenso para esta exposición, por ello seleccionamos solo un ejemplo que permite mostrar cómo se transforman progresivamente actitudes irrespetuosas que reflejan baja estima tanto por parte de quién las produce como por parte de quien las recibe y en consecuencia se hace evidente el manejo de la convivencia como contenido de aprendizaje de la actividad recreativa por parte del recreador.

 

Es común que entre los jóvenes estudiantes de media vocacional las bromas pesadas y el daño al otro se presenten como una forma de resistencia a las normas establecidas por los profesores y adultos, normas por supuesto no interiorizadas. El abuso al más débil, la persecución al más frágil, la burla, el daño a los objetos del otro se expresan también en la actividad recreativa. Este hecho hace que el recreador tenga la oportunidad de convertir estos problemas en contenidos a desarrollar mediante la recreación.

 

En la sesión del 3 de noviembre de 2001, después de la construcción de las bandas gráficas, propusimos a los recreandos continuar desarrollando el tema de la comparsa. En el transcurso de la conversación, los recreandos, uno a uno, fueron rotándose un lápiz y una hoja de papel sobrante de la actividad anterior, haciendo dibujos alusivos a sí mismos. Lo interesante de esta experiencia es qué es una actividad que se inició espontáneamente sin responder a una consigna del recreador, mostró un comportamiento “apropiado” de respeto por las elaboraciones de los demás. El hecho no podía pasarse por alto y fue una oportunidad para recordar conversaciones anteriores en las cuales los recreandos expresaban con cierta picardía las prácticas cotidianas escolares: Una de las bromas más comunes, consiste en rayar el cuaderno del compañero con una Zeta en cada pagina escrita, y al final del cuaderno poner la leyenda “por aquí pasó el Zorro”. Este ejemplo nos permite recordar la importancia que tiene el recreador como “activador” del desarrollo real actual hacia desarrollos potenciales y concluir que la recreación en tanto mediación semiótica se construye a partir de la vida misma y de los problemas reales de los participantes, de ahí su papel transformador.

 

 

LAS TÉCNICAS RECREATIVAS COMO CONTENIDOS DE APRENDIZAJE

 

Un punto interesante a tratar con respecto a los contenidos de la actividad recreativa es el tema de la habilidad para representar y el manejo de las técnicas. Es claro que la espontaneidad para representar gráfica o verbalmente imaginarios y realidades conocidas se va agotando en el curso de la escolaridad y que cuando solicitamos a los recreandos dibujar o hacer juegos gráficos estos manifiesten desinterés o expresen incapacidad para hacerlo.

 

Es muy importante aclarar que las técnicas apropiadas del arte o de la tecnología y utilizadas como actividad recreativa se constituyen en instrumentos externos de los cuales se sirve el recreador intencionadamente para lograr como objetivo la construcción de lenguajes lúdico-creativos, es decir la técnica en sí misma no hace el lenguaje este se construye en la interacción con otros y se produce internamente y, en consecuencia, puede ser externalizado mediante lenguajes lúdicos (Mesa, 2003). Como hemos explicado anteriormente, los lineamientos del programa en referencia consistían en  valerse de las historias fantásticas y los cuentos fantásticos para la elaboración de objetos lúdicos.

 

Tomando como referente una propuesta de Rodari (2000 ) consistente en elaborar un juego de 31 cartas a modo de naipe para representar las acciones de los personajes identificadas por Propp (1977) en los cuentos maravillosos, propusimos a los recreandos hacer un conjunto de cartas en las cuales se describieran acciones de personajes tales como: 1. situación inicial,                  2. prohibición reforzada mediante promesas, 3. alejamiento de los padres, 4. transgresión de la prohibición, etc. De tal manera que a partir de esta baraja se pudieran recrear un sinnúmero de narraciones fantásticas relacionadas con otras historias, la vida misma, hechos conocidos entre otros.

