CAMPAMENTO, UN POCO DE HISTORIA

 

Eduardo Curbelo

Uruguay

 

 

Comenzar diciendo que la sociedad ha cambiado, a esta altura de los acontecimientos es, en verdad, un desatino.

El hecho es evidente para cualquier individuo por mas alejado que se encuentre su interés de la investigación social.

Por ello, aceptando como incuestionable a este proceso evolutivo irreversible que es el cambio, debemos aceptar también que los actos, medios o instrumentos que la sociedad ha creado, se han modificado. El campamento, un hecho sociocultural, ha debido, en consecuencia, modificarse.

En sus comienzos históricos, sin llamarse de esa forma, ni reunir las características de los que hoy conocemos como tales, fueron toda una aventura que encaraban "hombres fuertes" para luego lucir su valentía entre amigos y deslumbrar a las mujeres.

Luego, si bien se mantuvo el campamento aventurero, el avance de la ciencia permitió el surgimiento del campamento de investigación.

Más tarde, el avance de la pedagogía, justifico y desarrollo los campamentos de educación.

Es así que hoy podríamos distinguir tres tipos de campamentos: de diversión, de investigación y educativo.

Digamos que esta división es posible realizarla en vista a los objetivos formales que se fijen, ya que en los tres, el elemento educativo social surge aun cuando no integre el objetivo fundamental del campamento.

El de diversión puede realizarse tanto tras el logro de una actividad como la caza, o de explorar zonas desconocidas estimulando el sentimiento aventurero de los integrantes sin enfrentarlos a peligros demasiados exigentes, o por simple turismo económico. Pero siempre el hecho de la convivencia, de la coparticipación, etc., que enfrenta a las individualidades con la realidad del campamento, educa la relación social de sus componentes.

Del mismo modo, el de investigación, donde tras un objetivo científico los integrantes se ven precisados a compartir logros y dificultades, se liman los individualismos y surge la necesidad de la vida en común.

Finalmente, en el educativo, el objetivo fundamental es el de permitir acceder a los acampantes al pleno desarrollo de sus aptitudes, derechos y deberes de personas que conviven en una sociedad.

La experiencia de innumerables instituciones en todo el mundo, ha demostrado que el campamento cumple como grupo testigo de una comunidad, enseñando a vivir, sana, física y espiritualmente, a los integrantes de una sociedad alienante, creando seres que al trasladar los marcos normativos absorbidos en la vida de campamento, corrijan los defectos de nuestra sociedad.

Esto a obligado, lógicamente a la profesionalización del campamento, dado que ya no es un hecho improvisado, sino que cumple una finalidad delicada, importante e indispensable, que por lo tanto debe ser planificada basándose en técnicas propias.

Eduardo Curbelo 2mil

 

 

|  Red Latinoamericana de Recreación y Tiempo Libre  | 

Fundación Colombiana de Tiempo Libre y Recreación / FUNLIBRE