 

La explicación del procedimiento de elaboración de las cartas no fue nada fácil, fue necesario trabajar la comprensión del objetivo mediante ejemplos que permitieran derivar las acciones y funciones de los personajes. La idea de la baraja como elemento suscitador de un juego dramático siempre variante, puso en evidencia la dificultad de los jóvenes para realizar actividad combinadora interna, en la cual se ponen en juego los imaginarios sociales con la voluntad y el deseo de utilizar los conocimientos, experiencias y creatividad en pro de nuevas transformaciones. Esta dificultad al parecer está relacionada con el mundo de lo estereotipado a través de la televisión y el cine, por no hablar de un cierto gusto cultivado por el facilismo de moda. No obstante y teniendo en cuenta que el placer por el cine y la televisión es compartido por todos los recreandos y aprovechando que en la sesión del 20 de abril de 2002, uno de los recreandos hace un comentario acerca de cómo cada Sábado, antes de asistir a la jornada recreativa, veía “los cuentos de los hermanos Grimm” propusimos a los recreandos seguir esta serie y reconstruirla entre todos en cada una de las sesiones siguientes. El seguimiento de la serie dio como resultado un tema compartido que se fue articulando con los intereses del grupo y el proceso de enriquecerse mutuamente.

 

 

A MODO DE CONCLUSIÓN

 

El recreador en su labor pedagógica, media un proceso de transformación y construcción de significados y sentidos. La actividad recreativa puede ser medio y/o fin. Si hablamos de una actividad recreativa como fin en si misma, nos encontraremos con que los recreandos desarrollarán una actividad por el simple hecho de hacerla, de jugarla o terminarla;  es decir, no tienen objetivos especiales.

 

En una actividad como la de “Recortes pegados” encontramos que los recreandos no sólo aprenden una técnica grafico plástica (si así fuera, seria fin en sí mismo), sino que también apropian normas de comportamiento y de convivencia, propiciando una apertura del pensamiento creativo, una reconstrucción de la realidad. En este sentido, observamos cómo la actividad recreativa media en pro de la internalización de unos modelos comportamentales construidos y reconstruidos en el interior de la actividad, pues el recreador en su labor pedagógica propicia:

 

(…) la construcción de algunas normas de convivencia, las cuales constituyen conductas que implican entrar en interacción con otro(s). Definimos a estas normas como reglas de la interacción, del lenguaje, es decir, del discurso; consisten básicamente en: escuchar la palabra[3] del otro; tomar turnos para hablar; tener en cuenta la palabra del otro cuando éste interviene; ponerse en el lugar del otro y aceptar los distintos puntos de vista. De este modo, consideramos que las mismas apuntan al  logro de acuerdos a través de la negociación y la cooperación, en el marco de una relación de respeto mutuo. Estas normas son elementales, básicas para comunicarse, entenderse y así poder llevar a cabo la actividad; otorgan organización, orden y estabilidad a la conducta, constituyéndose en la base para la construcción de todo conocimiento y para el desarrollo humano. (Artazcoz y Ossa, 2002).

 

Aunque estos contenidos son inherentes a la actividad recreativa, como nos muestra Artazcoz, estos no siempre se verán reflejados en estas actividades, pues además de desarrollar plenamente la instrucción y los lenguajes lúdicos que median las actividades recreativas, para que exista una coherencia en la labor del recreador, este:

 

(…) en su discurso pedagógico, debería incluir los mismos valores que se espera se (re)construyan en el desarrollo de la actividad recreativa. Así mismo, ha de andamiar, ayudar a los recreandos teniendo en claro los objetivos que persigue. Es decir, si lo que se pretende es el aprendizaje de la negociación, el recreador ha de negociar con los recreandos, confrontándolos, cuestionándolos, ofreciendo la palabra a todos en igualdad de oportunidades, sin permitir que se dispersen, y finalmente hacer conciencia del proceso y de la actividad que se ha llevado a cabo” (Artazcoz y Ossa,  2002).

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

ARTAZCOZ, Maria M. y OSSA, Andrés. (2002) Algunos aportes de la recreación dirigida para la construcción de la convivencia y la paz. Ponencia VII Congreso Nacional de Recreación. II Encuentro  Latinoamericano de Recreación y Tiempo Libre ELAREL. http://www.funlibre.org

 

BRUNER, Jerome (1984) Acción, Pensamiento y Lenguaje. Ed. Alianza, Madrid.

 

COLL, César (1990) Aprendizaje Escolar y Construcción del Conocimiento. Ed. Paidós, Buenos Aires.

 

COLL, César; COLOMINA, Rosa (1990. "Interacción entre alumnos y aprendizaje escolar". En C. Coll; J. Palacios y A. Marchesi (Eds.). Desarrollo, Psicología y Educación Vol I y II. Ed. Alianza, Madrid.

 

MESA, Guillermina (1993) La Recreación Dirigida – Juego, Arte o Pedagogía. Documentos Universidad del Valle.

 

MESA, Guillermina (2000) La formación Profesional en Recreación: un Sueño o una Necesidad Indiscutible?. Documentos Universidad del Valle.

 

MESA, Guillermina (1999) La Recreación: Algo más que volver a hacer. Documentos Universidad del Valle.

 

MESA, Guillermina (2001) Proyecto de intervención: “Organización Participativa de un Museo del Juguete y la Recreación con Jóvenes en Riesgo de la Ciudad de Cali”. Universidad del Valle.

 

MESA, Guillermina (1997) La Recreación Dirigida Como Proceso Educativo. Tesis Doctoral, Universidad de Barcelona España.

 

OSSA, Andrés (2002) Lúdica y Salud. Conferencia presentada a los estudiantes de la Especialización en Medicina Familiar, Universidad del Valle, Facultad de Medicina. Documentos Universidad del Valle.

 

OSSA, Andrés (2002) “Construcción de nuevos significados y sentidos en torno a la convivencia y la participación a través  de la narrativa y de los juegos dramáticos”. Trabajo de grado para optar al título de Profesional en Recreación. Documentos Universidad del Valle.

 

PIAGET, Jean (1994) La formación del símbolo en el niño. Fondo de cultura económica.

 

VIGOTSKI, Lev S. (1979) El Desarrollo de los Procesos Psicológicos Superiores. Ed. Crítica, Barcelona.

 

VIGOTSKI, Lev S., LEONTIEV, A., LURIA, A. (1989) El Proceso de Formación de la Psicología Marxista. Ed. Progreso, Moscú

 

WAICHMAN, Pablo (2000) Tiempo Libre y Recreación. Un desafío pedagógico. Ed. Kinesis, Armenia.

 

WERTSCH, J. (1985) Vigotsky y la formación social de la mente. Paidos, Barcelona.

 

 

 

Uso apropiado de los documentos:

FUNLIBRE

ü        Los documentos pueden ser bajados o impresos (una sola copia) para uso personal.

ü        Usted esta en libertad de editarlos y usarlos en sus proyectos, dando el crédito al autor del documento.

ü        Está prohibido, moral y legalmente, vender el documento o hacer una reproducción del mismo con ánimo de lucro.

ü        No esta autorizado copiar, extraer, resumir o distribuir el documento fuera de su propia organización y/o de manera que compita o substituya la base de documentos de FUNLIBRE o de las Redes de las que la Fundación es el Nodo Central.

 

FUNLIBRE es una ONG sin ánimo de lucro que desde hace 18 años ha venido impulsando con vocación latinoamericanista el fortalecimiento y desarrollo del sector de la recreación y el tiempo libre en Colombia y la Región mediante la Investigación, la Formación, las Vivencias y la Gestión en Recreación.

 

Nos interesa conocer sus comentarios sobre los documentos

Envíenos un mensaje

 

Repórtenos el uso del Documento

VOLVER A LA RELACION DE PONENCIAS DEL III SIMPOSIO

   Fundación Colombiana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE © 1988 - 2006

Fundación Latinoamericana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE Costa Rica

 

 



[1] La Zona de Desarrollo Próximo “es la diferencia entre el nivel de desarrollo “real actual” ZDR y el nivel de desarrollo potencial, determinado mediante la resolución de problemas con la guía o colaboración de adultos o compañeros más capaces” (Vygostky, 1978, p, 86)

[2] El concepto de soporte o “andamiaje” es definido por Bruner (1984) como las intervenciones del adulto (educador) que tienen como fin posibilitar que el niño (educando) realice conductas que están más allá de sus capacidades individuales y actuales.

 

[3] Las ideas, opiniones, puntos de vista, etc.